webislam

Martes 12 Noviembre 2019 | Az-Zulaza 14 Rabi al-Auwal 1441
585 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=4951

Hassan Turabi: Cuando hay una mujer piadosa debería dirigir el salat y cualquiera que se distraiga por su belleza debería ser considerado un enfermo

03/06/2006 - Autor: Asharq Al-Awsal - Fuente: Asharq Al-Awsal
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Hassan Turabi
Hassan Turabi

El siguiente es el texto completo de la controvertida entrevista que Asharq al-Awsat realizó al líder islamista sudanés Dr. Hassan Turabi.

P.: Las fatuas (Dictámenes) que usted ha realizado, en relación a la permisividad del matrimonio entre una mujer musulmana y un hombre de credo cristiano o judío, han sido motivo de mucha controversia. ¿Quiere decir que la mujer casada que se convierta al Islam puede permanecer casada con un marido no musulmán, o que una mujer musulmana se puede casar con un hombre no musulmán?

R.: Primero, tenemos que mirar al contexto de este asunto en particular desde el marco del Ijtihad en lo que se refiere a los asuntos de las mujeres en el Islam. El discurso moderno y contemporáneo islámico se aleja de las auténticas reglas del Islam y de sus principios ya que los musulmanes contemporáneos no piensan en profundidad sobre estos principios cuando llega el momento del matrimonio de sus hijas.

La fatua (Dictamen) fue una respuesta a estos temas en la comunidad musulmana de los EE.UU. Hubo un incidente en el cual una mujer americana fue a uno de los centros islámicos para convertirse, sin embargo, ella quería permanecer casada con su marido no musulmán después de convertirse. Los encargados del centro le dijeron que si era sincera en su deseo de convertirse al Islam debía comenzar el proceso de divorcio, a pesar de los altos costes e incluso si esto significaba perder la custodia de sus hijos. Ellos no consideraban que esto fuera demasiado pedir para alguien que estaba dando sus primeros pasos hacia el Islam.

Tal actitud de hecho causa que muchas mujeres sean reticentes a convertirse.

Por supuesto, antes de emitir el edicto, tuve que realizar una gran búsqueda en la ley islámica, particularmente con la lectura de libros de jurisprudencia islámica que fueron escritos en ciertos intervalos históricos.

Todas las fatuas (Dictamen) pasadas que prohibían el matrimonio de las mujeres musulmanas con hombres no musulmanes fueron emitidas durante períodos en los cuales las disputas políticas entre musulmanes y no musulmanes eran continuas. Por otro lado no puede encontrar ni una sola palabra que prohibiera tal matrimonio en el Corán ni en la Sunnah.

En el caso particular de la mujer que quería convertirse en los E.E.U.U., mi opinión era que ella debería permanecer casada con su marido no musulmán. Ella podía haber sido la razón de que su marido no musulmán se convirtiera. Quizá incluso otras familias de americanos conversos hubieran seguido el mismo camino. Mucha gente se sintió perpleja por lo que dije y me atacaron por ello. Incluso algunos decidieron que yo era ahora un infiel. Trataron el asunto como si fuera un caso de honor. Sin embargo, si lo miras con objetividad, la conversión y la conducta islámica de la esposa pudiera haber influenciado positivamente al marido, una influencia que los musulmanes de Occidente necesitan.

Deberíamos dejar que las minorías musulmanas, que viven entre la “Gente del Libro” en occidente, evalúen este asunto y decidan lo que es apropiado para ellos, ya que son el primer grupo afectado. Quizá concluyeran que deberían permitir a sus hijas casarse con Judíos y Cristianos porque quizás estos matrimonios traigan a los maridos al Islam, permaneciendo ellas como musulmanas.

En Occidente, las libertades individuales son generalmente más amplias y son los musulmanes occidentales los que han de decidir sobre este tema.

P.: Así que ¿usted está diciendo que las mujeres que se convirtieran al Islam pueden permanecer casadas con sus maridos no musulmanes, pero que una mujer musulmana está prohibido que se case con un no musulmán?

R.: No, había hablado previamente sobre este tipo de matrimonio y creo que el matrimonio entre una mujer musulmana y un hombre no musulmán es válido, ya que nada ni en el Corán ni la Sunnah dicta lo contrario. La decisión debería estar también basada en la individualidad de cada caso; no puedo decir que este tipo de matrimonio esté prohibido basándonos en las enseñanzas acumuladas de estudiosos anteriores.

Estas enseñanzas, por ejemplo, nos dicen que el Ijmaa (consenso) es el consenso de los juristas en un momento dado pero el Corán dice otra cosa diferente. Los mismos dichos acumulados de los eruditos también recomendaban que deberíamos obedecer al gobernante incluso si ostentaba el poder por la fuerza. El Corán no aprueba esto. Deberíamos siempre referirnos a los orígenes que son el Corán y la Sunnah.

P.: Una vez señaló que el Hiyab no especificaba que una mujer se cubriera la cabeza, lo que también se consideró controvertido.

R.:
Esto son mentiras extendidas por algunos periodistas que nunca asistieron a la conferencia en la cual hablé de temas relacionados con la mujer musulmana. Algunos periodistas encuentran divertido no discutir acerca de un dogma o edicto particular, sino que hable desde el punto de vista de la filosofía Coránica y del hecho de que esto no está claro para muchos.

Cuando el Corán menciona el tema del Hiyab, es en el contexto referido a la habitación en la cual el Profeta (s.a.s) solía encontrarse con sus invitados. Quería decir que las esposas del Profeta no podían estar en la misma habitación cuando había muchas personas, por diferentes razones, que visitaban al Profeta (s.a.s)

Declaraba que las esposas del Profeta deberían estar detrás de una cortina y que si la gente quería preguntarles algo, deberían responder desde detrás de la cortina. Por consiguiente, el Hiyab aquí significaba una cortina o división y no un código de vestimenta. El uso de la palabra Hiyab podía ser empleada de diversas formas, por ejemplo, el Corán fue descrito como un Hiyab entre su lector y el camino equivocado.

En esa conferencia en particular, dije a la audiencia que usara la palabra jimar al referirse al código de vestimenta. Estaba hablando desde una perspectiva filológica. Les dije que las bebidas alcohólicas eran llamadas Khamr porque oscurecían el cerebro y lo anulaban. Similarmente, el jimar (prenda de cabeza) cubre la cabeza y el cuerpo de las mujeres. Aquellas que declararon que Al Turabi niega el uso del velo islámico por la mujer o no entendieron lo que le dije o no estuvieron presentes en la conferencia.

P.: Así que ¿usted no objeta que la mujer musulmana cubra su pelo como parte del Hiyab?

R.:
En primer lugar, yo no lo llamo Hiyab sino jimar porque esta última es una palabra Coránica. Hiyab significa cortina como la que puedes tener en casa, así que lo que tenemos aquí es una disputa lingüística.

Cuando hablé sobre ciertas leyes islámicas en el pasado conseguí irritar a muchos hombres, por ejemplo, cuando me referí al tema de castigar a la mujer propia, el Corán no dice que un marido puede golpear a su esposa, es el juez el que dicta el juicio, no el marido.

P.: La causa de mayor controversia ha sido su declaración de que el testimonio de un hombre es igual al de una mujer, lo que desafía al Corán, que dice “un hombre o dos mujeres a los cuales aceptéis como testigos, no sea que una olvide, de modo que la otra le puede recordar”.

R.:
Mi querido hermano, no me juzgues antes de clarificar mi posición.

Este verso al cual te refieres nos guía en el asunto de deudas por escrito. Se ordeno que debería haber un escribano y que debería haber testigos que atestaran el contrato de deuda. Allah (s.w.t.) dijo, “no sea que una de las mujeres olvide”. El no dijo que olvidaría con certeza. En otro verso del Corán, Allah pedía dos “testigos justos” para dar testimonio de alguien que estaba en el trance de morir. Aquí él no especificó género. De hecho, los miembros femeninos de la familia es más posible que estén presentes en la muerte de alguien. En este caso, las mismas reglas de testimonio se aplican a ambos sexos.

Mucha gente ignora los procedimientos jurídicos islámicos. Hay muchas formas de dar testimonio como la autentificación de contratos o el testificar ante un juez o un fiscal. Hoy en día tenemos mujeres que son abogados profesionales y mujeres de negocios, y muchos hombres no son capaces de competir con ellas.

P.: ¿Podemos incorporar el dogma islámico de que el testimonio de un hombre es igual al de dos mujeres en temas relacionados con negocios y deudas?

R.:
El Corán no dijo que la mujer olvidara con certeza, sino que puede que olvide. En tiempos pasadas las mujeres tenían gran inexperiencia en los negocios y el comercio y Allah había ordenado al hombre ser el que proveyera. Ahora depende del juez decidir quien está más cualificado para testificar.

P.: ¿Emitió usted una fatua (Dictamen) que permite a la mujer dirigir a los hombres en los salats de comunidad?

R.:
En primer lugar, ¿Quién prohibió eso? Fueron nuestras costumbres y tradiciones y no el Corán ni la Sunnah, y vuestras costumbres las que prefirieron que ellas hicieran el Salat en casa y no en la mezquita. Cuando hay una mujer piadosa, ella debería dirigir el salat y cualquiera que se distraiga por su belleza debería ser considerado un enfermo. No miramos a la barba blanca del Iman ni a su fea cara sino que escuchamos el contenido de lo que dice. Lo mismo debería pasar con las mujeres estudiosas que sean piadosas.

P.: Los dichos del Profeta (hadices) se refieren a la vuelta de Jesús, algo que usted discute, ¿en que se basa su pensamiento?

R.:
El hadiz no abroga el Corán. El Corán habla claramente de Jesús al referirse a su expresión de la venida de otro Profeta después del llamado Ahmed. El no dijo mientras yo estaba vivo, sino que dijo “después de mi”. Por consiguiente, el Corán nos dijo que el Profeta era el último de los Profetas. Esta idea llegó al Islam a causa de la desesperación de los musulmanes en su búsqueda de un salvador, así como a las influencias cristianas.

P.: También discute el hadiz sobre la esperada llegada del Mahdi.

R.:
Hay un gran número de hadices sobre eso, sin embargo, le sugiero a los musulmanes que no depositen sus esperanzas en esa llegada que promete traer justicia al mundo. Los musulmanes no se galvanizan a si mismos para conseguir esa justicia. Ellos son como los seguidores del Profeta Moisés cuando le dijeron ve tú y lucha al lado de tu Dios, pero nosotros os quedaremos aquí. Yo les digo a los musulmanes, todos sois Mahdis, insha-allah.

P.: Vayamos a una cuestión concerniente al punto entre el gobierno sudanés y el Movimiento de Liberación Sudanés en lo tocante a si en Khartoum debería aplicarse la Ley islámica.

R.:
Este es un ejemplo de eruditos dictando una fatua ilegal pero muy apropiada para agradar a sus gobernantes. Cuando Allah dice en el Corán, que quien quiera que gobierne con otra ley que la que Allah reveló, es un infiel, no sólo el gobernante sino también los eruditos que validan tal comportamiento a través de un falso razonamiento religiosos. El acuerdo de Ninfasha eliminó la Shariaa del sistema federal. La Constitución que tenemos ahora no tiene lugar para la Shariaa incluso ni en las otras regiones del norte, así que ¿cómo podemos encontrar lugar para la Shariaa en Khartoum?

P.: Usted cree que la apostasía no debería ser castigada con la muerte. Ha habido un caso reciente de un afgano que estuvo a punto de ser asesinado por apostata, pero fue salvado bajo la pretensión de enfermedad mental. El caso se reconoció internacionalmente ya que Italia le quiere conceder asilo político.

R.:
Hay muchos versos coránicos para recitar (relativo a esto). Se nos ordena dialogar con los cristianos y los judíos excepto con aquellos que sean injustos. Creemos en sus libros incluso si tuvieran alguna distorsión. Se nos ordenó tratarlos con cordialidad.

P.: Ha mencionado más de una vez que el problema de Darfur podía ser resuelto en una sesión.

R.:
No tengo armas con las que atacar a los rebeldes de Darfur y no tengo los medios financieros del gobierno pero puedo hablar del tema. Como partido político, tenemos documentación en Árabe e Inglés sobre Darfur que puede resumir para usted: 

- Ellos son árabes y musulmanes así que a pesar de la similitud de su caso con el sur, no tienen las mismas demandas. 

- Debería haber mejor coordinación entre los estados de forma que el gobierno no pueda dividirlos ni sobrepasarlos. 

- Las viejas rutas usadas para el tráfico de caravanas deberían ser restauradas.

- Sus consejos locales electos deberían ser restaurados. Ahora son designados y no elegidos.

- También se les debería dar algo más que su porcentaje usual de financiación pública, porque históricamente han sufrido mayores pérdidas a manos de los británicos, ya que lucharon contra ellos apoyando al imperio Otomano. Como castigo, los británicos los discriminaron en temas de educación y caminos pavimentados. El mismo tratamiento irónicamente continuó a manos de sus compatriotas después de la Independencia.

Dadle todo lo mencionado anteriormente y por un período interino permitirles gobernarse a si mismos a través de consejos elegidos y por medio de sus partidos políticos. Esto es todo lo que hace falta y no es difícil.

Hoy hay dos millones de refugiados sudaneses. Todo Sudán, el gobierno y el pueblo, no les envían dinero. Las organizaciones occidentales y las Naciones Unidas juegan el papel que el estado debería jugar. Las fuerzas pacificadoras africanas están solamente en las ciudades y no intervienen en las atrocidades que tienen lugar en el campo. El robo a mano armada no se ha convertido sólo en la práctica habitual de los Janjaweed y las fuerzas armadas sudanesas, sino también entre los propios habitantes de Darfur.

El robo a mano armada se ha convertido en un modo de vida. Todos los días, mueren personas mientras estamos considerando si los consejos locales de Darfur representan o no al pueblo. El gobierno está en contra de la intervención extranjera, pero ¿no son también extranjeras las fuerzas africanas.

P.: ¿Que piensa sobre los hechos más recientes en Chad?

R.:
Chad fue invadido por ejércitos. ¿Cayeron del cielo o fueron enviados? ¿Cuál es el país al Este de Chad? ¿Cómo volvió a entrar de nuevo a Chad Idridd Deby? ¿Quién estaba detrás de él, apoyándolo? Las respuestas a estas preguntas son obvias y no pueden ser negadas. Los documentos están disponibles. El asunto de Darfur ha sobrepasado Sudán e incluso Africa y debemos resolverlo tan rápido como sea posible.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/29223-hassan_turabi_cuando_hay_una_mujer_piadosa_deberia_dirigir_el_salat_y_cualquiera.html