webislam

Sabado 16 Noviembre 2019 | As-Sabat 18 Rabi al-Auwal 1441
1620 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=8359

El ayuno interno

18/09/2007 - Autor: Sheija Fáriha Fátima al-Yerraji
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


El ayuno es limpieza

En el Nombre de la Infinita Compasión y el Amor de Al-láh

Querido Derviche:

Ramadán Kerim! Ramadán Mubárak!

Bendito sea el Ramadán y bendita sea la comunidad.

Ramadán es la radiancia de misericordia ilimitada que desciende al tiempo y es una fuente de sanación para la humanidad y la Creación. El Ramadán une al amante con el Amado; nos limpia (a la umma) en la corriente del espíritu santo; nos viste con ropajes de luz y nos trae a la recámara nupcial donde el alma y su Señor se encuentran, se funden y reaparecen como luz dentro de la luz.

Los amigos de Al-láh tales como Muzaffer Efendi, ven sus vidas de Ramadán a Ramadán. Sheij Nur escribió la Recolección de la Miel y el Átomo del Sol del Conocimiento durante doce Ramadanes.

La forma tradicional de honrar el Mes de Ramadán es mantener el ayuno, interna y externamente. Ayunamos desde la aurora hasta la puesta de sol de todo alimento, bebida, cigarros y relaciones sexuales.

Este compromiso al nivel externo se encarga, de hecho, del ayuno interno porque el ayuno de alimentos comestibles revela los miedos, las partes duras y las obsesiones que yacen bajo el nivel conciente, así como las rocas empiezan a verse cuando un lago se seca.

El alimento es un apoyo. Al sostener nuestra vida, nos ayuda a encontrar la verdad y a volvernos instrumentos de bondad, pero de igual forma, ese apoyo también sostiene la negatividad en nosotros. El ayuno es limpieza. El ayuno del Ramadán es más poderoso cuando uno lo puede ofrecer porque Al-láh El más Exaltado nos lo ha pedido.

De ahí que es misericordioso e impecablemente exitoso más allá de toda consideración personal o de cómo nos sintamos al respecto. Lo que nos recetamos a nosotros mismos es siempre una mezcla. Lo que Al-láh El Sanador Tierno nos receta, es la verdad. Y no siempre nos hace sentir bien porque remueve lo que estamos ocultando en el traspatio, nos despierta del sueño interior. Esencialmente nos muestra lo inútil que es poner nuestra confianza en algo aparte de la Fuente del Amor y el sufrimiento que ello nos causa.

El ayuno interno es la invitación a enfrentar nuestros miedos, la negatividad y el egoísmo secreto, sentir su calor quemante, para luego tornarnos espontáneamente a Al-láh El Amoroso, desde el lugar de la absoluta necesidad: ‘Oh Al-láh. El Más Misericordioso, soy tu siervo y Te necesito, y no tengo a quien acudir si no es a Tu amorosa bondad porque Tú eres Lo Más Misericordioso de lo Misericordioso. ¡Ayúdame por amor a Muhámmad, a quien bendeciste con la Paz y a través de quien respondes toda súplica! Estar en el fugeo y clamar a la Fuente del Amor es la grandeza del ser humano.

Y esta oración por si sola puede borrar los velos de la separación. Es el comienzo del significado de lailaja íla lá Muhámmad Rasulaláh.

Así pues, entren al ayuno completamente en las manos de Al-láh y así, ábranse a la oración, canten tasbi, canten alabanzas para el Profeta, ejerzan generosidad, incluso la generosidad de buenos pensamientos hacia otros, ofrezcan alimentos, rompan el ayuno con la familia y con los amantes de Al-láh, ofrezcan saláh, ofrezcan Tarawi, lean el Corán, el Corazón del Corán, escuchen la resonancia divina cantada en el Corán y en la Creación, tórnense constantemente a Al-láh El Misericordioso, y dejen que se abran sus pechos, a sabiendas de que nada existe aparte de Al-láh. Este es el verdadero regalo del Ramadán: la ilaja íla láh, la ilaja íla láh, la ilaja íla láh… El secreto del Ramadán es el pecho abierto donde sólo Lo Uno Es, El único Amado que está eternamente buscando a los amantes dentro de Sí Mismo, incesantemente alabando y regocijándose en Sí Mismo y está continuamente transformando dolor en alegría, oscuridad en luz. Sintamos este regocijo.

Que este sea nuestro Ramadán. Que Lo Más Misericordioso de lo
Misericordioso expanda nuestros pechos eternamente con La ilaja íla láh, Muhammad ar Rasulaláh.

¡Que todos tengamos la experiencia del tesoro secreto de Ramadán


Anuncios
Relacionados

El ayuno de Ramadán

Artículos - 15/02/1995

WebIslam desea a todos los musulmanes un grato comienzo de ramadán

Artículos - 16/11/2001

El mes sagrado del ayuno

Artículos - 30/11/2001



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/32169-el_ayuno_interno.html