webislam

Miercoles 13 Noviembre 2019 | Al-Arbia 15 Rabi al-Auwal 1441
693 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=4079

Acerca de la presencia de Allah en nuestro interior

06/03/2006 - Autor: Abd al Qadir al Yilani - Fuente: Sufismo.net
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Bismillahir Rahmanir Rahim

En el Nombre de Allâh Clemente Misericordioso

Fue en la escuela, tarde por la noche del Martes, el 18 de Dhu’l-Qa’da, A.H. 545, cuando el Sheikh (que Allah esté bien complacido con él) dijo:

El Señor de la Verdad (Todopoderoso y Glorioso es Él) aún sería digno de ser temido y mirado con esperanza, incluso si no hubiera creado ni el Jardín del Paraíso ni el Fuego del Infierno. Obedecedlo en la búsqueda de Su rostro, cualquiera sea el regalo o el castigo Suyo que pueda estar almacenado para vosotros. La obediencia hacia Él consiste en llevar a cabo Sus órdenes, observar Sus prohibiciones, y la paciente aceptación de Sus decretos. Arrepentios ante Él. Llorad en Su presencia.

Humillaos ante Él con las lágrimas de vuestros ojos y de vuestros corazones. Llorar es un acto de adoración ‘bada, y una extrema expresión de humildad. Si morís en un estado de arrepentimiento tawba, buena intención niyya saliha y acciones puras a’mal zakiyya, el Señor de la Verdad (Todopoderoso y Glorioso es Él) hará que os beneficiéis. Él ha prometido recompensar a los oprimidos, porque no hay nadie que demuestre Su misericordia y compasión a aquellos que Le obedecen.

Debéis amarlo en este mundo y en el más allá. Dejad que Su amor sea más importante para vosotros que cualquier otra cosa. No podéis prescindir de ello, porque es lo que os trae beneficio. Toda criatura os quiere para su propio beneficio, mientras que el Señor de la Verdad (Todopoderoso y Glorioso es Él) os quiere en vuestro propio beneficio.

¡O mi gente! Vuestro yo inferior alega divinidad ilahiyya, aunque no tenéis la menor idea de ella, porque el yo inferior presume ser mejor que el Señor de la Verdad (Todopoderoso y Glorioso es Él). Sus deseos no son los deseos de Él. El yo inferior ama a su enemigo, Satan el maldito, y no lo ama a Él. Cuando llegan Sus decisiones aqdiya, ni las acata ni las acepta con paciencia, sino que se opone y discute. No tiene ninguna noción de la sumisión obediente istislam, dado que está satisfecho con el Islam nominal, aunque eso es inútil para él y no le traerá ningún beneficio.

¡O joven! Mantén un estado de temor y no abrigues esperanzas hasta que te encuentres con tu Señor (Todopoderoso y Glorioso es Él), ten los pies de tu corazón y los de tu cuerpo físico firmemente plantados ante Él, y ten el documento de buena conducta en tus manos. En ese punto será apropiado que te sientas seguro. Cuando Él haya asegurado tu seguridad, experimentarás mucho bien en Su presencia. Cuando Él haya asegurado tu seguridad, estará firmemente establecida, porque cuando Él concede algo no deja de cumplirlo, no da marcha atrás, no cambia de parecer y no se retracta.

Cuando el Señor de la Verdad (Todopoderoso y Glorioso es Él) selecciona a un siervo, lo acerca y lo pone a Su lado, y cada vez que el temor se apodera de él, Él le brinda algo que disipe el temor y tranquilice su corazón y su ser más recóndito sirr. Esto por lo tanto es algo entre Él y el siervo.

¡Ay de ti! O ignorante, que te alejas del Señor de la Verdad (Todopoderoso y Glorioso es Él) y lo dejas a espaldas de tu corazón, mientras te dedicas al servicio de las criaturas. La gente del Señor se preocupa por el servicio al Señor de la Verdad (Todopoderoso y Glorioso es Él), por lo que Él acerca sus corazones hacia Sí Mismo. Él se da a conocer ta’arrafa a sus corazones, de modo que ellos se familiarizan ‘arafat con Él.

Cuando uno de vosotros se ha familiarizado con el Señor de la Verdad, ha finalizado su guerra con su yo inferior, sus pasiones, sus impulsos naturales y su demonio, y se ha liberado de ellos y de sus lazos mundanos, y cuando el Señor de la Verdad (Todopoderoso y Glorioso es Él) le ha abierto la puerta de Su cercanía, él verá una tarea que debe realizar. Entonces se le dirá: “Regresa, trabaja en el servicio a la gente, y guíalos hacia Nosotros. Sirve a los buscadores y a aquellos que Nos desean”.

No os dais cuenta, no sois conscientes de lo que hace la gente del Señor. Trabajáis día y noche, esforzándoos por ese yo inferior que es vuestro propio enemigo, y complacéis a vuestras esposas para desagrado de vuestro Señor (Todopoderoso y Glorioso es Él). Muchas personas le dan prioridad a la satisfacción de sus esposas e hijos en vez de complacer al Señor de la Verdad (Todopoderoso y Glorioso es Él). Al observar vuestras actividades y recreaciones, veo que vuestro único interés es vuestro propio yo, vuestra esposa y vuestro hijo, y que no tenéis ninguna noción del Señor de la Verdad (Todopoderoso y Glorioso es Él).

¡Ay de ti! No cuentas como hombre entre los hombres. El hombre rajul que tiene una madurez rujuliyya perfecta kamil no trabaja para nadie aparte del Señor de la Verdad (Todopoderoso y Glorioso es Él). Los ojos de tu corazón se han quedado ciegos, la serenidad de tu ser más recóndito se ha perturbado, y ahora estás aislado de tu Señor (Todopoderoso y Glorioso es Él) sin que tengas la menor sospecha de tu situación. Es por eso que algunos de los sabios (que la paz de Allah sea con ellos) han dicho: “¡Ay de aquellos que están aislados sin saber que están aislados!”

¡Ay de vosotros! En vuestra comida de pan desmenuzado hay vidrio molido, y lo estáis comiendo sin daros cuenta, debido a la fuerza de vuestra glotonería, al impulso abrumador de vuestro apetito y vuestro deseo, y a la intensidad de vuestra codicia. Después de un rato vuestro estómago se cortará y moriréis. Vuestra desventura se debe enteramente a vuestro alejamiento de vuestro Señor (Todopoderoso y Glorioso es Él) y a vuestra preferencia por otros. Si examinarais cuidadosamente a las criaturas, las odiaríais y amaríais a su Creador Khaliq.

Como ha dicho el Profeta (swas): “Examinadlas cuidadosamente, y después las aborreceréis”, significando que odiaréis. Pero amáis y odiáis sin tratar de examinar. El intelecto ‘aql puede investigar, pero vosotros no tenéis ningún intelecto. El corazón qalb puede investigar, pero vosotros no tenéis ningún corazón. El corazón medita, reflexiona y presta atención.

Como ha dicho Allah (Exaltado es Él):

Realmente en esto hay un recordatorio y una advertencia para cualquiera que tenga un corazón, o que escuche con plena atención. (50:37)

Dejad que la mente se transforme en un corazón. Dejad que el corazón se transforme en una esencia recóndita. Dejad que la esencia recóndita se transforme en aniquilación fana, y dejad que la aniquilación se transforme en existencia wujud.

Adán (ra) y los Profetas al-anbiya’ tenían deseos y apetitos, aunque solían oponerse a su yo inferior y buscaban complacer a su Señor (Todopoderoso y Glorioso es Él). Adán (ra) sentía un deseo shahwa en el Paraíso. Cometió un error zalla mientras estaba en el Paraíso. Después se arrepintió, pero no hubo marcha atrás para él. Sin embargo su deseo era loable, porque deseó no tener que dejar la cercanía del Señor de la Verdad (Todopoderoso y Glorioso es Él).

Los Profetas (ra) nunca cesaron de oponerse a su yo inferior, sus impulsos naturales y sus deseos, hasta que llegaron a estar afiliados con los ángeles mala’ika desde la perspectiva de la realidad haqiqa, debido a la abundancia de su luchas y su esfuerzos con su propio yo. Los Profetas, Los Mensajeros al-mursalun y los santos al-awliya son pacientes, y vosotros también debéis emular esa paciencia.

¡O joven! Soporta con paciencia los golpes de tu enemigo, porque muy pronto lo golpearás a él, lo matarás y te apoderarás de su botín. Después recibirás del Rey la túnica de honor y el feudo iqta.

¡O joven! Esfuérzate por no perjudicar y herir a nadie, y por tener una buena intención hacia todos, a menos que sea alguien a quien la ley sagrada shar’ te ordena herir, en cuyo caso herirlo es un acto de adoración ‘ibada.

En cuanto a los sabios al-‘uqala’, los nobles an-nujaba’, los campeones de la verdad as-siddiqun, su Trompeta ha sonado. Han despertado la Resurrección para sí mismos. Se han alejado de este mundo a través de sus aspiraciones. Han cruzado el Puente as-sirat a través de la afirmación de la verdad tasdiq. Han viajado con sus corazones hasta que llegaron a detenerse ante la puerta del Paraíso.

Se han detenido allí donde estaban y han dicho: “No comeremos ni beberemos solos, porque la persona generosa al-karim no come sola”. Por lo tanto han emprendido la retirada y regresado a este mundo, es decir, han venido a invitar a la humanidad al servicio obediente de Allah (Todopoderoso y Glorioso es Él) y a informarles de lo que hay allí, facilitándoles de esta manera las cosas.

Cuando la fe iman de una persona es fuerte, y su convicción es firme iqan, ve con su corazón todos los detalles de la Resurrección acerca de la cual Allah (Todopoderoso y Glorioso es Él) lo ha informado. Ve el Jardín del Paraíso y el Fuego del Infierno y lo que contienen. Ve la Trompeta y el arcángel a cuyo cargo está. Ve esas cosas así como ve este mundo y su desaparición, y la caída de los imperios y su gente. Ve a las criaturas como si fueran tumbas andantes, y cuando pasa por las tumbas puede sentir las bendiciones y los tormentos que hay dentro de ellas.

Ve la Resurrección y lo que contiene como resistencia y acatamiento. Ve la misericordia de Allah (Todopoderoso y Glorioso es Él) y Su castigo. Ve a los ángeles erectos de pie, a los Profetas al-anbiya’, a los Mensajeros al-mursalun, los Abdal y los Santos al-awliya’ en sus rangos. Ve a la gente del Paraíso visitándose unos a otros, y a la gente del Infierno en guerra unos con otros en el Fuego del Infierno.

Cuando la vista de una persona es sana, ve a las criaturas con el ojo de su cabeza, y con el ojo de su corazón ve la operación de Allah (Todopoderoso y Glorioso es Él) entre ellas. Ve cómo Él causa que se muevan y cómo las detiene. Tal es la noble visión de los santos de Allah (Todopoderoso y Glorioso es Él), de aquellos que cuando miran a una persona, ven su forma exterior zahir con los ojos de su cabeza, y su ser interior batin con los ojos de su corazón, y quienes ven a su Señor (Todopoderoso y Glorioso es Él) con los ojos de su ser más recóndito sirr.

Aquel que sirve, es servido man khadama khudima. Cuando le llega el destino, lo acompaña, permitiendo que lo lleve hacia la tierra o el mar, hacia la costa o hacia la montaña, mientras lo alimenta con un menú dulce o amargo. Lo acepta de buen grado en el honor y en la humillación, en la afluencia y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad.

Camina al lado del destino hasta que, cuando el destino reconoce que está totalmente agotado, desciende y le permite viajar en su lugar. Entonces el destino se convierte en un vehículo para él, lo sirve y lo trata con humildad, debido a su cercanía a Allah (Todopoderoso y Glorioso es Él) y la estima que Él le tiene. Todo eso se debe a su oposición a su yo inferior nafs, sus pasiones hawa, sus impulsos naturales tab’, sus tendencias habituales ‘adat, sus demonios shayatin y sus compañeros malvados aqran as-su’.

O Allah, concédenos la bendición del acatamiento a Tu destino bajo toda circunstancia.

¡Danos lo bueno en este mundo, y lo bueno en el más allá, y protégenos del tormento del Fuego! (2:201) 

Traducción al Castellano: Orden Sufi Yerrahi al Halveti - Asoc. Islamica Yerrahi
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/28603-acerca_de_la_presencia_de_allah_en_nuestro_interior.html