webislam

Sabado 7 Diciembre 2019 | As-Sabat 09 Rabi al-Zani 1441
538 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=5311

Las obscenidades de Bolton

18/07/2006 - Autor: Yusuf Fernández
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

John Bolton
John Bolton
El embajador norteamericano ante la ONU, John Bolton, manifestó ayer que moralmente no eran iguales las víctimas civiles de los bombardeos israelíes que aquellas que resultan de "atentados terroristas". "Sería un error atribuir una equivalencia moral entre los civiles que mueren como resultado directo de actos terroristas maliciosos con aquellos que mueren como resultado de un acto de defensa propia" de Israel, señaló Bolton. Hay que tener mucha imaginación y muy poca vergüenza, y no cabe duda de que Bolton y el resto de miembros de la Administración Bush tienen mucho de la primera y muy poco de la segunda, para presentar como un "acto de defensa propia" la campaña genocida de bombardeos israelíes contra el Líbano.

En realidad, Bolton tiene razón en diferenciar entre las víctimas, pero sería más bien a la inversa. No se puede equiparar a los soldados israelíes muertos mientras desarrollaban acciones militares brutales e ilegales desde el punto de vista del Derecho Internacional, como son la ocupación de Palestina, de los Altos del Golán sirios o de la franja de territorio libanés conocida con el nombre de las Granjas de Shebaa, con el asesinato frío, cruel y cobarde de civiles indefensos, principalmente mujeres y niños, realizado con aviones desde la comodidad de la altura y la distancia.

Cabe señalar que la postura de la Administración Bush resulta de un cinismo y una hipocresía hirientes, aunque no sorprendentes, por cuanto hace ya mucho tiempo que se sabe que el gobierno de EEUU está dispuesto a cometer o amparar cualquier crimen si con ello beneficia a Israel. En un momento en el que Israel bombardea el Líbano y mata a más de 200 civiles libaneses, Bush pide a Hezbollah que detenga sus ataques contra Israel, como si éstos no fueran más que una diminuta respuesta a una campaña feroz de bombardeos en gran escala destinada a destruir el Líbano y someterlo a los designios norteamericanos e israelíes. Por otro lado, Bush insiste en pedir la liberación de los dos prisioneros de guerra israelíes, capturados en una acción de guerra y no “secuestrados” como insisten en decir varios medios internacionales, como uno de los puntos básicos de la solución de la actual crisis.

Para Bush, la captura de estos dos soldados justifica la destrucción de un país y la masacre de cientos, o puede que miles, de sus habitantes. ¿Tendría la misma opinión Bush si los libaneses bombardearan el aeropuerto de Tel Aviv y mataran a centenares de israelíes en el caso de que el ejército israelí capturara a dos soldados de aquella nacionalidad? ¿Qué hay de los miles de prisioneros palestinos y de otras nacionalidades que se encuentran secuestrados en las prisiones israelíes sin juicio o sin la aplicación de las convenciones internacionales que garantizan los derechos de los prisioneros de guerra?.

Israel es el único estado del mundo que impone castigos colectivos a poblaciones civiles y no duda en asesinar a mujeres y niños sin ningún tipo de freno, a sabiendas de que el veto de EEUU, garantizado por la influencia del lobby sionista norteamericano, que mantiene sobornados y sometidos a una gran parte de los legisladores del país, le permite hacer lo que le da la gana y burlarse impunemente de las normas legales y humanitarias más básicas. En este sentido, no hay diferencia entre el actual Holocausto del pueblo palestino y el que sufrió el pueblo judío durante la Segunda Guerra Mundial. La única diferencia es que el Holocausto palestino se ha venido prolongando durante mucho más tiempo, desde 1948 hasta el presente, sin que la así llamada “comunidad internacional,” término que viene a designar en realidad a EEUU y sus aliados occidentales, haga nada por impedirlo.

EEUU se ha propuesto que el Consejo de Seguridad no pueda tratar, y menos aún condenar, la agresión israelí contra el Líbano y Gaza. El mismo John Bolton -un “halcón” cuya única misión parece ser no sólo la de acusar falsamente a los países que no siguen las directrices norteamericanas de fabricar armas de destrucción masiva, sino también la de justificar el insoportable doble rasero de la política exterior norteamericana- manifestó que el Consejo de Seguridad debía permanecer al margen y sin intervenir en el conflicto entre Israel y el Líbano hasta que un equipo enviado a la zona por Kofi Annan regrese de su misión. “Es muy importante que el Consejo de Seguridad no actúe en situaciones tan poco claras,” indicó Bolton. No deja de ser curioso que lo que resulta claro para todos los habitantes del mundo no lo sea para EEUU o el Consejo de Seguridad de la ONU.

En realidad, estas medidas dilatorias impulsadas por EEUU darán tiempo a Israel a seguir bombardeando las infraestructuras del Líbano y matando a ciudadanos de este país, pero esto es precisamente con lo que cuenta Bush, Bolton y el resto de la banda de delincuentes que compone la Administración Bush. Sin embargo, esta última no debería olvidar las lecciones de la historia. Líbano fue la tumba de la política sobre Oriente Medio de la Administración Reagan. Las tropas norteamericanas tuvieron que abandonar precipitadamente el país en octubre de 1983, tras el ataque que costó la vida a 241 marines en Beirut, y el Ejército israelí fue expulsado también del Líbano en mayo de 2000 por la guerrilla de Hezbollah tras una lucha que se había venido prolongando desde la invasión israelí de 1982. En esta ocasión, ni EEUU ni Israel conseguirán tampoco sus objetivos, pese a todos los crímenes y destrucción que causen en el Líbano. Más bien, lo que probablemente consigan es que los shiíes comiencen a sumarse ahora masivamente a la resistencia de Iraq, cuya lucha va a hacer fracasar también el proyecto norteamericano-sionista para ese país.

En todo caso, hay que agradecerle a Bolton sus declaraciones. Ellas dejan patente que para él y para los demás miembros de la Administración norteamericana los árabes y musulmanes son “untermenschen”, término nazi empleado para designar a los miembros de las “razas inferiores”, es decir, las personas que no merecían un trato humano y cuya vida era prescindible. Este criterio racista, salpicado con un tono de fundamentalismo evangélico, es el cóctel explosivo que está llevando al mundo a una situación de crisis interminable, cuyas consecuencias aún no se pueden vislumbrar
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/29524-las_obscenidades_de_bolton.html