webislam

Sabado 30 Mayo 2020 | As-Sabat 07 Shawwal 1441
7278 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=9416

Hacia unas relaciones humanas transpersonales. (III)

10/03/2008 - Autor: Vicente Sansano Twerdy
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Nos conformamos con la periferia, cuando lo verdaderamente importante se encuentra en el centro
Nos conformamos con la periferia, cuando lo verdaderamente importante se encuentra en el centro

No existe mayor aventura
que la de aventurarse en el otro.
El resto es turismo.

Charles Brooks

Relaciones humanas de ayer, frente a las relaciones humanas de mañana.

El contacto con lo que de verdadero hay en cada uno de nosotros, tiene una gran fuerza e influencia en el ámbito de las relaciones humanas.

Al no haber estado en contacto con lo genuino, con lo único que es permanente y estable, nuestras relaciones se han fundamentado en el temor. Muchas veces actuamos por miedo y por miedo muchas otras dejamos de hacerlo. Temor al padre, al maestro, al jefe, a la esposa, al marido, a la sociedad, al ridículo, a Dios, a perder la casa, la amistad o la propia vida. Y una relación que se basa en el temor no puede ser sana ni positiva.

Resulta pues fundamental que las relaciones humanas del futuro se basen en el fondo y no en la forma, en la esencia y no en la presencia, pues lo primero dará lo segundo en su grado justo. Hablar de esencia supone hablar de unidad, de aceptación incondicional de nuestros semejantes y consiguientemente, de contacto hasta el fondo de nuestro interlocutor, produciéndose de esta manera una sinergia. La cual M. Buber refleja de la siguiente manera: “En una verdadera conversación, en una verdadera lección, en un abrazo verdadero… en todas esta cosas, lo esencial sucede en una dimensión que solo es accesible a ellos dos…Si yo y otra persona nos acontecemos el uno al otro, la suma ya no es exactamente divisible. Queda un resto en alguna parte, allí donde las almas terminan y el mundo aún no ha comenzado.”

Como resulta evidente, esta nueva clase de relaciones nos encamina hacia una sociedad distinta, en la que existe un enriquecimiento mutuo y constante de todo aquello con lo que establezcamos contacto.

En las relaciones humanas de “ayer”, las personas creaban una barrera de protección, es lo que en lenguaje corporal se denominaría enmascaramiento, barrera que les impedía tanto llegar al otro, como que el otro llegase a él de una forma auténtica, verdadera; quedando abierto y consiguientemente vulnerable. Se tiene miedo a esa vulnerabilidad, a que el otro en nuestra relación nos haga daño y por ello mantenemos permanentemente esa defensa. La cual no nos permite ser genuinos y por lo tanto nos limita extraordinariamente en nuestra capacidad de relación. Nos conformamos con la periferia, cuando lo verdaderamente importante se encuentra en el centro. Así pues esta relación entre individuos debiera ser de centro a centro, o como dicen los budistas “de shin in de shin”, esto es, de corazón a corazón.

Las relaciones del “mañana” deben quedar fundamentadas en una mutua confianza, abandonando todo recelo y abriéndose al otro de la misma forma que el otro se abre a mí.

Este tipo de relación es un caminar en el que ambas partes participan recíprocamente, donde las reglas no vienen dadas desde fuera, sino que surgen desde el interior de forma espontánea y natural.
 

Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/33117-hacia_unas_relaciones_humanas_transpersonales_iii.html