webislam

Sabado 19 Octubre 2019 | As-Sabat 19 Safar 1441
608 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=8652

Tres pilares del Islam

01/11/2007 - Autor: Carmen Peres Callejón - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

De forma esquemática, a modo de un apunte para ser desarrollado por los expertos, ofrezco estas reflexiones en las que me introdujo la gran pensadora granadina y Profesora de Historia KIM PÉREZ FERNÁNDEZ-FÍGARES.

El debate que sería muy enriquecedor, con esta Profesora, sobre estos puntos puede seguirse en sus blogs.

EL RACIONALISMO ISLÁMICO, que desde Platón nos lleva a un Principio trascendente, lo encontramos como base y fundamento en el Islam.

El Islam no admite más dogmas, que el de un Dios único. Partiendo que es una religión revelada. El Islam es racionalista.

No concede carta de permanencia, a eso que llamamos la objetividad. Precisamente porque no admite el dogmatismo.

Uno de los puntos es esta característica, desde la cual podemos empezar a discutir ciertas fijaciones a usos y costumbres del musulmán actual, que más bien son costumbres tribales, a los que se aferran ciertos grupos, los cuales más bien enturbian sus propias fuentes.

La fórmula, “no hay más dios que Al-Alh y Mahoma es su Profeta”, es el compendio de toda su fe.

Comparemos esta simplicidad con el “creo en Dios Padre todopoderoso.....” de nuestro profesión de fe como cristianos.

En las enseñanzas del Islam encontramos esa duda o limitación del pensamiento, por lo que tiende a tornarse subjetivo. De ahí el axioma, tan bien practicado por el verdadero musulmán: “Sólo Alalh sabe...” Y son dados a suspender o emitir un juicio tajante.

La existencia de Muhammad como profeta de esta Trascendencia o Principio Inmanente, no es un dogma. Es un hecho histórico.

Una de las épocas de mayor auge del racionalismo islámico, la tenemos en la época almohade.

Aceptando, que como todo cuerpo o doctrina elaborada por los humanos puede llegar al fanatismo; esto es lo que ocurrió con el racionalismo almohade, que acabó en fanatismo destructor, impidiendo los avances “racionales” que pide toda doctrina, para que sea útil al vivir y convivir cotidiano de los mortales.

Esto mismo ocurrió, como me hizo notar la Profesora que cito, con nuestra Ilustración, eminentemente racionalista. Al final acabó en fanatismo o excesivo culto a la razón.

Esto mismo puede ocurrirle a la civilización occidental, en este dialogo que deseamos iniciar, si pretende presentarse, en todo momento y en cada ocasión, como modelo apto para imponerse a otras culturas.

Habría que analizar antes de imponer y ver en cuantos aspectos o circunstancias, Occidente debe incorporar a su Pensamiento filosófico los modelos de otras civilizaciones.

EL SUFISMO, como quintaesencia de este racionalismo, se convierte en la más alta espiritualidad islámica.

El sufismo es más empírico que dogmático; más subjetivismo que ortodoxia. El sufismo, que va más allá de la religión; que se hace subjetivismo puro, quedándose en la experiencia religiosa más individualista.

Cómo no traer, en este momento, como muestra de sufismo las expresiones del gran maestro RUMÍ, que creó Escuela y, que miren ustedes, que casualidad, fue nacido en Afganistán. Su padre era teólogo y un eminente jurista musulmán allí, en la hoy desprestigiada e invadida Afganistán, por la “superior”civilización occidental, que está destruyendo esta cultura, como hemos destruido muchas otras.

Mientras unos buscamos el diálogo, otros prefieren el fanatismo. Y no vale decir, que esa destrucción busca una recompensa económica, porque la economía, así como los avances del Pensamiento se han conseguido siempre por los caminos del diálogo, que necesita paz para desarrollarse.

Las palabras del maestro RUMÍ del siglo XIII, pueden iluminar hoy los caminos del siglo XXI:

“¿Qué puedo hacer, ¡oh musulmanes!, pues no me reconozco a mí mismo.
No soy cristiano, ni judío, ni parsi, ni musulmán.
No soy del este, ni del oeste, ni de la tierra, de del mar.....
Mi lugar es el no-lugar, mi señal la no-señal.
No tengo cuerpo ni alma, pues pertenezco al alma del Amado.
He desechado la dualidad, he visto que los hombres son uno.
Uno busco, uno conozco, uno veo, uno llamo.
Estoy embriagado con la copa del amor,
Los dos mundos han desaparecido de mi vida.
No me resta sino danzar y celebrar.”


Seguidor del gran RUMÍ fue nuestro místico murciano, IBN ARABÍ, bien conocido por todos.

Estudiando y siguiendo esta línea del sufismo islámico veremos que es un argumento perverso propalar que las guerras entre los hombres las promueven las religiones. No; las promueven los hombres por intereses materiales con la máscara puesta de los fanatismos religiosos, que sí existen y que se prestan a ser bien explotados por los que manejan la economía mundial.

LA COSMOVISIÓN del Islam, que se traduce en un perfecto ecologismo, en el que el hombre no es más que una parte integrante del universo.

El mal llamado Renacimiento europeo, situó al hombre, en un lugar preponderante en el cosmos lugar que no nos corresponde.

El Islam supedita al hombre a los movimientos del sol y de la luna; nos sitúa de forma horizontal con respecto al resto de la creación, de ahí el gran respeto a la naturaleza, tanto animal como vegetal, o a cualquier ciclo natural.

El ecologismo que estamos persiguiendo en nuestras sociedades modernas, no es más que una parodia inútil, porque carece de la necesaria integración en un sistema de pensamiento cosmológico y de un respeto ético hacia al resto del universo.

Lo más que tenemos, en este momento, es un temor a quedarnos sin los beneficios materiales, que nos proporciona la naturaleza; pero no por respeto a la naturaleza, sino por interés propio del hombre, que se ve amenazado por sus propios desórdenes frente a las leyes naturales, que son inamovibles. Este pensamiento es lo más contrario a una ética. Es egoísmo puro y duro frente al universo.

Por desgracia, este pilar, en el que se asentaría una verdadera práctica islámica, la tienen perdido incluso los países musulmanes, sumergidos, como todos los demás países en la inquietante sociedad de consumo.

Si al sentarnos a dialogar una civilización frente a los otra hiciéramos notar a ese mundo musulmán, que estamos necesitan de su cosmovisión, del pensamiento y directrices ecológicas, que Occidente no ha tenido nunca, quizá ganaríamos todos.

El Islam sí posee, en la misma esencia de su cuerpo doctrinal, las claves éticas para promover un verdadero ecologismo.

Y por fin; a modo de aval para esta tesis traigo aquí otro apunte que he recogido de un trabajo publicado en Webislam, hace unos días. Me estoy refiriendo al comentario que hace el islamólogo Sergio Scatolini a la obra de Shi ´ite de Tabatabai. Cito: “El autor nació en Persia en 1892 falleció en 1981. Uno de los pensdores shiíes contemporáneos más originales.Se dedicó a las ciencias intelectuales. Concretó sus estudios en la filosofía ( tafsir) y la gnosis ( irfán).

Encarna el pensamiento religioso desde un ángulo filosófico, social y espiritual.

Las creencias no tienen que ser necesariamente religiosas. El Islam es la religión del sometimiento personal al orden antológico de la existencia.”

La rama filosófica de este pensador, es lo que yo concluyo, es el racionalismo de base del Islam. Su aspecto social, yo lo llamo cosmovisión y su espiritualidad es para mi el sufismo.

Y su aseveración, que las creencias en un “habeas” doctrinal no tiene nada que ver con las manifestaciones externas ajustadas a ritos.

El tiempo asignado a esta intervención no me permite un más amplio y mejor desarrollo de este trabajo. Confío que, la alta capacitación de las personalidades asistentes a esta Conferencia, a las que va dirigida esta intervención puede suplir la pobreza de este somero apunte. Esperando, no obstante la pobreza de este trabajo, merezca ser tenido en cuenta por especialistas de estas materias.

Carmen Peres Callejón es Presidenta de la Fundación Garnata-Medievo Escrito Andalusí. Experta en “Religión, Cultura y Civilización del Islam” por la UNED.

Anuncios
Relacionados

Retorna el debate mediático sobre el Islam

Artículos - 18/01/2006

El Trono y las Aguas

Artículos - 06/09/2007

¿Repensar el islam?

Artículos - 02/07/2008



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/32450-tres_pilares_del_islam.html