webislam

Domingo 18 Agosto 2019 | Al-Ajad 16 Dhul-Hiyyah 1440
847 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=6326

Los sauditas quieren implicarse en el conflicto de Irak

Para neutralizar la creciente influencia del régimen islámico iraní

08/12/2006 - Autor: Adrián Mac Liman - Fuente: Adrián Mac Liman
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Nawaf Obaid, director de la Saudi National Security Assesment Project
Nawaf Obaid, director de la Saudi National Security Assesment Project

El deseo de los sauditas de involucrarse en la llamada “pacificación” de Irak obedece a varias razones. Entre los principales objetivos figuran la protección de la comunidad sunnita, asociada históricamente al gobierno de Saddam, así como la necesidad de neutralizar la creciente influencia del régimen islámico iraní, que apoya a los grupos paramilitares shiítas.

La Rand Corporation, prestigiosa consultora de política exterior norteamericana que asesora al Departamento de Estado, organizó, a finales de 2001, un simulacro de conflicto en el Medio Oriente. La crisis regional se solucionó con el desmembramiento de Arabia Saudita e Irak y la creación de un vasto “imperio”, que aglutinaba a las tribus o étnias shiítas del Golfo Pérsico. El ficticio super-Estado, que gestionaba los yacimientos de “oro negro” de la Península Arábiga e Irán, debía convertirse en el mejor aliado de Washington en la zona.

Corrían otros tiempos: el fantasma de Osama ben Laden y sus inconfesables lazos con los poderes fácticos de Riyad se habían convertido en una auténtica pesadilla para la diplomacia estadounidense. El simulacro de la Rand, en el que participaron oficiales sauditas, provocó la ira de la Casa de los Saúd. La corona no sólo exigió explicaciones a la administración de Bush, sino también disculpas a los “impertinentes” funcionarios del Departamento de Estado. Aun así, se especuló durante meses con la existencia de un plan secreto de Washington, destinado a acabar con los regímenes pro-occidentales del Golfo Pérsico. Nadie podía imaginar que la escenificación de la consultora reflejaba el desconcierto de la Casa Blanca y su desconocimiento de la idiosincrasia árabe.

Pocas semanas antes de la invasión de Irak por las tropas angloamericanas, un miembro de la Casa Real saudita advertía al presidente Bush que “al tratar de solucionar un problema (mediante el derrocamiento de Saddam Hussein), Estados Unidos provocaría otros cinco…” El inquilino de la Casa Blanca hizo caso omiso del consejo de los sauditas.

Actualmente, al tratar de encontrar una salida airosa a la profunda crisis interna generada por el caos iraquí, George W. Bush no tiene más remedio que recordar las palabras de sus aliados. Pero hay más, el establishment de Riyad no disimula su deseo de tomar el relevo de los norteamericanos en el cada vez menos hipotético caso de una retirada de las fuerzas de ocupación. Partiendo, eso sí, del supuesto de que “si Estados Unidos entró en Irak sin ser invitada, tampoco se marchará sin que nadie se lo pida”.

El deseo de los sauditas de involucrarse en la llamada “pacificación” de Irak obedece a varias razones. Entre los principales objetivos figuran la protección de la comunidad sunnita, asociada históricamente al gobierno de Saddam, así como la necesidad de neutralizar la creciente influencia del régimen islámico iraní, que apoya a los grupos paramilitares shiítas. La ayuda económica e ideológica de Irán a las milicias shiítas constituye uno de los mayores peligros para la estabilidad de la región. Los sauditas, que lideran la rama sunnita del Islam, temen que la expansión del radicalismo iraní acabe provocando daños incalculables en el mundo árabe. Comparten su inquietud las autoridades egipcias y jordanas, atemorizadas por el avance del integrismo en la región.

Nawaf Obaid, director de la Saudi National Security Assesment Project, centro de estudios estratégicos controlado por Riyad, estima que su país debería comprometerse a financiar a las milicias sunnitas, impidiendo de este modo ataques contra las tropas norteamericanas. Tampoco descarta Obaid la creación y el adiestramiento de nuevos grupos paramilitares sunnitas capaces de afrontar a las unidades pro-iraníes. Por último, el centro de estudios estratégicos insinúa que la monarquía wahabita podría jugar a fondo la baza del petróleo, contemplando una reducción del 50% del precio de los crudos. En este caso, los ingresos procedentes de la venta del “oro negro” cubrirían los gastos del reino, provocando una auténtica debacle para el régimen de los ayatollah. ¿Política ficción? No, en absoluto. Aunque no significa forzosamente que se avecina una nueva era del petróleo barato…

La mayor preocupación de los sauditas es la aparente incapacidad del gabinete presidido por Nuri al-Maliki de controlar a las corrientes radicales shiítas e, implícitamente, de garantizar el orden público en Irak.

¿Cuál será la respuesta de Washington al tardío y extraño ofrecimiento de Riyad? Algunos analistas, como el propio Nawaf Obaid, estiman que la actuación de Arabia Saudita podría desembocar en un nuevo y complejo conflicto regional. Sin embargo, calculan que la inacción podría redundar en resultados aún más catastróficos.

El autor es escritor y periodista, miembro del Grupo de Estudios Mediterráneos de la Universidad de La Sorbona (París). Su artículo se publica por gentileza del Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS)
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/30379-los_sauditas_quieren_implicarse_en_el_conflicto_de_irak.html