webislam

Domingo 16 Febrero 2020 | Al-Ajad 21 Jumada al-Zani 1441
735 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=5427

La Guerra que se extiende

Consideraciones sobre Irak

05/08/2006 - Autor: Maribel Ortega - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

irak_destruccion
irak_destruccion

“Siempre he creído en la superioridad del argumento racional sobre la lucha armada, en la franqueza y en la honestidad empleadas en pro no de la exclusión sino de la inclusión. ¿Cómo reconciliar la realidad de un pueblo oprimido, explotado y al que se le han negado sus derechos políticos y humanos, con la realidad de otro pueblo cuya historia de persecución y genocidio, en mi opinión, injustamente anuló la existencia de otro pueblo indígena en su camino hacia la autodeterminación?” (Edward Said – Discurso de aceptación del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, Septiembre 2003 – Oviedo – España)

1. Introducción

Ningún calificativo puede encerrar los sentimientos que me invaden ante la situación de los cuatro conflictos sangrientos abiertos hoy en oriente medio, que la comunidad internacional no ha sabido o podido parar y donde los muertos y la destrucción los pone mayoritariamente el mundo árabe, pueblo también semita como Israel, ya que el término no se corresponde con una raza, sino que define una cultura, en este caso la de los descendientes del bíblico SEM hijo de Noe, es por ello que no se puede identificar semita con judío porque estaríamos desposeyendo a la palabra de su contenido más genuino. La periodista Maruja Torres en una de sus magnificas crónicas desde Beirut, decía un día que tenía ganas de escupir, yo las tengo de gritar y clamar, pero mis chillidos no se oirían con el estruendo de las bombas de las declaraciones y contradeclaraciones de lideres políticos u opinadores, aún así me uno al coro de quienes protestan contra la guerra, porque creemos que la violencia no soluciona los problemas, son muchos años de conflagraciones para volver a la misma situación de muerte y destrucción. Líbano tiene derecho, de una vez por todas, a desarrollarse y vivir en paz; los palestinos tiene derecho no solo a vivir en paz sino a que se les reconozca como estado; decía Edward Said que es un milagro que sigan ahí después de cuatro generaciones luchando por tener su propia patria. La comunidad internacional tiene que advertir que hasta que Israel no respete las fronteras definidas por Naciones Unidas y Palestina y sea reconocido como estado, la zona no se va a ver libre de conflicto. Con respecto al Conflicto Líbano-israelí, la Unión Europea, en la reunión celebrada ayer día 26 de Julio en Roma entre representantes de la UE., EE.UU. Países Árabe y Líbano no ha conseguido, desafortunadamente, un alto al fuego urgente para el Líbano a pesar de las peticiones de la ONU, Francia, Turquía, Siria y del presidente Zapatero entre otros gobiernos del espacio comunitario, aún así, como gran potencia, tiene que hablar con una sola voz fuerte y firme para exigir que se establezca la paz en la zona y debe hacer lo imposible porque se cumplan las resoluciones de la ONU, se atiendan las propuestas Kofi Annann y se resuelva la crisis humanitaria de todos los países en guerra de la zona, especialmente la desolación en Gaza; debe exigir que se respete el Derecho Internacional y el Derecho Internacional Humanitario ya que no se puede permitir que sigan muriendo personas por no tener medicinas o alimentos, que se paralicen las instituciones o la vida económica, social o política de los países, no se pueden consentir tanta destrucción donde la desproporción de fuerzas es visible, como ha reconocido muchos países europeos e incluso EE.UU. por medio de la Sra. Rice que ha manifestado su preocupación por los civiles y destrucción de infraestructuras y ha pedido contención a Israel. Esperemos que este interés evite que la crisis del Líbano se extienda en el tiempo como ha ocurrido en el país mesopotámico.

Una mirada a Irak donde se anunciaba un conflicto de pocas semanas ya va por el cuarto año consecutivo de combates, lo que demuestra que la conflagración no ha sido capaz de desarrollar, hacer prosperar y llevar la paz a Irak a pesar de que los sucesivos primeros ministros hayan puesto empeño en conseguirlo, como sin duda lo está haciendo Al Maliki. En la situación de Irak es donde voy a centrar, una vez más mi reflexión, porque es pronto para llegar a conocer fondo y consecuencias del conflicto libanés, se necesita tiempo para el análisis y reflexión y esto lo dará el desarrollo de los acontecimientos.

2. Después de Al Zarqaui

Al día siguiente de la muerte de Al Zarqaui, líder de Al Qaeda en Irak, la banda dio a conocer el nombre de un nuevo caudillo: Abu Hamza al Moyader. Si algunos creyeron que algo iba a cambiar, la realidad está demostrando que era una falsa esperanza. Hace pocos días Zalmay Khalizad embajador de EE.UU. en Irak, reconocía públicamente que la muerte de Al Zarqaui no había frenado la violencia, de tal forma que cada día los cadáveres que llegan al depósito de Bagdad desbordan el número de las cámaras de que disponen que se cifran en 150, con lo que se ven obligados a guardarlos en bolsas de plástico y depositarlos en los pasillos. Es cierto que Al Maliki está tratando de establecer consensos entre los distintos grupos étnicos o religiosos con el llamado Plan para la Pacificación y Reconciliación nacional, que contempla medidas importantes: amnistía para aquellos presos que no estén implicados en delitos de sangre, indemnizaciones a victimas o funcionarios que fueron expulsados de sus puestos de trabajo al caer el régimen anterior; abrir las cárceles a la inspección internacional e integración política de todos los grupos excepto Al Qaeda y los baazistas. Dada la situación tengo dudas de que este asegurada la viabilidad de este proyecto. Si como bien dice pretende reconciliar a todas las formaciones políticas o étnicas no hay motivo para excluir al partido Baat. Al mismo tiempo que Al Maliki proponía su plan morían civiles, grupos armados secuestraban a trabajadores, a un viceministro, a diputados, incluso a un legislador sunnita, cuatro rusos eran asesinados, se bombardeaban mezquitas y se sucedían combates sangrientos de tipo étnico o clánico. Ante tal desastre, recuerdo las palabras que pronuncio Wolfowitz, Subsecretario de Defensa del gobierno Americano en Junio de 2003, que fueron recogidas en los diarios de todo el mundo que reconocía que Irak “nada en un mar de petróleo” y que ese era el principal motivo de la operación militar.

A los pocos días de la muerte de Al Zarqaui el Presidente Bush giró una visita a Bagdad en la que manifestó al primer Ministro que “la clave de la pacificación esta en manos de los iraquíes, si ellos tienen voluntad de salir adelante, saldrán”. Palabras muy parecidas fueron pronunciadas por Rumsfeld en el año 2005 que parecen querer responsabilizar el pueblo iraquí del caos en que viven. Es cierto que el país estaba empobrecido cuando en 2003 se bombardeo por tierra, mar y aire, pero era un estado que contaba con instituciones que funcionaban, la ocupación derrocó al tirano pero junto a Sadam se llevó consigo el estado de derecho convirtiendo así a Irak en un estado vulnerable y fallido. La democracia no puede imponerse y unas elecciones en las que se vota sin conciencia clara de lo que conllevan nunca pueden ser eficaces. En Irak existe un vacío legal, porque una Constitución realizada de forma rápida no puede sustituir a una legislación hecha durante largos años. Irak y Oriente Medio en general desconfían de las potencias occidentales y de sus propias autoridades y aunque algunos países estén tratando de abrirse a tímidos intentos democratizadores, no existe la idea de ciudadanía o sociedad civil como medio de exigencia a los gobiernos cuando no son capaces de asegurar sus intereses o necesidades; existen grandes tasas de analfabetismo que alcanzan un 40 %, en los hombres y cifras más elevadas en las mujeres, con lo que la desprotección es total; importantes violaciones de Derechos Humanos, más evidente en las mujeres, a las que está negado el voto electoral o participación política. En este contexto no se auguran grandes cambios mientras quienes ostentan el poder no establezcan con firmeza las bases para el cambio. Tal realidad quedó bien patente en la cumbre que los países árabes celebraron el pasado mes de Marzo en Jartum, en la que fue imposible el acuerdo en cuestiones de política interior a pesar de que los dirigentes reconocieron que sus estados necesitan de grandes transformaciones. Refiriéndose a esta parálisis política y social, el politólogo egipcio Mohamed Heikal, decía hace poco tiempo, que se estaba asistiendo a una ausencia de proyectos, iniciativas, ideales y perspectivas.

El Sr. Blair en su discurso en la Casa Blanca (El País 28.05.06) dijo que es prioritario “el apoyo de toda la comunidad internacional al nuevo gobierno de Irak” Tiene razón es absolutamente urgente y necesario estabilizar Irak como exigencia moral y humana. ¿Por qué la petición de apoyo ahora cuando desoyeron al mundo entero oponerse a la guerra? Aquellas protestas era una ayuda de la comunidad internacional porque a una misma voz hablaron más del 90% de los ciudadanos del mundo, si se hubiesen atendido sus gritos hoy, posiblemente, no estaríamos hablando de un país sumido en el caos, hoy no habría que iniciar investigaciones para saber la verdad de ciertos acontecimientos, hoy el Sr. Blair no estaría pidiendo ayuda porque no sería necesario; hoy Irak sería próspero si en vez de atacarle con armas, se les hubieran abordado con sumas importantes de dinero para el desarrollo y la democratización ¿Cómo se puede ser demócrata cuando cada día se tiene que luchar para comer, para no perder la vida? El premier británico reconoce que la solución a los problemas del terrorismo hay que buscarla en las escuelas ¿Por qué entonces se bombardean países y se tiene en la ignorancia a sus ciudadanos?, Profundicemos algo más en esta aserción. Tiene razón el Sr. Blair, la escuela es la que proporciona valores, incluso democráticos como libertad, tolerancia y justicia, que nunca puede provenir de luchas sangrientas, que le son adversas en su misma esencia, sino de la educación en valores, que afortunadamente no distinguen nacionalidades o culturas, son universales tal como los legó a las civilizaciones posteriores la cultura griega, no tienen apellidos, quiero decir, no se ama de distinta forma por ser musulmán o cristiano, sin duda cuando hablamos de diferencias lo estamos haciendo para cargar sobre aquella otra civilización, una maldad que hemos creado para ellos que no se corresponde con la realidad. Es hora del respeto, de dar a cada uno lo que le corresponde, el mundo desarrollado se ha aprovechado de las riquezas naturales de África, Latinoamérica u Oriente Medio y les ha pagado su generosidad empobreciéndoles ¿De que se ha tenido o se tiene miedo? ¿De la falta de combustible para dilapidar en nuestras opulentas y consumistas sociedades?

3. ¿Libertad en Irak?

En Irak no hay libertad aunque toda persona de buena voluntad así lo quiera; la libertad es un concepto muy amplio y complejo, que se relaciona con decisiones personales juicios sensatos, prudentes y razonados que sólo advienen en la paz y la cultura. Al pueblo iraquí no le han dejado espacios para ese ascenso moral y espiritual, tampoco para el bienestar material, de tal forma que lleva sin vivir y hablar con libertad desde hace mucho tiempo: en la ocupación de Gran Bretaña, en la dictadura de Sadam Husein, en la invasión americana, solamente habla con libertad cuando iraquíes pacíficos salen a las calles y piden que nadie se entrometa en sus asuntos; dice con libertad cuando se opone a la guerra; se expresa con libertad cuando denuncia el incumplimiento de los derechos humanos; habla con libertad y desesperación cuando se queja a gritos de que resistencia, terrorismo y tropas coaligadas matan a los suyos; habla con libertad cuando denuncia que doce años de embargo les dejó débiles, desguarnecidos y desamparados ante el hambre y enfermedades e indefensos ante la guerra porque su ejército estaba diezmado cuando les atacaron; habla con libertad cuando se queja de que las tropas extranjeras han entrado en sus casas se han constituido en jueces y verdugos y han dejado muchos cuerpos inocentes sangrando sobre sus muebles o sus alfombras y así han roto la vida, las ilusiones las esperanzas no sólo de las víctimas sino de todo el pueblo iraquí; se expresa con libertad cuando denuncian que las bombas han dejado a niños muy pequeños en la calle, sin casa, sin nombre, sin pertenencias, en la más absoluta de la indigencias en un país masacrado por unos y por otros “Gimen y lloran los moribundos, piden ayuda los heridos: ¡Pero Dios no oye sus quejas!” (Job 24.12) ¿Quién escuchará entonces sus gritos? ¿Quién solucionará sus problemas? ¿No deberíamos escucharles los hombres?, pero más bien temo que somos sordos y ciegos ante su clamor.

Quiero recordar el testimonio de la niña de nueve años Iman Hassan que un día fue testigo de la matanza de siete miembros de su familia por parte de los soldados americanos. La razón que nos llega es endeble: querían tomar venganza por la muerte de un marine. Los muertos de Haditha estaban dedicados a las tareas cotidianas: tomaban el primer alimento del día, rezaban los padres, los abuelos dormían cuando irrumpieron los soldados en la escena familiar a sangre y fuego. Iman vio todo. ¿Alguien puede entender el estado emocional de una niña después de tanta crueldad? ¿Alguien pueden concebir la ferocidad de unos hombres que matan indiscriminadamente y de forma tan perversa? Muchas veces siento vergüenza de pertenecer a la especia humana, la única que tiene facultad racional, la única que tiene capacidad de pensar, reflexionar y aunque deba hacerlo, no retiene en la memoria desastres anteriores que le sirva para evitar los actuales, esa especie humana que es capaz de cometer las mayores y más execrables atrocidades y las más altas heroicidades. Adviertan Vds. la magnitud del problema. Iman siente odio y da razones “Vienen a matarnos y luego dice que lo sienten”. Esa niña tenía derecho a su inocencia a tener el cariño de sus padres, a aprender, a ir a la escuela, a ser útil a la sociedad, tenía derecho a ser respetada y salvada, a la paz como premisa necesaria e insustituible de prosperidad y desarrollo, tenía derecho a poseer las más altas cualidades, a ser feliz y le han sumido en la pasión más destructiva porque el odio es altamente nocivo ¿Qué le queda? Llegados a este punto conviene hacer una reflexión desde el corazón y desde la lógica ¿Cuántos niños en cualquier parte del mundo en guerra sufren la pérdida de aquellos seres más cercanos que son precisamente quienes le proporcionan lo necesario para la vida? ¿Qué destino les aguarda?, nadie con un mínimo de piedad en su alma puede permanecer indiferente ante esta pesadilla. El primer ministro iraquí Al Maliki afirma que estos ataques se están haciendo habituales, lo que puede devenir en costumbre y normalidad y con ello conseguir se pierda capacidad de compasión y sorpresa y truncarse la necesidad de protestar ante las injusticias con lo que la arbitrariedad se constituirá más profunda y caprichosa.

4. Conclusión

Las guerras actuales presentan en directo la barbarie sin ningún pudor: los bombardeos, los rostros o heridas de los muertos, las fotografías de la destrucción y desolación, la desesperación, el horror, se miente, se culpa sin culpa, se encierra sin culpa, se mata sanguinariamente y con ferocidad a quien no tiene culpa, se extiende el terror a ciudadanos pacíficos y el mundo entero se horroriza y tiembla sin culpa, la situación llena los ojos de lágrimas, el corazón de pena y el alma de impotencia ¿Hasta cuando? Leo las declaraciones del soldado Ryan que presenció la masacre de Haditha y tengo que levantar la vista del papel y tomar aliento porque me corta la respiración ¡Y creía que había visto todo! ¿Queda aún más horror que añadir al río de sangre, devastación y desolación de los conflictos armados? “Yo luche contra los nazis que amenazaban la libertad. Tu en Vietnam sólo matarás a campesinos pobres” (Romo.- Padre del veterano estadounidenses Barry Romo cuando su hijo se alistó para luchar en Vietnam), el paralelismo es evidente. En Irak, como en cualquier otra parte del mundo en guerra, las victimas, otra vez y como siempre, son los más pobres “Yo libraba al pobre que clamaba, al huérfano que no tenía protección” (Job 29,14), todos ellos gimen porque no existe un nuevo Job que se vista de equidad, generosidad y rectitud para defender a quienes gritan que su sufrimiento es injusto, infructuoso y no libera… hacen falta muchos santos de la paciencia que con cantidades infinitas de humanidad inunden los países para que en ellos renazca la paz con mucha fuerza. Los rostros del sufrimiento y del horror que nos acercan los medios están pidiendo cuentas al mundo.

Anuncios
Relacionados

Bush ha perdido la guerra en Irak

Artículos - 04/12/2003

¿La Tercera Guerra del Golfo la debemos nombrar, La Guerra por el Petróleo?

Artículos - 25/02/2005

Poner fin a la guerra

Artículos - 13/05/2005



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/29630-la_guerra_que_se_extiende.html