webislam

Jueves 19 Septiembre 2019 | Al-Jamis 19 Muharram 1441
1200 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=4553

Visiones siderales del corazón del Islam en África

Crónica post-mediatica de una visita a comunidades en Africa y Europa

17/04/2006 - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

A las puertas de Tombuctú
A las puertas de Tombuctú
RECUERDO DE ALLÁH EN AFRICA CON OJOS AMERICANOS Y ABRAZO EUROPEO

Una alfombra mágica en Libia

Las recién ensanchadas calles del centro de Trípoli son insuficientes para conectar los cientos de autobuses que salen al desierto, a las provincias y localidades de esta ciudad africana. Sin embargo, justo en las estaciones de combis un gran tapete en el suelo hace las veces de un oasis de oración para transeúntes, chóferes y paseantes.

Los musulmanes tienen ahí, providencialmente una botella de agua limpia para hacer sus abluciones, cuya agua restante cae junto a la banqueta y el ruido de carros, marchantes y tierra. La oración 5 veces al día en este lugar hace que sea un rosario ininterrumpido de personas que oran, meditan y se van....

Esta mezquita sideral al aire libre, con un tapete grande expuesto a la lluvia y con zapatos alrededor se repiten en cada sitio público o de paso en Libia... es donde oran los obreros, los comerciantes pequeños y sobre todo las mayorías negras... es un espacio que a la vez se une a los centros de meditación y zalat en cuartos pequeños dentro de mezquitas en malas condiciones... y que a la vez contrasta con las mezquitas de algunas órdenes donde están las tumbas de santos y se guardan libros y letanías de origen simbólico.

La política fuera de los palacios

Dentro de los palacios y organizaciones políticas pan-árabes, o pan-africanas, la agenda es generar procesos de “unidad” política o religiosa. Generalmente, en su lectura temporal de textos sagrados; su visión dialéctica se base en “ellos” y “nosotros”. Ellos pueden ser occidente, pero también otras culturas de la civilización islámica como la turca o la iraní, o peor aún; los otros pueden ser los no aliados, y aun más peor el “otro” puede ser cualquier espejo que delate el rostro temporal de su significación espacial.

Bueno, es una noticia, saber que la alta política en países que se llaman del Islam, opera casi igual a la occidental. Noticia real que denota a la par, que, a pesar de ellos, que los pueblos y las comunidades vivas de oriente y occidente siguen así: vivas...

UN NIÑO EN TUMBUCTU

No se puede entender la majestad y la elegancia de las mujeres de Malí en Tombuctú, un país pobre y a la vez inmensamente rico en su Islam profundo, sin saber que tanta ropa y tanto vestuario se deben a los mas de 45 grados centígrados que hay al mediodía.

Basta sentirlo un día. Basta estar enfundado en una tunicota y con un turbante, para descubrir el principio físico de que la ropa no genera calor donde hay calor. Si no genera un espacio de humedad para evitar que el calor asfixiante llegue al cuerpo. Así que si va al desierto nada de bronceador y bikini, a menos que quiera una dermatitis de tercer grado.

Y así, mientras los representantes de países europeos y árabes escuchan al presidente Gadafi, que como todos los presientes dicen lo que quieren y que yo como observador del encuentro no escuché por no saber inglés, unos niños jugaban a príncipes ¡a plena media noche!.

Como el clima impide que corran y pateen pelotas durante el día, los niños duermen su siesta en la tarde y en la noche andan como trompos riendo y jugando... no sé si con el permiso de sus papás, pero si libres y frescos.

En sus casas la televisión esta junto a un al_Qurán y la dirección de la qibla. Ni que hablar de que ante una cámara saltan inmediatamente.

“Sentados”, les pido al ver que viene el remolino de niños a jugar conmigo “sentaos, sentaos”, repiten a carcajadas, mientras me rodean en circulo y me ofrecen sus rostros limpios para la cámara. “Sentaos, sentaos”, dicen en un extraño español-africano, muy libre y que hay que venir al centro de África para escuchar.

Los niños de Tombuctú no piden dinero a los visitantes... no saben que es eso... los mendigos... que solo vi uno con la pierna lastimada se para fuera de la mezquita para pedir el sakat, que todo musulmán debe dar... los comerciantes no aceptan bien ni el dólar ni el euro y no les importa mucho...

En las calles de Tombuctú se pueden ver a beduinos con sus largas dagas y vestido elegante... pero al ver su cara en realidad son nómadas del desierto, equipados para su trabajo, y, al preguntar, resulta que son los caravaneros que traen sal del desierto, y que llegan al Oasis a vender sus cosas y obtener agua, un lugar para orar y un vestido para su mujer...

Para un mexicano que vive en tierras indígenas... Tombuctú esta más cerca de las comunidades campesinas con su frescura, pobreza y lentitud que de las cúpulas de gobierno en un país árabe o en los discursos que hacen del Islam un fenómeno temporal y no una teofanía, la mayor de ellas, develada para la humanidad entera y más allá del tiempo que podemos percibir.

LAS NOTICIAS

Ya en Roma y Madrid, veo las noticias y leo los periódicos y portales del Islam y solamente se denota esa historia de las cúpulas por el poder, guerra, violencia y tristeza... veo turbantes corriendo tras el humo de bombas... líderes... noticias que involucran directamente a unos cientos de miembros del Islam político, y que afectan sin embargo en los marcos conceptuales a los mil millones de personas que bajo esa denominación existen en el mundo.

No se habla del vendedor nigeriano de pañuelos que está en las puertas mismas de la Basílica de San Pedro en Roma; no se habla de los vendedores de comida turca en todo el centro de Madrid, no se habla de los círculos de oración que viven fuera del tiempo... y que bueno que no se habla de ellos... eso permite que este día en Madrid un joven marroquí medite tranquilamente en un lugar discreto sobre el Amor a la humanidad... el Amor que Muhammad, la paz y bendición sea para él, pidió desde su nacimiento y hasta la Eternidad en el corazón de la Realidad Misma.

EL AEROPUERTO TRANSHUMANTE

Atrapados en el aeropuerto de Tombuctú por mas de 14 horas, mientras llegaban aviones para regresarlos a Trípoli, donde los esperaba un hotel de 5 estrellas, los lideres occidentales del Islam pudieron conocer de cerca y vivir las peripecias del tercer mundo... aviones atrasados, sin agua en cualquier esquina dispuesta a ser soltada por menos de 2 euros, con comida limitada... En el aeropuerto los cientos se metían y dormían junto a alfombras de piso o entre los mostradores, o deambulaban occisos entre los no mas de 400 metros cuadrados del que consiste. Ya por la tarde los aviones que llegaban o salían tenían que deternerse para no atropellar a alguno de los cientos que acampaban prácticamente en la pista. Lo peor fue cuando llegó el primer avión de Tripoli, los guardias tuvieron que quitar de forma rápida la escalera de subida, ante un conato de abordaje forzoso en el que participaban 600 lideres musulmanes...

En este aeropuerto sideral, sin embargo, se unían franceses con irakies, platicando sobre las últimas noticias del no-vuelo; los centro africanos se mostraban tranquilos, mientras la mirada desorbitada de algunos europeos buscando alguna banquita donde dormir un poco era algo cotidiano... como cotidiano fue la oración en tapetes de cartón, los asalam aleikum repetidos sin cesar... la caravana de moda islámica de todo el mundo... la sonrisa ante la adversidad... la busca de un bote mas de agua... el taco en el piso a la árabe provisto por el gobierno de Mali, una pasta excelente con carne comida en un solo plato por 4 o 5 personas.. y al final una oración colectiva... el Islam de las horas cotidianas es menos rudo que lo parece... mas ruiseño y desesperado... Lo que faltó en este macrouniverso fueron las mujeres lideres del Islam. Hubiera sido mas hermoso
Anuncios
Relacionados

Islam como mensaje universal

Artículos - 23/10/2000

La importancia del corazón

Artículos - 13/03/2003

John O. Hunwick: El sabio que aprendió en Timbuktu

Artículos - 02/06/2015



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/28890-visiones_siderales_del_corazon_del_islam_en_africa.html