webislam

Domingo 8 Diciembre 2019 | Al-Ajad 10 Rabi al-Zani 1441
633 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=7815

Ahmed Liazid. Imam de la Mezquita de Sidi Embarek: Los imames contribuimos a la convivencia en Ceuta

08/07/2007 - Autor: Víctor Franco - Fuente: elfaroceutamelilla.com
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Ahmed Liazid
Ahmed Liazid

El imam Liazid es una de la figuras clave del Islam en Ceuta en virtud de su peso dentro de la comunidad y la labor que desempeña en la Mezquita de Sidi Embarek. Su experiencia le permite ser testigo de la convivencia en Ceuta, despejar la ignorancia de que es víctima el Islam y desmentir los rumores que asocian a los musulmanes ceutíes con las disputas diplomáticas entre España y Marruecos. Ahmed Liazid obedece fielmente a la imagen que se puede esperar de un religioso. El imam es un hombre tranquilo que se toma su tiempo para hablar. Está a punto de cumplir los setenta años, lo que no resta lucidez a sus comentarios, que tienden a ser amplios dada su voluntad de “despejar todas las dudas” , como él dice, consciente de los malentendidos que sufre el Islam en estos momentos, por diferentes motivos, en especial tras los acontecimientos del 11-S y el 11-M. 

¿Cuáles son sus funciones como imam en la Mezquita de Sidi Embarek? 

En el Islam no existe una jerarquía como la de la Iglesia. Aun así, el imam es responsable ante la comunidad de equilibrar los pesos. Tenemos la oportunidad de dirigirnos a un gran números de personas cada viernes y, sobre todo, durante el Ramadán, que es cuando la gente se vuelca más. Yo sólo puedo hablar por mí. En Sidi Embarek, intentamos trabajar por los valores cívicos dentro de un marco islámico. Ofrecemos orientaciones para la convivencia en Ceuta con las tres culturas que tienen una presencia tradicional en la ciudad, la cristiana, la musulmana y la judía, y también con las nuevas realidades que aportan los asiáticos y los africanos. Por ponerle un ejemplo, nosotros hemos conseguido acabar con la práctica del ‘caballito’, el mal uso de las motos, que ha causado la muerte a muchas personas, en colaboración con las autoridades. 

¿Cuántos musulmanes hay en Ceuta y cómo se estructura la comunidad? 

Según los datos de que dispongo, yo diría que ahora mismo hay unos 74.000 musulmanes en la ciudad, que en su gran mayoría son vecinos del Príncipe y de Hadú. Luego hay unas veinte asociaciones integradas dentro de la Comisión Islámica, con un representante en Ceuta. Esta persona es el interlocutor con las autoridades. Las asociaciones son de carácter social y cultural, principalmente.

¿Y cómo son las relaciones con las autoridades, con el delegado del Gobierno y la Ciudad?

Las relaciones se desarrollan con completa normalidad. Todos buscamos lo mejor para Ceuta y nos ayudamos mutuamente. Antes no teníamos representación política y ahora contamos con siete miembros en el Asamblea. 

Parece ser que la Ciudad acaba de entregar 100.000 euros a ‘Luna Blanca’.

Entonces interviene la hija del imam, que ha llegado a mitad de la entrevista y se ha sentado junto a su padre tras servir un té a la menta con toda amabilidad: “Quiere tocar el punto y no sabe cómo”, dice con una sonrisa. Ese dinero es de ‘Luna Blanca’. 

Pero ese dinero revertirá en beneficio de toda la comunidad. 

Así lo espero. En todo caso, el dinero se agradece pero el destino no parece adecuado aunque yo haya sido miembro fundador de ‘Luna Blanca’. Le voy a comentar las mentiras que dijeron sobre la Mezquita de Muley El Mehdi. Cuando yo dejé de ser imam allí, la mezquita estaba en perfectas condiciones. Ellos dijeron que no se había hecho ninguna reforma desde 1936, algo imposible porque, según consta en las fuentes documentales, la mezquita fue construida tras la guerra española para honrar a los musulmanes muertos por la causa de Franco, que aunque no la compartamos, es una evidencia histórica. Lo cierto es que hubo varias reformas, una de ellas en los años setenta, lo que no les impidió gastar un dinero que podía haber servido para construir una casa para ancianos musulmanes o cualquier intervención en los barrios más necesitados. 

Por lo visto, y así se publicó, hubo un incidente con ‘Luna Blanca’ el año pasado durante una visita de unos profesores extranjeros a Sidi Embarek. Ellos dijeron que usted les echó de “muy malas maneras”.
La mezquita tiene sus responsables. Usted llega a su casa y se encuentra a gente dentro ella. ¿Qué haría? Aquel día yo pasaba por delante de la mezquita por casualidad y me encontré con la puerta abierta. Le pregunté al segundo imam, entré y vi gente. Les pregunté con qué autorización habían entrado y me dijeron que con la autorización de ‘Luna Blanca’. Entonces les pedí que se retiraran de la mezquita. Yo no tengo ningún problema en que se visite la mezquita. Sólo es necesario pedir permiso, como se hace para el programa de ‘Ceuta te enseña’, por ejemplo. Yo tan sólo pido respeto para el recinto.

“Es diferente colaborar con la mezquita que gestionarla”, aclara la hija del imam, quien considera un “error” la intención de ‘Luna Blanca’ de “creerse la única con derecho sobre Sidi Embarek”. 

Según publicó Alfonso Rojo en ‘El Mundo’ en 2002, Hamadi, de la Comunidad Bujari, afirmó que “muchos musulmanes ceutíes son coaccionados en el paso fronterizo para que sirvan de informantes al servicio secreto marroquí”. 

El imam y su hija se quedan perplejos durante un momento y después se ríen.

“¿Usted cree que Marruecos necesita coaccionar a alguien?”, pregunta la hija del imam.

Marruecos tiene la suficiente preparación como para no necesitar recurrir a la coacción. Por otra parte, Marruecos y España colaboran totalmente en materias de terrorismo e inmigración. Voy a aprovechar para quitarle algunas dudas que pueden crearle este tipo de rumores. Hay gente que dice que Marruecos paga a los imames. Lo cierto es que recibimos una cantidad del Ministerio del Habús, que gestiona los bienes religiosos con independencia de las arcas del Estado. Además hay que tener en cuenta que todos lo imames de Ceuta, o al menos casi todos, han pasado por un mecanismo de control, el Consejo de los Ulemas de Tetuán, que advierte a los imames de que se tienen que adaptar a las circunstancias que se viven en España o de lo contrario no podrán trabajar aquí. El problema son las mezquitas particulares que no tienen ningún control. 

Podría precisar con mayor detalle qué es el ‘habús’. 

En la Iglesia también hay ‘habús’. Es el conjunto de donaciones voluntarias de gente con buena fe, de buen corazón, que entregan todo tipo de bienes, como tierras. El Día del Juicio serán recompensados por ello. Estos bienes son independientes del Estado aunque haya un ministerio que los gestiona. Existe un registro muy escrupuloso en donde figura el uso que el donante quiere que tenga su aportación, desde el pago de la luz o la ayuda a un imam hasta la atención a la cigüeña de una mezquita. En mi caso, lo que yo cobro no llega a cincuenta euros, y ningún imam recibe más de 100 euros. ¿Cómo se va a mantener una familia con una cantidad así? Yo vivo gracias a una pensión de profesor jubilado. En mi juventud trabajé en Marruecos porque aquí no encontré ninguna posibilidad. 

Antes usted se ha referido a la necesidad de trabajar en los barrios necesitados de Ceuta y ahora acaba de decir que usted no tuvo posibilidades de encontrar un puesto de trabajo a su medida en la ciudad. 

¿Los jóvenes musulmanes reciben un trato diferente al de los cristianos? 

“Yo se lo voy a decir claramente”, se adelanta la hija del imam, que ha permanecido pacientemente sentada hasta el momento, “hay un racismo encubierto”. Ella reconoce que la preparación de los musulmanes puede ser “inferior” pero asegura que también hay jóvenes musulmanes bien preparados “que no tienen salida”. El imam escucha las palabras de su hija y es ella la que matiza que “como hombre de religión que es, mi padre cree que los responsables de estas desigualdades no lo hacen intencionadamente y confía en el mañana”. Ella atribuye su franqueza a que no es “tan religiosa” y sonríe.

Ante todo tengo esperanza de que las cosas cambien. 

Los expertos dicen que la religiosidad ha aumentado entre los jóvenes musulmanes. Eso también se hace evidente en el uso del hiyab (el velo), que puede resultar chocante. 

Los jóvenes buscan llenar el vacío del materialismo con la religión. El hiyab no tiene nada de particular. A mí no me llama la atención la Semana Santa ni las campesinas de los pueblos con pañuelo.
A veces da la sensación de que los musulmanes están bajo sospecha. 

Hay personas que no llegan a un nivel cultural que es necesario para el entendimiento. Todos trabajamos por Ceuta y habrá más convivencia. El respeto mutuo es el único camino posible que tener en cuenta y yo apuesto por ello a través de la educación.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/31680-ahmed_liazid_imam_de_la_mezquita_de_sidi_embarek_los_imames_contribuimos_a_la_co.html