webislam

Domingo 31 Mayo 2020 | Al-Ajad 08 Shawwal 1441
5508 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=6429

Los signos de los tiempos

Al-Ándalus debería ser el modelo para construir un nuevo marco de relación, promoviendo el diálogo cultural, el respeto a las creencias y comportamientos

22/12/2006 - Autor: Carmen Peres Callejón - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Ciertos sectores están muy preocupados por una novedosa noticia: Se está intentando construir una monumental mezquita en Córdoba.
Ciertos sectores están muy preocupados por una novedosa noticia: Se está intentando construir una monumental mezquita en Córdoba.

Desde el día 17 hasta el hoy, 21. 12. 06 el Diario ABC nos trae una serie de noticias e informaciones acumuladas y extensas, con todo detalle y de forma repetitiva, las cuales son de extraordinario interés para ir entendiendo hacia donde apuntan los signos de nuestro tiempo y qué es lo que está ocurriendo en España ante este viraje de sentido en nuestras sociedades.

A este respecto también ABC trae el día 18 una colaboración del periodista J. Manuel de Prada, que titula: “La suerte está echada”. Nos cuenta que asistió a un Foro sobre emigración. Hubo un momento en que el debate se centró sobre la poligamia. Frente a una joven que intervino a favor de esta práctica, el periodista cuenta que trató de aportar sus argumentos en contra. Pero, “la joven seguía defendiendola (y percibí que el público mayoritariamente se adhería a su postura)... Comprendí entonces que la suerte estaba echada.” Así es; desde que hemos propuesto para el mundo una globalización, aceptemos todas sus consecuencias, que es remodelarlo para que cada grupo, etnia o cultura tenga un espacio de holgada convivencia. Esto es lo que está pasando.

Ciertos sectores están muy preocupados por una novedosa noticia: Se está intentando construir una monumental mezquita en Córdoba, que emule a la antigua. Pero, ¿de quién parte este proyecto ? Este es el meollo de la cuestión.

Por lo visto, siguiendo las informaciones que nos proporciona ABC se están llevando a cabo, desde hace años, una serie de entrevistas y encuentros entre los políticos que representan al pueblo andaluz, altos dignatarios, tanto de Arabia Saudí como de los Emiratos Independientes y en medio de todos estos encuentros el nombre de una Empresa inversora española, la antigua Ántrax TDL, hoy llamada CENYT. Parece ser que esta Inversora tenía previsto un proyecto en Córdoba, llamado “Ciudad Al Mansur”. “Rechazada su ubicación por el Ayuntamiento en el emplazamiento propuesto, ha motivado este desacuerdo la interposición de un recurso contencioso-administrativo...” (ABC 18.12.06)

Esta sería la noticia, en si, pero viene envuelta en tal cúmulo de datos, a cual más interesante, que me ofrezco a presentarlos a nuestros lectores desmenuzados por separado.

Ante todo y antes de seguir adelante, es dejar constancia de la gran satisfacción que debe proporcionarnos el hecho de que estos datos y noticias se publiquen. Ante el temor y la zozobra de unos, que nos aportan mucho con la exposición de sus miedos y zozobras, hemos podido constatar, gracias a este debate, la claridad y transparencia con que se sitúa la Junta Islámica de España, ante estos acontecimientos.

Por lo visto, la alcaldesa de Córdoba, según ABC, ha recibido ya dos propuestas para levantar cerca de Medina Zahara una gran mezquita. La primera el 2003. La citada empresa promotora presentó ante el Ayuntamiento de Córdoba una oferta saudí para financiar el proyecto. La segunda vez, hace apenas doce meses, un intermediario de estos inversores optó por adquirir los citados suelos.... con petrodólares.” No se ha obtenido respuesta ninguna del Ayuntamiento de Córdoba.

Ante esta reiterada pretensión de los saudíes, también fue consultado el Presidente de la Junta Islámica de España, Mansur Escudero, que por lo visto también estuvo presente en esas entrevistas en el Ayuntamiento de Córdoba. Recojo, simplemente lo que nos aporta el periodista Francisco J. Poyato en ABC. En grandes titulares aparece: “Mansur Escudero, presidente de la Junta Islámica de España, reconoce que en la última década han sido varias las ocasiones en que se han dirigido a él inversores saudíes para finalizar la edificación de una gran mezquita.”...

“Nosotros no tenemos nada que ver con ese macroproyecto de mezquita para Córdoba con fondos saudíes. No es Arabia Saudí una referencia válida para nosotros, que preferimos mezquitas más modestas, con capital autóctono y apoyo de los ayuntamientos. Somos transparentes y nos desmarcamos de capital con condiciones.” Declara a ABC el Presidente de la Junta Islámica de España, Mansur Escudero. Más claro, por lo conciso, no se puede hablar.

Estas, que parecen pequeñas e insignificantes declaraciones, son de una grandiosidad inconmensurable, que contribuyen a devolvernos a nuestro auténtico pasado; que por mucho que lo recordemos, nunca estará de más.

La Península Ibérica no existió nunca como emirato o califato dependiente de Arabia. No portamos signos de una cultura saudí. Al –Ándalus, cuya capital fue Córdoba, fue primero un emirato y más tarde un califato dependiente de Damasco (Siria). El primer emir fue un Omeya huido de Damasco. Aquí la dinámica de los hechos nos devuelve a reconsiderar la tan repudiada “tesis de Olagüe”: Los Árabes no invadieron nunca la Península. Flaco favor han aportado a la sociedad de hoy los que tozudamente se opusieron a esta tesis. Hoy, cuando parece que desean invadirnos los saudís, qué bien nos vendría tener argumentos del peso que aporta Olagüe y de la precisión histórica que nos dejó Javier Simonet, que marca ya la misma línea que más tarde sigue Olagüe.

Me trae a la memoria, la postura del Presidente de la Junta Islámica de España, otro hecho trascendente en la historia de los primeros musulmanes en la Península, que procedían del arrianismo godo. Recomiendo que los lectores consulten el Tomo I de “Historia de los Mozárabes de España” de Francisco Javier Simonet. A esta obra le ocurrió lo que a la de Ignacio Olagüe: Fue puesta en entredicho y a pesar de haber sido premiada en 1867 por la Real Academia de la Historia, no se hace el depósito legal y su publicación hasta 1983.

Tiene otra particular esta obra. Está escrita por un heterodoxo. Hay que saber leerla: apartar los inflamados y patrióticos párrafos, de los incontaminados datos históricos, que nos aporta. Simonet se atreve a escribir esta gran obra histórica de cuatro tomos con la Inquisición encima, que todavía, en su tiempo, estaba vigente en la Península. El Tribunal de la Inquisición queda anulado en 1840, pero continúa ejerciendo bajo otros títulos, largo tiempo aún. Por lo que, aunque prmiada por la Real Academia de la Historia, fue totalmente silenciada. No hubo profesor que se atreviera a sacarla en su cátedra. Esta digresión ha sido necesaria. Hay que aportar fuentes fiables, cuando afirmamos que no tenemos nada ver con el Islam de Arabia Saudí, ni con los emiratos independientes. Los autores citados son como dos faros de luz, en medio de tanta tiniebla histórica.

Decía, más arriba que el gesto de la Junta Islámica de España parece calcado de otro gesto de gran trascendencia en los principios de la islamización de la Península Ibérica. El espíritu que lo anima es el mismo.

En su obra “Los Jueces de Córdoba del siglo IX” de Al Joxaní, que también es digna de leer; en el prólogo se nos resume un hecho trascendental para el buen gobierno de estas tierras. Parece ser, que Abderram II, dispuesto a ordenar jurídicamente las tierras que debía gobernar, nombró como jueces de Al-Ándalus a juristas egipcios y sirios. Se le levantaron los seguidores de Masarra, (que era de Madrid), los masarríes y le expusieron, que estas tierras debían ser juzgadas por jueces autóctonos; que no aceptaban ser juzgados por extraños. Después de discusiones previas, en las que se les objetó, por ejemplo, que aún no conocían tan bien la lengua árabe como para interpretar el Corán; a lo que respondieron, que bueno; que ya la aprenderían poco a poco.

Y algunas cosas más. El califa, practicante de esa tolerancia que enseña el Islam, les pidió que redactaran sus propios estatutos de constitución como jueces del califato cordobés y, aprobados estos por los competentes, estas tierras fueron gobernadas en la Justicia, según su propio talante, modos y maneras; que resultó ser muy otro y bastante más útil, que lo utilizado por los jueces sirios y egipcios.

No está de más que recordemos a Mansur y a todos nuestros compatriotas “conversos”, que no son conversos, sino vueltos o devueltos, a las antiquísimas raíces de nuestro pueblo; por lo menos a las raíces del pueblo andaluz.. Quizá empujados por la fuerza de la corriente histórica, que vivimos, sin que quizá ni ellos mismos hayan puesto nada de su parte, han vuelto al Islam. Que la fe unitaria le viene a esta Península mucho antes del Islam; ya la monarquía visigodo era arriana unitaria y antes, antes, tuvimos un Prisciliano, precursor o propagador del unitarismo arriano, y era de Ávila; y antes, antes, Pablo de Tarso tuvo como proyecto viajar a la Península. Le habían dicho que aquí existía el culto al “dios desconocido”. No teníamos dioses paganos o deidades, que esas nos las trajo Roma. No hemos sido nunca adoradores de ídolos, en esta Península. Y todo eso se lleva en el inconsciente colectivo. Arabia Saudí, sí estaba llena de ídolos Esta fue precisamente la lucha de Muhammad con sus compatriotas: acabar con la idolotría.

Se cuenta, y quizá es sólo un mito, que precisamente, en el lugar que hoy está emplazada la mezquita de Córdoba había una piedra plana o altar, al aire libre, sin templo ni sacerdotes, sobre la que ardía un fuego constante, alimentado por las gentes, en honor a ese dios desconocido. Un dios del que, el hombre de entonces, mas sabio que el de hoy, nada sabía de él, ni siquiera osaba ponerle un nombre.

Todo esto crea “pedigrí”, que no se extingue tan fácilmente, ni aún pasados muchos siglos. Y esto continúa dándose en Córdoba, sin que tengamos nada que ver con los saudíes. Que bueno; en un gesto de poderío y arrogancia capitalista de los petrodólares, tratan de ganar terreno a la otra ala capitalista: el dólar. Esas son cosas de ellos, no de los mediterráneos, donde se dio un Diógenes que supo agradecerle al gran Alejandro Magno su oferta de formar parte de los sabios del imperio. Y Diógenes, sabemos muy bien lo que les contestó: “Sólo deseo que te vayas, que me quitas el sol”. Todo esto me trae, así de repente, a la mente la postura de la Junta Islámica de España, en su Presidente Mansur Escudero.

Pensaba acabar aquí este comunicado, pero me encuentro que de nuevo hoy, 20 de diciembre, a punto de acabar este año, ABC nos sorprende con una increíble noticia. En un gran titular y a doble página dice: “Otra entidad islámica de Córdoba planea construir una réplica de la Mezquita.”

Por fin; ¿ cuántas entidades islámicas hay planeando mezquitas en Córdoba ? Ayer era una ciudad o algo así, que va a llamarse “Al Mansur”, junto a los restos de la Medina Zahara, que como ya hemos visto ha acabado en un contencioso.

Mansur Escudero declaró a ABC, que la Comunidad de Almodóvar del Río tiene en proyecto una pequeña mezquita, para unas doscientas personas, con alguna otra dependencia, pero en terrenos propios de la Comunidad Islámica de Almodóvar del Río, y que espera aportaciones del Ayuntamiento de Córdoba, al que ha pedido ayuda para el proyecto.

La noticia de hoy es que un tal Abu-Muhammad Abdullah-Imram “declaró ayer a este periódico que la asociación que dirige negocia con la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, desde abril del pasado año la ubicación de un templo y de la zona de servicios anexa, que ha recibido el nombre de Medinat Assalam ( o ciudad de la Paz). Y muchas más cosas; todas por menudo y con muchas detalles, hasta con croquis del proyecto, y la noticia de la aportación millonaria de Arabia Saudí, o de los Emiratos. No queda muy claro. Parece ser que la alcaldesa no ha respondido aún nada y este silencio tiene mosca a la gente de ABC.

Por fin; los periodistas que han trabajado estos días en estos asuntos, tan interesantes, han tocado repetidamente, el tema tan de actualidad del turismo y todo eso. Hacer de Córdoba la “Meca Europea”, no estaría mal, siempre que sea la “Córdoba de Europa” como es la Alhambra de Europa. Muestras de un Islam peninsular, que floreció durante ocho siglos sin apoyos de la Meca. Por lo que, personalmente, no nos quedaría más, que apostar por el proyecto de la Junta Islámica de España.

Hoy sí que cierra esta crónica. Aunque mañana nos digan más. Lo digo, porque la gran sorpresa, y vamos de sorpresa en sorpresa, es que por fin hoy, día 21 de diciembre, ABC nos desvela el nombre y la personalidad de uno de los generosos capitalista, que están dispuesto a cubrir cualquier gasto, con tal de devolver el Islam a Europa. En un gran titular aparece: “El emir Al Qasimi también financiará la mezquita réplica de la de Cordoba.” Luego; hay más de uno.

En un suelto a aparte se nos comunica que “Rosa Aguilar aclara que no ha apoyado el proyecto”, porque hasta ahora no se le ha presentado ningún proyecto formal de mezquita.

Después, ABC nos habla de la personalidad del generoso emir: Sultan bin Muhammad al Qasimi, emir de Sharjah, que ya ha financiado varios proyectos, entre ellos, parte de la mezquita mayor de Granada y el Centro Cultural de la Puebla de don Fadrique. Está doctorado en Historia por la Universidad de Cambridge. Hombre de una extensa cultura, que habla incluso español. Además de soberano de Sharjah desde 1972, es miembro del Consejo Federal de los Emiratos.

Tuve el privilegio de ser invitada a la inauguración del Centro Cultural de la Puebla de Don Fadrique, que realizó él personalmente. Venía acompañado por su padre, su esposa, alguna de sus hijas y un nutrido séquito de dignatarios del Emirato. El discurso de inauguración lo pronunció en español. Por esas suertes, que a veces concede a uno el destino, tengo fotocopia de ese discurso, escrito de su puño y letra, que doy aquí íntegro. Lo considero oportuno, en esta ocasión. Son sus mismas palabras las que nos van a proporcionar el perfil de su personalidad y cuales son los fines o proyectos que tiene sobre Al-Ándalus. Espero no se moleste por esta libertad, que me permito. Lo haga con todo el respeto y cordialidad que se merece una figura tan singular y tan providencial, que se vincula hoy con nuestra historia peninsular. Que sea para bien; para bien de todos.

Discurso de inauguración del complejo cultural, con su mezquita, de la Puebla de don Fadrique.

Es para mi un honor dirigirme a ustedes en este día, en este lugar y con la presencia de tantas personalidades de Oriente y de Occidente. Hoy reiteramos nuestra conciencia de vinculación histórica con la Nación Española. Estos vínculos vienen de un glorioso pasado en el que el Islam hizo fructificar una de sus mejores formas y de civilización.

Durante ocho siglos caminamos en una simbiosis tal que, se transformaron en factores integrantes de una nacionalidad final y lograron uno de los más altos ejemplos de mestizaje racial y cultural de la historia de la humanidad.

Este fructífero encuentro de culturas y civilizaciones distintas dio lugar a un período histórico de enorme riqueza, que llevó a la cumbre de su época el progreso científico y el desarrollo del pensamiento racional y libre, que hizo posible el Renacimiento europeo y salvó del olvido los textos de los grandes pensadores y científicos de la antigüedad griega.

La civilización musulmana, tanto en Oriente como en Occidente, constituye una pieza indisoluble de la civilización humana. Durante cientos de años, y aún hoy, ha sido un referente con el objetivo de ayudar al ser humano a gobernar en la tierra.

Es lamentable que la civilización musulmana en Al-Ándalus terminara como terminó de una forma no natural a pesar de que podía haber permanecido y continuado su trayectoria civilizadora.

Los musulmanes, cuando entraron en esta tierra, se fundieron con su sociedad más genuina y fueron capaces de ayudar a desarrollarse la rica e independiente personalidad andaluza.
Pero quizás lo que más ayudó a reactivar esta civilización entre la sociedad andaluza, fue el hecho de que los musulmanes andaluces que ocupaban el poder de alejaron del fanatismo y de los nacionalismos, ya que ambos impiden la construcción de una civilización, al tiempo que paralizan el científico.

La creación de aquella civilización puede explicarse en algunos puntos:

-La fusión social entre árabes, hebreos, iberos, visigodos y otros pueblos, tanto en vestimenta, costumbres y forma de vida, ayudó a que se creara una civilización cultural co connjunta, sustentada en la mezcla de estos pueblos.

- Los gobernantes musulmanes conservaron los monumentos y restos arqueológicos de las civilizaciones que les precedieron. No derribaron templos, sino que permitieron, tanto a los cristianos como a los judíos practicar en total libertad sus creencias.

- El número de jinetes árabes o bereberes que entraron en la Península Ibérica, no superaba los 70.000. La población visigoda superaba, en esos entonces, los diez millones , por lo tanto, el predominio y la superioridad no era de índole militar, sino cultural y civilizadora.

- El idioma árabe embrujó a los iberos. No sólo se aprendió, sino que además se recitaban poemas en esa lengua.

Hay muchos que se enamoraron de su convicción, y de hecho, uno de los sacerdotes más importantes de Córdoba, dijo un día en voz alta que los hermanos de su comunidad estaban enamorados de la poesía árabe y de su legado, más que de la lengua latina, y por esta razón conservaban muchos libros árabes.

Los musulmanes españoles escribieron con letras árabes su propio idioma: El aljamiado. Existen muchos manuscritos árabes sobre este asunto.

- Y cómo no hablar de la fusión en el arte, la música y la danza. Se cantaba en la calle las canciones de la muxaja. Los árabes participaron el igual que los demás pueblos en las danzas.

- La influencia de la poesía en árabe alcanzó a los trovadores de canciones populares francesas, conocidas con el nombre de rondó, además de a muchas de las canciones populares de Escocia, Irlanda, Francia, Inglaterra e Italia.

Todo lo anteriormente expuesto no deja lugar a sospechas. La sociedad andaluza participó en una fusión social y de una mezcla étnica que superó cualquier otra.

Por otra parte, los lazos cotidianos establecieron una combinación entre lo sentimental y la conciencia, que culminó en un tejido civilizador y enriquecedor.

Es muy lamentable que no se comprenda cuánto significó para el mundo la presencia del Islam en España. La civilización andalusí tuvo un carácter extraordinario.

La España musulmana es considerada por los más prestigiosos eruditos como el más importante centro cultural del mundo en la Edad Media. Un espacio donde se cultivaba el conocimiento, fuente de una arquitectura, un arte, una ciencia y una literatura insuperables.
Granada res la evocación de una larga historia de creatividad y diálogo cultural y una espléndida síntesis de Andalucía. Es la herencia cultural y la imagen universal de Al-Ándalus. Lugar de encuentro y confluencia de Oriente y Occidente.

A lo largo de la historia, el mensaje del Islam ha sido un mensaje de inclusión, no de exclusión.

El Islam se dirige a la gente, del cual tiene un conocimiento profundo y preciso. El Islam es una obra arquitectónica perfecta. Todos sus elementos han sido armoniosamente concebidos para completarse y apoyarse mutuamente, nada está de más y nada falta. Es la fuerza impulsora más grande que la humanidad haya conocido.

Al-Ándalus es hoy paradigma en lo que tuvo de respeto a los derechos humanos, a las más íntimas creencias, en la ausencia de discriminación por motivos religiosos o por diferencias étnicas.

Al-Ándalus debería ser el modelo para construir un nuevo marco de relación, promoviendo el diálogo cultural, el respeto a las creencias y comportamientos.

Sólo así podremos construir un nuevo espacio de paz y estabilidad. Esta es la nueva meta del nuevo Al-Ándalus que nos hemos planteado hacer juntos y a ella les invito a sumarse.

(Príncipe Khaled Bin Sultan Al-Qasimi )

Y por fin, agradecer sinceramente al Diario ABC esta puesta al día en asuntos que tanto nos incumben, cuya información no puede ser escamoteados a la población; que por lo leído llevan tratándose unos años con alcaldías y gente de la política, sin que prensa ninguna pase a sus lectores, la más mínima información.

Ofende el ser tratados, como si fuéramos menores de edad o como si estos asuntos de tanta trascendencia no tuvieran que ver nada con nosotros.

fgarnata@yahoo.es
Anuncios
Relacionados

Nuestra mezquita Alhama de Córdoba

Artículos - 11/03/2002

Carta de Julián de Salgado

Artículos - 11/03/2002

Alianza de Civilizaciones

Artículos - 30/05/2005



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/30472-los_signos_de_los_tiempos.html