webislam

Lunes 24 Febrero 2020 | Al-Iznain 29 Jumada al-Zani 1441
1175 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=8153

La política de reagrupación familiar contradice las políticas de igualdad de género

20/08/2007 - Autor: Mariana Cantero - Fuente: Tribuna Latina
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Ndeye Andújar opina que hace falta voluntad política para cambiar las leyes que provocan desigualdad. (Foto: Archivo TL)
Ndeye Andújar opina que hace falta voluntad política para cambiar las leyes que provocan desigualdad. (Foto: Archivo TL)
El islamismo es la práctica del Islam, religión monoteísta basada en el Corán. Sin embargo, algunos discursos clasifican bajo esta etiqueta a todo tipo de musulmanes, sean fundamentalistas o no (ya que hay grupos moderados, conservadores). Otro dato: la mayoría de musulmanes no son árabes, sino que éstos representan sólo el 20% de los que profesan esta religión. Para hacerse a la idea, plantearse que todos los musulmanes son árabes es como pensar que todos los cristianos del mundo viven bajo el mismo modelo cultural y social.

Ndeye Andújar, vicepresidenta de la Junta Islámica Catalana, intenta derrumbar éstos y otros tópicos que se tejen en relación al Islam: “Mi trabajo es un camino de apertura con la sociedad de aquí, romper estereotipos y tender puentes con los musulmanes”, dice.

El primer contacto de Ndeye con el Islam fue en Senegal, en un viaje como cooperante. “Luego me casé con un musulmán, pero yo no era musulmana. Al cabo de unos años me interesé por la religión de mi marido, pero sobre todo cuando me planteé tener hijos, porque me interesaba pensar cómo los íbamos a educar, entonces empecé a leer. Lo que yo veía aquí que se hablaba sobre el Islam y lo que había conocido en Senegal no tiene nada que ver, porque se suele ver el Islam como el mundo árabe, pero por ejemplo el África negra no tiene nada que ver”. Esto llevó a Andújar a profundizar más en el tema. A continuación, desmonta algunos de los tópicos más comunes cuando hablamos del Islam.

Maldito velo

“Yo ya me canso de hablar del tema del velo”, dice Ndeye. “Porque parece que sólo hubiera eso y los medios de comunicación tienen una responsabilidad en esto, porque el problema es el uso que uno haga de las cosas. Si es una obligación, es otro tema. Pero en la inmensa mayoría de países musulmanes no es así. Se ejemplifica con Arabia Saudí, Irán, Afganistán y se generaliza, pero hay mucha diversidad entre cristianos, y mucha más en el Islam”.

El velo es una marca cultural en algunos países. “Los musulmanes empezaron a usar el velo como protección a la cultura, como defensa de las tradiciones, porque éstos son ya temas políticos, no de derechos”. Ndeye pone “los desvelamientos de Argelia” como ejemplo: “Cuando los franceses colonizaron Argelia, una de las cosas que hicieron fue decirles a las mujeres que con su cultura ellas podrían ser libres. Y entonces en Argel, en una plaza, cogieron a varias mujeres y les arrancaron el velo, en los llamados “desvelamientos de Argel”. Ese fue un punto de inflexión histórico. A partir de ahí las mujeres musulmanas se plantearon que tenían que resistir a la invasión de los colonizadores y una forma fue poniéndose el velo. Todo eso se ha ido olvidando y las nuevas generaciones no lo saben, pero ese fervor de proteger el velo tiene mucho de anticolonialismo”.

Islam = inmigración; Islam = terrorismo


Otro prejuicio bastante común en la sociedad española es el de pensar que todos los musulmanes son inmigrantes. Ndeye dice que “se asocia Islam e inmigración. El sólo hecho de llevar un pañuelo se asocia a ser extranjero. Pero cuando le dicen a un musulmán español “tú vete a tu tierra” éste piensa, “pero, ¿a dónde me voy a ir si yo soy de aquí?” Y este es un trabajo que se ha de hacer aquí en España.

Ndeye, que actualmente vive en Francia, explica que en ese país ya “se habla de quinta generación de inmigrantes. Pero no se puede hablar de quinta generación, ya son franceses. Y el problema real es la identidad, la sociedad plural”.

También está el tema de que se relaciona automáticamente Islam a terrorismo islámico. “Es como decir terrorismo vasco, no es correcto, porque no todas las personas vascas, así como quienes profesan ese credo, son terroristas. Esto pasa también con la inmigración cuando se dice “Dos marroquíes roban...” y el hecho es que son dos ladrones. No hay que identificar a las personas con su credo. Y la gente que no es crítica con la información que recibe acaba creyéndose que todos los que tienen la misma religión son lo mismo”, remarca Ndeye.

¿Y por casa cómo estamos?

Pecando de ser el centro del universo, muchos discursos juzgan las realidades de otros países desde su visión particular, sin siquiera conocerlas en algunos casos. “Pero yo”, dice Ndeye, “que por ejemplo conozco el contexto del África negra, en la que hay mucha poligamia, pienso que no puedo juzgar con mi realidad la vida de otras personas. Allí hay mujeres que se quedan viudas, que quieren una figura paterna para sus hijos. Las viudas ya no pueden casarse con un soltero porque la mentalidad de la sociedad es así. Entonces la única salida de estas mujeres es casarse para tener un marido y un padre”. Esto se debe a “una serie de condicionantes económicas que tampoco les permiten elegir libremente. Si las mujeres son económicamente independientes y pueden trabajar, pueden elegir”. De cualquier manera, Ndeye explica que para estas mujeres “el concepto de matrimonio es muy diferente, es para tener una categoría social reconocida-, porque si no, no la tienes. Pero esto pasaba antes en España, no hace tanto tiempo”.

De hecho, el panorama español también deja que desear con respecto a algunos derechos para la mujer, como por ejemplo en cuanto a la reagrupación familiar. Este punto, según Ndeye, “se tendría que revisar. La propia política de inmigración, sobre todo en cuanto a la reagrupación familiar, hace que las mujeres vengan para servir al marido. Mujeres que ya trabajaban, cuando llegan aquí no pueden hacerlo. Esto contradice las políticas de igualdad de género, pero hace falta voluntad política para cambiarlo”.

Otro punto a modificar por parte del gobierno es “la focalización sobre la seguridad por los atentados porque se incentiva a que el Islam sólo tenga un trato en relación a la seguridad nacional. Son cosas que no se cambian sin voluntad política. Eso presenta a esta religión como violenta y eso tiene que cambiarse en los gobiernos europeos”, enfatiza
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/31978-la_politica_de_reagrupacion_familiar_contradice_las_politicas_de_igualdad_de_gen.html