webislam

Jueves 5 Diciembre 2019 | Al-Jamis 07 Rabi al-Zani 1441
551 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=4705

El Sufismo Shií y la Tradicion

06/05/2006 - Autor: Elloim Leal - Fuente: Red Científica
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Una explicación general sobre el sufi shiita

Sufii, en árabe, tasawwuf, término colectivo que designa a un movimiento universal de creencias, formas de las tradiciones autoctonas de los pueblos del desierto y rituales místicos aceptado por todo el mundo desde el siglo XI.

Aunque la mayoría de los sufíes suelen ser suní, shiitas, al menos de una forma nominal, el sufismo no es sectario y tiene por ejemplo, miembros e incluso cofradías shiítas, nexo con las Tradiciones Autoctonas del mundo. Asi como con otros movimientos islámicos pueden tender a rivalizar con éste en el misticismo o la doctrina (como los ismaelitas y la escuela de filosofía de la Iluminación Oriental, o Ishraqi), ya que éstas tienden a ser más elitistas.

Los sufíes sostenemos que su movimiento se remonta a Mahoma y los profetas que lo precedieron, el término sufí aparece de hecho más tarde (en Kufa, Irak, durante el periodo Abasí en el siglo IX). Parece derivarse de la palabra árabe suf, que significa lana, recordadno a un vestido de lana tosca, como los que llevaban los monjes nestorianos y con el tiempo adoptaron algunos musulmanes ascéticos y místicos.

El movimiento en sí no fue formulado hasta comienzos del siglo X, pero a finales de aquel siglo se había propagado por todo Irak, (en especial en Basora y Bagdad, la capital Abasí y el resto del mundo musulmán (Irák, el Hijaz y Egipto).

Como los primeros documentos existentes sobre la doctrina y el sistema sufí datan del siglo X, poco se sabe del movimiento hasta entonces. Por lo que sabemos del estilo de vida, la doctrina y los rituales del movimiento, casi todos los rasgos destacados del sufismo son bastante similares, si no idéologicos a los de los movimientos ascéticos y místicos no islámicos más bien antiguos, tales como los del cristianismo oriental (el nestorianismo y los siriacos), el neoplatonismo y el budismo: estas tradiciones se habían establecido durante mucho tiempo en las mismas regiones en las que surgieron los primeros grupos sufíes.

La Tradición dice que los sufíes fueron recibidos en forma hostil en el mundo musulmán hasta los siglos XI y XII cuando por fin consiguieron ser aceptados gracias a los esfuerzos y a los escritos de miembros suní y shiitas, como Algazali. En la actualidad, algunos eruditos contemplan el proceso de unificacion como inevitable y cuestionan la importancia de pensadores como Algazali en la reconstrucción del sufismo al gusto de los musulmanes mayoritarios.

La esencia del sufismo es la Verdad. La definición del sufismo es el conocimiento certero y la realización de esa Verdad. La práctica del sufismo es el propósito de caminar hacia la Verdad por medio del Amor divino y la devoción. Este es la Tariqat, o senda espiritual hacia Dios.

El Sufí es aquel que ama la Verdad, quien por medio del Amor y la devoción hace la pronta peregrinación hacia esa Verdad o Perfección absoluta, misma que le dara La Libertad que es la Meta .

Y por el Pudor que siente hacia ella se aleja de todo lo que no sea la Verdadera Realidad! Los sufís decimos : "A quienes tienen apego a este mundo les está vedado el otro mundo; a los del otro mundo les está vedado este mundo. Ambos mundos no le está vedados al sufí."

Esta misma idea es expresada por un Sifu, un Maestro Sufi o Guia de la Tradicion milenaria, cuando dice: "Quien muere por amor a este mundo tendra que luchar consigo mismo, quien muere con el anhelo del Paraíso es un asceta; pero quien muere enamorado de la Verdad, es un sufí.

«Sabed que el mundo es un espejo de arriba a abajo, en cada átomo hay cientos de soles flamígeros. Penetrad en el corazón de una sola gota de agua, y cien océanos puros emergerán» ("El jardín de la rosa secreta").

También recomiendo el jardin amurallado de la verdad por el M. Rev. Hakim Sanai.

El sufismo es difícil de definir y puede significar diferentes cosas. Estudio, metodo de vida, en general, se relaciona con una forma de vivir y un conjunto de creencias y rituales magicos. Al igual que el mismo islam, el sufismo no tiene un credo sencillo o un grupo ortodoxo y la tradicion y práctica de sus adeptos varían de forma considerable.

Algunos eruditos dividen los principales grupos sufíes en perspectivas teológicas, monistas o panteístas. Independientemente de sus teología concreta, la mayoría de los sufíes comparten la creencia de que gozan de una amistad especial (walaya) con Dios.

También se piensa que el Sufi puede alcanzar cierta unión, comunión y comunicación espiritual con Dios y el conocimiento directo de la verdad divina (haqiqa). El potencial de un INICIADO Sufí hara´ de la gracia de Dios su fuente de Poder. Este estadio se logra a través de un camino (tariqa) de etapas (maqamat) y estados espirituales (halat) que alcanzan los graduados de escuelas Sufies.

Este proceso se lleva a cabo bajo la supervisión de un Sheik o Maestro Sufí, que ha alcanzado la conciencia superior y es El Discipulo del Todo, que comienza de forma sencilla y con la característica de la preparacion del Iniciado en varias Fuentes, desde ser un artesano, hasta convertirse en un erudito o sabio. El Maestro dota a sus colaboradores de una bendición milagrosa y autorizada (Baraka) que él mismo ha recibido de sus anteriores Maestros.

Esta bendición se retrotrae a Alí Ibn Abi Talib y al profeta Mahoma, por medio de una cadena o linaje de autoridad (El Silcila´). Esta cadena se asemeja y rivaliza al mismo tiempo con las genealogías (isnad) de los dichos y los hechos del Profeta transmitidos de forma oral (Sunna) citados por las clases cultas musulmanas (juristas y teósofos).

La instruccion se transmite de Maestro a Discipulo al igual que en todas las varias Iniciaciones. En todas las vertientes de la Unica Tradicion en nuestra Madre Tierra.

Además de atribuir a sus maestros la autoridad espiritual y la comunion con Dios, muchos sufíes también conocen que cada generación tiene un Maestro que, en secreto, siendo un hombre perfecto (Qutub), de cuya presencia depende la continuación del mundo. Sólo quienes han alcanzado la experiencia sufí completa obtienen la iluminación de la personalidad humana individual (fana), y la supervivencia con Dios (baqaa) y pueden conocer su dentidad.

El hombre perfecto del sufismo tiene muchos rasgos similares, como el imán de los Shiítas, grupo mayoritario en el Sufismo Occidental: ambos son dirigentes cuya presencia es una condición indispensable para la existencia del Universo, poseen autoridad proporcionada por la Divinidad, conocimiento y poderes milagrosos y solo pueden ser reconocidos por los elegidos.

Los sufíes veneran a innumerables musulmanes hombres que como Maestros y hombres perfectos, aunque no todos ellos como Mahoma, se hacen acompañar (sahaba) por otros musulmanes, en el sentido estricto de la palabra, valga decir : "hombres entregados a Dios!".

Escuchar musica y poesía (sama) es a menudo una parte destacada de la vida del sufí, que muchas veces aluden a los temas tabu islámicos del amor profano y la embriaguez con vino, que simbolizan en cada caso el amor y el éxtasis Divino.

Además, como los Maestros sufís ofrecen una postura contraria al conocimiento humano del amor divino, al saber islámico tradicional (jurisprudencia y teología), también presentan una autoridad espiritual alternativa a las clases cultas.

Desde el siglo XIII, los Sufíes han tenido que agruparse en cofradías o tariqas (la misma palabra que utilizan para el camino hacia la Divinidad). Entre las cofradíás notables en la actualidad están los morabitas (en el norte de frica) y los nimatullahis, bektashis, ordenes naqshbandis y chrishtis (en Irák, Turquia, Asia Central e India respectivamente).

Al hablar de los primeros sufíes (paradigmas de la "Gente del Camino"),las grandes obras de la primera época incluyen entre ellos sin duda a los grandes acompañantes del Profeta, a la Gente de la Casa, para luego pasar a los más destacados entre los de la 2da. generación y posteriores. Se trata todavía de grandes hombres que fueron aislados, por la misma razon - el descorrer los velos -, este el caso de: Hasan al-Basrí (642-728), fundador de un movimiento filosófico ("apartado de su grupo por reaccionario"), Abul-Faid Dhu al-Nun al-Misrí (796-861), Abu Yazid a1-Bastamí. (874), al-Hallay (858922), al-Yunaid alBagdadf (910), para mencionar sólo algunos, que nunca deberian estar ausentes de los listados y referencias en las obras sobre el tema .

Sobre Hasan al-Basrí existe la siguiente narración : " Exponente fiel del pensamiento de Ibn Abi Talib (yerno del Santo Profeta y cuarto califa del Islam)- Dios esté satisfecho de él - un dia viajo a la ciudad de Basra y entró en una mezquita. Allí se encontró con la gente que se dedica a la causa religiosa, les mandó qµe se levantaran y se fuesen.

Cuando llegó junto a Hasan al-Basrí le dijo: voy a plantearte una cuestión, si respondes correctamente, te puedes quedar, si no, te vas igual que tus acompañantes. Al-Hasan le dijo: "Preguntame lo que quieras!".

Y le preguntó «¿cuál es el fundamento de la verdad» a lo que respondiera : "La exigencia consigo mismo» . También por exigencia consigo mismo, preguntó «¿Qué es lo que la echa a perder?» y Al-Basri respondió» "La codicia"» "Puedes seguir aquí. Gente como tu es la que debe hablar a los hombres", dijo Ali, Dios esté satisfecho de él.»

Con el tiempo estos grandes exponentes del Camino se convierten en cabezas «nodos» brillantes de los linajes espirituales de las cofradías o hermandades, los turuq ( taríqas, o "sendero"). Estas cofradías conservan orgullosa memoria de su silsilah, es decir la genealogía espiritual o cadena de maestros que se remonta al Profeta, siempre "salvo alguna rara excepción", a través de su primo y yerno de quien dijera el Mensajero de Dios: «Yo soy la ciudad de la sabiduría y ‘Alí es su puerta. Quien desee la sabiduría que penetre pues por su puerta».

A través de esta estructura el sufismo ejerce una influencia considerable sobre las sociedades islámicas hasta el presente: los aspirantes espirituales deben tener un Maestro, sumarse a una tariqah y al sílcilah, siguiendo a un Ven. Jeque, un M. H. Sheik, un H. Sifu, un M. Rev. Hakim, Rev. Murshid o M. Resp. Murid, a un Salequim o derviche que lo conduzca por este camino.

Nota: Estos son los estadios que corresponden a las graduaciones de la Escuela Sufi de nuestra Orden. De mayor a menor en la escala aerosomica

Este debe ser un experimentado conocedor de la disciplina espiritual, un walí (amigo) de Dios. Así el aspirante (el muríd se une al maestro en una suerte de matrimonio místico, jurándole obediencia, como hicieron los acompañantes del Profeta), para que el Sheik lo tome de la mano y lo lleve a la meta.

Hay una serie de caracteríticas y médios comunes a todas las cofradías sufíes: la práctica de la «remembranza» de Dios con Sus Nombres (dhikr); el cultivo de la hermandad espiritual entre los aspirantes, la purificación de la conducta mediante una práctica de los mandatos (especialmente la sunnah profética) y de la «cortesía espiritual»(adab) para con el Sheik y sus compañantes.

Más allá de estos elementos comunes, el sufismo está profundamente enraizado en la sociedad islámica tradicional en multitud de formas: hay cofradía asociadas a los distintos oficios y artes (cientificos, artistas marciales, arquitectos, tejedores, sanadores, decoradores, artistas, calígrafos, caballeros, etc. para todos hay ejercicios especiales ) y de alli surgen movimientos de renovación teologíca y social (los ejemplos históricos son numerosos: la revolución de los almohades, de los safavies, etc.); se muestra en el arte: la poesía y la musica, la sema’, las sesiones de danza y canto similares a las realizadas por las culturas indigenas del Occiendente en sus raices arcaicas y El dhikr de las cofradías, etc.

Y no hablamos sólo del pasado clásico: la presencia viva del sufismo se detecta sobre todo en la difusión que está teniendo el Islam en occidente, generalmente de la mano de las tariqas, estamos en todo el mundo, tanto en America del Norte como en America del Sur, en Europa, Indonesia, Malasia, Indochina, Filipinas, etc.

Notese que hacemos enfasis en la eliminacion de la violencia, la practica de la tolerancia, el estudio de todas las formas de culto al Creador, el respeto por la autonomia de los pueblos, la Universalidad y el Cultivo de la Conciencia Superior en el mundo.

Esperando la transicion de los siglos para la Nueva Edad, donde todas las formas de La Tradicion haran un convergencia multiple para el beneficio de los aspirantes a la Unidad en La INICIACION.

Baraka Bashad!.

Invocando la Bendicion del Gran Espiritu

H. Guru Leal

el_leal@email.com





En la proxima oportunidad hablaremos sobre Los Peregrinajes a Lugares Sagrados que con parte de Las Tradiciones de todos los tiempos, para mas informacion visite : http://www.tlahui.com - El Peregrinaje a Huandacareo tiene informacion valiosa.
Anuncios
Relacionados

Sobre Al Hikam de Ibn AtaAllah

Artículos - 15/03/2002

El viaje de Adam

Artículos - 06/08/2003

Sabiduría Sufi

Artículos - 08/04/2004



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/29030-el_sufismo_shii_y_la_tradicion.html