webislam

Domingo 31 Mayo 2020 | Al-Ajad 08 Shawwal 1441
6108 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=8642

Naomi Klein, altermundista, profesora de la London School of Economics, autora de ´No Logo´

¡Me llaman radical sólo por defender la sanidad pública!

30/10/2007 - Autor: Luis Amiguet - Fuente: La Vanguardia
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Creía que usted era izquierdista radical, y va y defiende la socialdemocracia.

Es lo que me pasa en EE. UU.: digo que un enfermo no debería morir - como mueren allí cada día- sólo por no tener el dinero necesario para pagarse un hospital... ¡Y sólo por eso ya me tachan de radical izquierdista!

Allí no han conocido la sanidad pública.

Y ustedes hoy en España ya tienen más cobertura sanitaria que los alemanes: no dejen que se la recorten como les están haciendo a ellos.

¡Cómo cambia el mundo: España dando clases de Estado de bienestar a Alemania!

Alemania desmonta su asistencia pública, porque la derecha la cree culpable de sus problemas y no ve que es parte de la solución. El fundamentalismo capitalista siempre ha cargado contra los logros de las socialdemocracias locales. Para ello, aprovecha los shocks económicos, o naturales, como el huracán Katrina o el tsunami. Si no, los crea, como hizo en el Chile de Allende o hace ahora en Iraq.

¿De qué manera aprovechan los shocks?

En Chile, el golpe de Estado de la CIA acabó con el incipiente Estado de bienestar socialdemócrata e instauró una dictadura de libremercado a su medida; lo mismo hizo en el Irán de Mosadeg o ha hecho al hacer imposible en Rusia la socialdemocracia moderna, que era el primer modelo de la joven democracia rusa. Respecto a China, ya están encantados con su dictadura local con libremercado global.

¿Cómo explotan un huracán?

Los constructores han aprovechado los destrozos del Katrina para apoderarse del suelo de los barrios, y también, gracias a él, los neocon han sustituido la escuela pública e igualitaria por su sistema privado de enseñanza.

Un huracán es casual: ¿no ve usted demasiadas conspiraciones?

Yo también soy periodista. Voy a donde pasan las cosas, pregunto y lo explico. Ahora mismo, en los gigantescos incendios de California estamos viendo cómo... ¡se ha privatizado el cuerpo de bomberos!

Esto es nuevo.

Las urbanizaciones ricas pueden costearse un servicio de bomberos propio que las ha salvado de las llamas gracias a sistemas de prevención que rocían con líquido ignífugo sus propiedades. Quienes no podían pagarse bomberos propios se han quedado sin hogar.

Pues aquí cada verano arde Troya.

Pues ojo: vivimos una ofensiva global contra los mecanismos de solidaridad de un país para sustituirlos por otros que den beneficios en bolsa. Esos bomberos privados de California, por ejemplo, ya no trabajan para el ayuntamiento sino para multinacionales del seguro.

¿Cuál es el enemigo del libremercado?

El gran enemigo del capitalismo integrista no son las dictaduras - les encanta la china- ni los islamistas, sino las socialdemocracias locales más pragmáticas. Washington combate los estados eficaces y solidarios que redistribuyen bienes y servicios, porque le estorban cuando trata de aplicar su utopía capitalista global.

En los 60, la CIA, para frenar la socialdemocracia, creó el mito del suicidio sueco.

En Iraq, Al Qaeda y la CIA comparten enemigo: los intelectuales iraquíes. Quieren eliminarlos, junto con cualquier vestigio de Estado o autoorganización iraquí. Así pueden implantar desde cero sus utopías neocoloniales. Cuando un shock es natural, como el tsunami del 2004 en Sri Lanka, también lo aprovechan: las multinacionales del turismo echan a los pescadores de sus viviendas para apoderarse de la primera línea de mar y llenarla de hoteles y golf. Aquí le sonará lo de la costa...

¡Qué le voy a contar!

En Iraq, los dogmáticos profetas americanos del capitalismo integrista han arrasado cualquier vestigio del Estado iraquí y han puesto el país en manos de los mercenarios y de sus contratistas. Y ¿funciona ese dogma del libremercado eficaz? Pues todavía no ha conseguido lo que el sanguinario Sadam sí lograba: que todos los iraquíes tengan luz y agua.

¿Por qué - dice usted- yerran tanto?

Porque el integrismo radical capitalista de Milton Friedman, doctrina oficial de Washington, es un idealismo dogmático, tan obsesionado por aplicar un libremercado puro, que arrasa cualquier vestigio previo de autoorganización social. Para instaurar su ideal capitalista, critican y, si pueden, arrasan las instituciones de un país, y, si lo logran, entonces les sucede lo que les ha pasado en Iraq.

Pero la ideología de libremercado sólo la aplican a fondo cuando les enriquece...

¡Ésa es la otra paradoja! ¡Los idealistas del libremercado lo son sólo mientras les hace ricos a ellos! Cuando empiezan a beneficiarse otros, entonces la aplican, pero a su medida.

... Pronto veremos a los constructores españoles pedir subvenciones al Estado.

¡Lo verán! Y si se les cuela alguien en el negocio, entonces se vuelven proteccionistas. En el fondo, el cuento de la globalización es que los de siempre mantengan sus privilegios.

Pese a todo, debería usted admitir que la humanidad vive mejor que hace 50 años.

Cierto, porque hemos ido construyendo la sanidad pública, la enseñanza obligatoria y las pensiones de jubilación y desempleo, que convierten la solidaridad en institución y han aumentado y colectivizado la calidad de vida.

También necesitan sus reformas.

El capitalismo fundamentalista quiere acabar con la socialdemocracia para volver al XIX: las plutocracias sin Estado.

Anuncios
Relacionados

Israel está fundado sobre una mentira

Artículos - 26/05/2007

Leonardo Boff. Soy un gitano teológico

Artículos - 31/05/2007

Los marroquíes no creen en sí mismos

Artículos - 13/06/2007



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/32442-naomi_klein_altermundista_profesora_de_la_london_school_of_economics_autora_de_n.html