webislam

Lunes 9 Diciembre 2019 | Al-Iznain 11 Rabi al-Zani 1441
816 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=6712

Carta abierta a Mansur Escudero, presidente de la Junta Islámica de España

03/02/2007 - Autor: Francisco J. Castejón Calderón - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Medina Azahara
Medina Azahara
Respetado Sr:

En el Diario Córdoba de 27 de diciembre pasado se dió noticia de la carta dirigida por la Junta que Vd preside a S.S.Benedicto XVI solicitando que musulmanes y cristianos pudiesen compartir el rezo en la Mezquita-Catedral de Córdoba. y en el mismo diario del día 29 aparece una fotografia de Vd orando en los alrededores de la Mezquita-Catedral con el objetivo de "llamar a la conciencia y al corazón" del Sr. Obispo y feligreses de Córdoba, para que si no apoyan, al menos no dificulten dicha concesión.

No poseo los conocimientos suficientes para entrar en el debate de las competencias del Vaticano, el Obispado, el Cabildo catedralicio y cuantas instituciones religiosas y laicas podrían resultar implicadas en la solución del problema planteado por la petición efectuada por la Junta Islámica de España. No obstante lo cual, me apena el contemplarlo a Vd en su foto orando en el exterior de la Mezquita-Catedral.

Como argumenta el Sr. Delegado diocesano de ecumenismo y diálogo interreligioso en Córdoba existe la Mezquita Al-Morabito, que el Sr. Kamel Mekhelef, portavoz de la Asociación de musulmanes de Córdoba considera insuficiente (Diario Córdoba de 23 de diciembre).

El principal objetivo de esta carta es el de aportar una idea que bulle en mi cerebro hace meses, quizás años, desde que Córdoba se planteó el ser Capitalidad cultural de Europa el 2016 y que por una parte podría resolver el problema de que los musulmanes tuvieran un templo digno donde presentar sus oraciones al Dios único, sin fricciones, molestias, ni suspicacias para nadie, y por otra parte haría resplandecer la gran ciudad palatina Medina-Azahara, puramente Omeya, sin contaminaciones de culturas distintas a la islámica; pero ofreciéndose como modelo de cooperación entre civilizaciones y credos religiosos. Sin interferir en la práctica de las respectivas liturgias religiosas ni en la soberanía territorial de los estados orientales y occidentales. Comprendo que es empresa árdua y dificil, que necesitará de grandes dosis de buena voluntad y gran deseo de lograr el objetivo, aunando a muchas personas con diferentes cargos y representaciones, de distintos países, credos y culturas. Pero ése es el objetivo que ahora tienen marcados Gobiernos, ONGs, Asociaciones nacionales e internacionales y un largo etcétera.

En estos primeros días de 2007 emprendamos ilusionadamente la tarea de hacer renacer la esplendorosa ciudad palatina de Medina-Azahara, aceptando generosamente la presencia del culto musulmán en su Mezquita reedificada. Aportemos sin restricciones cuantos documentos, datos, planos, y reconstrucciones idealizadas comprobadas minuciosamente por arqu~ólogos especializados existen en España. Solicite Vd., Sr. Presidente de la Junta Musulmana de España a los ricos Estados orientales los fondos precisos para hacer realidad este sueño y vuelva Vd y todos los musulmanes que residen en Córdoba, o por Córdoba pasen, a rezar sin restricciones en la Mezquita de Medina-Azahara.

Por obvias y elementales razones de leal y ferviente tradición filial utilizaré los trabajos de Don Rafael Castejón y Martínez de Arizala sobre "La Mezquita Aljama de Córdoba" y sobre "Medina Azabara", publicados ambos como Guías turísticas por la editorial Everest por los años 70 del pasado siglo. A continuación expongo algunos datos que abonan porque no se altere el actual status de la Mezquita-Catedral de Córdoba.

Sin entrar en pormenores históricos bien conocidos, nos basta recordar que en los cinco siglos de dominación musulmana en Córdoba, además de la gran Mezquita, cuyas obras se inician el año 785 bajo el mandato de Abderrahman I "el Emigrado", existían varias mezquitas distribuídas por la ciudad, de las cuales, si acaso, solo quedan restos arqueológicos.

La gran Mezquita se edifica en el solar ocupado por la nueva catedral hispano-visigótica dedicada a San Vicente, que constaba de tres naves basilicales y que posiblemente por pacto fue compartida inicialmente por cristianos y musulmanes hasta el 741 y posteriormente en el 784 Abderrahman I ofreció a los cristianos 80,000 dinares por su mitad de la catedral, que el 785 fue demolida y -aprovechados sus materiales y especialmente sus columnas en la erección de la primera Mezquita. Los capiteles más antiguos de la Mezquita son hispano-godos, con la cruz bizantina de brazos iguales, que fue picada por los islamitas para borrar su procedencia.

En la Guia de la Mezquita de Córdoba de don Rafael Castejón y Martínez de Arizala, publicada por Everest el año 1971, pueden encontrarse detalles sobre las sucesivas ampliaciones musulmanas. Al ocuparse del miharab dice que como fueron de origen sirio los que ordenaron la construcción de esta mezquita cordobesa, la orientación se dio erróneamente hacia el mediodía y no hacia el sudeste marcando la dirección de La Meca,  hacia la cual debe dirigir sus rezos el creyente. Este error inicial dio lugar a que ya en la sucesión de Abderrahman III, su hijo y sucesor Alháquem II planteara la conveniencia de demoler las partes antiguas y reedificar la Mezquita con la orientación conveniente, lo cual fue rechazado en el consejo de visires a instancias del gran juez de Córdoba Mohamed el Balutí, quien "se mojó la barba en lágrimas" y pidió la orientación anterior, ya que Aláh había escuchado las oraciones de sus antecesores llenándoles de favores y grandezas. Esta orientación incorrecta del miharab también dio motivo a que en el siglo XII, los intransigentes almohades que no querían rezar en la Mezquita de Córdoba establecieran en Sevilla la capital de Al Andalus.

En el trabajo de don Rafael Castejón se da noticia de la consagración de la Mezquita como Catedral bajo la advocación de Santa María el día 29 de junio de 1236 tras la entrada triunfal de Fernando III el Santo asistido de obispos, magnates y guerreros de su ejército victorioso. Posteriormente se inicia en su interior la erección de capillas cristianas, como la dedicada a San Clemente fundada sobre el muro sur del templo. O la Capilla Real creada a fines del siglo XIII, para enterramiento de los reyes de Castilla, Fernando IV y Alfonso XI. O la antigua Capilla Mayor, construída en tiempos de los Reyes Católicos como cabecera de una amplia nave de catedral y que hoy se encuentra exenta y se conoce como Capilla de Villaviciosa. y medio siglo mas tarde, el año 1523, el Cabildo acordó hacer la gran nave catedralicia que hoy conocemos y cuya ejecución que duró mas de dos siglos, provocó desde su anuncio la recia oposición del Consejo de la Ciudad y originó un largo y ruidoso pleito, que resolvió el Emperador Carlos I a favor del Cabildo eclesiástico, si bien posteriormente al visitar la ciudad y contemplar la iniciación de las obras lo lamentó públicamente.

Como dice don Rafael Castejón : "Los tiempos cristianos fueron acarreando en la Catedral cordobesa tesoros y obras de arte sin par, de lo que algo subsiste a pesar de los avatares y saqueos de propios y extraños. En la serie de sus capillas hay toda una teoría de historia del Arte, en las rejas, altares, cerámicas, retablos, pinturas y esculturas, joyas y ornamentos, y hermosos libros corales con bien dotada capilla de música".

Por supuesto que existen otras muchas obras sobre la Mezquita-Catedral, con gran aportación de datos científicos, históricos y artísticos, que avalan el criterio de que los mas de siete siglos de conservación y cuidado del Cabildo eclesiástico han permitido que este monumento llegue vivo hasta nosotros y no como una reliquia arruinada mas de la época califal. Obras que Vd conocerá sobradamente; pero yo cito ésta por obvias razones de filiación.

A continuación expongo algunos datos correspondientes a la Mezquita de Medina-Azahara, espigados de la guía Everest de "Medina-Azahara" del mismo autor, y con los que pretendo demostrar que las luchas fratricidas entre miembros de la misma cultura y credo religioso fueron las que acabaron con tan excepcional y único monumento, siendo de gran justicia histórica que fuesen los mismos hermanos de cultura y credo religioso los que aportasen los recursos financieros necesarios para su reconstrucción mas fidedigna y que pudiese resplandecer nuevamente el soberbio epígono de la cultura Omeya, donde sí fue cierto que existió un verdadero diálogo de culturas y credos con mutua comprensión y condescendencia, salvo algunos hechos circunstanciales y puntuales que enturbiaron época tan gloriosa.

El primer Califa Omeya de Córdoba, Abderrahman III inicia la construcción de Medina-Azahara al principio del año mahometano 325, el primer día del mes de Muharram (19 de noviembre de 936 cristiano), durando las obras los veinticinco años que aún vivió el citado Califa. La Mezquita fue el primer edificio que se erigió en Medina-Azahara, durando sus obras cuatro años, haciéndose la primera predicación en el mes de "saban" de 329 (mayo de 941 cristiano). Cronistas de la época afirmaron que fue construída en 45 días. Como primer edificio de la ciudad palatina se emplearon elementos artísticos análogos a los empleados en la época del arte emiral, que fue una continuación del latino-bizantino o visigótico, aunque posteriormente fue ricamente decorado con todos los primores del pleno estilo califal. con su mihrab orientado correctamente en dirección sudeste hacia la Meca y no erróneamente hacia el mediodía como en la Mezquita Aljama de Córdoba.

El emplazamiento de la Mezquita dentro de la medina fue conocido desde las primeras prospecciones modernas porque es el único edificio del gran conjunto con su orientación ritual a ~udeste, hacia La Meca, la tumba del profeta Mahoma, mientras que todos los demás edificios importantes son "kiblíes", es decir, meridionales, de amplia abertura hacia el Sur. Su excavación se empezó en 1964, habiendo podido identificarse todos sus elementos, publicados en Memoria Oficial de la Dirección de Bellas Artes, por el arqueólogo Pavón Maldonado.

En la Guía citada, las figuras 5 y 6 corresponden a fotografias de la planta general de la Mezquita y su vista desde el Sur, tal como estaban los trabajos de excavación y restauración hacia 1990. La figura 7 presenta una perspectiva de la Mezquita según B. Pavón, en la que puede apreciarse su planta de 65,00 por 40,93, con sus cinco naves, espacio cubierto y patio con la fuente de abluciones, su alminar de 20,00 de altura, estructurado en cuatro cuerpos, cuya restauración ideal, según B. Pavón se presenta en la figura 8.

El año 1010 empieza la "fitna" o revolución que acaba con el califato de Córdoba. Los berberiscos o moros mercenarios del ejército, asaltan y destruyen las grandes creaciones cortesanas y acosados por el pueblo cordobés se encierran en Medina-Azahara, donde cometen toda clase de depredaciones y en un colosal incendio acaban con la maravillosa creación. En el asalto final, los últimos pobladores de Azahara se refugian en la Mezquita, donde la soldadesca degüella sin piedad mujeres y niños, y después de seis meses de saqueo y muerte, salen camino de los puertos tratando de regresar a tierra africana.

Tras el gran incendio de la ciudad y tras el abandono de la misma por parte de los contingentes berberiscos se inicia su saqueo y destrucción, vendiéndose como chatarra por ineptos gobernadores de la ciudad los metales, como las chapas de las puertas y los canales de plomo. Un siglo después, en el período almorávide, se arrancaron columnas y piezas ricas para aplicarlas en lejanas construcciones. Otro siglo mas tarde, los almohades siguieron utilizando los materiales de Medina-Azahara allí donde levantaron sus grandes edificios, tanto en Sevilla, como en Marraquex. El Alcázar de Sevilla contiene gran cantidad de capiteles califales, que conservan las fechas y alabanzas a los califas cordobeses. En los ventanales de la Giralda sevillana se cuentan 121 capiteles procedentes de Medina-Azahara y solamente tres puramente almohades.

Después de la conquista de Córdoba en 1236 por Fernando III el Santo, Medina-Azahara ya es solamente una lamentable ruina de la que se obtienen los sillares de sus muros para la construcción en Córdoba de iglesias, conventos, palacios y puentes. La ciudad palatina de Abderrahman había perdido hasta el recuerdo de su nombre y Ambrosio de Morales, el gran historiador y cronista de Felipe II, llegó a afirmar que las ruinas eran romanas, si bien Pedro Diaz de Rivas, cordobés contemporáneo, escribió un libro para demostrar que eran las del gran palacio árabe levantado por Abderrahman III.

A principios del siglo XV, el año 1405, el municipio cordobés vendió la ruina, que ya era llamada "Córdoba la Vieja", a los frailes de San Jerónimo, que utilizaron los sillares que quedaban de sus muros para construir su monasterio. En el año 1910 empiezan las excavaciones en Medina Azahara a cargo del Estado español, dirigidas por el entonces director de la Escuela Nacional de Arquitectura, don Ricardo Velázquez Hosco, auxiliado por elementos locales, entre ellos el escultor Mateo Inurria, director de la Escuela de Artes y Oficios de Córdoba.

Atendiendolos_criterios rigurosos de principios del pasado siglo, pasaron bastantes años considerando como un sacrilegio el solo proyecto de hacer restauraciones en Medina Azahara; pero se impuso la necesidad de ellas para rehacer las terrazas o escalonadas, ya que los acarreos de tierra de los temporales invemizos tapaban otra vez lo descubierto, sobre todo cuando las murallas que sirven de escalón habían sido arrancadas hasta en su raíz fundacional y en vez de muro quedaba la profunda zanja de los cimientos. Por la década de los 30 fue empezada a reconstruir la muralla norte a espaldas del Salón Occidental.

Mas adelante, cuando fue excavado el Salón Real o Casa de los Visires, se proyectó cubrirlo con techos apropiados, única manera de conservar todos sus elementos, máxime habiendo dado la excavación todos los datos arqueológicos necesarios para hacer una buena restauración.

En 1923 el conjunto de Medina Azabara fue declarado Monumento Nacional. En 1984 la gran Mezquita Aljama de Córdoba fue declarada Patrimonio de la Humanidad.

Sr. Presidente de la Junta Musulmana de España, con entusiasmo y con claros y decididos deseos de cooperación, movilicemos voluntades y logremos apoyos, subvenciones, autorizaciones. de cuantos Gobiernos, Instituciones, Juntas, Autoridades, Academias, Universidades, y personalidades que puedan hacer realidad este ensueño de reedificar dignamente Medina Azabara y su Mezquita para que todos los buenos musulmanes puedan allí rezar al Dios único y allí brille la cultura y el arte Omeya para mayor gloria de la Humanidad.

Le saluda atentamente.
Francisco J. Castejón Calderón
Anuncios
Relacionados

Gestos y símbolos

Artículos - 10/01/2007

Islam en Europa

Noticias - 30/10/1997

La Federación Islámica da marcha atrás en sus críticas sobre ´halal´

Noticias - 10/05/2006



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/30762-carta_abierta_a_mansur_escudero_presidente_de_la_junta_islamica_de_espana.html