webislam

Lunes 27 Enero 2020 | Al-Iznain 01 Jumada al-Zani 1441
973 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=5437

Francia todavía está pagando por limpiar su conciencia colaboracionista

Entrevista a Ndeye Andújar

07/08/2006 - Autor: Webislam - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Ndeye Andújar.
Ndeye Andújar.

Ndeye Andújar es vicepresidenta de Junta Islámica Catalana y forma parte del consejo de redacción de Webislam. Vive en Francia desde hace cinco años y es profesora titular de enseñanza media. Abrazó el Islam hace ocho años y desde entonces trabaja en cuestiones relacionadas con la educación islámica y el yihad de género. En la siguiente entrevista responde a las preguntas que se le han formulado desde el foro interno de Webislam.


WI. ¿Ves alguna diferencia de planteamiento en la islamofobia francesa respecto a la española?

N.A.: Más que una diferencia de planteamiento se trataría de un contexto diferente. Hay cierta confusión sobre el término. Para los que están en contra de acuñar esta palabra, se trataría de la imposibilidad de llevar a cabo cualquier crítica racional sobre el Islam. Pero este argumento no tiene ninguna base, no se trata de negar toda crítica legítima (los propios musulmanes son críticos) sino que se trata de la fobia irracional contra el Islam, etimológicamente la “fuga” debido al pánico.

La visión de una “amenaza islámica mundial” está al servicio de una política de hegemonía, de acoso y derribo por parte de la administración Bush, una política insultantemente pro sionista que utiliza de manera sesgada y falsa todo lo que está relacionado con el Islam. Se trata de urdir una estrategia basada en el enfrentamiento y el odio para justificar lo injustificable.

En España, esta visión encontró un apoyo sin igual durante el gobierno del PP, con Aznar a la cabeza y el Opus Dei se frotaba las manos. Ahora sufrimos los zarpazos de un animal herido, que puede ser incluso más peligroso porque no sabe cómo encajar en una sociedad plural y abierta. En este país se ha llevado a cabo una labor de amnesia histórica para enterrar su pasado musulmán que todavía hoy en día no se atreve a reconocer.

En Francia, la Iglesia católica está muy arrinconada, pero hay un extremismo laico insoportable, una fobia a la diferencia que ha alcanzado su paroxismo con “la ley contra el velo”. Su pasado colonialista y esclavista le pesa como un yunque al cuello y parece que todavía esté pagando por limpiar su conciencia colaboracionista. De ahí que la censura en los medios de comunicación sea feroz y que las abominaciones de Houellebecq y Finkielkraut se vendan como churros.

WI: ¿A qué se debieron los incidentes ocurridos en Francia con los jóvenes? En algún momento la prensa señaló a los musulmanes y las mezquitas, cuando más bien pensé que era un tema de integración y no religioso. Tal vez podías comentarnos cómo se vivieron allí estos hechos.

N.A.: Por suerte la mayoría de los medios de comunicación no se lo tragaron y aunque Finkielkraut tuvo su espacio televisivo en el que afirmaba que la mayoría de los jóvenes violentos eran musulmanes debido a su odio contra occidente y sus valores democráticos, desde el principio se vio que se trataba de una forma de llamar la atención, torpe e inadecuada, sin lugar a dudas, pero que no tenía nada que ver con la religión. De hecho recuerdo un reportaje de la televisión francesa en el que filmaban a unos jóvenes y estos mostraban a la cámara el DNI francés en primer plano y decían: “Somos franceses, somos franceses”. Eso era lo que reivindicaban los chavales, su derecho a ser tan francés como el que más y que la identidad es algo que se construye conjuntamente y no mediante la exclusión.

Toda esa tensión junto a las torpes actuaciones de la policía, que tiró bombas lacrimógenas dentro de una mezquita y las declaraciones del ministro de Interior, Sarkozy, llamándoles “chusma”, acabaron por estallar y la protesta se generalizó en diferentes ciudades de Francia.

Gracias a la intervención de los hermanos mayores (no olvidemos que la mayoría de los chavales tenía unos trece años) y la llegada del invierno, se fueron calmando los ánimos. Pero es un problema sin resolver y en cualquier momento puede volver a estallar. A pesar de los parches (se han empezado a derrumbar algunos edificios-guetos, se ha aumento el presupuesto para la formación de los jóvenes, etc. ) hasta que no se cambien las mentalidades y se lleve a cabo un trabajo a largo plazo y no puntual e interesado, no se solucionará.

WI.: ¿Crees que es posible que los incidentes ocurridos en Francia con los jóvenes se repitiesen en España? En caso afirmativo ¿Qué mecanismos de actuación crees que serían necesarios para prevenir tales hechos?

N.A.: No sé si los disturbios ocurridos en Francia se pueden repetir en España, pero ni se debe dar una visión alarmista ni tampoco se deben repetir los errores de otros países. Yo creo que en todo caso nos puede servir para anticipar problemas y evitar la repetición mimética de un modelo laico a ultranza que no funciona. El modelo jacobino, el comunitarista y el multicultural tienen sus límites y el hecho de querer implantar un modelo concreto en un contexto dfierente puede ser contraproducente.

Debemos trabajar por un modelo intercultural, en el que nadie posea la “norma”, en el que todos y cada uno de los miembros de la sociedad participen activamente en su construcción. El Islam en España no supone ninguna ruptura, al contrario, se trata de una continuidad necesaria sin la cual no podremos avanzar ni enriquecernos.

Es importante que lo que está establecido a nivel legal, léase la Constitución, los Acuerdos de Cooperación con el Estado de 1992, se aplique en la práctica y que se favorezca una enseñanza respetuosa con todas las creencias y a favor de la alianza de civilizaciones. Se debe evitar a toda costa la formación de guetos y la población debe ser lo más variada posible sin caer en la estigmatización de los barrios marginales según la procedencia o la clase social. Para ello el Estado debe invertir en formación, construir más pisos de protección oficial, facilitar el acceso al trabajo para los jóvenes, etc.

WI: ¿Qué tendencias islámicas son las mayoritarias en Francia?

N.A.: En Francia hay diferentes asociaciones musulmanas que están directamente relacionadas con los países de origen de las poblaciones musulmanas: la Grande Mosquée de Paris con Argelia, la Fédération Nationale des Musulmans de France con Marruecos (defienden la monarquía) y la Union des Organisations Islamiques de France (UOIF) que está relacionada con los Hermanos Musulmanes y en su mayoría son marroquíes.

Por otro lado, la Yamaat at Tabligh va en aumento y la mayoría de musulmanes del Africa negra son sufíes.

En cuanto a las tendencias, pues hay desde las más abiertas a las más cerradas, pero no me gusta poner etiquetas porque la realidad es bastante compleja. Dentro de un mismo grupo hay tendencias muy diferentes, esa es su gran riqueza y también su fragilidad. Es lamentable que la mayoría de los periodistas y los intelectuales de pacotilla encasillen a los musulmanes y a todo aquel que no defiende una visión muy concreta del laicismo, se le tacha de radical, extremista o terrorista en potencia. El eurocentrismo está haciendo estragos…

WI: ¿Cómo es la experiencia educativa islámica en Francia?

N.A.: La educación religiosa está descartada de la enseñanza pública. Sólo hay tres centros educativos privados musulmanes: una escuela infantil y un colegio en la región de París y un instituto de enseñanza media en Lille. En cambio, hay muchas instituciones privadas (todas con financiación extranjera) que imparten estudios islámicos a nivel universitario: el CERSI (Centre d’Etudes et Recherches Sur l’Islam), ISSI (Institut Supérieur des Sciences Islamiques), IESH (Institut Européen des Sciences Humaines), IGMP (Institut de la Grande Mosquée de Paris), IIIT France (Institut Internationale de la Pensée Islamique), etc. A pesar de este "florecimiento" académico, los resultados no son muy alentadores. La mayoría de los dirigentes de estos centros reconocen los límites de estas enseñanzas, ya que no son reconocidas como las otras titulaciones y tampoco les permiten a los jóvenes que se inserten en el mundo laboral.

Resulta sorprendente el rechazo reiterado de las autoridades competentes para abrir una facultad de Teología islámica en la Universidad Marc Bloch de Estrasburgo, cuando en realidad ésta cuenta ya con dos facultades de Teología (una católica y otra protestante). Según el GERI (Groupe d’Etudes de Recherches Islamologiques) este rechazo no tiene nada que ver con el estatuto particular de la región de Alsacia y Moselle. No se trata de un mero simbolismo, sino que en Francia es una cuestión preocupante ya que para muchos franceses el Islam debe quedarse en “su sitio”, es decir, en el ámbito privado.

WI: ¿Cuál es la situación de la mujer musulmana en Francia?

N.A.: Pienso que sería mejor hablar de la situación de las mujeres musulmanas y no de "la mujer musulmana", porque no existe una entidad abstracta llamada "mujer musulmana" sino que existen mujeres con sensibilidades diferentes, ideologías diferentes, incluso pueden llegar a ser antagónicas. Las mujeres musulmanas en Francia estamos viviendo una situación muy difícil, pero también los hombres. Parece que tengamos que elegir entre ser mujeres independientes, emancipadas, laicas (a la francesa) o musulmanas sumisas al marido y por extensión al grupo. Todos nos quieren encasillar y hablan por nosotras, ya sea desde un punto de vista paternalista o machista. Pero no es fácil romper con ese encorsetamiento porque desmontamos los esquemas establecidos. Las nuevas generaciones de musulmanas tienen un nivel de estudios universitarios y suelen oponerse a las tradiciones de sus padres que venían “del pueblo”, conocen bien las fuentes del Islam y tienen una educación bastante completa.

Pero a pesar de su formación, todavía se arrastra el peso de la tradición y se les tiene poco en cuenta a la hora de tomar decisiones.

En la comisión Statsi, encargada de estudiar el tema del velo antes de la aprobación de la ley que prohibió su uso en el ámbito escolar, no se les dio la palabra a las chicas, sino que opinaron los teólogos y los representantes musulmanes, todos hombres, supongo que porque no interesaba…

Es verdad que hay cierta crispación con el tema del velo en Francia y que muchas veces se trata de un velo político, reivindicativo, activista, pero es tan legítimo como cualquier otra reivindicación que aboga por la libertad para elegir y que está en contra de la imposición de los maridos a la hora ponérselo y en contra de las posturas paternalistas que les obligan a quitárselo.

Cuando nos fijemos menos en la apariencia de los demás y más en lo que realmente importa, la situación de las mujeres mejorará, no solo en Francia. Me refiero al acceso al trabajo, a la educación, a participar activamente en la sociedad en todos los ámbitos, etc.

WI: ¿Qué significa para ti humana y personalmente reinvindicarte como mujer musulmana?

N.A.:
Para mí es lo mejor que me podía haber pasado, de hecho, es lo único que me podía haber pasado porque ya estaba escrito antes de que naciera. Aunque puede sonar a fatalismo, no lo es en absoluto, porque el fatalismo tiene una connotación negativa y el reconocer abierta y sinceramente que se es musulmán, que nos sometemos a la Realidad y que nosotros no somos nada, nos colma de felicidad. No concibo ser una mujer musulmana sin compromiso social. Creo que Al-lâh nos ha dado a cada uno una serie de cualidades o capacidades, lo importante es lo que hagamos con ellas. Hay mujeres que prefieren quedarse en su casa y hacer felices a su familia. Me parece un proyecto de vida coherente, positivo y válido siempre y cuando la mujer quiera hacerlo por voluntad propia.

Reivindicarme como mujer musulmana significa un esfuerzo constante, un yihad. Significa compartir con los demás lo que sabemos y aceptar lo que no sabemos, pero sobre todo volcarnos y entregarnos sin condiciones. Hay muchas pruebas en el camino, pero cuando atravesamos momentos difíciles nuestro iman se refuerza.

Cuando nacieron mis hijas supe que mi vida había cambiado, yo ya era musulmana pero tenía una deuda pendiente con ellas. Debía dejarles un mundo mejor cuando yo ya no estuviera. Ya sé que es muy ambicioso, pero si cada uno aporta su granito de arena podremos construir juntos un mundo mejor.

La opción caricaturesca “o eres creyente y sumisa o no creyente e independiente” no me cuadraba y sentía cierta incomodidad cuando las personas que no me conocían daban por supuestas muchas cosas sobre mí por el mero hecho de ser musulmana. Me gustaría que mis hijas conocieran el Islam que yo conozco y practico, un Islam abierto, con valores morales muy positivos y principios democráticos, respetuosos con las otras religiones. El Islam es el camino de en medio y quien mejor supo entenderlo no fue otro que nuestro Profeta.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/29639-francia_todavia_esta_pagando_por_limpiar_su_conciencia_colaboracionista.html