webislam

Lunes 22 Abril 2019 | Al-Iznain 16 Shaban 1440
852 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=4809

Jornada mundial de recuerdo al poeta persa Ferdousí

17/05/2006 - Autor: Agencias
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Monumento a Ferdousí
Monumento a Ferdousí
Cuando en Irán se habla de épica lo primero que se le viene a cualquier persa a la cabeza es el nombre de Ferdousí ya que este género literario está asociado a dicho poeta, quien, con su “Libro de los Reyes” (Shahnameh) no sólo elaboró una de las épicas más maravillosas que ha dado el ser humano sino que además hizo renacer la lengua persa y el espíritu literario que dormitaba en este pueblo que hacía no mucho se había convertido al Islam.

Sohrab, Rostam, Esfandiar, Rudabeh, Zal, Afrasiab etcétera son personajes que el poeta épico de Tus fue capaz de hacer revivir con la pluma e incorporarlos a la literatura neopersa que nació a caballo entre los siglos X y XI. Él mismo era consciente del calibre de su obra y su importancia como el inicio de algo, cuando en uno de sus versos dice:

He consolidado con versos un alto palacio
Que no será derribado por lluvias ni tormentas
Mucho me he esforzado en estos treinta años
Pues he revivido el persa con la lengua persa
No moriré pues desde ahora viviré por siempre
Pues he diseminado, de la palabra la simiente

Hoy se celebra la jornada mundial de Ferdousí y para ello se ha previsto la celebración de actos culturales en todo Irán y en muchas delegaciones culturales iraníes en el extranjero. Así, en la ciudad de Sarí, al norte de Irán, se ha abierto una exposición llamada “Una semana con Rostam”. También el ministro de Cultura y Orientación Islámica, Husein Saffar Harandi ha dado una ponencia en el Congreso de Ferdousí que se está celebrando en Mashad, a pocos kilómetros de Tus, donde se encuentra en mausoleo de Ferdousí, y ha declarado que “el Libro de los reyes es el símbolo evidente la lucha contra el enemigo, la injusticia y aversión contra el mal” y que su autor fue “un hombre con una fe profunda y de confesión chií.”

Por otro lado, el presidente de la Organización de Cultura y Relaciones Islámicas, Mahmud Mohmmadi Araqi, ha dado una conferencia en la que ha dicho que “el Shahnameh es el documento más fidedigno y de crédito de la identidad histórica y nacional de los persas.”
No sólo en Irán se celebra al día de Ferdousí sino que también en Tayikistán, país que comparte lengua y cultura con Irán, se está celebrando un seminario en la Biblioteca Nacional en el que están asistiendo destacadas personalidades del mundo de la cultura y de la política,

Abul Qasem Ferdowsí nació entre los años 932 y 941 en Tus, cerca de la actual Mashad, en el Jorasán. Ferdousí, cuyo nombre es un seudónimo de la palabra persa "ferdous" (paraíso), era de origen noble pues pertenecía a una familia de terratenientes (dehqân) cuyas tierras le aportaba buenos ingresos. De la vida de este poeta es poca cosa lo que se sabe. No obstante, sabemos que casi toda su vida permaneció en su provincia de origen, Jorasán, que en entonces se llamaba Jorasân-e-Bozorg (el Gran Jorasán) y abarcaba todo lo que es hoy la actual provincia oriental de Irán, Jorasán y que llegaba en su extremo norte a Samarcanda y Bujara (Uzbekistán actual), parte de Tayikistán y la parte oeste de Afganistán. Así pues, se movió en el interior de su extensa provincia viajando entre Balj, Ghazni y los territorios situados al norte del río Oxus.

En la Persia del siglo X, los persas, a pesar de haberse convertido mayoritariamente al Islam, no habían perdido ni su lengua, ni sus costumbres ancestrales llegando a ser pues, un caso de excepción particular por cuanto se islamizaron, pero no se arabizaron. Entre las diferentes capas de la población de aquel entonces la de los "dehqans" era la que más guardaba las antiguas tradiciones orales. Éstos conservaban los antiguos mitos y leyendas persas que se había transmitido mediante la literatura de origen real donde se narraba las historias, hazañas y leyendas de los reyes del pasado. Estos mitos y leyendas también habían llegado a la posteridad del siglo X de generación en generación, siendo los "dehqans" unas de las capas de la población que más fiel recuerdo guardaba de ellos. Ferdousí supo aprovechar esta circunstancia, y saber hacer uso del trabajo de otros poetas que una generación antes que la suya empezaron a escribir obras épicas que, o se perdieron o no fueron finalizadas, como es el caso del poeta zoroastriano Daqiqi. De alguna manera Ferdousí tomaba el relevo de Daqiqi, bardo de la corte samaní, que fue asesinado por un esclavo turco poco después de empezar su obra épica de la cual escribió unos 1000 versos, que Ferdousí incorporó en su Shahnameh.

Al desconocerse su vida, muchas son las hipótesis surgidas para justificar el inicio de un trabajo tan laborioso como poner en verso los antiguos mitos del pasado. Se ha llegado a decir que lo hizo para conseguir una dote para su única hija cuando la obra fuese presentada a los reyes samaníes, algo incongruente si tenemos en cuenta que Ferdousí era terrateniente y no necesitaba de ese dinero, además de los años que iba a tardar en componerla. Sea como fuere, el trabajo en el que se vio imbuido era de tal magnitud que descuidó sus quehaceres como terrateniente y finalmente se vio obligado a vender muchas de sus tierras.

Ferdousí tuvo muy mala suerte. Cuando el Shahnameh, estuvo terminado allá por el año 1010, la dinastía Samaní había sido derrocada por la Gaznaví, una dinastía ésta que nada tenía que ver ni en origen ni en lengua con la anterior. En efecto, la samaní era una dinastía de raigambre persa, orgullosa de su pasado sasánida, de su lengua y cultura persas, en definitiva, de su "iranidad", defensora de lo persa y mecenas de una pléyade de sabios y poetas que devolvieron a Persia sus antiguas dotes literarias y su puesto en la escena de la historia; Ferdousí comenzó su larga obra en este propicio ambiente. Mas los Gaznavíes eran todo lo contrario; turcos de Asia Central, de habla y cultura turca, y, cuando Ferdousí apareció en la corte del gran sultán Mahmud de Ghazni, no fue bien recibido. En efecto, el Shahnameh es una épica persa, y como tal se alaba a los reyes persas del pasado, y, su héroe persa Rostam (algo parecido a lo que puede ser el Cid Campeador) es ejemplo de caballerosidad, heroicidad y valor. Se cuenta que el sultán Mahmud de Ghazni, ofendido por el carácter épico de la obra en la que él no se podía ver reflejado debido a su humilde origen y distinta procedencia, en la que para más colmo, los turanios (turcos de Asia Central) quedaban en mal lugar en la obra, le comentó a Ferdousí que "como Rostam, tengo mil en mi ejército".

Sea de ello como fuere, las fuentes, que son muchas y contradictorias, también relatan que el sultán le prometió a Ferdousí un dinar (moneda de oro) por cada verso, que, al ser 60.000 quedaría retribuido con creces aquella labor de 30 años. Mas cuando llegó la hora de pagar, el sultán gaznaví le dio un dirham (moneda de plata) por cada verso, y, ofendido, salió del palacio y se cuenta que en un acto de desprecio por parte del poeta de Tus, dio todo el dinero a un vendedor ambulante. Ferdousí no se conformó con ello y le dedicó al sultán unos versos burlescos en los que se hacía alusión a su origen humilde (era descendiente de un cocinero de la corte samaní), he aquí una muestra:

Chon andar tabarash bozorgi nabud
nayarast name bozorgan shonud

(Como no había grandeza en su linaje
No soportó oír el nombre de los grandes)

Otra historia, que hace referencia a la diferencia confesional entre Ferdousí y el sultán Mahmud, relata que el poeta tenía el apoyo del ministro de Mahmud, Ahmad ibn Hassan Meymandí. Los enemigos de Meymandí propagaron rumores en los que se “acusaba” a Ferdousí de ser shií, algo que era cierto. Mahmud, musulmán sunní, corrobora la acusación hecha por los enemigos de su ministro que añaden también que un "herético shií" no debe cobrar más de 20.000 dirhams. El relato sigue contando que Ferdousí le dio el dinero a un vendedor ambulante que vendía cerveza en la puerta de un baño público (hammam).

Se cuenta que Ferdousí, temeroso de la reacción del sultán al enterarse de los versos satíricos, emprendió la huida y se dirigió a Herat, para partir unos meses después hacia Tus y de allí a Mazandarán. En ésta última provincia fue donde encontró a un mecenas para su obra en el rey local de la región, Shahriyar, alguien idóneo pues era persa y de abolengo persa. Aunque este rey, cuando leyó las sátiras que el poeta de Tus le había dedicado a Mahmud, temeroso de ser atacado y borrado del mapa como hizo con los Samaníes, le instó a Ferdousí que suprimiera aquellos versos.

En fin, hay otra historia que cuenta que el sultán Mahmud, arrepentido por su comportamiento con Ferdousí, ordenó que se le pagase la suma prometida al poeta, pero cuando los agentes del rey llegaron a Tus estaban sacándolo de su casa en un ataúd para ser enterrado; ya era demasiado tarde.

Se desconoce la fecha exacta en la que murió Ferdousí, aunque se calcula que fue entre los años 1020 y 1025.

El libro de los Reyes

Como ya hemos mencionado, el Shahnameh es la epopeya nacional de Persia y una de las obras clásicas de la literatura mundial. El Libro de los Reyes nos narra el pasado glorioso del Irán antiguo haciendo especial hincapié en la historia de los Sasánidas y perdiéndose en el pasado llegando a confundirse los reyes legendarios con los Aqueménidas

Para escribirla, Ferdousí se basó en numerosas fuentes como son los Jodainâmeh ("Libros de los señores", que los árabes denominaban "Seyr al-muluk") y las tradiciones y mitos orales. En este sentido, Ferdousí no fue original a la hora de ocurrírsele aquella idea ya que otros antes que él ya la habían empezado. Así, por ejemplo, Abu Mansur Abdul Razzâq, gobernador de Tus, escribió a principios del siglo X una épica en prosa que aunque no se ha conservado, sí existía en la época de Ferdousí, el cual se sabe que hizo uso de ella. Por otra parte, está el malogrado Daqiqi que murió cuando ya había escrito unos 1000 versos de su épica, versos que Ferdousi incluyó en su obra citando su procedencia.

Se notaba pues, ya en una época tan temprana como principios del siglo X, que había un ambiente cultural propicio para la redacción y compilación de una epopeya irania, que hasta entonces habían sido de alguna manera proscritas por los árabes que las consideraban poco menos que opuestas al Islam.

Una de las características en la que destaca el Shahnameh es su estilo. La lengua usada es persa casi puro, con muy pocos préstamos del árabe. Algo que se puede decir, por un lado, que el poeta persa hizo a propósito, pero, por otra parte también se puede afirmar que aquel era el estilo usado en el período samaní, como lo demuestran la multitud de textos y obras conservadas de la época que podemos leer en un persa genuino poco mezclado con el árabe aún.

Otra particularidad es su extensión. En efecto, con sus 60.000 versos, el Libro de los reyes es la segunda epopeya más larga de la Humanidad después del Mahabharata de la India. Después del Shahnameh, muchos fueron los que en los siglos siguientes quisieron emular al poeta de Tus. Surgió en la literatura persa una literatura épica, más bien "ferdousiana" por cuanto todos intentaban versificar al estilo de Ferdousí, pero ninguno llegó no sólo a superar el estilo del Shahnameh sino que ni siquiera lo pudo igualar, aunque en estos intentos sí que surgieron poetas épicos de calidad.

Además de la lengua persa genuina usada, otro de los factores que diferencian la épica de Ferdousí es la originalidad de su epopeya. Todas las del Shahnameh son historias genuinas tomadas de la historia del Irán antiguo, no hay hazañas ni relatos prestados de otras epopeyas de pueblos vecinos como pueda verse en otros casos.

El Shahnameh sigue teniendo lectores entre los persas después de mil años, que se siguen enorgulleciendo de su épica. El libro además se sigue recitando como una cantinela en los "zurjâneh" o (casas de la fuerza) "especies de gimnasios tradicionales" al son de un tambor mientras los asistentes hacen gimnasia con movimientos acompasados. Los persas ven esta obra el símbolo de su identidad nacional y muchos son los intelectuales que consideran el Libro de los Reyes, la epopeya más valiosa e importante escrita en la historia de la Humanidad, y un monumento eterno al saber y a la capacidad creativa del ser humano
Anuncios
Relacionados

Sin Título

Artículos - 12/08/2008

Exposición sobre arte persa en México DF

Noticias - 18/11/2006

Espejismo

Artículos - 23/10/2000



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/29115-jornada_mundial_de_recuerdo_al_poeta_persa_ferdousi.html