webislam

Lunes 16 Septiembre 2019 | Al-Iznain 16 Muharram 1441
877 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=6293

Preparando el descenso

Desde el punto de vista de los apocalípticos de la supervivencia, el cenit del petróleo es una excusa más pare echarse al monte

05/12/2006 - Autor: John Michael Greer - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Jinetes del Apocalipsis
Jinetes del Apocalipsis

A medida que se acumulan las evidencias de que está próximo el cenit del petróleo, cada vez más gente siente preocupación por esta problemática que desafía casi todas las creencias sociales sobre el futuro y el asunto de qué hacer al respecto está a la orden del día. De forma previsora, los catastrofistas por la supervivencia están saltando con sus "soluciones" que valen igual para un roto que para un descosido. Este tipo de respuestas ya habían aparecido en los años 20, cuando las creencias de los Cristianos Evangélicos en el inminente Apocalipsis se unió con la retórica de la América tradicional que oponía las ciudades ricas, populosas y lujuriosas con el mundo rural tradicional pobre, aislado y supuestamente más virtuoso para crear las primeras ideologías para la supervivencia post-apocalíptica.

Desde entonces los apocalípticos de la supervivencia insisten en que la única respuesta a cualquier crisis que podamos imaginar (epidemias de enfermedades, holocausto nuclear, guerras étnicas, la venida del Anticristo, el colapso de los sistemas informáticos por el cambio de milenio, y la lista podría continuar) es la de refugiarse en el bosque con muchos alimentos y armas, y vivir una vida asilvestrada mientras las grandes urbes caen destruidas en medio de las llamas.

Desde el punto de vista de los apocalípticos de la supervivencia, el cenit del petróleo es una excusa más pare echarse al monte. Aun así, no es una razón muy convincente. Ciertamente que el cenit mundial del petróleo nos llevará a una era de costes energéticos crecientes y suministros decrecientes, lo que acarreará muchos problemas económicos, sociales, políticos y demográficos, pero está aun por ver el que haga un razonamiento creíble de que estos problemas causarán un colapso inmediato y absoluto de la civilización. Nos enfrentamos a un declive, no al Apocalipsis, y de cara a un declive gradual que se extenderá durante un siglo o más, una estrategia basada en judías en lata y M-16s en una cabaña en el bosque no sirve más que de distracción. Una visión más realista, con estrategias realmente útiles se pueden encontrar ya fácilmente pasando de las fantasías de machos apocalípticos a la realidad de la grave situación de la industria mundial. Aunque el futuro que nos espera no sea apocalíptico, cuatro jinetes definen el escenario mas probable:

El primer jinete en tomar la salida es la decreciente disponibilidad energética. En algún momento de aquí al 2010, la producción de petróleo alcanza su cenit, se estabiliza y comienza un irregular pero también irreversible descenso. Los suministros de gas también comienzan su declive sobre la misma fecha. Parte de ese déficit energético podrá subsanarse con carbón, eólica y otras renovables, nuclear, y mediante ahorro energético. Pero según se acelera el agotamiento de petróleo, y otros recursos como el uranio para la fisión y el gas también alcanzan sus propios cenits, la fractura se hará mas profunda, y muchos estilos de vida y modelos de negocio que dependen de la energía barata dejarán de ser rentables.

El segundo jinete, a escasa distancia del primero, es la crisis económica. Según empiece a disminuir la producción de petróleo, los precios energéticos se dispararán a medida que las naciones, regiones e individuos se meten en cada vez más guerras llevadas al extremo por culpa de la desenfrenada especulación. La economía global, que tuvo sentido mientras duró el contexto de los precios petrolíferos mantenidos artificialmente bajos de los 90, se rompe en mil pedazos, llevándose consigo a muchos negocios basados en la importación y exportación, dando comienzo a una ola de bancarrotas y quiebras empresariales en cadena que causarán escasez de muchos productos de consumo, llegando incluso a faltar de los más esenciales como comida y vestimenta. La subida de los precios de la energía también afectará directamente en muchos aspectos de las economías familiares. El desempleo se eleva hasta niveles desconocidos desde la Gran Depresión y se extiende la pobreza.

El tercer jinete, por detrás del segundo en una distancia de uno o dos cuerpos, es la quiebra de la Seguridad Social. El aumento espectacular de los índices de pobreza, la escasez y el impacto del coste creciente de la energía afectan a la cadena de suministros alimentarios, y de la misma manera el cuidado de la salud intensivo en energía se convierte en un lujo solo asumible para los obscenamente ricos, mientras que el calentamiento global y el colapso del equilibrio en el ecosistema provocan la generalización de nuevas o antes exóticas enfermedades, al tiempo que la desnutrición y las enfermedades se convierten en grandes pandemias. La gente comienza a morirse de lo que antes eran enfermedades comunes y perfectamente tratables, mientras que enfermedades crónicas como la diabetes se convierten en condenas a muerte con la subida de los precios de las medicinas hasta precios inalcanzables. Las tasas de fallecimiento se disparan e inversamente la esperanza de vida se hunde, provocando la primera gran ola de contracción poblacional.

El cuarto jinete, al galope de los primeros tres, es el desorden político. Lo que la sociología política denomina "democracia liberal" es un sistema en el que grupos de élite compiten entre sí para conseguir la confianza de sectores del electorado ofreciendo a cambio dádivas generadas por el crecimiento económico. Por tanto el sistema depende de un abundante combustible fósil y del sistema industrial económico que lo transforma en crecimiento. Muchas de las instituciones políticas de hoy en día no podrán sobrevivir al final de la energía barata y el cambio hacia nuevos ordenamientos políticos podrán muy probablemente provocar violencia. En política internacional tendremos el mismo tipo de problemática ya que las naciones cuyo poder e influencia dependían de un suministro de energía barato y abundante caerán de su actual posición hegemónica, mientras que otra naciones "a la cola", verán como sus economías menos dependientes energéticamente se hacen poderosas en vez de debilitarse en el escenario mundial. Si la historia nos puede servir de maestra, estos cambios en el poder mundial se resolverán en el campo de batalla.

Lo que es más importante de recordar sobre los cuatro factores es que se autolimitan a medio plazo. Al subir los precios de la energía, la economía se contrae, y baja la demanda energética, haciendo que los precios caigan esta vez. Pero si la economía global se hunde por completo, las necesidades humanas permanecen, y las economías locales cogerán el relevo de la mejor forma que puedan utilizando los recursos a su disposición, dando nuevas oportunidades e infundiendo nueva vida en sectores antes moribundos de la economía. Con la quiebra de la Seguridad Social, el descenso de población aliviará a otros sectores de la economía. Con el colapso de los actuales ordenamientos políticos, nuevos regímenes tomaran el poder en su lugar, y como cualquier nuevo régimen aparece para restablecer el orden de manera prioritaria. Por lo que nos enfrentamos a un ciclo de crisis de aproximadamente un cuarto de siglo de largo, seguido de un periodo de renovada estabilidad, con otro ciclo de crisis esperando a la vuelta de la esquina. Hablando en perspectiva histórica, así es como las civilizaciones caen, en un proceso escalonado en el que se alternan periodos de crisis con otros de relativa estabilidad pero a niveles cada vez menores de integración política y económica.

Estos son los desafíos ante los nos hemos de enfrentar. Afortunadamente para nosotros, es algo ya conocido para nuestra especie. Ninguno de estos cuatro jinetes que he descrito entran nuevos en escena; nuestros bisabuelos ya los conocían de sobra, e incluso hoy en día son familiares para parte de nuestra especie. Solamente los que vivimos en las sociedades industrializadas del mundo hemos podido olvidarnos de ellos, y solo a partir de la segunda mitad del siglo XX. Hasta entonces, la mayoría de la gente sabía ya qué hacer ante su aparición, unas estrategias que de nuevo nos servirán para los tiempos que vienen. El único problema es que tenemos que estar preparados para llevarlos a la práctica cuando sea necesario. Ya que los gobiernos del mundo han desistido por completo, corresponde a los individuos prepararnos para el futuro que nos espera. Cada uno de los jinetes requieren una respuesta distinta, por lo que necesitaremos una aproximación particular para cada uno.

Para hacer frente al primer al primer jinete, la estrategia central es reducir el consumo energético. Cuanta menos energía necesites para mantenerte vivo y confortable, más fácil te resultará hacer frente a un escenario de costes energéticos descontrolados. Sin embargo, no valdrán pequeños ajustes, por lo que será necesario hacer esfuerzos integrales en ahorro energético que ya fueron ensayados con éxito en los años 70. Prevé un descenso del uso energético a la mitad, para empezar, y estate preparado para cortarla del todo si fuera necesario. Esto significa ya por descontado cambios en el estilo de vida para la mayor parte de la población. Por ejemplo el desplazamiento diario en coche pasa a ser cosa del pasado, y si lo necesitas para tu trabajo, cambia de trabajo, o cambia de vida, ese es el patrón. Despréndete del coche si puedes, y si no puedes, cambia tu 4x4 por un coche utilitario, eficiente y compacto, guardado en el garaje bajo una tela y solo lo utilices cuando sea realmente necesario. Mientras tanto, practica con apagones eléctricos, cortes en el suministro o bajadas de tensión, serán de los más frecuente en el futuro.

Para hacer frente al segundo jinete, elegir una profesión viable es la decisión esencial. La mayor parte de los trabajos en nuestras sociedades occidentales no producen los bienes y servicios necesarios, incluso la mayor parte los bienes y servicios que se consumen en nuestras sociedades no se producen dentro de nuestras fronteras. Este desajuste promete un desbaratamiento generalizado de la economía durante periodos de crisis, ya que una economía y una fuerza de trabajo orientada a las ventas, la distribución y a los procesos de información choca con la nueva realidad económica que apenas tiene espacio para estas estrategias, más bien tiene una desesperante necesidad de producir alimentos, ropa y tecnología básica. Cualquiera preparado para introducirse en un rol económico viable dentro de esta nueva realidad tiene muchas más posibilidades de sobrevivir, e incluso prosperar. Necesitas elegir un oficio que pueda funcionar con modestos aportes de energía, y cuyo resultado la gente necesite o esté dispuesto a comprarlo incluso en los peores momentos. Piensa en profesiones como hortelano, costurero, reparador a domicilio o fermentador de uva o cebada. Necesitas adquirir tus herramientas con anticipación, por supuesto, y cuanto antes pases la prueba mejor, incluso si solo lo consideras como un hobby para fidelizar a tus amigos hasta que golpee la crisis.

Para hacer frente al tercer jinete, lo importante es hacerte cargo de tu propia salud. La medicina moderna es uno de los sectores mas intensivos en uso de energía y recursos en general de la economía, y de hecho se encuentra fuera del alcance ya para más de la mitad de los norteamericanos. Para cuando la primera oleada de crisis tengan lugar, da por descontado que el único cuidado de la salud va a ser el que puedas darte tu mismo. Intenta aprender sobre medicina preventiva e higiene, tomando clases de primeros auxilios en situaciones de aislamiento, y prepara métodos propios para el cuidado de tu salud de la mejor forma que veas. No olvides las alternativas al cuidado de la salud, ya que aunque hay algo de curanderismo en el campo de las medicinas alternativas, también hay mucho de valor, siendo muchas de las denuncias de las medicinas alternativas simples intentos por proteger su cuota de mercado. Finalmente, hazte consciente de la inevitabilidad de la muerte, ya que probablemente no vivas tanto como esperabas, y si necesitas alta tecnología médica para mantenerte vivo, morirás tan pronto como deje de ser accesible. La muerte es parte de la condición humana. El simple terror ante la muerte que obsesiona a la población de las sociedades industriales es un lujo que un mundo en proceso de desindustrialización no puede permitirse.

Para hacer frente al cuarto jinete, las redes sociales nos proporcionan la respuesta adecuada. Esto no significa tener que volver a esa especie de proyectos utópicos que ya se probaron, y fracasaron estrepitosamente en los años 60; significa volver a lo ya conocido de probada efectividad que ha venido siendo utilizado durante cientos de años por gentes que aprendieron como trabajar juntos y es una herramienta esencial para la supervivencia. Si has participado en alguna patrulla ciudadana, comprado en el mercado local, o perteneces a alguna agrupación vecinal o comunitaria, ya has participado en actividades de redes sociales. En el futuro, la ciudadanía local necesitará mantener servicios básicos comunitarios como la salubridad, resolución de litigios, seguridad ciudadana durante los periodos en los que el Gobierno cese de actuar o no alcance a actuar. Conocer a tus vecinos, participar en agrupaciones vecinales o comunitarias, ayuda a fortalecer relaciones que harán de los acuerdos necesarios en caso de crisis una posibilidad viable. Cada una de estas estrategias merecen ser detalladas por sí solas.

Referencias
Anuncios
Relacionados

Visiones del Apocalipsis

Artículos - 23/02/2005

El silencio de los sindicatos

Artículos - 25/06/2008

Capitalismo del desastre: estado de extorsión

Artículos - 16/07/2008



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/30359-preparando_el_descenso.html