webislam

Domingo 20 Enero 2019 | Al-Ajad 13 Jumada Al-Auwal 1440
1311 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=6707

La quibla de la Mezquita de Córdoba

24/01/2007 - Autor: Carmen Peres Callejón - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Mihrab de la Mezquita de Córdoba
Mihrab de la Mezquita de Córdoba

Dispuestos como estamos, los unos y los otros, en este debate, enhorabuena suscitado, alrededor de la sin par Mezquita omeya de Córdoba, como por mi misma no tengo palabras ni argumentos que aportar, me uno y me hago solidaria con el pensamiento de mi gran amigo Antonio Enrique, al que admiro en la solidez y sabiduría de sus aportaciones a este tema.

Antonio Enrique es un hombre joven y cuando escribió las cosas que voy a brindar a los asiduos a Webislam, era aún más joven. Publicó en marzo de 1991 un librito de poesía, dedicado a la quibla de la Mezquita de Córdoba, que titula “La Quibla”; pero rumiar estas páginas, le viene de muy antes.

Antonio es profesor de Literatura en un Instituto de Guadix. Es además crítico literario, Académico numerario de la Academia de Buenas Letras de Granada desde febrero del 2004 y autor, entre otras muchas obras del “Tratado de la Alhambra Hermética”, que publica cuando tenía 24 años.

Tenemos a este autor y gran erudito cristiano, que ante la Mezquita de Córdoba nos trae unas claras reflexiones de ecumenismo, sin pretenderlo, las cuales deja plasmadas en este tratado, poema tras poema. Ya en la nota preliminar aclara:

“Dícese de la Sala Hipóstila, núcleo original de la Mezquita de Córdoba, que no poseía altar ni mihrab, era tan sólo un primer bosque de columnas. ¿A qué dios se adoraba aquí, puesto que ni iglesia ni mezquita era? Es posible que a un dios sin nombre, sin figura, un dios uno, infinito y eterno. Las columnas, en tal caso, representarían el sensorio de dios y su utilidad fuera entonces provocar el concepto –sin principio ni fin- de tal divinidad unitaria, esto es, perderse, extraviarse en su seno, de manera que a través del vértigo se accediese al recogimiento interior, y al éxtasis en ocasiones. Ninguna imagen a la que acudir, ninguna referencia antropomórfica a la que aferrarse, puro átomo el ser humano en el continuum del universo, polarización del dios mismo... ¿existe alguna forma más abstracta, y por lo tanto menos contaminada, de espiritualidad?

Dadas estas características, resulta que ante el Mihrab de la Mezquita de Córdoba y ante cualquier mirad puede pararse a orar cualquier persona, sea su elección de camino hacia Dios el que sea.

Ya tenemos pues un lugar eminentemente ecuménico: una quibla.

Antonio Enrique, que es cristiano, por lo visto se paró a orar a Dios ente este Mihrab de Córdoba. Recoge en esta obra poética, de diez y nueve poemas, lo que su alma experimentó, que necesariamente no tenemos que sentir todos igual que él. Que eso es ecumenismo; que como cada persona es única, única es su relación con ese dios desconocido. Este autor cristiano deja recogidas sus impresiones ante esa quibla, así:

“MIRANDO a un dios desconocido, / a un dios sin nombre,/ a un dios sin forma,/ un dios sin principio ni final./ Pensando en un dios que es eterno,/ que es absoluto y es uno,/ que está en nosotros y fuera de nosotros,/ que es antes y es después/ de toda creación visible./ Pensando y mirando, y sintiendo/ fluir en silencio la vida/ dentro de nosotros, en nosotros/ a través de nosotros mismos,/ nos acercamos al templo,/ nos llegamos a la quibla./ Y aquí cesamos en todo/ para no sentir, no mirar,/ no pensar. Ser,/ solamente ser.

Baja la cabeza./ Une las manos./ La vida es breve./ No estás solo./ ...Otras veces has estado aquí./ Recuérdate con otros cuerpos./ Hablabas otra lengua,/ llevabas otro vestido./ Fuiste joven y viejo otra vez/ joven, y hombre y mujer,/ y luego mujer y también hombre./ La Tierra no ha sido hecha/ para que tú vuelvas siempre./ Es preciso detenerse, quedarse quieto./ Que nadie te aparte de la quibla.”

La Editorial Devenir, que publica esta obrita, hace una presentación de ella, con unas palabras, que parecen ser escritas para el momento actual, en el que se debate sobre los rezos en la Mezquita de Córdoba. Nos asalta el temor de que las religiones no se hayan planteado nunca el verdadero significado de lo que es ecumenismo ante estas palabras:

“Para el autor de la Quibla, Antonio Enrique (Granada,1953), el presente librito supone una modesta contribución lírica a la identidad misteriosa del dios de nuestros antepasados, indistintamente adorado por cristianos y musulmanes en el templo espiritual español más importante de Occidente. Y como tal, la Quibla representa un alegato de paz y un esfuerzo para el acercamiento cultural entre Oriente y Occidente....”

Metidos ya en esta harina, considero oportuno traer otro modelo del sentir ecuménico de otro gran cristiano, esta vez un sacerdote: Ernesto Cardenal, que en su obra “Salmos”, editado por Cuadernos Latinoamericanos en 1969 tiene este poema:

“Alabad al Señor en el cosmos / su santuario de un radio de 1000.000 millones de años luz./ Alabadle por las estrellas / y por los espacios inter-estelares / alabadle por las galaxias y por los espacios inter-galácticos / alabadle por los átomos y por los vacíos atómicos./ Alabadle con el violín y la flauta/ y con el saxofón / alabadle con los clarinetes y el corno/ con cornetas y trombones/ con cornetines y trompetas/ alabadle con violas y violoncelos/ con pianos y pianolas/ alabadle con blues y jazz/ y con orquestas sinfónicas/ con los espirituales de los negros/ y la 5ª de Beethoven/ con guitarras y marimbas/ alabadle con toca-discos/ y cintas magnetofónicas./ Todo lo que respira alabe al Señor/ toda célula viva. Aleluya.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/30683-la_quibla_de_la_mezquita_de_cordoba.html