webislam

Martes 19 Noviembre 2019 | Az-Zulaza 21 Rabi al-Auwal 1441
678 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=8918

Guerra asimétrica y los perros de la guerra en Afganistán

08/12/2007 - Autor: Abel Samir, Círculo de Estocolmo
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Guerreros talibanes en Afganistán
Guerreros talibanes en Afganistán

La guerra de Afganistán es un conflicto que está cada vez más tomando la forma de una guerra asimétrica, producto de que los talibanes parece que han aprendido la lección de los primeros años de guerra. Ya no se intenta mover y realizar grandes operaciones con fuerzas terrestres sin el apoyo aéreo -cuestión determinante y con el que nunca han contado- que es la razón fundamental por la que las fuerzas de la ISAF mantienen cierta supremacía en la actividad en el campo de batalla.

Ahora se opera en diferentes lugares con fuerzas menores y empleando todo tipo de acciones que redunden en un beneficio mayor al producir más bajas, cumpliendo con el primer principio de la guerra: conservar las propias fuerzas y destruir las del enemigo. Y con ello disminuir la moral del enemigo, también éste un factor importante para mantener el espíritu combativo de las tropas. Y eso se ve en el abandono de lugares y poblados que estuvieron controlados por las fuerzas de la ISAF y que de nuevo controlan los talibanes.

En la guerra asimétrica no existe un frente determinado. Todo es frente. Frente de guerra es todo aquel lugar en donde existe enemigo. Especialmente, enemigo débil y aislado. No se adhiere a normas estrictas de organización la organización se adecua a las posibilidades y a las expectativas. Donde el enemigo es fuerte se opera de forma distinta: se recurre a la inmolación humana transformada en bombas ambulantes, como la que acaba de ocurrir en Kabul contra un ómnibus del ejército de la Alianza que dejó 17 muertos a lo menos y otros 17 en estado grave. Se recurre también a los explosivos en las carreteras, generalmente más bien caseros, pero no menos dañinos. Y los soldados de la ISAF le temen mucho más que a las balas contra las que tienen cierto tipo de protección, ya sea por el carro blindado o por el chaleco contrabalas que todos usan y que disminuye eficazmente las bajas mortales.

El uso de explosivos, primordialmente, provoca una cierta psicosis en los soldados. Y no es para menos ya que si no se muere, muchos quedan inutilizados de por vida. Física y mentalmente inutilizados. Muchos pierden sus extremidades y quedan reducidos a las sillas de ruedas y muchos pierden su capacidad sexual, cuestión que provoca desmoralización y depresión nerviosa. Este año que ya está llegando a su término ha sido el peor para las fuerzas de la ISAF. Entre la gente de la ISAF y los de la Alianza completan más de 6.000 bajas. Desde finales del año 2001 hasta ahora han perecido 741 hombres de la ISAF, entre ellos 469 norteamericanos.

En lo que de este año las bajas de la ISAF ya son 224 superando con creces a la media de los años anteriores. Lo que demuestra la efectividad de la estrategia que han asumido los talibanes en Afganistán. Y ya van seis años de guerra y no se ve el triunfo en el horizonte. El general norteamericano John Craddock, jefe de todas las fuerzas de la ISAF y de la Alianza, reconoce que no se puede derrotar militarmente a los talibanes, no porque sean invencibles, sino porque se tropieza con muchos obstáculos y entre ellos el principal sería el apoyo de la población del sur a los talibanes por pertenecer a la misma etnia pastún.

No menos importante es también la decisión de los talibanes de no sentirse derrotados aunque tengan numerosas bajas. Las bajas se completan con nuevos guerreros, y llenos de espíritu combatiente, cuestión sumamente importante en este tipo de guerra. Otro factor importante en la situación a la que se ha llegado hoy es la propia estupidez de los norteamericanos que bombardean indiscriminadamente pequeños poblados matando más que nada a civiles inocentes, entre ellos niños, mujeres y ancianos, lo que produce el odio de la población contra todos los yanquis y contra los europeos.

Y también el uso de los perros de la guerra que también existen en Irak. Estos mercenarios con su actitud criminal provocan mayor odio que los soldados comunes, aunque no exista mucha diferencia entre ellos. Estos mercenarios están más bien motivados por el alto salario y por el deseo de correr aventuras y lo más probable que también entre ellos exista un alto grado de psicópatas. En Afganistán, el intento de los gobiernos de la OTAN de reconstruir un tanto la infraestructura civil que ha sido destruida por la guerra, obliga a contratar a muchos civiles que requieren protección y allí entran los perros de la guerra para suplir la falta de soldados de la ISAF. La actitud prepotente y criminal de estos individuos contra la población produce una reacción natural de aquellos.

Los mercenarios reconocen que no están obligados a actuar dentro de las normas que establece las convenciones internacionales sobre las guerras, ni se sienten obligados por las consideraciones políticas. Se ha tenido algunas noticias -por cierto no todas-, sobre crímenes cometidos por esta gente. Como lo que ocurrió no hace mucho en Irak, en que los perros de la guerra de la empresa Blackwater asesinaron a 17 civiles (ver fotogalería Guerra de Irak en www.abelsamir.com). Por otro lado, aunque son caros sus servicios, tiene la ventaja para los gobiernos de la OTAN, que ellos no aparecen en los gastos de la guerra ni tampoco en las bajas de la ISAF. No cuentan para nada. Mantener fuertes contingentes de perros de la guerra es beneficioso para los gobiernos que utilizan sus servicios. No aparecen en las estadísticas. Pero sus servicios oscurecen en gran medida la actitud de estos gobiernos en esa guerra.

USA y Gran Bretaña les han insistido a los países miembros de la OTAN que participen con mayores fuerzas en Afganistán, pero la negativa es general. Hasta ahora, se puede asegurar que la guerra se encuentra en un impase, ni la gana ni la pierde ninguno de los dos bandos. Pero hay un marcado resurgimiento de los talibanes y se ha acusado a Irán de armarlos cosa que es a todas luces falso. Por allí corre mucho dinero producto de la venta de drogas muy cotizadas en occidente y con ese dinero se compran armas a los traficantes, que en gran parte son individuos de occidente. También existe el tráfico de armas desde las antiguas repúblicas de la URSS y eso ocurre en gran escala.

El territorio de Pakistán es la puerta de los talibanes a esas armas aunque Musharraf haya instalado miles de paramilitares en la frontera. Siempre hay los que se venden o que lo hacen por razones ideológicas. Por las razones expuestas se ha llegado a una separación entre las fuerzas de la ISAF y la población civil que deja de colaborar con ellos y, que por lo contrario, pasan a ser, de alguna forma, apoyo de los talibanes. El resurgimiento y la mayor efectividad combatiente de los talibanes hoy en día crea también una suerte de inseguridad que socava el apoyo de la población a los extranjeros, no solamente en la zona sur propia de los pastunes, también en otras zonas del país, fuera del control talibán, que ven su propio futuro como algo muy incierto, especialmente cuando la ISAF se retire. Con el posible triunfo de los talibanes y con la conquista del poder llegaría, necesariamente la venganza contra aquellos que estuvieron apoyando a la Alianza y a la ISAF. Actualmente los talibanes ejecutan a todos aquellos que de alguna forma apoyan aunque sea mínimamente a la ISAF. Las fuerzas de la ISAF se pueden mantener allí todavía por varios años, pero eso no asegura la retirada de los talibanes ni tampoco su derrota.

El otro problema con que se enfrenta USA y sus aliados allí es lo que puede ocurrir cuando se produzca la retirada de las tropas de la ISAF. No se puede pensar que se van a quedar para siempre, algún día se embarcan de regreso. Y los aliados de la ISAF, sobre todo el marioneta impuesto por USA Hamid Karzai no duraría mucho, en poco tiempo lo sacarían del poder y sería ejecutado con toda seguridad. La inseguridad del futuro ha llevado a Karzai a intentar llegar a un acuerdo con los talibanes, pero no creo que eso pueda llegar a ocurrir durante el período de ocupación yanqui. Ni aun que se sostenga mediante la contratación de perros de la guerra. Y después, nadie sabe lo que le espera a los aliados de USA, especialmente a los de la Alianza del Norte. Actualmente USA está equipando y entrenando sus fuerzas para resistir a los talibanes cuando ellos ya no estén. Pero me pregunto: ¿será eso suficiente?

Anuncios
Relacionados

Afganistan: la guerra y el opio van unidos

Artículos - 20/02/2010

La organización política y militar de los talibán

Artículos - 20/07/2001

Los Nuevos Enemigos

Artículos - 15/09/2001



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/32664-guerra_asimetrica_y_los_perros_de_la_guerra_en_afganistan.html