webislam

Viernes 23 Agosto 2019 | Al-Yuma 21 Dhul-Hiyyah 1440
798 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=8838

¿A dónde conduce la conferencia de Annapolis?

28/11/2007 - Autor: Abel Samir - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

¿A dónde conduce la conferencia de Annapolis? Abel Samir Círculo de Estocolmo El prestigio de Bush y de Abbas están en juego por los resultados a que pueda llegar esta conferencia a la que se ha invitado a una serie de países (49 ministros y viceministros de relaciones exteriores participan). El presidente Bush, al comienzo de su mandato, se manifestó desinteresado de hacer algo por la existencia de un Estado Palestino.

Fue Condolezza Rice quien lo convenció de la necesidad de solucionar del todo el problema palestino. Logró convencerlo ya que se dio cuenta que sin solucionar este problema, la situación del Oriente Medio seguiría deteriorándose. De repente Bush dijo que tenía una visión: un Estado Palestino lada a lado de un Estado judío reconocido por todos los países árabes y por los más afectados, los propios palestinos. Afectados, claro está, en lo más profundo del alma de un pueblo: su tierra.

Tierra ocupada y desgarrada de la nación palestina. Un pueblo reducido a pedacitos de tierra rodeada de altas murallas, alambradas de púas y soldados agresivos, matones, arrogantes, irrespetuosos y abusivos, además de asesinos en potencia. Un pueblo echado a punta de bayonetas de sus antiguas aldeas y exiliado fuera de su tierra languideciendo por más de 50 años esperando volver, sin existir, así como están las cosas, ni una pizca de esperanza.

Viejos aldeanos consumiéndose de pena en medio de campamentos malolientes, sin recursos, viviendo de la mendicidad internacional mientras desde lejos contemplan como su tierra es ocupada por rusos, polacos y de otras nacionalidades europeas como si esa tierra fuese la de ellos. Sus casitas de piedras blancas destruidas por los buldózer del ejército sionista. Arrasadas para no dejar un testimonio de la existencia de aquellos viejos muros que vieron nacer, vivir y morir a cientos de generaciones palestinas.

La visión de Bush, mejor digamos de Condolezza Rice, es una visión oportunista. Aprovechan la ineficacia de un gobierno corrupto como el de Abbas y la intransigencia de la organización palestina más importante que existe hoy: Hamás. Una organización que llevada al juego electoral por aquellos que creían poder seguir engañando a su pueblo, triunfó contra todas las expectativas. Pero era un triunfo a medias. No estaba en Bush ni en Olmert el aceptar ese triunfo así nomás.

Tampoco en Abbas el moderado que era la carta de triunfo de la política norteamericana de tener en Oriente Medio una serie de gobiernos proclives al dominio de USA, no importando si esos gobiernos son o no realmente democráticos, como los príncipes, reyes y presidentes auto elegidos y apoyados por el sistema capitalista y sus fuerzas de choque, como el de Egipto por ejemplo. El surgimiento de los fundamentalistas y su fortalecimiento e internacionalización en la lucha contra USA y también contra Israel crea las condiciones para que esta visión cobre realidad porque ven que el tiempo está contra ellos. Israel no puede crecer más.

No pueden tampoco eliminar del todo al pueblo palestino que existe dentro de los que se llama el Estado de Israel y en los territorios ocupados. Nombre este último también parte de una farsa internacional. Toda Palestina está ocupada, toda Palestina son territorios ocupados y ahí Hamás es intransigente. En cambio el moderado Abbas ya no lo considera así, tampoco sus amigos de la cúpula de lo que fue una gran organización revolucionaria, Al-Fatah.

Ellos se enriquecieron con las ayudas internacionales a costa del pueblo palestino que vive en condiciones miserables. En cambio los terroristas usaron las ayudas internacionales para crear policlínicos, escuelas y ayudas económicas a las viudas y a otros desamparados. Sus dirigentes siguieron viviendo en forma espartana como lo hace Fidel Castro en Cuba.

La visión de Bush y de Condolezza Rice no puede prosperar sin eliminar a Hamás que representa el oír y el pensar de la mayoría del pueblo palestino. Para liquidarla está el buenazo de Abbas y los tanques rusos y las armas que el gobierno israelí le ha entregado, no como una muestra de buena voluntad, sino para que las use y elimine al molesto movimiento independista.

Esa será una de las imposiciones que tendrá que aceptar Abbas para que la otra parte le entregue algún territorio y un estado batustiano. Un miserable pedazo de tierra de lo que fue originariamente Palestina. Los judíos hasta aquí no han tenido la intención real de crear un Estado Palestino. Han dicho una cosa y han hecho todo lo contrario. El crear más asentamientos y aumentar de tamaño los que habían en los territorios ocupados demuestra la esencia de su política: impedir la creación de un verdadero estado independiente, con el control de sus fronteras.

La política de Israel ha sido hasta aquí un política falsa y han logrado engañar a una gran parte de la población del globo terrestre usando la media de la que tienen un gran poder (y con el apoyo de la media de USA, por supuesto) y la religión, que en cierta forma está unida al cristianismo, por constituir la religión judía la base de aquella. El cimiento del cristianismo nace sobre el judaísmo y de allí la gran influencia que tiene tanto en los protestantes como en los católicos de USA, Europa y en menor medida en Latinoamérica. Y esa influencia es tan marcada que hasta individuos progresistas se han vuelto ciegos frente al problema palestino y en cierta forma frente a todo el problema del Oriente Medio.

Pero en Annapolis Abbas no podrá resolver esta problemática sin que la otra parte entregue más de lo que nunca se han propuesto hacerlo. Los viejos y los jóvenes palestinos que viven en el exilio no podrán retornar a sus tierras negras, a sus olivos y a sus casitas de piedras blancas. Los niños no podrán cruzar los montes y jugar como lo hacen todos los niños del mundo, sin ser tiroteados por asesinos vestidos de uniforme con la estrella de David en alguna parte de sus indumentarias. Las mujeres seguirán muriéndose en las barreras de esos soldados o terroristas mejor dicho, antes de poder ir al hospital más cercano.Los viejos tendrán que seguir pidiendo de rodillas permiso para continuar por los caminos hacia su tierra de trabajo, ahora fuera de su dominio cercada por esas terribles y altísimas murallas que le dan a esas tierras el aspecto de un enorme campo de concentración, copia de los que tenían los nazis en Polonia y en los cuales reposan los huesos de muchos millares de judíos asesinados. Y esa es la gran justificación usada para oprimir y desgarrar al pueblo palestino.

Annapolis será un gran fiasco. Sin la presencia de Hamás todo lo que decida Abbas será a espaldas de su pueblo. Lo que le entreguen los israelitas serán grandes promesas como las que han dado hasta aquí, promesas falsas y que jamás se cumplen. Y a cambio le obligarán a iniciar una verdadera guerra civil para que Israel se saque de encima esa espada de Damocles que es Hamás y las otras organizaciones que se radicalizan coincidiendo con el gran movimiento que existe hoy en todo el mundo árabe, me refiero al islamismo militante que hace temblar a los gobiernos aliados de USA. Y digo grande, porque ha aumentado enormemente desde que ocurriese la invasión norteamericana de Afganistán.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/32591-a_donde_conduce_la_conferencia_de_annapolis.html