webislam

Jueves 27 Febrero 2020 | Al-Jamis 03 Rajab 1441
1142 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=3981

Invocar los nombres divinos que significan el Uno, el Único y el Eternamente Auto-subsistente

19/02/2006 - Autor: Sheikh Muzaffer Ozak al Yerrahi al Halveti - Fuente: sufismo.org.ar
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Surat al-Ikhlas
Surat al-Ikhlas
Bismillahir Rahmanir Rahim
En el Nombre de Allâh Clemente Misericordioso

La gloriosa Surat al-Ikhlas contiene también el noble Nombre:

al-ahad (jalla jalaluhu)
El Uno (Gloriosa es Su Majestad)

La Realidad de la Esencia Divina es inmune a cualquier clase de asociación. Dado que Allah, Magnificado y Glorioso es Él, ha existido desde toda la eternidad, incluso antes de que creara el universo entero, se Lo invoca como:

ya wahid
¡Oh Único!

Dado que Él no tiene necesidad de Su creación, y dado que jamás se le puede atribuir ningún socio o par, Él es:

al-ahad
El Uno.

A través de este Nombre, el siervo de Dios afirma la Unidad de la Esencia Divina.
Si este Nombre lo menciona alguien que viaja solo, esa persona encontrará un buen compañero. Este Nombre también lo acompañará a uno en el solitario y atemorizante viaje de la muerte. En cualquier caso, se lo debería repetir ciento treinta veces por día.

al-samad
El Eternamente Auto-Subsistente

Todas las criaturas son mendigos en la Corte de Su Divinidad, pero Allah, Glorificado y Exaltado es Él, es independiente de todas Sus criaturas. Él es de lejos Superior y Mayor que todas Sus criaturas. 

A través de este Nombre, reconocemos que toda criatura depende del Señor Exaltado en todo momento de su existencia continua. Acudimos enteramente a Allah, Exaltado es Él, y ponemos nuestra absoluta confianza y seguridad en Él.

La venerable A’isha, Madre de los Creyentes, narró esta noble Tradición: “El Mensajero bendito, me dijo una noche: ‘Oh A’isha, no te acuestes a dormir antes de haber realizado los cuatro actos benditos de adoración. Primero, lee la totalidad del Sagrado Corán; Segundo, gana la aprobación de los nobles Profetas, para que intercedan por ti en el próximo Día de la Resurrección; Tercero, haz que los creyentes estén contentos y complacidos contigo; Cuarto, completa el Peregrinaje menor’. Luego se levantó para orar sin dejarme tiempo alguno para hacer preguntas.

“Me senté en la cama, pensando en cómo me sería posible realizar alguna vez esos cuatro actos benditos en el curso de una noche. Cuando nuestro Maestro bienamado terminó de orar, le dije: ‘Oh Mensajero de Allah, tú me eres más querido que mi propio padre y mi propia madre. Me dijiste que no me acueste y duerma sin haber completado cuatro cosas. ¿Cómo podría lograrlas en tan breve tiempo?’

“Él sonrió y respondió: ‘Oh A’isha, recita la noble Surat al-Ikhlas tres veces. La recompensa será la misma que por leer el Corán entero. Si me bendices a mí y a los Profetas que vinieron antes que yo, disfrutarás mi intercesión y la suya en el Día de la Resurrección. Para que todos los creyentes estén contentos, busca la clemencia y el perdón del Señor Exaltado para todos ellos. En cuanto al Peregrinaje menor, recibirás su recompensa si glorificas a Dios diciendo: ‘Gloria y Alabanza a Allah; no hay nadie digno de adoración más que Allah; Allah es Supremamente Grande’ ” 1.

Conforme a Ubayy ibn Kab, el Profeta bendito dijo: “Para cualquiera que recite Surat al-Ikhlas sólo una vez, hay una recompensa igual a la ganada por cien mártires”.

No se debe olvidar que el creyente tiene mil ídolos por cada ídolo único del incrédulo. Por la lectura continua de esta gloriosa Sura, limpiamos nuestro corazón de esos ídolos y nos hacemos sinceros en nuestras acciones.

A un hombre se le murió su hijo. Esa noche soñó que veía al muchacho en el Infierno, encadenado y sufriendo un cruel tormento. El infeliz padre estaba horrorizado. ¿Pero qué podía hacer para salvar a su hijo? Lloró y se lamentó y se despertó en un estado de crisis. 

A la noche siguiente, otra vez vio a su hijo en un sueño; pero esta vez se sintió feliz, porque el muchacho estaba en el Paraíso y en la felicidad. Por permiso divino, le preguntó a su hijo cómo se había salvado del Fuego y llegado a ese estado bendito. Esta es la respuesta que recibió:

“Una persona digna de recitar al-Ikhlas pasó por el cementerio donde yo yacía. Recitó esta noble Sura tres veces y donó la recompensa a todos los muertos que estaban enterrados allí. El Señor Exaltado creó tal luz en honor a esas tres recitaciones de Surat al-Ikhlas, que me tocaron en suerte todas las dádivas que ves”.

Una vez, el Santo Junayd al-Baghdadi vio a un hombre caminando por la ribera del Río Eufrates. Lo saludó y le preguntó por qué estaba caminando por allí. “Estoy esperando que un bote me cruce a la otra orilla”, respondió el hombre.

“Ven”, dijo Junaid, “permíteme cruzarte”. Cuando el hombre le preguntó cómo iba a poder hacer eso, él le dijo: “Recordando a Allah”. Luego le pidió: “Ten cuidado de no decir nada excepto: ‘Como dice el Sheik ’”.

Tomó al hombre de la mano y empezaron a caminar juntos sobre el agua. El venerable Junayd decía: “Allah, Allah”, mientras que el hombre a su lado seguía repitiendo las palabras: “Como dice el Sheik, como dice el Sheik”.

Se encontraban a mitad de camino y el venerable Junayd seguía con su dhikr: “¡Oh Allah, Oh Allah! ¡Oh Todopoderoso, Oh Todopoderoso!” El otro hombre empezó a preguntarse por qué tenía que limitarse a decir: “Como dice el Sheik. . .” Decidió tratar de invocar a Allah, también, pero en cuanto dijo: “Oh Allah, Oh Todopoderoso”, empezó a hundirse en el río.

El venerable Junayd lo sacó y lo puso a salvo, luego lo reprendió: “¿Te crees tan competente como para mencionar los nombres de Allah? Debido a que sabía que tu boca no era apta para eso, te dije que no dijeras nada más que: ‘Como dice el Sheik’ ”. Con estas palabras, llevó al hombre sano y salvo a la orilla opuesta del río.

De acuerdo con Abu Darda: “Surat al-Ikhlas constituye un tercio del Sagrado Corán. Si la recitamos tres veces, obtenemos la misma recompensa que por leer el sagrado Corán de principio a fin. Este es un enorme favor del Señor Exaltado y Glorificado, conferido a la Comunidad de Muhammad”.

El Profeta bendito dijo: “Allah dividió el Corán en tres partes, y él hizo que ‘Di: “Él es Allah, Uno” ’, sea una de las tres partes del Corán”. 

El Imán Nawawi dice: “El Sagrado Corán se divide naturalmente en tres secciones: Historias; Reglas de la ley Sagrada; Versos que se ocupan de los Atributos de Allah. Dado que Surat al-Ikhlas es la noble declaración de la Unidad Divina, resume la totalidad de la tercera sección. Por lo tanto, aquellos que la leen reciben la recompensa por la recitación de un tercio del Corán”. 

IRSHAD, de SheikhMuzaffer Ozak al Yerrahi al Halveti
Capítulo 29 Pág. 621-624
Traducción al Castellano: Orden Sufi Yerrahi al Halveti – Asociación Islámica Yerrahi 
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/28508-invocar_los_nombres_divinos_que_significan_el_uno_el_unico_y_el_eternamente_auto.html