webislam

Lunes 20 Enero 2020 | Al-Iznain 24 Jumada Al-Auwal 1441
706 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=10304

¡La llegada de los frany!

Resumen del libro Las cruzadas vistas por los árabes

07/03/2006 - Autor: Kamila Toby - Fuente: Curso Islam Cátedra Toledo
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El libro de Amin Maarouf
El libro de Amin Maarouf

Para Occidente, las cruzadas fueron los brillantes caballeros con la misión de salvar los lugares santos de los bárbaros y asegurar estos lugares para la peregrinación de los cristianos. Pero, a los ojos de los árabes, fue una invasión del gigante Occidente, pálida, bárbara, salvaje, que les mataban, destruían sus hogares y violaban a sus mujeres.

Desde el principio, no nos habla de las cruzadas sino de los franceses, occidentales en general, denominándoles los frany. Mientras las visiones de los europeos y los árabes tienen cosas comunes, el lector occidental conoce muy poco la versión árabe. Maalouf nos abre visión a las fuerzas históricas que hasta hoy continúan formando la conciencia islámica y de los árabes en general.

El autor, reconoce claramente los serios problemas de la sociedad y la política que proclaman los estados islámicos, incluyendo la decadencia mundana suscitada por la riqueza sustancial y esplendor de los califatos Fatimi y Abatid, las guerras civiles que siguieron a la muerte de todos los lideres por falta de claridad en la sucesión, la división sectaria entre los musulmanes Sunni y Chiita y los hostilidades entre príncipes, o entre árabes, turcos y kurdos.

Comienza con Ibn al-Qalanisi, un joven estudioso que observó el avance de los frany hasta Palestina en 1096. Tenía solo 23 años cuando comenzó y vivió hasta los ochenta y siete años. Como un ciudadano oficial fue testigo del odio fraternal entre Ridwan y Dukak en Siria, los conflictos de los presuntuosos príncipes árabes y la importancia militar de Bagdad.

Según el escritor, la secta más temible de todos los tiempos se llamaba los Asesinos. Comenzaron en 1090 con Hasan as-Sabbah, de la ciudad de Rayy, muy cerca de la futura ciudad de Teherán. Surgió entre los chiitas como ataque a los Selyúcidos, defensores de la ortodoxia Sunni, que se había apoderado de todo la región del Asia musulmana.

Hasan encuentra en el Cairo a muchos integristas religiosos que desean como él reformar el califato chiita y vengarse de los Selyúcidas. El arma favorita de Hasan para aterrar a sus enemigos era el crimen. Suicidas individuales mataban a sus objetivos a la luz publica, escogiendo para ello los viernes que era cuando se producía una mayor afluencia de gente a las mezquitas. Les ejecutaban en el acto, ya que eran considerados traidores por sus alianzas con los frany e hipócritas por su Islam superficial –musulmanes en apariencia. Una lepra que carcomía el mundo árabe en un momento en que necesitaban todos sus esfuerzos para hacer frente a los frany.

No se queda corto cuando describe los acontecimientos de las batallas militares. Seguramente porque, para los árabes, las cruzadas afectaba tremendamente su día a día en su existencia como sociedad. El resurgir de los Asesinos en la fortaleza montañosa de Alamut es relatado en la descripción de Ibn Jabays como depósitos de petróleo, cerca de Mosul. “Este producto tiene la apariencia de un lodo muy viscoso, liso, brillante, que desprende un olor fuerte.” Los habitantes de Mosul atribuían atributos curativos a este líquido negro.

Sin duda la historia de Maarat, una ciudad de Siria, fue monstruosa. Era una ciudad sin ejercito y muy intelectualizada, de una gran cultura, con librepensadores y poetas. Durante dos semanas pudieron defenderse, pero al construir los frany una torre de madera tan alta como las murallas, se vinieron abajo. Intentaron hacer un trato para salvar sus vidas, pero los frany no cumplieron con su palabra. Durante tres días se mantuvo la carnicería y lo más fuerte vino con lo que hicieron con sus presas: se las comieron asadas.

Los turcos no olvidarán jamás el canibalismo de los occidentales. A lo largo de toda su literatura épica describirán invariablemente a los frany como antropófagos. El episodio de Maarat contribuyó la apertura de un foso que se mantendría durante siglos.

Aunque, el yihad menor había comenzado hace ya unos años, fue Abdu-Fadl Ibn al-Jashb, cadí de Alepo, quien se atrevió a despertar al gigante durmiente en que se había convertido el mundo árabe. Son las ciudades de Alepo y Damasco quienes forman un ejército de varios docenas de miles de soldados, bajo mando de los mejores oficiales del clan Seyúcida y ordenan unirse a ellos a todos los príncipes musulmanes, que acuden para cumplir el deber sagrado del yihad contra los frany.

Un héroe importante de los musulmanes fue imad al-Din Zangi, fundador de un estado y considerado como el primer gran combatiente del yihad. Un hombre humilde que dormía en sus tiendas siendo gobernador de Mosul y Alepo. La reconquista de Edesa fue acogida para los musulmanes con gran entusiasmo, dándole los títulos de “el rey victorioso” y “ornamento del Islam” aunque fuera conocido por sus borracheras. Acabo sus días acuchillado por su eunuco mientras dormía. No había llegado a conquistar Jerusalén como había soñado. Con su muerte parecía que se había concluido la epopeya del estado fundado por él, pero solo era el principio.

Le sucedió, Nur al-Din Mahmud, segundo hijo de Zangi. Este rey le consideraba el más ferviente musulmán de todos. Un hombre piadoso, defensor del pueblo, reservado, respetuoso con la palabra dada y totalmente entregado al yihad. Pudo conquistar Damasco sin derramar sangre –los ciudadanos literalmente abrieron para él las puertas de la ciudad. Unificó la Siria musulmana, consiguiendo convertir el mundo árabe en una fuerza capaz de aplastar a los frany. Aunque sería su lugarteniente, Salahu Din (Saladino), quien recogiera los frutos de la victoria.

Salahu Din heredó por sorpresa Egipto. Shirkuh, su tío, le llevo a Egipto, y literalmente lo conquista en nombre del rey Nur al-Din. Murió a consecuencia de una comida demasiada copiosa, dejando el poder a cargo del joven general kurdo. Curiosamente, es escogido por los consejeros del califa al-Adid por ser un joven inexperto y el mas débil de los emires del ejercito.

Este personaje siguió los pasos de su señor Nur al-Din, en cuanto a su humildad, honestidad, y generosidad. De hecho, sintió un sincero desprecio por la riqueza y el lujo. Y así murió, sin tener un solo dirham. Siguió también los pasos de su señor en cuanto a las conquistas, sin derramar sangre y así consiguió la ciudad santa. Entró en ella el viernes 2 de octubre de 1187, el 27 de rayab del año 583 de la hégira, el mismo día en que los musulmanes celebraban el viaje nocturno del Profeta a Jerusalén.

Cuarenta y dos años duró Jerusalén en manos de los musulmanes, hasta que fue regalado por Al-Kamel, sobrino de Salahu Din, al emperador Federico II de Hohenstaufen.

La entrega de la ciudad santa causó un gran revuelo dentro del mundo musulmán. Hasta que pudieron conseguir la reconquista pasaron verdaderas penurias.

Jerusalén, como una pelota de tenis pasó de mano a mano, hasta incluso hoy en día, que sigue sin solución.

Si Occidente pretendía, con sus sucesivas invasiones, contener el empuje del Islam, el resultado fue precisamente el contrarío. No solo fueron capaces de derrotar a los frany con sus estados enraizados en el Oriente, después de dos siglos de ocupación, sino que, además, llegaron a conquistar, bajo el estandarte de los de los turcos otomanos, la propia Europa, como ocurrió con Constantinopla, en 1453.

Es de destacar que en el mundo musulmán, desde España hasta Irak, es aun, intelectualmente y materialmente, el depositario de la civilización más avanzada del Planeta.

El epílogo nos da que pensar. ¿Todavía el Oriente sigue viendo al Occidente como un enemigo? ¿Hasta que grado fueron las cruzadas responsables de girar el epicentro de la historia hacia el oeste? ¿Acaso se debió el declive de la civilización árabe a su complaciente dependencia de una civilización del oeste, militar y económicamente superior? Maalouf proporciona al lector alimento para la reflexión al sugerir tentativas de respuestas a los cuestiones que aun siguen debatiéndose en el mundo Árabe.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/28614-la_llegada_de_los_frany.html