webislam

Viernes 22 Noviembre 2019 | Al-Yuma 24 Rabi al-Auwal 1441
679 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=8676

Pañuelo sí, pañuelo no, esa no es la cuestión

Un feminismo que excluye la vida y la experiencia de ciertas mujeres no puede ser válido

03/11/2007 - Autor: Ndeye Andújar - Fuente: Webislam
  • 4me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Feministas musulmanas
Feministas musulmanas

Todas las feministas defendemos un mismo principio inalienable: la igualdad entre hombres y mujeres. No puede haber excepciones ni excusas aunque éstas se apoyen a menudo en razones religiosas y/o sociopolíticas. Pero eso no significa que haya una única manera de luchar contra el machismo.

Defender la liberación de las mujeres mediante la imposición ideológica de algunas feministas laicas sobre las mujeres de otras culturas y de otras creencias es una contradicción en sí. De hecho, se cae en otra forma de machismo, esta vez la mujer blanca, burguesa y occidental se sitúa en un plano superior y se otorga un papel de “salvadora” frente a la “pobre víctima” sumisa y cubierta con el pañuelo. Este esquema no hace más que reproducir los estereotipos.

Por desgracia, ciertos sectores feministas de nuestro país utilizan esos discursos paternalistas en beneficio propio, para dinamizar un movimiento que ha perdido fuerza y no sabe cómo regenerarse en un contexto diverso y plural.

Christine Delphy, militante histórica por los derechos de las mujeres afirma que “el feminismo debe ser mundial o sino no es feminismo. Debe tener en cuenta las luchas de todas las mujeres del mundo, y de todos los grupos de mujeres. Las que llevan el pañuelo sólo pueden luchar a partir de su propia vida y de su propia experiencia. Un feminismo que excluye la vida y la experiencia de ciertas mujeres no puede ser válido”.

El debate se sitúa, pues, en ese punto. ¿Las mujeres deben renegar de sus creencias religiosas para emanciparse? Si afirmamos que el pañuelo no tiene cabida en el espacio público porque es un símbolo discriminatorio, estamos otorgándole un significado monolítico y esencialista. Al contrario, éste cambia en contextos diferentes por lo que identificarlo con los usos que se dan en otros países significa considerar a las niñas y jóvenes nacidas en España (y por lo tanto españolas) como eternas extranjeras. ¿Qué tendrá que ver el pañuelo de una chica que estudia o de otra que trabaja con el pañuelo de una mujer discriminada?

En su artículo “La democracia, el velo y la tolerancia” (EL PAÍS, 22-10-07) Amelia Valcárcel afirmaba que “como el Estado no apoya a ninguna religión, sino que las protege a todas, en sus espacios, los públicos, incluidos los educativos, no debe haber signos religiosos”. ¿Proteger significa entonces anular? ¿Por qué la expresión de cierta religiosidad es ofensiva? ¿Si una alumna lleva una cruz, un pañuelo o una camiseta del Che está haciendo proselitismo?

Una cosa son los signos religiosos fijos, como un crucifijo en la pared porque la institución pública debe ser “neutral”, y otra que se prohíban los signos religiosos móviles. A menos que queramos cambiar la Constitución, debemos respetar las convicciones religiosas de los ciudadanos.

En realidad el debate del pañuelo es un falso debate porque se utiliza para ocultar los verdaderos problemas que afectan a nuestra sociedad: desigualdad de trato por causas religiosas, discriminación laboral, islamofobia, racismo. Se acusa a ciertos colectivos musulmanes de ser diferentes, de ofender al querer afirmar su identidad cuando de hecho esa diferencia les viene impuesta desde fuera.

La medida represiva que propone Valcárcel tendría unas consecuencias muy negativas para la sociedad española: aumentaría la desconfianza y el miedo hacia el “otro”. Reprimir significa acentuar el resentimiento legítimo que pueden sentir algunos jóvenes hacia una sociedad mayoritaria que no les acepta con sus diferencias Y es que lo que se les está diciendo es que tienen deberes pero no tienen derechos.

El multiculturalismo no es simplemente la simpatía por el folklore o la gastronomía, esa es una comprensión orientalista del término. El concepto va más allá de lo anecdótico. El multiculturalismo no significa tolerancia, sino respeto por las culturas y creencias. Ninguna cultura se presenta como superior a otra, ni siquiera la cultura “no religiosa” debe ser entendida como poseedora de la única verdad, porque sino caeríamos en un fundamentalismo laico.

Es ingenuo pensar que la eliminación de cualquier signo religioso puede asegurar una neutralidad total o que contribuye a emancipar a las chicas. De hecho, la neutralidad absoluta no existe y se confunde con la uniformidad. Podemos uniformizar nuestra apariencia pero por suerte no podemos uniformizar las conciencias.

Ndeye Andújar es vicepresidenta de Junta Islámica Catalana

ndeye@webislam.com


Anuncios
Relacionados

El Hiyab desciende sobre Medina

Artículos - 15/04/2002

Feminismo global, feminismo islámico, yihad de género

Artículos - 30/11/2005

Ciudadanas de segunda y con velo

Artículos - 01/09/2006



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/32460-panuelo_si_panuelo_no_esa_no_es_la_cuestion.html