webislam

Lunes 27 Mayo 2019 | Al-Iznain 22 Ramadan 1440
810 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=6206

Campaña contra el hiyab en Túnez

La policía está aplicando con vigor un decreto de 1981 que prohíbe a las mujeres llevar el foulard en lugares públicos, e incluso en la calle

20/11/2006 - Autor: Yusuf Fernández - Fuente: www.revistaamanecer.com
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Los grupos pro-derechos humanos han descrito a la campaña contra el hiyab como inconstitucional
Los grupos pro-derechos humanos han descrito a la campaña contra el hiyab como inconstitucional

El régimen de Túnez ha lanzado otra campaña contra el pañuelo islámico (hiyab) que llevan muchas mujeres musulmanas para cubrir su cabello. La policía está aplicando con renovado vigor un decreto de 1981 que prohíbe a las mujeres llevar el foulard en lugares públicos, e incluso en la calle. Aquellas mujeres que insisten en llevarlo en escuelas o edificios públicos deben hacer frente a la pérdida de sus empleos. Muchos tunecinos están muy irritados por la prohibición, pero en un país donde la disidencia no es tolerada, no se atreven a mostrar públicamente su irritación.

De una población total de alrededor de nueve millones, hay más de 3.000 presos de conciencia –la mayoría de los cuales son islamistas- y ha habido docenas de casos de muerte debidos a la tortura. El gobierno no permite a los medios o a organizaciones internacionales inspeccionar las condiciones de las prisiones. En los últimos años, muchos presos –en particular mujeres- han enfermado mental y físicamente a causa de la crueldad e inhumanidad que han sufrido a manos de la policía del régimen. La policía persigue a las mujeres simplemente por estar casadas o tener lazos de parentesco con islamistas. Los delitos contra ellas incluyen el hostigamiento, interrogatorios, despido del trabajo, torturas, abusos sexuales y violaciones. Cualquier persona, incluidos los parientes, que ayude a las esposas de los presos o exiliados políticos puede ser detenida y sometida a juicio.

Por su parte, los grupos pro-derechos humanos han descrito a la campaña contra el hiyab como inconstitucional porque viola la libertad personal y religiosa, y denuncian que las mujeres que llevan un pañuelo islámico están siendo perseguidas por las autoridades. “La forma en la que el gobierno trata el tema del hiyab viola los derechos humanos y contradice los principios de nuestra religión e identidad,” manifestó Ziad al Dolati, ex líder del movimiento An Nahda de Túnez, a Islamonline.net.

Dolati criticó también a las organizaciones pro-derechos de las mujeres en Túnez por su doble rasero, señalando que no ponen en práctica lo que predican con respecto a las chicas que llevan hiyab y que han sido expulsadas de los centros de enseñanza. “Es sorprendente ver que ellas, que afirman ser defensoras del derecho de la mujer a la educación, hacen la vista gorda cuando a las chicas que llevan hiyab se les priva de ese derecho básico,” señaló.

En realidad, el presidente Zine El Abidine quiere restringir la difusión de las ideas y símbolos religiosos, que podrían reforzar a la oposición islamista del país, especialmente al Partido An Nahda. Aunque el movimiento islamista de Túnez es muy moderado y apoya la democracia, todos los partidos islamistas están prohibidos en el país. Rachid al Ganushi, uno de los principales líderes islamistas, que vive en el exilio en Londres, afirmó que el Estado no tiene derecho a interferirse en las elecciones personales. “¿En qué perjudica al Estado el que una mujer lleve un pañuelo o no?”, manifestó a la BBC. “No estamos pidiendo la imposición de ninguna clase de vestimenta particular a las mujeres; estamos pidiendo que se respete su libertad pública y personal.”

Los activistas pro-derechos humanos y los padres tunecinos han expresado su preocupación por el creciente número de casos de hostigamiento al que son sometidas las estudiantes en centros de enseñanza media y universidades, ya sea por parte del personal de seguridad o de funcionarios. “Las estudiantes que llevan pañuelo viven en un clima de temor que resulta absolutamente insoportable. No se les permite acudir a las clases y los funcionarios de educación locales se niegan a recibir a los padres,” manifestó una chica con hiyab, bajo la cobertura del anonimato, a Islamonline. Ella añadió que en otros centros distintos al suyo, estas chicas fueron expulsadas y otras obligadas a firmar un papel en el que se comprometían a quitarse el pañuelo con el fin de poder proseguir sus estudios. Samira, una profesora, criticó también esta política opresiva. “Está dañando la imagen de Túnez y supone una abierta violación de las libertades civiles,” señaló. Las fuerzas de seguridad tunecinas han asaltado incluso tiendas en todo el país para retirar de ellas los ejemplares de Fulla, la muñeca con hiyab, que inspira a millones de niñas musulmanas en todo el mundo y ha eclipsado a la Barbie norteamericana en el mundo musulmán.

Una prominente abogada y activista pro-derechos humanos, Saida al Akrami, ha señalado que intentará llevar a los foros internacionales el tema de la prohibición del hiyab, señalando que ésta constituye una flagrante violación de uno de los más básicos derechos de las personas. “Estamos preparando un caso para llevarlo ante la ONU,” señaló Akrami. “Los derechos básicos de los ciudadanos, incluyendo el derecho a la propia imagen, están incluidos dentro de la Constitución tunecina así como en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que declara que todos tienen el derecho a la libertad de religión y a escoger la forma de vestirse... La aplicación de esta ley sobre el hiyab también entra en conflicto con la Constitución tunecina, porque ésta declara que Túnez es un país islámico.”

Akrami añade que “el despertar religioso que se está viviendo en Túnez y el creciente número de chicas que llevan el hiyab obligó a las autoridades tunecinas a adoptar una línea dura en lo que se refiere a la aplicación de esta ley.” A pesar de la prohibición oficial, un creciente número de mujeres tunecinas están comenzando a llevar pañuelo, aparentemente bajo la influencia de los telepredicadores de las televisiones árabes por satélite, cuya influencia sobrepasa cualquier restricción de tipo nacional.

El régimen ha tomado también como blanco de su acción a las mujeres que rezan en las mezquitas. Según Islamonline, “el Ministerio tunecino de Asuntos Religiosos ha pedido recientemente a los imames que animen a las mujeres a rezar en sus casas en lugar de ir a las mezquitas. La polémica decisión motivó una rápida protesta de la oposición tunecina, que señaló que el gobierno creía haber quedado en evidencia por el creciente número de mujeres con hiyab que acuden a las mezquitas.” En este sentido, el pañuelo islámico se está convirtiendo cada vez más no sólo en un símbolo religioso, sino en un acto de desafío a los gobiernos despóticos de dentro y fuera del mundo musulmán.

Anuncios
Relacionados

El Hiyab desciende sobre Medina

Artículos - 15/04/2002

Túnez desencadena una campaña contra el pañuelo islámico

Noticias - 19/10/2006

El hiyab, el velo

Artículos - 02/02/2002



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/30270-campana_contra_el_hiyab_en_tunez.html