webislam

Martes 7 Julio 2020 | Az-Zulaza 16 Dhul-Qaadah 1441
3549 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=9288

El enriquecimiento de la pérdida, lo que podemos aprender de las personas refugiadas

17/02/2008 - Autor: Migrar.org - Fuente: Migrar.org
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

La escritora Mònica Zgustova pasó por India y Estados Unidos antes de llegar a España; Pius Alibek vino de Irak hace veinte años. Son dos de las nueve voces recogidas en un libro para mostrar la aportación de los refugiados.

“Irak estaba en guerra y gobiernos como el de Gran Bretaña no daban visados ni permitían salir como turistas a los hombres de entre 18 y 40 años, la idea era que siguieran luchando. Yo tenía una beca para hacer mi doctorado en Oxford, pero no me dejaron entrar porque tenía 24 años y era potencialmente un soldado. Conocía al cocinero de la embajada española en Bagdad y a través de él llegué a Barcelona. Una vez allí, me dieron el visado y pude acabar la beca en el Reino Unido.”

Era el año 1981 cuando Pius Alibek llegó a Barcelona huyendo del conflicto armado que vivía Irak. Llegó como refugiado, dejando atrás su entorno natural, y ahora desde la distancia explica que el enriquecimiento radica en el hecho que “una persona nunca será libre si no lleva sus raíces encima”. Así, con sus raíces encima, empezó una nueva vida y puso en marcha un restaurante que todo lo que ofrece mira hacia su país.

También hace dos décadas llegó desde Praga Mònika Zgustova. “Venía refugiada de un país totalitario comunista, después de pasar por India y Estados Unidos con mis padres. La gente no entendía que hubiésemos marchado a causa de una dictadura de izquierdas porque habían pasado pocos años desde la dictadura franquista”, dice. Y añade: “Veinte años después ¡todavía hay papeles que me faltan!”.

Alibek y Zgustova son dos de las nueve voces de personas refugiadas que recoge El enriquecimiento de la pérdida, un libro publicado por la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado-Cear para dar a conocer las aportaciones positivas de los refugiados en Cataluña y el resto del Estado.

Se trata de “reconocer” la presencia de estas personas “desde un punto de vista positivo”, explicar a la población que “pueden enriquecernos cultural y socialmente” y, al mismo tiempo, defender el acceso al derecho al asilo, afirma la secretaria general de la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado, Ágata Sol.

Refugiados en España

Como explica Sol, hay una visión generalizada que vincula el asilo con motivos políticos, pero las causas son muy diversas. Miles de personas se desplazan y piden asilo por motivos religiosos, o porque han desertado de algún grupo armado o huyen como población civil de una guerra. También existen motivos por cuestiones de género, hay pueblos indígenas que se ven obligados a huir, y refugiados por motivos medioambientales.

En España, la competencia en estas cuestiones es exclusiva del Estado. En 2006, las peticiones de asilo ascendían a 5.297, “la mitad de las que se registraron en 2001” y muy por debajo de otros países como Francia o Reino Unido, que recibieron más de 30.000 y 27.000 peticiones respectivamente, según la ONG. Además, de las 4.515 que finalmente se resolvieron en 2006, en un 92,12% de los casos se denegó la solicitud de asilo.

“Existe un marco jurídico pero el derecho al asilo está absolutamente amenazado” debido a las políticas de expulsiones colectivas y de control y externalización de fronteras, advierte Ágata Sol, que señala que en 2006 hubo “12.000 personas repatriadas colectivamente sin tener en cuenta casos individuales” y que en estos años han aumentado los acuerdos bilaterales y la apertura de consulados en los países de origen de los inmigrantes que suponen un mayor control de los flujos migratorios.

Para poder resolver dudas respecto a la legislación vigente sobre asilo y refugio, Migrar.org, junto a la organización Accem, ha puesto en marcha un nuevo área que te acercará todo la información que necesitas saber.


Nueve voces, nueve experiencias diferentes

En El enriquecimiento de la pérdida Pius Alibek recuerda su infancia y los motivos que llevaron a su familia a dejar Irak y Mònika Zgustova habla del desarraigo. Pero también se pone atención, a través de otras historias personales, a la condición de refugiado, exiliado e inmigrante, a la resiliencia, al dolor y al ejercicio de excelencia.

Maria Djurdjevich cuenta cómo con 26 años tuve que dejar su ciudad, Belgrado, y en 1995 llegó a Barcelona. “Los extranjeros –exiliados, repatriados- no conocemos las fechas festivas, los ritmos habituales, las costumbres locales, ni los utensilios de cocina. Perdidos en un bosque de alusiones, aunque dominen el idioma, siempre se nos escapa algo”, explica en un relato lleno de detalles sobre a qué oficina se dirigió para los trámites, los papeles que necesitó o los comentarios que le hacían.

El cubano Jorge Ferrer, en cambio, recupera el caso de unos refugiados judíos que expulsados por el régimen nazi navegaron durante días hasta llegar a Cuba, donde no los dejaron bajar. Tampoco los dejaron atracar en Estados Unidos y tuvieron que regresar a Bélgica, Holanda y Francia, donde muchos murieron por el nazismo. Una “vergüenza”, dice, que no debería repetirse.

Lento avance

Denunciar la vulneración del acceso al derecho de asilo en el Estado español y presionar para que se tengan en cuenta otras formas de persecución son algunos de los retos que quedan por hacer para mejor la realidad de las personas refugiadas en España, según la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado. Otro de ellos, para Pius Alibek, es acabar con la práctica de otorgar asilo “no por razones humanitarias sino por determinada tendencia política, o porque interesa vaciar el país de origen”.

Por su parte, desde la Secretaria para la Inmigración de la Generalitat de Cataluña, que ha apoyado la publicación del libro, critican la “visión restrictiva de las vías legales” y el actual modelo de gestión de flujos migratorios.

Sin embargo, la Comisión Catalana de Ayuda al Refugiado considera que ha habido “tímidos” avances en los últimos años. Así, mientras antes en una primera lectura de los casos ya se descartaban “el 74%”, la cifra ha bajado ahora al “40%”. “El 92% de los casos de solicitudes denegadas eran antes el 97%”, dice Ágata Sol, que también valora positivamente los dispositivos de acogida y la red de pisos de acogida para que las personas refugiadas puedan iniciar su proceso de inclusión.

Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/32995-el_enriquecimiento_de_la_perdida_lo_que_podemos_aprender_de_las_personas_refugia.html