webislam

Jueves 9 Abril 2020 | Al-Jamis 15 Shaban 1441
2730 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=7104

Islam y Propaganda en Guatemala

22/03/2007 - Autor: Julio Abdel Aziz Valdez - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Musulmanas guatemaltecas
Musulmanas guatemaltecas
Introducción

Desde hace unos meses se ha incrementado el trabajo de la comisión de Dawa de la Mezquita Aldaawa Islámica de Guatemala, sobre todo a partir de la curiosidad generada por un grupo de periodistas tanto de radio como de la televisión con respecto a lo que el Islam propone como visión del mundo, sino también como curiosidad de parte de la población en relación a lo que ven en los medios de comunicación alimentados por las grandes cadenas de noticias nacionales y extranjeras.

Es así como nos embarcamos con algunos hermanos a la tarea de profundización del estudio del Islam y exponer el punto de vista del Islam con respecto a varios tópicos de interés sino también intentar resolver algunas interrogantes, sin embargo por el tipo de preguntas y señalamientos vertidos por todo tipo de público en Guatemala, no tuve más que recurrir a las herramientas que me proporciona la antropología, que es mi profesión, para tratar de analizar el porque de estas, y como estas en realidad responden a mecanismos de opinión generados desde la Guerra contra el Terrorismo.

Guatemala y los (as) guatemaltecos

Sólo para brindar una pequeña contextualización del problema de los efectos de la propaganda en Guatemala tenemos que partir de lo que son los guatemaltecos, (hombres y mujeres) según el Informe Nacional de Desarrollo Humano del 2005 para el 2,003 el 65 % de los niños llegan al 5to. Año de primaria, de allí la pirámide de educación se hace más estrecha hasta llegar a la cumbre que sería la formación universitaria.

Pero fuera de los números relativos de población escolar, la presente administración del ejecutivo puso sobre la mesa un tema controversial en relación a los procesos educativos, como es la calidad. En Guatemala un maestro que da formación primaria, al menos en los municipios más grandes (y ciudades) cuenta con una formación post secundaria de tres años, a eso se le conoce como magisterio. Este semiprofesional puede brindar educación desde primero a sexto año de primaria, no vamos a hablar de la pre-primaria, que aun cuando es una obligación constitucional la cobertura estatal esta por debajo de la cobertura total de la primaria (que también es obligatoria)

Pero el porcentaje de alfabetismo, aún cuando por razones diplomáticas el PNUD a afirmado al Estado de Guatemala que se han producido “progresos” en relación a otros años, es engañoso dado que en la realidad educativa el analfabetismo se puede calificar no sólo como la incapacidad de poder leer, sino también como la falta parcial o completa del ejercicio real de leer, del buscar información, de incrementar la formación por mano propia.

Actualmente existen cinco periódicos de cobertura nacional, cuya lógica de circulación gira en torno a la lógica de mercado con una carga enorme de anuncios (muchos de ellos denigantes para la mujer) y muy poco de investigación periodística, pero hay dos en especial, que se convirtieron en fenómeno de masas en los últimos cinco años, como son Al Dia y El Diario, que invadieron todos los rincones de lo república, alcanzando el tiraje entre los dos, más o menos, un millón de copias diarias. De menor cantidad de hojas, con mayores y más coloridas ilustraciones, cuatro son las líneas de noticias que difunden, ambos, nota roja (en Guatemala hay un promedio de 15 a 25 muertes violentas diarias) deportes (Guatemala no hay aldea por pequeña que sea no tengo un campo de futbol a pesar de que nunca asistido a un Mundial) moda de vestir (internacional) y farándula (mexicana sobre todo) y en forma casi imperceptible una nota que es recurrente en estos periódicos son las noticias generadas, en forma visual, sobre el conflicto en Irak y Palestina. (protestas, atentados, muerte, destrucción, secuestros, vaya hasta los enfrentamientos que sucedieron entre el seno de la Autoridad Autónoma Palestina fueron ampliamente mostrados en imágenes)

Otro elemento de los procesos educativos en Guatemala es que cuenta con un fuerte mercado de piratería de películas norteamericanas, estas se venden a plena luz del día en el centro y en todos los mercados de la nación. El Estado hizo un intento de decomisar mercadería en una de las principales avenidas de Guatemala y sólo en trescientos metros de ventas se apoderó de dos millones de CD´s piratas, claro esta al día siguiente la venta siguió, estos Cds se venden entre Q5.00 y Q.20.00 cada uno (Q7.00 x 1 dólar).

Guatemala y la ignorancia Ilustrada


Antes de entrar en detalle a este tema me permito parafrasear algunas de las interrogantes realizadas por algunos radioyentes:

- Fíjense señores que yo soy de la espiritualidad maya, y he visto lo que ustedes le han hecho a los budas haya por su tierra, y yo lo que quiero preguntarles es que si yo llegara por allá ustedes me respetarían mi espiritualidad.

- Si el Islam es tan bueno como dicen porque en sus países son los responsables de aumentar los precios del petróleo.

- Machistas que mantienen entrapajada (arropadas en el lenguaje popular) a las mujeres

Ciertamente El Islam, en Guatemala, es una religión minoritaria, la mayor cantidad de sus practicantes son emigrantes y un pequeño número somos guatemaltecos y guatemaltecas que por decisión propia nos hemos acercado a la Mezquita y poco a poco hemos elevado el nivel de estudio y compromiso.

Guatemala es en definitiva un país fuertemente cristiano, mayoritariamente católico pero en decrecimiento frente a las denominaciones protestantes especialmente los llamados neopentecostales, pero también es fuerte la presencia de los Mormones que en la actualidad poseen cientos de templos distribuidos en pueblos y zonas pobres y de clase media. Y un pequeño pero muy discursivo grupo de practicantes de la Espiritualidad Maya, que no termina de definirse como religión.

Esto nos lleva a ver que las posibilidades de que un cristiano del común posea muy pocas probabilidades de conocer, en persona a un Musulmán o Musulmana, ciertamente la vida del común transcurre entre procurarse medios de subsistencia, práctica religiosa (mas o menos vigorosa), relaciones familiares, librarse de la violencia y la relación con medios de comunicación escritos y audiovisuales. (el estudio no es una práctica generalizada ni siquiera en círculos religiosos cristianos)

No se puede negar que gracias a los medios el mundo es cada vez es más pequeño en el conocimiento de lo que acontece, pero esto posee un tamiz que se presenta entre los resultados de los partidos de futbol y lo último de la farándula.

Cuando nos formularon la pregunta sobre: “lo que le hicieron a los Budas…” regresamos al inicio de la plática sostenida en la radio y aclaramos que los que ahí estábamos hablando del Islam éramos guatemaltecos, y que al que hecho que se referían era la destrucción de las imágenes de Buda que habían en Afganistán, y que fueron destruidas por el régimen Taliban, que no era todo el pueblo afgano por supuesto, pero dicho acontecimiento fue ampliamente investigado por el National Geographic Channel, más allá de la significancia que tuvo tal atentado contra el patrimonio cultural de la humanidad cometido a partir de interpretaciones particulares del Islam, esta el impacto en algunos televidentes.

De cada diez intervenciones entre preguntas y comentarios realizados al menos ocho tienen que ver criterios altamente prejuiciados, influenciados por los medios y por la acción de algunos círculos religiosos. Ejemplo de ello fue una visita que realizamos a la Iglesia Neopentecostal la Fraternidad Guatemalteca, durante un curso precisamente sobre el Islam que se realizaba a un grupo de fieles. La conferencista afirmaba que los Musulmanes al atacar a los “judíos”, como hijos de Sion, también los atacaban a ellos, porque ellos también eran hijos de Sion. (esto se produjo en el contexto de la reciente agresión en contra del Líbano)

La aclaración posterior realizada por nosotros fue que había que tener cuidado con el manejo de los términos, porque a parte eran los judíos y a parte era el Estado de Israel, que los musulmanes no atacaban a los judíos per se, que por el contrario nosotros reconocíamos la tradición de los profetas (paz y bendiciones para ellos) desde Adan, pasando por Abraham y llegando a Jesús, sin embargo el argumento fue apagado por la insistencia de que los musulmanes buscabamos “la desaparición del Estado de Israel” (hacían alusión a la traducción del ingles y posteriormente al castellano de lo que aparentemente fue pronunciado por el presidente iraní en farsi)

La ignorancia ilustrada, es como del mercado de imágenes y conceptos que venden los medios, estos son dispuestos sin orden, sin lógica y en una base de fragilidad de conocimientos, por lo que las explicaciones posteriores resultan mucho más complicadas a que si no hubiera. La explicación sobre lo acaecido a los Budas, primero hubiera significado explicar donde estaba Afganistán, su historia y quienes eran y son los Talibanes y su procedencia, y demás, esto evidentemente no era posible en un programa de 60 minutos, por lo que el radioyente reafirmo su prejuicio y lo alimento.

La promoción del Islam en Guatemala se ha convertido, en estas condiciones, en la explicación de lo como y porque de los acontecimientos sociopolíticos en medio oriente, más allá del mensaje de Dios, Clemente y Misericordioso, pero sobre todo en una lucha contra los discursos que “la lucha antiterrorista” a formado a lo largo del continente para una población que, sin tener el menor contacto con musulmanes, hombres y mujeres, ya están prejuiciados. Esto solamente es comparado con los antecedentes del conflicto armado interno que se vivió a raíz de la acción represiva del Estado contra expresiones políticas de izquierda. El comunista fue transformado de revolucionario a “come niños”, esa imagen perduró en el imaginario colectivo hasta que con la firma de los Acuerdo de Paz Definitiva, se dieron cuenta que los revolucionarios en realidad no representaban un peligro ni para el Estado y menos para la sociedad. El nuevo peligro latente es el musulmán, que por la propaganda antiterrorista es: “un adorador de la violencia”, “intolerante a otras creencias”, “machista”, y otros calificativos que justifican la acción de naciones como Estados Unidos en contra de Afganistán e Irak.

La persona que pregunto sobre la destrucción de los Budas, formuló su pregunta cuando en Estados Unidos se capturaron a más de cien trabajadores guatemaltecos en una fábrica y los devolvieron con lo que tenían puesto, muchos de ellos con más de diez años de laborar en aquel país, y sin embargo sienten la amenaza de “los musulmanes”. La propaganda tiende a descontextualizar a los sujetos, como el radioyente que estaba más preocupado si sería aceptado con su religiosidad en Afganistán que saber que miles de centroamericanos son expulsados de Estados Unidos (incluyendo su religión) semana a semana.

Propaganda burda y propaganda sutil

Cuando observe la película La Caída del Halcón Negro (Black Hawk Down) mi interés primario, sin saber mucho sobre lo acaecido en aquel hecho, era ver los efectos especiales que acompañaban a la desmitificación del poderío del Ejército Norteamericano, incluso me pareció muy interesante que parte del Soundtrak era interpretado por Rachid Taha un destacado músico de origen Argelino, sin embargo cuanto más avanzaba el retrato que los productores trataban de presentar, observaba el interés por presentar a los agresores como victimas de las circunstancias que los mismos terroristas “musulmanes” habían creado (genocidio y hambre) al final del film que regularmente es la parte en que el público se incorpora y se dispone a abandonar la sala, se lee que durante dicha operación en Mogadiscio murieron aproximadamente 25 o 29 Marines y 900 somalíes (entre combatientes, mujeres y niños, eso no lo aclararon) a razón de más o menos 50 o 60 somalíes por soldado norteamericano, sin contar con los heridos que fácilmente triplicaban esas sumas. El occidental anglosajon cristiano, por su parte, tiende a ser la imagen que proporciona equilibrio y mesura en un mundo de caos provocado por los extremistas, esa imagen se pudo observar en Black Hawk Down y otras varias más.

Esta película fue nominada al Premio Oscar como mejores Efectos Especiales, no interesaba el contenido. Ahora bien ese mismo film puesto en el floreciente mercado de la piratería y con el eficiente servicio de televisión por cable en Guatemala, ha incrementado la visión acerca de los musulmanes pero retuerce completamente procesos históricos de esa y otras regiones del mundo. Para dicho film nada tenían que ver los intereses geopolíticos norteamericanos en el área, o lo poco que interesaba la población de “flacos” (como son calificados, en la traducción, los somalíes por las tropas norteamericanas) sino más bien que el contingente de Rangers y fuerzas especiales pudieran salir del “infierno terrorista”. Esto nos lleva a la respuesta del porque, regularmente, las preguntas: ¿Por qué son terroristas? o ¿Por qué mantienen oprimidas a sus mujeres?

Por otro lado se presenta el fenómeno mediático por parte de algunas denominaciones neopentecostales de asociar la bandera del Estado de Israel a sus actividades públicas, con ello aparentemente reivindican su adhesión “como hijos de Sion”, claro esta que ello lleva a otra tergiversación mediática del poco conocimiento de la forma como se asociación imágenes y discursos, y que nos toco aclarar en otro programa de Radio; cuando se afirmaban que Judío e Israelí son sinónimo de Sionista, excluyendo de esa definición toda la carga política referente al reclamo de la tierra de Palestina para Israel.

No cabe duda que los gobiernos Centroaméricanos son aliados históricos del Estado de Israel por su relación de dependencia económico e incluso cultural con Estados Unidos, por ejemplo Costa Rica y El Salvador fueron de los pocos gobiernos del mundo en estar de acuerdo en trasladar sus respectivas embajadas de Tel Aviv a Jerusalem, a pesar del diferendo no resuelto entre israelíes y palestinos, pero más allá de esto, ha habido un repunte de la propaganda incentivada por los acercamientos, calificados de peligrosos, entre Nicaragua e Irán, con el patrocinio de Venezuela, ha provocado, como hipótesis del que escribe, la radicalidad del discurso entre los grupos neopentecostales y de otras tendencias protestantes influenciadas por el llamado a cerrar filas con “el pueblo de Dios”. (Israel)

El trabajo de la propaganda sutil que impacta en el diario en la población, ejemplo; la imagen recurrente de musulmanes que se presentan son los que tienen la cara tapada apedreando carros blindados israelíes, mujeres, con Hijab gritando por la muerte de un ser querido, combatientes en las calles de Irak, este banco de imágenes es complementado por imágenes mediáticas como la de los somalíes en la película La Caída del Halcón Negro o la película Estado de Sitio (con Denzel Washington).

La propaganda tiende a formar visiones de los otros en relación a el nosotros, muchas de las intervenciones telefónicas tendían a condenar el Islam por el “terrorismo calificado2 desde los Estados Unidos, la respuesta era, en Guatemala se producen de 15 a 25 muertes violentas diarias, muchas de ellas realizadas por las denominadas Maras , si una persona que no conociera Guatemala observara el titular de los periódicos de nota roja, por dos días seguidos, le sería fácil hacerse a la idea de que los guatemaltecos son asesinos o que no estamos matando entre nosotros, no, eso lo sabemos lo que en este país vivimos, sin embargo la propaganda, en otros de sus niveles de intervención, tiende a elaborar el perfil del sujeto individual y social el cual pretende deshumanizar.

Hace más o menos tres años corrieron una serie de rumores que incluso fueron reproducidos por los medios de comunicación escritos que afirmaban que los grupos radicales del Islam, incluyendo a Al Qaeda, estaban acercándose a las Maras en Centroamérica, para después llevar a cabo atentados, incluso muchos de estos rumores se propagaron a raíz de la visita de algunos hermanos musulmanes a prisiones.

Hoy en día, la presencia de la violencia, llamada común, es tan presente en la vida de los centroamericanos, especialmente en El Salvador, Guatemala y Honduras que no es difícil asociarla a las acciones de las maras, que en realidad tienen bajo su responsabilidad gran parte de ella, sin embargo este fenómeno es tan complejo que involucra a los sistemas de seguridad del Estado, y cuerpos de exterminio privados.

Los balances de muertes violentas son tan altos y la poca capacidad es tal, que querer pararlos resulta tan difícil que es mejor culpar a factores externos, y es allí donde el “terrorismo islámico” es una buena excusa. El situarlo a la par del narcotráfico y de las maras proviene no de un manejo ignorante de lo que el Islam propone para la vida de los seres humanos, sino de un manejo perverso de deshumanizar al Musulman, no cabe acá explicar lo que un marero y un narcotraficante son, y como llegaron a ser lo que son, pero si a calificar el manejo propaganda burda que dicha asociación conlleva.

Esos mecanismos propagandísticos impactan en una población con poco o nada de formación y crea una versión del Islam prejuiciada. Hubo veces que nos solicitaron a los guatemaltecos que lleváramos a “gente de por allá”, porque a nosotros no nos creían que fuéramos musulmanes por no poseer nombres árabes y sobre todo por que no vestíamos como los que aparecían en las películas, o porque no hablabamos español con acento, (el factor de color de piel es similar al patrón norafricano)

La propaganda tiende también a darle un fenotipo a los sujetos, en relación a las mujeres crea un ambiente tenso alrededor producto de que su sola presencia rompe con un orden aparente de cosas. Para la mujer promedio de clase media urbana de Guatemala, ladina , no se puede concebir que una mujer no “enseñe”, algunas partes más otras menos, esto tiene que ver con una serie de mensajes dispuestos desde la cultura popular, mucho de ello reafirmado en el mismo ejercicio de la cristiandad guatemalteca.

A manera de conclusión

En fin, Guatemala es una sociedad conservadora cristiana, en tanto que intolerante, pero liberal en tanto que desplazo al poder de las instituciones religiosas, esto no significa que no incidan en la conciencia colectiva.

Afortunadamente, nos hemos dado cuenta que en la curiosidad de conocer: “a esa gente” ha habido la oportunidad de dar a conocer el Islam como lo reveló Dios al Profeta Muhamad (Paz y Bendiciones para El)

No nos corresponde a nosotros como musulmanes explicar los recovecos de las políticas internas o externas de los Estados de Medio Oriente o del Norte de Africa. Mucho de los prejuicios hacia los musulmanes proviene de errores de divulgación del socialismo en los años setentas y ochentas, en la región, muchos militantes afirmaban que los modelos de nación a seguir estaban en la Rusia soviética o en la Cuba Castrista, eso atentaba directamente con la fuerte identidad cristiana de la mayoría de la población. Por otro lado, tanto el socialismo soviético de derrumbo y Fidel Castro esta llegando a su cenit, como ser humano que es.

Muchos cristianos sienten la amenaza en los musulmanes locales de querer implantar un Estado como aquellos que están en Medio Oriente, y en más de una ocasión se ha afirmado que el Estado Islámico es algo que debe construir la población más allá de la voluntad de Reyes o Estados que emergieron del post-colonialismo con modelos políticos que Europa y ahora Estados Unidos imponen como “modelo de democracia”
Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/31043-islam_y_propaganda_en_guatemala.html