webislam

Martes 19 Noviembre 2019 | Az-Zulaza 21 Rabi al-Auwal 1441
477 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=8328

Poniendo la casa en orden

14/09/2007 - Autor: Hajj Wilfredo Amr Ruiz, capellán musulmán
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Caligrafía BISMILLAH: En el nombre de Allah , el Clemente , el Misericordioso
Caligrafía BISMILLAH: En el nombre de Allah , el Clemente , el Misericordioso

En el nombre de nuestro Clemente Creador.

En nuestras calles muchos se preguntan si las escenas de violencia y muerte que lamentablemente vivimos en nuestra sociedad pueden tener algún detente. Indiscutiblemente somos parte de una cultura violenta donde nuestros niños de escuela elemental han nacido y se desarrollan dentro en un país en estado de guerra. Una guerra declarada contra varios países en el plano internacional y otra “sin declarar” en el plano doméstico. Muchos de nosotros alejamos a nuestros niños del televisor para que no atestigüen que algunos de quienes se suponen les protejan son sus agresores y victimarios. Ya ni es noticia un asesinato de un parroquiano, pues lo son en vez las masacres o asesinatos por o entre policías. Hoy mi compadre excusaba a una de sus estudiantes de varios exámenes en la Universidad por ella y su familia haber sido víctimas de un escalamiento a mano armada en la intimidad de su residencia apenas la noche anterior. 

La violencia institucionalizada como está tiene su origen en el microcosmos de la sociedad: la familia. Paz en casa es también paz en la nuestra casa grande que compartimos con la humanidad. Basta echar un vistazo a un albergue de niños o de mujeres maltratadas y vemos como anualmente aumentan sus poblaciones. Lo que agrava aún mas la situación es saber que quienes allí residen representan sólo la ínfima minoría que comunica su situación a terceros. A pesar del tétrico panorama, todo esto a su vez nos indica que una parte sustancial de la solución inmediata está al alcance de todos nosotros pues podemos hacer cambios inmediatos en nuestros respectivos núcleos familiares. Deténgase a pensar cuándo fue la última vez que sus hijos le han visto rezando. ¿Es la oración actividad cotidiana en su núcleo familiar, o sin embargo es alguna actividad esporádica cuasi-cultural o inexistente? ¿Se envuelven los miembros de su familia en diálogos constructivos? ¿Hablan de Dios como un tema serio y recurrente; o como tema esotérico, esporádico y casual? 

¿Qué más hace falta para convencernos de que la ausencia de verdadero reconocimiento y respeto a lo Divino no ha resultado sino en un detrimento progresivo de la familia y por ende de la sociedad? 

Mantengamos el “dhikr” o recuerdo constante de Dios en meditaciones, oraciones y ayunos. Aspiremos a que nuestra fe trascienda y se convierta en la certeza que da paz al corazón. Esa misma que buscaba el profeta Abraham cuando pidió pruebas al Creador: “Y cuando Ibrahim dijo: ¡Señor mío! Déjame ver cómo resucitas lo que está muerto. Dijo: ¿Acaso no crees? Dijo: Por supuesto que sí, pero es para que mi corazón se tranquilice. Dijo: Toma entonces cuatro pájaros distintos, córtalos en pedazos y, a continuación, pon un pedazo en cada monte y luego llámalos. Vendrán a ti en el acto. Y sabe que Allah es poderoso y Sabio.” Qur’an 2: 260

Esta semana más de mil millones de musulmanes comenzaron sus ayunos en el mes del Ramadán. Desde que amanece hasta que anochece se abstienen de ingerir alimentos o líquido, así como de sostener relaciones sexuales. Igualmente deben estar en un ánimo de preparar sus corazones para frenar las pasiones, la avaricia, la hipocresía y las mentiras. Este sacrificio personal es literalmente Islam: que significa sumisión del creyente hacia Dios. Buscan su purificación y el perdón del Misericordioso recordándole constantemente al sentir hambre y sed. Trabajemos hacia la total sumisión siendo pacientes sin permitir que los que no tienen certeza nos exasperen. “Ten pues paciencia pues en verdad la promesa de Allah es verídica, que no te inquieten los que no tienen certeza.” Qur’an 30:60 

Pongamos nuestra casa en orden, primero nuestro corazón: la casa interior; así también entonces la familia; y verán que la sociedad se arregla por su propio peso. ¿Fórmula mágica? No. ¿Solución divina? Seguramente.

Puede comunicarse con el Lcdo. Wilfredo Amr Ruiz, capellán musulmán, en: wruizlaw@herenciaandalusi.com

Anuncios
Relacionados

El Primero y el Último (Al-Awwal Al-Âjir)

Artículos - 27/08/2002

Moradas de los corazones

Artículos - 24/10/2003

¿Qué es lo que los musulmanes piensan sobre Jesús?

Artículos - 18/02/2006



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/32141-poniendo_la_casa_en_orden.html