webislam

Martes 22 Octubre 2019 | Az-Zulaza 22 Safar 1441
738 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=8810

Bush y Negroponte, como Pilatos, se lavan las manos

24/11/2007 - Autor: Abel Samir - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Guerreros protalibanes
Guerreros protalibanes

El enviado especial de Bush a Pakistán para tratar de convencer a Musharraf de que elimine el estado de excepción, el subsecretario John Negroponte se va de Pakistán con las manos vacías. Ni logró que se eliminara el estado de sitio ni tampoco la renuncia de Musharraf a su cargo de comandante del ejército pakistaní y &ldquojefe de Estado&rdquo.

Negroponte ha cumplido con el encargo de Bush. De esa forma Bush puede aparecer ante el mundo como un hombre democrático y que en realidad no es el petróleo ni el poder sobre otros estados la razón de sus intervenciones y guerras en el Oriente Medio, sino la de un buen muchacho que busca la paz y la democracia burguesa. Ha cumplido Negroponte, pero al parecer no ha logrado su propósito, o tal vez lo ha logrado realmente, porque lo que aparece como un fracaso puede ser en realidad otra cosa. Lo más probable que ellos sabían que Musharraf no accedería a las proposiciones del gobierno norteamericano.  

Me explico. Partamos de la pregunta siguiente: ¿cuál es el verdadero interés de USA en Pakistán? y ¿qué intenta Bush lograr de Musharraf?  Como todos saben, Pakistán es un país de una gran mayoría musulmana y vecino a Afganistán. Además en la zona norte, Waziristán, la mayoría de sus habitantes son de la etnia pashtún (para ver gráficamente este problema existe la fotogalería de la guerra de Afganistán en www.abelsamir.com), etnia a la que pertenecen los talibanes. Esa etnia agrupa nada menos que al 16 de los pakistaníes. Cuando se produjo la separación entre la India y Pakistán, quedaron muchos pastunes al otro lado de la frontera, y hasta aquí ellos no han querido aceptar esa separación y por esa razón en esa zona hay confrontación armada constante entre los musulmanes y los hindúes y Al-Kaeda ha aprovechado esta situación para alzar en armas a los pastunes, que en el norte abogan por un Estado independiente de Pakistán con la ley coránica llamada charia. Una cierta democracia interna entre las tribus pastunes le da fuerza a la población para enfrentar con vigor al ejército de Musharraf. A la acción militar del ejército y de la aviación contra los pastunes del valle del Suat y el ataque a la mezquita Roja, los islamistas han recurrido a los ataques terroristas matando a numerosos miembros del ejército pakistaní. Los atentados son increíblemente dañinos y sorpresivos, hasta en lugares fuertemente resguardados como el cuartel general del Servicio de inteligencia Militar y las oficinas del cuartel general del ejército, ambos ataques se realizaron simultáneamente el 23 de noviembre.

El sistema globalizado mundial parece no haber penetrado del todo en esa zona y el rechazo a este modelo creado por USA por las tribus pastunes, que rompe el sistema tradicional de vida de estos pueblos es en parte una de las razones que alimentan la insurrección pastuna, asegura el antropólogo pakistaní Nayar. La tradición tiene mucha fuerza en todo el mundo y más aún en esa zona, en donde la tradición no ha podido ser reemplazada por las leyes gubernamentales.  

En el pasado, durante la intervención soviética en Afganistán, la resistencia afgana tenía su base de apoyo dentro del territorio paquistaní. Aunque el gobierno de Pakistán no apareciese comprometido en esa lucha, de hecho la apoyaba ya que no hacía nada por impedir el tráfico de armas y de hombres a través de la frontera con Afganistán. Más aún, permitía que en Pakistán existiesen campos de entrenamiento para las fuerzas guerrilleras opuestas a los soviéticos y al gobierno &ldquocomunista&rdquo instalado a la fuerza en Afganistán.

Estados Unidos, durante la intervención soviética, apoyó con medios militares a los talibanes entre otros grupos de guerrilleros opuestos a los soviéticos. Era la época de la Guerra Fría que en algunos lugares de globo tomaba la forma caliente. La guerra entre la URSS y sus aliados y USA con los propios se siguió dando en la periferia de ambas potencias porque el enfrentamiento directo se hacía imposible dado que ambas tenían un potencial atómico capaz de hacer desaparecer del mapa mundial al contrario.

Algunos escritores de izquierda favorables a los soviéticos afirman que los talibanes son obra norteamericana, lo cual es falso. Tampoco Usama bin Laden es un personaje de ficción o creado por USA. Que bin Laden aprovechó la ayuda norteamericana es una cosa, otra que sea obra de la CIA. Por lo demás, existe una tendencia dentro de los escritores de izquierda a simplificar las cosas de tal forma que terminan por aseverar cuestiones inexactas y falsas. Algunos pasquines han llegado a formular que bin Laden no existe realmente. Es más sencillo plantearlo así por lo difícil de analizar y entender la existencia del islamismo y su lucha contra la cultura &ldquooccidental&rdquo.

El apoyo a los talibanes que USA le dio en el pasado,  era parte de la lucha de las grandes potencias (USA-URSS) por el control de esa zona adyacente a países petroleros. Después de la desaparición de la URSS, los norteamericanos y sus aliados de la EU han avanzado bastante incorporando a muchos países que se encontraban dentro de la órbita soviética. De esa forma a la Rusia de hoy se le crea un problema difícil de resolver en la zona del Cáucaso. La derrota de los talibanes sería un avance geopolítico indiscutible de USA en esa zona, cuestión que debilita el dominio y la influencia de Moscú. Por otro lado, los rusos tienen el problema de Chechenia que no está resuelto y cuyas organizaciones guerrilleras son aliadas de los talibanes y simpatizantes de Usama bin Laden. Esa es una razón que mantiene a Rusia casi inmovilizada frente al avance de USA en esa zona y el aumento de su influencia geopolítica en la zona del Cáucaso y Europa Oriental.

Por otro lado, coincidía en aquella época, que la inamistad entre la URSS y China (y enfrentamiento armado en la zona de Manchuria del río Amur) llevase a estos países a confrontarse especialmente en esa zona de Asia, ya que la URSS era aliado y favorable a la India en su problema fronterizo con China  y, de hecho, le proporcionaba ayuda técnica y militar para oponerse a China. Como Pakistán estaba en un litigio con India que asumió la forma de varias confrontaciones armadas, China, a su vez, le proporcionó ayuda militar, como una forma de contrarrestar el poder de la India y la penetración de la URSS en aquella parte del mundo. Era, como se ve, un problema de la geopolítica y parte de la lucha ideológica entre esos dos grandes países del llamado &ldquomundo comunista&rdquo de aquella época. De esa forma aparecía China como apoyando indirectamente a los talibanes en su guerra con la URSS y coincidiendo, en cierta forma, con la política de USA y eso en vida de Mao Tse-tung. Pero un examen atento lleva a comprender las razones por las cuales Mao apoyó a Pakistán, cuestión en la que no me voy a extender.

Como ya lo hemos dicho, Pakistán es un país esencialmente musulmán con ambas corrientes: chiíta y sunita. La mayoría, tengo entendido, pertenece a la corriente sunita, a la cual pertenece también bin Laden. Antes de la intervención norteamericana en Afganistán, este país se hallaba en una guerra civil entre los talibanes por un lado y la Alianza del Norte integrado por otras etnias más propias de la zona limítrofe con las antiguas repúblicas que eran parte de la URSS como los uzbecos. En esa guerra participaban al lado de los talibanes muchos guerreros paquistaníes de la etnia pashtún y también, aunque parezca extraño, guerrilleros chechenios. Todos unidos bajo la ideología del islamismo, una forma extrema de ver el mundo musulmán y de sus leyes religiosas como la charia. También del lado de los talibanes estaban los guerreros de Al-Kaeda dirigidos y financiados por Usama bin Laden. El ataque a las torres del World Center en New York fue la excusa que utilizó Bush para atacar a los talibanes y a Al-Kaeda e invadir Afganistán.

En este último tiempo los talibanes han resurgido con nuevos hombres y mejores armas, lo que está dando mucho quehacer a las fuerzas de la ISAF compuesta en su mayoría por USA y sus aliados de la OTAN. Incluso participan fuerzas fuera de la OTAN como Suecia. El resurgimiento de los talibanes es evidente a pesar de que las fuentes noticiosas manejadas por la EU y USA hablan de muchas bajas sufridas por los talibanes, pero parece que cuentan entre las bajas a numerosos civiles que no están participando en los combates. Por otro lado, los pakistaníes de Waziristán están también involucrados en la guerra y el gobierno de Musharraf ha empleado su ejército y su fuerza aérea para reprimirlos, hasta ahora sin mucho éxito, aunque varios artículos publicados en diarios de diferentes partes del mundo cantan la victoria de Musharraf, lo cual parece a todas luces que no es tan así.  Los combates entre el ejército y los islamistas en el valle del Suat han cobrado nuevas vidas y una parte importante de la población está huyendo de esa zona. El clérico Fazlillah que dirige a los islamistas tiene el apoyo de numerosas tribus pastunes que están armadas hasta los dientes y que se resisten a someterse al Estado y a Musharraf. De esa manera, la guerra de Afganistán está tomando la forma de una guerra más bien regional fuera de las fronteras de Afganistán y el conflicto mismo de Afganistán entra en un período crítico en el cual no se ve una salida ni militar ni diplomática para USA y sus aliados. Pakistán puede verse de pronto envuelta del todo en esa guerra y el problema se complica toda vez que Pakistán es el único país musulmán que posee el arma nuclear y misiles de gran alcance.

Hasta aquí el general Pervez Musharraf era el hombre de Washington en Pakistán. Los intereses norteamericanos estaban a cubierto con ese hombre manejando los aparatos del estado paquistaní. Pero como se trata de un dictador y Bush ha tratado de hacer creer a su propio pueblo (despolitizado y falto de conciencia social) de que su propósito en el Oriente Medio es fundamentalmente establecer gobiernos democráticos al estilo norteamericano, Musharraf se ha convertido en un lastre y la única carta salvadora es Benazir Bhutto que en el pasado ocupó el puesto de primer ministro de ese país y que se encontraba en el exilio. Ella es una buena carta para los norteamericanos porque es una mujer de la alta burguesía y, por tanto, defiende los intereses de la clase dominante y de las empresas transnacionales. Pero con la Bhutto en el gobierno, surge un nuevo problema: las fuerzas armadas no confían en ella como jefe de un Estado en una situación al borde de un levantamiento islamista, por lo que USA se vería en la necesidad de darle un mayor apoyo efectivo y sólo podría ser mediante fuerzas militares de tierra y aire norteamericanas dentro del territorio pakistaní, lo que  permite controlar el arsenal atómico, pero traería como resultado una radicalización de la lucha militar.   

Las conversaciones de Negroponte con Musharraf aparentemente fueron para lograr el relevo del mando del Estado. Licenciar al general y poner a Bhutto. Así Bush aparece como salvando su prestigio de &ldquodemócrata&rdquo, cuando todos sabemos que lo único que le preocupa hoy en día es que la guerra de Afganistán provoque una sacudida mayor dentro de Pakistán y que este país se vea envuelto en una guerra civil (cosa que está muy cerca) entre los partidarios de USA y los simpatizantes de los talibanes. Seguramente los norteamericanos están planificando las medidas a tomar para hacerse cargo del arsenal atómico de Pakistán, por el riesgo que implica para USA que este arsenal escape al control de los militares adictos al régimen y sea utilizado por las fuerzas islamistas en un futuro no muy lejano.

Las elecciones que se han postergado para enero de 2008 seguramente serán una victoria decidida de Bhutto que cuenta con una mayoría porque la otra parte de la oposición la apoya en contra de Musharraf. Bush esperaba que Musharraf entrase en razones y se retirase del mando del ejército o del cargo de jefe de estado, pero Musharraf parece querer quedarse allí contra viento y marea y eso puede conducir al caos y a lo mejor a una confrontación violenta con su oposición. Hasta ahora el Estado ha aprisionado a más de 5.000 opositores, incluidos numerosos abogados. Se han liberado algunos pero se han apresado otros, por lo que se puede estimar que la situación en vez de mejorar seguirá agudizándose. Muchos partidarios de Bhutto han iniciado una marcha de protesta a pesar del estado de excepción imperante. Esta marcha se ha visto interrumpida por la represión policial y Bhutto aparentemente libre, continúa en arresto domiciliario.

En vísperas de nuevas sanciones a Irán por la negativa de ese país de interrumpir su programa pacífico de energía nuclear, la situación de Pakistán es, sin lugar a dudas, un quebradero de cabeza para USA, porque nadie puede asegurar dónde conduce la confrontación. Se cree que Usama bin Laden se encuentra refugiado en una zona entre Afganistán y Pakistán y que está protegido por los islamistas paquistaníes. Una razón muy importante que debe tomarse en cuenta si estalla una lucha más intensa entre el ejército y los islamistas pastunes. Islamistas que siempre encuentran muchos adeptos dispuestos a jugarse la vida por sus creencias religiosas que están íntimamente relacionadas con las razones políticas. Sin lugar a dudas que un empeoramiento de la situación en Pakistán hace más difícil y aleja la intervención militar de USA en Irán.  

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/32564-bush_y_negroponte_como_pilatos_se_lavan_las_manos.html