webislam

Martes 19 Noviembre 2019 | Az-Zulaza 21 Rabi al-Auwal 1441
472 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=6010

CiU, en la línea de los partidos de extrema derecha europeos

Propone el carné por puntos para el buen inmigrante catalanizado

23/10/2006 - Autor: Jordi García-Soler - Fuente: El Plural
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El presidente de CiU, Artur Mas.
El presidente de CiU, Artur Mas.

Era de esperar que el tema de la inmigración, al que todos los sondeos colocan como el asunto que más inquieta y preocupa a los ciudadanos de Cataluña, fuese objeto de debate en la campaña electoral catalana, pero es evidente que muy difícilmente podía haberlo hecho de peor manera.

La propuesta formulada por el candidato de CiU, Artur Mas -basada en la creación de algo así como un carné por puntos en el que los inmigrantes residentes en tierras catalanas vayan sumando puntos si quieren acceder a los servicios sociales prestados por la Generalitat- ha puesto sobre la mesa del debate electoral un asunto muy delicado y que, con esta propuesta de la federación nacionalista, ha entrado de lleno en el siempre pantanoso campo del populismo demagógico.

Tensar la cuerda

Está claro que, fiel al radicalismo que siempre le ha caracterizado como nacionalista fanático que es, el jefe de campaña de CiU, David Madí, ha decidido volver a tensar la cuerda al máximo, puesto que comprueba cada vez con mayor estupor que esta campaña electoral no constituye para Artur Mas aquel desfile triunfal que él esperaba de antemano.

Las encuestas más rigurosas siguen dando como más que posible la reedición del Gobierno tripartito de las izquierdas catalanistas, y de ahí nacen las iniciativas y propuestas cada vez más radicales hechas por CiU en estos primeros días de campaña. En este sentido debe entenderse también la propuesta hecha por Artur Mas en el terreno de la inmigración, que se inscribe de modo muy claro en la línea de las que formulan los partidos de la extrema derecha en otros países europeos.

¿Discriminación positiva?

Aunque Artur Mas no quiso, no pudo o no supo precisar con exactitud en qué consistiría realmente este carné por puntos, presentado por él como una cartilla voluntaria, lo cierto es que el candidato de CiU a la Presidencia de la Generalitat condicionó la recepción por parte de los inmigrantes de algunos servicios sociales prestados por la Generalitat a su “integración en la sociedad catalana”.

Una “integración” que los inmigrantes, según esta sorprendente propuesta realizada por la federación nacionalista, deberían “demostrar”, se ignora ante quién y con qué tipo de pruebas y avales, si desearan acceder a algunos servicios sociales que son competencia de la Generalitat, naturalmente excluidos tanto los servicios básicos de sanidad y educación. Se trataría, por tanto, de una extraña suerte de discriminación positiva que sólo afectaría a los inmigrantes necesitados de otros servicios sociales, discriminándoles de modo negativo respecto a los inmigrantes con mayores posibilidades.

La “lepenización” de los espíritus

Con este nombre de conoce en Francia la radicalización que impregna el discurso político transversal sobre la inmigración. Por ahí apunta esta nueva propuesta de CiU.

“Las costumbres, lengua, valores y cultura de Cataluña han de ser los referentes para la integración de los ciudadanos extranjeros”, dijo Artur Mas al presentar su propuesta, sin llegar a precisar en ningún momento a qué tipo de prestaciones sociales añadidas daría lugar este insólito carné por puntos.

¿Afectaría, por ejemplo, al acceso a los pisos de protección oficial o a las ayudas de los comedores escolares, al acceso de plazas de guardería o de residencias de ancianos? Estos y otros servicios sociales dependen del Gobierno de la Generalitat y son necesarios sobre todo para la correcta integración de los inmigrantes con menos posibilidades económicas.

Casi un millón de inmigrantes

La población actual de Cataluña supera los 7 millones de habitantes, de los que cerca de un millón proceden de la inmigración. Los más de 940.000 extranjeros oficialmente censados en Cataluña de hecho doblan la cifra de los que vivían en esta comunidad autónoma hace sólo tres años, cuando se celebraron las anteriores elecciones catalanas.

No es extraño, por tanto, que el tema de la inmigración preocupe e inquiete a amplios sectores sociales, particularmente cuando, como ha hecho ahora CiU, se excita interesadamente las turbulentas aguas de la confusión para intentar pescar en río revuelto.

Del comunitarismo de Pujol al etnicismo de Mas

Jordi Pujol fue quien, hace ya muchas décadas, dejó escrito que “catalán es quien vive y trabaja en Cataluña”. Era la suya una definición que bebía en las fuentes del comunitarismo de raíz cristiana, tan querido siempre por el expresidente de la Generalitat y que entroncaría muy bien con la primera carta pastoral que el arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, dio a conocer casualmente el mismo día que Artur Mas lanzaba su extraña propuesta, ya que en la misma reclamaba a los cristianos que acojan desde el respeto a todos los inmigrantes.

Poco o nada tiene que ver esto con el espíritu etnicista, o al menos muy identitario, de la propuesta dada a conocer por Artur Mas, que se da de bruces con el lema que había unido hasta ahora a todas las formaciones políticas catalanas: “Somos un solo pueblo”.

Rechazo de inmigrantes y expertos

No es extraño que la insólita propuesta de CiU haya sido duramente criticada por todos los otros partidos políticos catalanes. Tampoco lo es que tanto las más importantes asociaciones de inmigrantes como todos los expertos en inmigración hayan coincidido en la crítica de esta iniciativa nacionalista, tendente a crear inmigrantes “de primera” y “de segunda”, en definitiva a definir inmigrantes “buenos” y “malos” inmigrantes, con un incuestionable trasfondo clasista, con evidentes tonos xenófobos y racistas.

Puestos a exigir, ¿por qué no exige CiU que todos los ciudadanos que residen en Cataluña, sea cual sea su lugar de nacimiento, deban superar las pruebas previstas para la concesión de los créditos de este insólito carné por puntos? ¿Se atreve sólo con los que no votan ni votarán jamás en Cataluña aunque desearía hacerlo también con todas las personas que viven en tierras catalanas? ¿Por qué CiU no se atreve, por ejemplo, a exigir a todos los empresarios extranjeros con empresas en Cataluña a pasar también estas pruebas que prueben su “integración”?

Estrategia de alto riesgo

Un analista político nada sospechoso de antinacionalismo como Albert Sáez definía así ayer en El Periódico de Catalunya esta nueva vuelta de tuerca de la campaña electoral de Artur Mas dirigida por David Madí: “Una estrategia que los otros, y también los de dentro, consideran de alto riesgo porque les lleva a bordear tanto los contenidos como las formas de la extrema derecha pero que Mas consiente convencido de que el 1-N es su última oportunidad, la suya y la de quienes le rodean”.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/30105-ciu_en_la_linea_de_los_partidos_de_extrema_derecha_europeos.html