webislam

Viernes 28 Febrero 2020 | Al-Yuma 04 Rajab 1441
657 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=4486

Europa examina a sus inmigrantes

Los tests para extranjeros que quieran nacionalizarse comienzan a imponerse en países del continente

08/04/2006 - Autor: Andreu Jerez - Fuente: Diario Adn
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Cuestionario
Cuestionario
¿Se imaginan que el Ministerio de Interior español impusiera un examen sobre lengua y conocimientos histórico-culturales de nuestro país a los inmigrantes que desearan acceder a la nacionalidad española? O mejor aún, ¿podrían ustedes imaginarse que el nuevo Estatuto catalán exigiera oficialmente someterse a un examen de cultura y lengua catalana a aquellas personas que quisieran vivir en aquella comunidad? Ambas propuestas levantarían seguramente un gran revuelo mediático, político y social.

Este debate ya se ha abierto en Holanda y Alemania. Ambos países, considerados desde muchos rincones de Europa como paradigmas de la efectiva integración social de sus amplios flujos migratorios, comienzan a poner trabas a aquellas personas que quieren obtener la ciudadanía o un permiso de residencia.

El pasado 15 de marzo entró en vigor en la liberal y permisiva Holanda un examen de ciudadanía: dentro del habitual proceso burocrático de nacionalización, se ha incluido un test sobre la historia, la política y la cultura holandesas que se realiza en las 138 embajadas y consulados que el país de los tulipanes tiene esparcidos por todo el mundo. "El té, ¿se prepara con agua caliente o con agua fría?", "¿Cuánto tarda un tren desde Ámsterdam hasta Eschede?" o "¿En qué cubo de basura debe tirarse el aceite de freír?" son algunas de las preguntas que incluye la prueba. Aquéllos que las respondan correctamente serán “bienvenidos de todo corazón”, afirma Rita Verdonk, la ministra holandesa de Inmigración e Integración.

Los asesinatos del político xenófobo y populista Pim Fortuyn y del polémico cineasta Theo Van Gogh, ambos extremadamente críticos con la comunidad musulmana instalada en Holanda; las violentas revueltas de los jóvenes franceses de ascendencia musulmana o africana; el ascenso electoral en Alemania o Austria de ciertos partidos de ultraderecha con discurso fuertemente antiinmigratorio se nos muestran como pruebas evidentes de que algo está fallando en los modelos de integración supuestamente efectivos de países del centro y el norte de Europa, donde la llegada de inmigrantes comenzó hace décadas. El test de ciudadanía holandés parece querer enmendar esos errores así como limitar la entrada de nuevos extranjeros. Y algunos políticos ya han tomado nota en la vecina Alemania.

El Ministerio de Interior del de Hesse, Estado alemán situado en el corazón de la República alemana y gobernado en solitario por la CDU (democracia cristiana de centro derecha), ha propuesto un examen de ciudadanía similar al holandés y compuesto por unas 100 preguntas. El nombre de un sistema montañoso de altura media, en qué año llegó al poder Adolf Hitler o qué alemán descubrió la causa del cólera y la tuberculosis son algunas de las preguntas que forman parte de la propuesta.

En cierto modo, el Estado de Hesse no ha hecho más que seguir la senda abierta por el de Baden-Wurtemberg, cuyo gobierno, compuesto por los conservadores de la CDU en coalición con los liberales del FPD, estableció a finales del año pasado la obligación de firmar al aspirante a la ciudadanía alemana una declaración de adhesión al orden constitucional. En caso de que haya muestras de que esa declaración no se cumple, el firmante tendrá que someterse a una entrevista.

Aunque hasta el momento no se trata más que de un proyecto, el examen de ciudadanía ha provocado un amplio debate a nivel nacional en Alemania. Un debate del que Angela Merkel, la primera ministra alemana, no ha quedado al margen: hace unas semanas, en un acto público, Merkel dijo refiriéndose a la controvertida propuesta del estado de Hesse: “Saber unas cuantas cosas sobre Alemania no es pedir tanto”. Y continuó: “Quien quiera ser ciudadano alemán, debe someterse a un consciente reconocimiento de este país”. En definitiva, y pese a que su Gobierno todavía no ha emitido una posición oficial al respecto, Merkel dejó entrever que apoya la propuesta lanzada por el ministro de Interior de Hesse perteneciente a su mismo partido.

Las críticas al examen de ciudadanía no se han hecho esperar: Los Verdes ya se han opuesto desde la oposición, aunque tiene bien poco que hacer ante el la “Gran Coalición” que gobierna Alemania en estos momentos (conservadores y socialistas). Muchos medios de comunicación han publicado en sus diarios on-line las preguntas a las que serían sometidos los aspirantes a convertirse en ciudadanos alemanes. Es el caso del prestigioso Suddeütsche Zeitung que lanza perspicazmente en su página web un reto a los alemanes que nacieron con el derecho a ser ciudadanos de la República: bajo el título de ¿Es usted alemán?, ofrece a sus lectores la oportunidad de intentar responder algunas de las preguntas del test.

“Yo creo que el examen es un absoluta idiotez: muchos alemanes no podrían contestar ni la mitad de las preguntas que en él se plantean”, afirma Jochen Hung, un joven periodista del diario de Postdam Märkische Allgemeine. “Además,” continúa, “la propuesta del estado de Hesse está claramente enfocada a los inmigrantes musulmanes y presenta preguntas tan estúpidamente tendenciosas como ‘¿Qué le diría usted a alguien que mantuviese que el Holocausto es una invención?’”.

Otro de los medios que han elaborado numerosas informaciones acerca del examen de ciudadanía es Deutsche Welle, una agencia de noticias sobre la actualidad alemana que envía sus boletines en 30 idiomas diferentes, entre ellos el español. Que sus destinatarios sean extranjeros provoca posiblemente que sus redactores sean más sensibles sobre este tipo de medidas restrictivas con la inmigración. La redacción de Deustche Welle en español también propone al lector en su web que se someta a algunas de las preguntas del test por si “quiere ser alemán”.

Luna Bolivar es una periodista española que trabaja en Deutsche Welle. Luna no cree que el test se llegue a implantar en toda Alemania: “Además de Los Verdes, los socialdemócratas también están en contra de la medida y ellos son los socios de Gobierno de Angela Merkel”, afirma Luna. De todas formas, tampoco descarta que el examen se implante sólo en el Estado de Hesse.

“No ha nada de malo en conocer el país en el que uno vive, pero el examen tiene un par de problemas”, argumenta Luna. “En primer lugar, la idea de examinar a un extranjero da por sentado que cualquier alemán debería saber esas cuestiones básicas, pero en realidad no creo ni que la mitad de los alemanes aprobase el examen: ¿con qué derecho se exige de los extranjeros más de lo que los mismos alemanes saben sobre su propio país”, razona la periodista española. “En segundo lugar, no estamos hablando de conceder un permiso de residencia, sino la nacionalidad: se considera que las personas que la desean lo hacen por amor al país. Sin embargo, la realidad es que son pocos los extranjeros que quieren ser alemanes por identificación con Alemania. Para la mayoría se trata de una cuestión vital: para alguien que lleva años viviendo aquí, huyendo de quién sabe qué, con una vida hecha, con trabajo e hijos….conseguir la nacionalidad significa seguridad”, concluye Luna.

Según los últimos datos, en Alemania hay siete millones de inmigrantes. La legislación alemana, además, ha sido muy conservadora con respecto a ellos: hasta hace bien poco no se eliminó el derecho de sangre para la concesión de la nacionalidad; es decir, sólo eran alemanes los hijos de los alemanes. Los hijos de los trabajadores extranjeros que emigraron en los años ’50, que hablan perfectamente alemán, siguen hablando de “ellos”, los alemanes, y “nosotros”, los extranjeros, apunta Luna Bolívar. “La legislación alemana se ha ido modernizando y no hay que volver atrás”, afirma la periodista.

Los ministros de interior de los diferentes Estados federados alemanes se reunirán el próximo mayo para intentar pactar una política común sobre el controvertido examen de ciudadanía. Pese a ello, algunos políticos de la CDU están dispuestos establecer en solitario el test en algunos de los Estados que gobiernan en caso de que no se llegue a un acuerdo. Mientras tanto, y pese a las diferencias que nos separan de países como Holanda o Alemania, a España siguen llegando miles de inmigrantes procedentes de las más diversas partes del mundo. Tal vez en unos años algún político proponga este mismo examen de ciudadanía, pero aplicado a nuestra realidad migratoria.

Anuncios
Relacionados

¡Los inmigrantes no existen!

Artículos - 14/03/2006

Europa debate qué hacer con tantos inmigrantes

Artículos - 17/06/2006

Europa busca 20 millones de inmigrantes cualificados

Artículos - 25/09/2007



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/28828-europa_examina_a_sus_inmigrantes.html