webislam

Martes 25 Junio 2019 | Az-Zulaza 21 Shawwal 1440
880 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=4367

EEUU apoyará a la oposición política iraní

27/03/2006 - Autor: Revista Amanecer
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El pasado 15 de febrero, el New York Times publicó un artículo de su periodista Steven Weisman, que señalaba que la Administración Bush “frustrada por el desafío de Irán referido a su programa nuclear,” ha propuesto gastar 85 millones de dólares para montar la mayor campaña de propaganda jamás realizada contra el gobierno de Teherán y promover un cambio político dentro de Irán al “financiar a grupos disidentes, sindicatos, asociaciones estudiantiles y emisiones de radio y televisión.” La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, anunció una petición por dicha cantidad durante una sesión del Senado y señaló que el gobierno estadounidense había buscado una fórmula legal para circunvalar las leyes norteamericanas que prohíben las relaciones financieras con Irán para permitir que el dinero pueda ir directamente a los grupos de oposición que promueven un cambio en el país. “Utilizaremos este dinero para crear redes de apoyo para los reformadores, los disidentes políticos y los activistas pro derechos humanos, “ afirmó. “Aunque nadie utiliza las palabras “cambio de régimen” para describir el objetivo último de EEUU, dicho término sí ha sido utilizado por los conservadores en el Congreso, que han presionado en los últimos años en favor de los disidentes iraníes,” señaló el periódico. “Responsables estadounidenses que pidieron no ser identificados, afirmaron que la elección del presidente Mahmud Ahmadineyad el pasado año había reforzado las tesis de aquellos que abogan por promover un cambio interno en Irán.” Según el periódico estadounidense, la Administración Bush modernizará y expandirá las emisiones de Radio Farda y de la Voz de América mediante la suscripción de acuerdos con las cadenas de televisión por satélite y emisoras de radio en farsi que transmiten desde Los Angeles.

En realidad, los neoconservadores sionistas en Washington están llamando al presidente George. W. Bush a desechar la diplomacia con Teherán con el fin de promover las disensiones internas, financiar a las fuerzas de oposición dentro de Irán o incluso invadir este país. Ellos creen que las fuerzas de la oposición podrían tomar eventualmente el control de Irán, como ocurrió en Ucrania o en Georgia. Robert Kagan, uno de los principales ideólogos neoconservadores, que ayudó a crear un clima favorable a la invasión de Iraq, ha acusado al gobierno de Bush de hacer poco para “explotar las evidentes debilidades que existen en el interior del régimen.” En un artículo publicado el 30 de enero en el periódico The Washington Post, Kagan hizo un llamamiento a la administración norteamericana para apoyar de forma encubierta a las fuerzas de oposición que intentan derribar el régimen iraní y luego añadió: “Si ésta o la siguiente administración decide que es necesario esperar a que se produzca un cambio político, entonces la respuesta es que haya una invasión, y no sólo un mero ataque aéreo y con misiles, con el propósito de poner fin tanto al programa nuclear de Irán como a su régimen.”

Sin embargo, los neoconservadores han perdido cualquier credibilidad tras el fracaso de EEUU en Iraq. The Wall Street Journal, uno de los principales órganos de los halcones de Washington, ha reconocido que los así llamados “neorrealistas”, tales como Condoleezza Rice, que apoyan la diplomacia como el mejor medio para proyectar el poder y los intereses de EEUU, están en la actualidad consolidando su control sobre la política norteamericana. Algunos analistas señalan que la Administración Bush no ha cerrado del todo la puerta a la posibilidad de una mejora de relaciones con Teherán, siempre y cuando el régimen iraní actúe antes. George Perkovich, un alto analista del think tank Carnegie Endowment, manifestó en una sesión del Senado que la política de EEUU hacia Irán no había funcionado desde la Revolución Islámica de 1979 y necesitaba ir más allá de las simples sanciones, la retórica hostil y las presiones. “Irán, al igual que la India en muchos importantes aspectos, es demasiado grande, demasiado capaz, demasiado orgulloso y demasiado importante para que EEUU por sí mismo pueda obligarle a un cambio de comportamiento. Es necesario un enfoque más realista,” señaló. Estos expertos recuerdan que los intentos de la administración de canalizar dinero hacia los grupos pro derechos humanos, sindicatos y organizaciones políticas en Irán no han tenido mucho éxito hasta ahora, y muchos expertos temen que los futuros esfuerzos norteamericanos puedan ayudar a la gente equivocada o perjudicarles si tal financiación se hace pública.” Además, “algunos responsables estadounidenses señalan que la administración necesita tener cuidado para no alinearse con las personas de la diáspora que tienen agendas políticas que son impopulares en Irán, tales como los monárquicos vinculados a la familia del Shah Reza Pahlavi.” Ellos creen también que la financiación norteamericana sería, en realidad, un regalo envenenado para los grupos de la oposición.

Cabe señalar que los esfuerzos propagandísticos realizados por EEUU en Oriente Medio desde el 11-S han fracasado. Así por ejemplo, la estación de radio en árabe Al Hurra (la Libre) es vista con sospechas en el mundo árabe y posee bajos índices de audiencia.

Cortejando a los Muyahidin Jalq

Los neoconservadores quieren que Washington financie a los Muyahidin Jalq (más conocido por sus siglas inglesas MEK), un grupo que está incluido dentro de la lista de organizaciones terroristas del Departamento de Estado de EEUU. El MEK lanzó una campaña de ataques terroristas en Irán a principios de los años ochenta y, en consecuencia, fue eliminado casi completamente en ese país. Más tarde, fue apoyado por Saddam Hussein y luchó junto al ejército iraquí durante la guerra irano-iraquí (1980-88). Saddam permitió al MEK crear varios campos militares en Iraq, incluyendo un campamento situado cerca de Bagdad que funciona como cuartel general y se denomina Campo Ashraf. En 1988, poco después de que Irán accediera a un alto el fuego patrocinado por la ONU, el MEK lanzó un ataque contra las fuerzas iraníes y perdió a casi 2.000 de sus combatientes.

Tras la caída del régimen de Saddam, el MEK –con un gobierno shií hostil en Bagdad- ya no es un peligro para Irán y está haciendo frente a severas crisis que probablemente no será capaz de superar. Recientemente, el MEK acusó a los miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes de haber secuestrado a dos miembros de la organización en Bagdad.

Uno de los más importantes apoyos del MEK en EEUU es el Iran Policy Committee (IPC), una organización compuesta principalmente de oficiales norteamericanos retirados. El pasado febrero, el IPC publicó un documento en el que se detallaban las opciones políticas estadounidenses para Irán. En él, el IPC declaraba que EEUU “debe mantener abiertas las opciones diplomáticas y militares, mientras otorga un papel central a la oposición iraní.” El IPC también recordó que George W. Bush ha declarado que el movimiento es una fuente de información acerca de las ambiciones nucleares de Irán.

En una reciente aparición ante un Subcomité de Relaciones Internacionales de la Cámara de Representantes hace ahora un año, John Bolton, el controvertido subsecretario del Departamento de Estado a quien Bush nombró embajador estadounidense en las Naciones Unidas, fue preguntado por un congresista acerca de si era o no apropiado para la Administración norteamericana el prestar atención a las informaciones acerca de Irán suministradas por el MEK. Bolton dijo que creía que el MEK “es una organización terrorista, según nuestros criterios.” Sin embargo, añadió que no creía que esta etiqueta oficial “nos prohíba conseguir información de ellos. Y yo ciertamente no tengo ninguna inhibición en lo que se refiere a conseguir información sobre lo que está sucediendo en Irán de cualquier fuente que podamos encontrar y que consideremos fiable.”

Según fuentes de la administración norteamericana, algunos responsables del Pentágono quieren reclutar a miembros del MEK como agentes secretos que se infiltrarían en Irán en misiones de inteligencia. Sin embargo, muchos expertos dudan de que la información que procede del MEK pueda ser considerada como fidedigna y digna de confianza. Muchos recuerdan las alegaciones de los exiliados iraquíes de que el régimen de Saddam estaba ocultando armas de destrucción masiva, afirmaciones que demostraron ser falsas tras la invasión estadounidense. Recientemente, el congresista norteamericano Curt Weldon informó en un nuevo libro que un exiliado iraní llamado “Ali” le había hablado acerca de complots iraníes contra EEUU y que la CIA había desperdiciado muchos centenares de horas tratando de probar la veracidad de tales informaciones, que resultaron ser fabricaciones o repeticiones embellecidas de artículos periodísticos. “Ali” era en realidad Fereidoun Mahdavi, un antiguo ministro del régimen del Shah y socio del traficante iraní de armas Manucher Ghorbanifar. Esto prueba que los exiliados iraquíes están dispuestos a hacer lo que sea necesario para convencer a EEUU para que derroque al régimen iraní. Cabe señalar que Ghorbanifar se reunió con Lawrence Franklin, un analista del Pentágono que ha sido recientemente sentenciado por espiar para Israel.

La verdad es que el MEK no tiene presencia alguna dentro de Irán y carece de credibilidad entre los iraníes que viven fuera del país. Una mayoría de iraníes considera a sus miembros como traidores que lucharon junto a sus enemigos en la guerra irano-iraquí. Además, las actividades del MEK han sido condenadas por organizaciones tales como Human Rights Watch, que alega que el grupo posee una historia de prácticas sectarias que incluyen el obligar a sus miembros a divorciarse de sus esposas y a enfrascarse en largas sesiones de autocrítica.

Sin embargo, estas políticas estadounidenses, incluyendo el anuncio de Rice, han irritado a los líderes iraníes, que han estado citando durante mucho tiempo el apoyo de EEUU al golpe de 1953, como un ejemplo de sus designios imperialistas hacia Irán. El embajador iraní ante la ONU, Mohammad Javad Sharif, manifestó que los planes norteamericanos constituían una “clara violación” de un acuerdo irano-norteamericano, firmado en Argel en 1981, que llevó a la liberación de los 52 empleados de la embajada estadounidense en Teherán, que habían permanecido retenidos como rehenes en la capital iraní durante 444 días. Según dicho acuerdo, EEUU se comprometía a “no intervenir directa o indirectamente, política o militarmente en los asuntos internos iraníes.&rdquo
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/28726-eeuu_apoyara_a_la_oposicion_politica_irani.html