webislam

Sabado 23 Noviembre 2019 | As-Sabat 25 Rabi al-Auwal 1441
520 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=8740

Revuelta en Dubaibilonia

Sobre las condiciones laborales de los trabajadores en Dubai

13/11/2007 - Autor: Fausto Giudice - Fuente: tlaxcala.es
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Dubai, nueva Babilonia
Dubai, nueva Babilonia

La nueva Babilonia del siglo XXI se llama Dubai. Este emirato petrolero del Golfo ha entrado en un frenesí faraónico y está tranformándose en una verdadera pesadilla climatizada. Burj Dubai, la torre que va a dominar la nueva Babilonia, será la torre más alta jamás construida. Su número de plantas será un secreto hasta el fin de la obra. Pero la máquina infernal acaba de estropearse: los esclavos se han rebelado. O, dicho en términos modernos, los obreros se han puesto en huelga.

¿Huelga? Es la única actividad exótica que no se admite en los Emiratos Árabes Unidos. Preguntado el año pasado por el programa de France 2 Envoyé spécial sobre las condiciones de trabajo de los obreros inmigrantes en estas obras babilónicas, el responsable árabe prefirió pasar la palabra a su consejero francés, quien farfulló: «Ehh, trabajar en los Emiratos, no es la Seguridad Social».

En 2005, los 10 millones de trabajadores inmigrantes en los países del Consejo de Cooperación de los Estados Árabes del Golfo: Arabia Saudí, Sultanato de Omán, Kuwait, Bahrein, Qatar y los Emiratos Árabes Unidos (Abu Zhabi, Ayman, Sharyah, Dubai, Fuyairah, Ras el Jaimah y Umm al Qaiwain) enviaron a sus países 30.000 millones de dólares. Un dinero duramente ganado. En las obras de Dubai, hace 45 ºC a la sombra. No hay horarios. La actividad se prolonga las 24 horas del día. Para ir de las obras a sus viviendas, que reciben el merecido nombre de campamentos, los obreros deben esperar sus autobuses durante horas. Para ellos, la pesadilla ni siquiera está climatizada.

Los patronos de los emiratos petroleros comenzaron una sustitución masiva de mano de obra a partir de la primera guerra del Golfo, reemplazando a los trabajadores egipcios, palestinos, jordanos, iraquíes y yemenitas por obreros de Asia, principalmente de 5 países: India, Bangladesh, Pakistán, Sri Lanka y China. Los indios son los más numerosos. De los 1,5 millones de trabajadores indios que hay en los emiratos, más de la mitad trabajan en Dubai y 300.000 en Abu Zhabi. Provienen en su mayoría de tres estados de la Unión india: Rajastán, Punyab y Andra Pradesh.

Son obreros de la primera generación, anteriormente campesinos y obreros agrícolas. Son reclutados por agencias de negreros o emigran ilegalmente a los Emiratos. Perciben salarios que van de 93 a 131 euros al mes por jornadas de 12 horas y más. Desde hace dos o tres años, estos obreros se dan cuenta de que se lo han quitado todo: a fin de cuentas, habrían hecho mejor en buscar trabajo en una de las zonas especiales que crecen como hongos en India, de Delhi (Guraong) a Hiderabad (bautizado «Ciberabad»), donde ganarían lo mismo o más, con la ventaja de quedarse en su país.

En el pasado mes de junio, el gobierno de Dubai lanzó una campaña de regularización de los obreros sin permiso de residencia, dejándoles elegir entre un billete de avión para volver a su país de origen o un permiso para quedarse. 280.000 de ellos prefirieron marcharse. Ante esta escasez de la mano de obra, se produjo un doble fenómeno: los trabajadores comprendieron que la coyuntura era favorable para reclamar aumentos salariales y mejores condiciones de trabajo y de vida, y los patronos comenzaron a reclutar trabajadores ¡en el Tíbet y en Corea del Norte!

Aunque en los emiratos las huelgas son exóticas, no por eso son infrecuentes: en Dubai, las últimas tuvieron lugar en marzo y abril de 2006. Entonces 2.500 obreros, empleados por la firma angloárabe Al Naboodah Laing O’Rourke en las obras de Burj Dubai, la famosa «torre más alta del mundo», interrumpieron el trabajo y se enfrentaron a las fuerzas represivas (también compuestas en parte por inmigrantes, sobre todo yemeníes). Reclamaban cosas normales: un aumento de salario (pues el suyo oscilaba entre 2,75 euros para un peón y 5,25 euros para un carpintero cualificado), asistencia médica, un mejor trato de los capataces. A esta huelga le siguió, en abril, la de los obreros de la Marina del «New Dubai», empleados por la Al Ahmadiyah Contracting Company. Hubo enfrentamientos violentos, seguidos de las habituales expulsiones de los «cabecillas violentos».

El sábado 27 de octubre de este año comenzó un nuevo ciclo de huelgas en las obras de Dubaibilonia. Los primeros en ponerse en huelga fueron los trabajadores de la zona industrial de Yebel Ali y del barrio residencial en construcción de Al Qusais. Se enfrentaron a los policías a pedradas y destruyeron algo de material. Resumiendo, un comportamiento de «no civilizados», como dijo un alto funcionario de los Emiratos. 4.500 obreros fueron detenidos. Al principio el gobierno anunció su expulsión, pero después, sin duda puesto en razón por los jefes de las obras, decidió finalmente no expulsar más que a 159 de ellos, 90 de ellos indios. Los 4.300 restantes volvieron al trabajo el 31 de octubre. Los resultados inmediatamente visibles de esta huelga son pobres: a la entrada del Campamento de Sonapur, un edificio de hormigón de 3 pisos donde duermen los obreros, la empresa de construcción ha colocado una nota anunciando que dos médicos comenzarán en breve a visitar a los enfermos. Y el patrón se ha comprometido además a pagar la instalación de aire acondicionado en el campamento y las bombonas de gas utilizadas por los obreros para cocinar su rancho. Pero al parecer no piensa aumentar los salarios.

La segunda huelga empezó en las obras de la Arabtech Construction Company el jueves 1 de noviembre. Esta vez, fueron 40.000 trabajadores, de los cuales 10.000 eran originarios del Andra Pradesh, los que dejaron de trabajar. Sus reivindicaciones: aumento de los salarios, mejora de las condiciones de alojamiento y de transporte y anulación de las multas (descontadas de los salarios) que les ponían bajo cualquier pretexto. Las reacciones no se hicieron esperar. El ministerio de Trabajo y la «célula de derechos humanos» del ministerio de la Policía crearon un comité conjunto que visitó los campamentos y discutió con los huelguistas. Se les prometió mejoras, y especialmente, cosa increíble, la creación de un seguro de enfermedad. Algo que haría caducas las palabras del consejero francés antes citado. Los diplomáticos indios también entraron en el juego y la empresa constructora les juró que iba a «revisar los salarios» en dos meses. Los huelguistas volvieron al trabajo el sábado 3 de noviembre. Y el general Zhahi Jalfan Tamim, comandante en jefe de la policía de Dubai, hizo una declaración realmente extraordinaria: «Podríamos abrir diligencias contra las empresas constructoras que tratan a los trabajadores de manera inhumana».

Con su lucha, los parias de Dubai traen aires nuevos a los Emiratos.

Artículo original publicado el 5 de noviembre de 2007. Traducido por Nuria Álvarez Agüí
Sobre el autor (
http://www.tlaxcala.es/detail_auteurs.asp?lg=es&reference=9)

Fausto Giudice y Nuria Álvarez Agüí son miembros de Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingüística.

Anuncios
Relacionados

Dubai, un oasis en Medio Oriente

Artículos - 26/07/2007

Un hórreo en Dubai

Artículos - 06/08/2007

La Bolsa de Dubai desafía al Nasdaq y puja por OMX, el operador sueco

Artículos - 18/08/2007



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/32509-revuelta_en_dubaibilonia.html