webislam

Martes 19 Noviembre 2019 | Az-Zulaza 21 Rabi al-Auwal 1441
689 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=8982

El verso olvidado

21/12/2007 - Autor: Saleh Paladini
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

La Luna me escribe desde Brasil en portugués: "¡Sin é verdade!. O amor nao se inventa" (¡Sí, es verdad! El amor no se inventa). Y en una primera lectura me pareció entender: "Sin la verdad, el amor no se inventa". Reflexionando sobre el sentido contradictorio de ambas frases, pienso que las dos afirmaciones sirven. Esta luna que me escribe, es una luna que no cesa de dar sorpresas, como el rastro de la noche aparente que ha dejado al ocultar el sol por minutos.

En mi última carta hacía referencia al milagro de la memoria que tanto me falla, y mira por donde olvidé un verso clave en aquella sevillana del Rocío. Ese verso dice: ¡Que por perderte me quejo! De modo que completando la letra de la canción queda como sigue:

¡Te pierdes tanto!

¡Te pierdes!

¡Te pierdes tanto!

¡Te pierdes!

¡Que por perderte me quejo!

¡Que hasta tú mismo te pierdes!

¡Por ir tan alto y tan lejos!

Creo que este lapsus del recuerdo es útil para comenzar la respuesta de una misiva que desde Madrid me dirigen:

"Querido Luis: En esta ocasión, en lugar de limitarme a contemplar las idas y venidas de tus cartas y respuestas de los demás, voy a participar. De entrada, me encanta la carta de tu amigo de Mozambique. Me estaba gustando mucho leerla, hasta que llegué a tu contestación y no me gustó tanto. Por qué si eres un hombre tolerante te muestras tan duro con frases como "No me gusta la gente que ha nacido para trabajar. Mas bien las detesto". ¿No te das cuenta que estás diciendo que detestas a tu amigo que acaba de decirte que ha nacido para currar?…Creo que deberías ser un poco más abierto. Recapacitar que no eres el primer europeo que vive Africa y que la siente, que la ama y se entrega a ensoñaciones por haberla comprendido mejor que nadie. Eso les pasa a todos los enamorados, que creen que su amor es el único verdadero…¿Por qué escuchas cualquier ruido africano con verdadera reverencia y no escuchas a tu amigo con atención al menos?…Cuando escribes, a veces parece que sólo te interesa tu propio discurso, que te importa un comino lo que te cuentan los demás, salvo que lo que digan sean alabanzas para ti…Al leerte parece que dices: "Yo sé de lo que hablo y soy el único que puede saberlo. Los demás sólo hablarán de tonterías (frases hechas y palabras vacías) y no quiero perder mi tiempo escuchándolas". ¿No te parece que un poco de humildad podría ayudarte a descubrir nuevos argumentos? Te has colocado en un sitio desde el cual no oyes al resto, te concedes a ti mismo la posesión de la verdad y el conocimiento y no dejas espacio para otras verdades, para otras formas de ver y pensar, tan legítimas como las tuyas, aunque diferentes…."

Y por más que leo y releo el email de mi amigo de Mozambique, sigo pensando igual. La única conclusión nueva a la que llego es que me siento legítimo a la hora de elegir la gente con la cual me siento bien. Y "Sin la verdad, no se inventa el amor".

No todas las puertas que se abren han de quedarse abiertas. Esa es la libertad: Descubrir, discernir y actuar. Optar por un camino. Y eso no es contrario a la tolerancia. Es la vida, aunque a veces duela.

Lo ilustra muy bien la canción. ¡Que por perderte me quejo! ¿Cuántos amigos se hacen y cuántos se conservan hasta el final? ¿Es necesario quedar atrapado por las cadenas de todos los afectos? Hay quien piensa que no somos más que un guión entre dos fechas que se escriben sobre una lápida, debajo de un nombre. Ese guión encierra, al fin y al cabo, el contenido de una vida.

He oído hablar de un niño de diez años que contrajo una leucemia. Antes de llegar a su fin, le pedía a su madre que le comprara TBOs, cuando por causa de la enfermedad ya se había quedado ciego. El crío disimulaba así, delante de su madre tal situación para no cargarla con más peso. Puede ser una historia triste, pero a mí me hace retornar a la idea clave de las actitudes como lo más notable.

¿Y sobre la importancia que se le concede al trabajo? Se me ocurre decir que he conocido a una mujer muy divertida a la que pregunté la profesión. Y me dijo: "Yo soy una mujer que intenta ser muy feliz, muy feliz, muy feliz. Pero si quieres saber cómo me busco la vida, te diré que tengo cuarenta primaveras, cuatro hijos, el mayor con 23 años y la pequeña de nueve y que los estoy sacando adelante, sola, limpiando la agencia tributaria N1 del Ministerio de Hacienda en esta ciudad". Un hombre, también muy divertido, a su lado nos dijo: "Yo le pido a Dios todos los días que si algo ha de faltarme, que eso que me falte -¡Por favor! - sea el trabajo".

¿Acaso no somos cada uno de nosotros un guión cinematográfico y acaso no es cierto que lo mejor que podemos hacer con él es llenarlo de buenas intenciones?. Quizás los varilleros, esos que mantiene limpios los canales de drenaje residuales en las ciudades de Andalucía también piensen: "Hasta ahora no me he dado cuenta lo importante que ha sido el trabajo para hacerme sentir que llevaba una vida satisfactoria. Me parece que he nacido para currar y que sin curro entretenido esto es un gran muermo". Y me doy cuenta que en Africa casi no hay alcantarillas, mientras que son muchas en Europa.

Y a continuación, podríamos escribir una enorme lista por orden alfabético, para mayor comodidad, de ocupaciones laborales muy similares a los varilleros que pueden hacer la delicia a muchas vidas humanas. Si de eso de trata.

Anuncios
Relacionados

Carta a Sabora

Artículos - 15/06/1999

Carta del Imám Ali a su hijo, el Imám Hassan

Artículos - 02/05/2005

La Ultima Carta de Romeo a Julieta

Artículos - 30/04/2006



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/32725-el_verso_olvidado.html