webislam

Domingo 18 Noviembre 2018 | Al-Ajad 09 Rabi al-Auwal 1440
1548 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=3960

Terapia floral

16/02/2006 - Autor: Redacción Webislam - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

flores
flores
Las esencias florales son preparados naturales de flores silvestres, cuyas propiedades terapéuticas fueron descubiertas por el Dr. Edward Bach, médico inglés, bacteriólogo y homeópata. Estudioso de la astrología, la alquimia y la botánica hermética. El mérito del Dr. Bach fue percibir y comprobar las propiedades curativas de los elixires elaborados con las flores de 38 plantas. Ha este grupo de esencias preparadas originalmente por Bach son las llamadas esencias de 1ª generación. 

Las esencias florales de Bach resultan de una utilidad extraordinaria para el cuidado preventivo y curativo de la salud física, emocional y espiritual. 

Buena parte de sus usuarios son psicólogos, psiquiatras, médicos clínicos y profesionales alternativos de la salud. Sin embargo, tal y como lo ideo Bach y publicó en uno de sus libros llamado “Cúrese usted mismo” es un método al alcance de cualquier persona interesada en su bienestar y desarrollo personal. 

La terapia floral tiene 70 años de historia y eso implica una importante cantidad de casos clínicos resueltos y publicados que avalan su efectividad. Es un método que genera una gran cantidad de adeptos así como detractores. Para unos porque les resulta de utilidad para otros porque científicamente no se sustenta. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud ya reconocía hacia finales de los setenta el valor terapéutico de las esencias florales. También es posible comprobar sus efectos -a nivel personal que dudad cabe- con la camara Kirliam o por el sistema de fotografía instantánea de alta frecuencia de Hans Seidl que facilitan una verificación al instante de la acción de las esencias sobre los cuerpos sutiles del enfermo. 

En la actualidad este sistema de curación está ampliamente difundido y prácticamente todos los países cuentan con elaboradores e investigadores propios, de forma que han ido surgiendo diferentes sistemas como el de Australia o el de California. Por tanto, de los 38 remedios originales de Bach, en los últimos años se ha pasado a unos 2500 cifra que sigue aumentando. 

La Terapia Floral es un sistema de curación que considera que en la raíz de la enfermedad hay un desequilibrio psicoafectivo, él es el verdadero causante del padecimiento físico. Por lo tanto, lo importante a efectos de determinar qué esencias tomaremos, será explorar nuestro mundo emocional, nuestra actitud, el lenguaje corporal que tenemos, nuestro tono de voz, las definiciones que hacemos de nosotros mismos y del mundo que nos rodea; nuestros intereses, motivaciones, nuestra forma de vida. Este análisis nos dará una idea de las esencias que pueden ayudarnos e iniciar de esta forma el tratamiento. El Dr. Bach decía: “Restableciendo la armonía psíquica y emocional ayudaremos a sanar nuestro cuerpo”. 

Esta terapia cuenta con la gran ventaja de ser compatible con cualquier otro tipo de terapia o tratamiento, al mismo tiempo que no presenta ningún tipo de efecto secundario. De ahí que se use también en bebes, niños y mujeres embarazadas.

Preparación de las mezclas 

El preparado se realiza añadiendo entre tres y seis gotas (recomiendan que la proporción sea de una gota -2 para el Rescue remedy- por cada 10 ml.) de esencia floral pura, agua de manantial o embotellada y algún tipo de conservante en poca cantidad para que no se estropeen; para ello se suele añadir brandy o vinagre de manzana. 

Los expertos recomiendan no mezclar más de cinco flores ya que de esa forma se potencia más su efecto curativo y la persona no se ve desbordada por un exceso de información.

La toma mínima (y típica) suele ser de 4 gotas, 4 veces al día. Se pueden verter las gotas directamente debajo de la lengua y retenerlas unos momentos antes de tragar, pues allí empieza la acción de la esencia. En casos agudos, la administración puede ser cada 10 a 30 minutos (incluso cada minuto) hasta que se note mejoría. No sirve de nada tomar más de 4 gotas: si se quiere un efecto más fuerte, hay que aumentar el número de tomas. Una opción en estos casos es verter 2 o 3 gotas de cada flor (5 si es Rescue remedy) en un vaso de agua y beberlo a sorbos durante todo el día. 

Un tratamiento puede durar desde un mes hasta un año o más, dependiendo de lo arraigada que esté la enfermedad. El tratamiento se puede dar por finalizado cuando se considere que el paciente ha aprendido la lección que su enfermedad pretendía enseñarle, independientemente de los síntomas físicos, aunque normalmente éstos desaparecen cuando la lección queda aprendida. 

También se pueden preparar cremas para aplicación local, así como vaporizadores (se puede echar 10 gotas de stock en un vaporizador de 250 a 500 ml). Los animales y las plantas también pueden ser otros beneficiarios de las esencias florales.

El nuevo y sencillo método potenciador

Hasta donde se remonta la memoria del hombre, siempre se emplearon plantas con fines curativos. Bach establece, sin embargo, una distinción entre las plantas que mitigan los padecimientos -la mayoría de nuestras plantas medicinales- y aquellas que han sido enriquecidas con poderes curativos divinos. Estas últimas son las plantas de un "orden superior". Él las encontró por vía intuitiva y las llamó “the happy fellows of the plant world”. 

En ese momento, su sensibilidad se había desarrollado hasta tal punto que no necesitaba más que poner sobre su lengua un pétalo de la flor de cada una de estas plantas para percibir su efecto en el cuerpo, el alma y la mente. Se trataban de plantas no venenosas, pero que tampoco le servían al hombre de alimento, y además, la mayoría de ellas poseen cualidades interiores que no se advierten a simple vista. Algunas se emplean con otra finalidad en la fitoterapia, pero casi todas aún se consi¬deran malas hierbas. Lo importante es que estas plantas sólo se recogen en estado silvestre en determinados lugares agrestes. Si se cultivaran, perderían sus poderes curativos divinos. 

Así de simple, como el aspecto de la mayoría de las flores, es el procedimiento de la “potenciación” que Edward Bach descubrió o redescubrió. En su medicina natural, los indios habrían empleado procedimientos análogos. Para liberar el alma o la “esencia” de las plantas del cuerpo vegetal físico, Bach inventó el “método solar” y el “método de la cocción”. 

El método solar lo empleaba para todas las flores que florecen en primavera o en verano, cuando el sol alcanza toda su potencia. Por la mañana de un día soleado, sin nubes, se recogen las flores de la mayor variedad posible de plantas. Para protegerlas del contacto con la piel humana, se coge una hoja entre el pulgar y el índice. Después, las flores se colocan en una fuente con agua de manantial hasta cubrirlas del todo. Se deja la fuente expuesta al sol, hasta que la esencia de las flores ha pasado al agua de manantial. El agua así "impregnada" se vierte luego en un frasco preparado con alcohol. Este frasco de esencia se conserva por un tiempo ilimitado, ya que es la base para la preparación de los frascos de concentrado. 

El método de cocción se emplea preferentemente para las flores de los árboles, arbustos y matas que son las primeras en florecer, antes de que el sol alcance su máxima fuerza. Las flores se recogen del mismo modo que en el método solar, pero luego se las somete a cocción, se filtra el concentrado varias veces y se vierte en los frascos que se habrán preparado con antelación. En este método de potenciación, aparentemente simple (en comparación con el proceso de dinamización de la homeopatía o de los procedimientos de elaboración de medicamentos antroposóficos), Bach veía las siguientes ventajas: 

- No es necesario destruir o dañar el ser vegetal. La flor, en la cual se concentra la energía esencial de la planta, es cortada en el estadio de madurez total o perfección, o sea poco antes de marchitarse. 

- Entre el proceso de recoger las flores y la preparación no transcurre mucho tiempo, por lo que casi no se pierde energía. Todo es un proceso armónico de alquimia natural, en el cual se conjugan las poderosas fuerzas de los cuatro elementos: la tierra y el aire para hacer madurar la planta, el sol o el fuego para liberar del cuerpo vegetal el alma de la planta, y el agua como sustancia portadora para su misión superior.

Filosofía de Edward Bach

La filosofía que acompaña a la medicina del Dr. Edward Bach juega un importantísimo papel en la terapia floral. En ella, la espiritualidad desempeña un papel predominante en la curación de la enfermedad. Es esa gran visión de lo espiritual lo que convierte a la terapia floral de Bach en una medicina absolutamente holística y natural, pues abarca todos los aspectos del ser humano de una manera absolutamente simple y de acuerdo a las leyes de la naturaleza, sin artificios, manipulaciones ni agresiones de ningún tipo, respetando absolutamente toda ley y todo proceso natural. 

El concepto holista de salud, enfermedad y curación, emana de la perfecta unidad de toda vida y de la absoluta singularidad de todos los sistemas existentes en ella. Cada uno de nosotros realiza un viaje único por la vida, irrepetible, y nuestro estado de salud nos indica en qué punto de este viaje nos encontramos de momento. 

Cada síntoma de enfermedad, sea física, anímica o mental, nos proporciona un mensaje específico que vale la pena reconocer, aceptar y aprovechar para nuestro viaje por la vida. 

Desde este punto de vista, el sistema de las flores de Bach se puede calificar como "curación mediante la rearmonización de la conciencia". En los puntos de conexión de nuestra personalidad, en los que la energía vital fluye por conductos equivocados o está bloqueada, nos pone de nuevo en contacto armónico con nuestra totalidad, con nuestra verdadera fuente de energía. 

Heal Thyself (Cúrese usted mismo: "Una explicación de la causa real y de la curación de la enfermedad") es la expresión de la filosofía de Edward Bach. 

En este libro el Dr. Edward Bach nos plantea un tema fundamental: la necesidad de combatir las causas y no los resultados de una enfermedad. Los resultados son lo observable, el problema en cuestión, pero descubrir las causas que los originan es una tarea extremadamente difícil y un complicado viaje de descubrimiento interior para quien decide emprenderlo.

Bach nos explica entonces que el origen de la enfermedad, al no ser material, es imposible erradicarlo a través de medios materiales que aborden únicamente al cuerpo físico del enfermo. Y define a la enfermedad como "el resultado de un conflicto entre el Alma y la Mente". A su vez considera a la enfermedad como un beneficio, ya que si se la interpreta correctamente servirá como guía para corregir nuestros defectos esenciales.

Y dice así: “La enfermedad no es una crueldad ni un castigo, sino sólo y únicamente un aviso: es un instrumento del que se sirve nuestra propia alma para mostrarnos nuestros errores, prevenirnos de otros e impedirnos cometer más daños, para devolvernos al camino de la verdad y de la luz, del que nunca deberíamos habernos apartado.”

Para comprender el profundo mecanismo de la enfermedad, nos habla entonces de lo que él denomina "verdades fundamentales", que son:

1) “El ser real del hombre es su alma y el cuerpo físico aunque es sólo su templo terrenal es el lugar donde reside en esta tierra. Y al ser nuestra alma una chispa del Todopoderoso, es invencible e inmortal.”

2) “La meta de nuestra existencia es obtener todo el conocimiento y toda la experiencia posible que no lleve a perfeccionar nuestra naturaleza y espíritu. El Alma sabe que entorno y que circunstancias nos permitirán lograrlo mejor, y por tanto, nos sitúa en esa rama de la vida más apropiada para nuestra meta.”

3) “Nuestro paso por la tierra no es más que un momento en el curso de nuestra evolución. Nuestro nacimiento está lejos de ser nuestro principio y nuestra muerte está lejos de ser nuestro final. Nuestras almas, que son nuestro auténtico ser, son inmortales.” 

4) “Mientras nuestra alma y nuestra personalidad están en buena armonía todo es paz y alegría, felicidad y salud. Cuando nuestras personalidades se desvían del camino trazado por el alma o bien por nuestros deseos mundanos o por la persuasión de otros surge el conflicto. Ese conflicto es la raíz, causa de enfermedad e infelicidad. Cualquiera que sea la posición en la que nos encontremos contiene esta posición las lecciones y experiencias necesarias para ese momento de nuestra evolución, y nos proporciona las mayores ventajas para el desarrollo de nuestro ser.”
 

5) “Comprensión de la Unidad de todas las cosas. Todo aquello de lo que tenemos conciencia es en su infinito número de formas una manifestación de ese Amor. Podemos darnos una idea de esta concepción pensando en nuestro Creador como en un sol resplandeciente y de cuyo centro irradian infinitos rayos en todas las direcciones, y que nosotros y todos aquellos de los que tenemos conciencia son partículas que se encuentran al final de esos rayos, enviadas para lograr experiencia y conocimiento, pero que en última instancia, han de retornar al gran centro. Y aunque cada rayo nos parezca aparte y distinto, forma en realidad parte del gran sol central. La separación es imposible, pues aunque cada rayo tenga su individualidad, forma parte, sin embargo, del gran poder creativo central. Así cualquier acción contra nosotros mismos o contra otros afecta a la totalidad.” 

Y los conceptos de salud y enfermedad los define así:
 
“La salud: Si la personalidad pudiera obrar perfectamente al uní¬sono con su alma, que a su vez es parte de la Gran Unidad, el hombre viviría en perfecta armonía. Si la energía de la Creación Universal Divina se pudiera expresar a través del alma y el Yo Su¬perior en la personalidad, nosotros, los seres humanos, seríamos fuertes, sanos y felices como partes del gran campo energético cósmico en armoniosa vibración.” 

“La enfermedad: Dondequiera que la personalidad no esté li¬gada a través de su alma al gran campo de energía cósmica, y que no vibre con él al unísono, reina perturbación, congestión, fric¬ción, distorsión, desavenencia, pérdida de energía. Estos estados avanzan desde su forma atenuada hasta la más exacerbada y se manifiestan al principio como disposiciones de ánimo negativas y luego como enfermedades corporales. La enfermedad corporal cumple la misión de un último aviso.” 

Por tanto, según Edward Bach, la verdadera causa de enfermedad se halla, en definitiva, en dos errores fundamentales. 

El primer error: la personalidad no actúa en armonía con su alma, ya que vive en la ilusión de estar separada. 

El segundo error: la personalidad atenta contra el “principio de la unidad». Y por esto entiende sobre todo que la personalidad atenta contra el principio de la unidad cuando trata de imponer su voluntad a otro ser.

El principio terapéutico de Edward Bach 

A diferencia de casi todos los demás sistemas occidentales, Bach parte en su diagnóstico de la ley del alma, o sea, de un dominio superior de causas. En su diagnóstico, Edward Bach no se orienta por los síntomas negativos, Estos estados anímicos negativos no se combaten como si fueran síntomas, ya que de este modo se los mantendría energéticamente, sino que se los inunda de vibraciones energéticas armónicas superiores, lo cual, como dice Bach, hace que "se derritan como nieve al sol". ¿Cómo podemos hacernos una idea de esto? 

Las flores utilizadas por Bach provienen, como él dice, "de determinadas plantas de un orden superior". Cada una de ellas materializa un determinado dictado del alma o vibra, expresado energéticamente, en una determinada frecuencia de oscilación. Cada uno de estos dictados del alma "vegetal" coincide con un determinado dictado del alma en el hombre así como con una determinada frecuencia energética en el campo de energía humano. En el alma humana están contenidos los treinta y ocho dictados del alma de las flores de Bach como dictados, potenciales energéticos, virtudes o chispas divinas.
 
Si en un determinado dictado del alma humana o potencial energético existe un conflicto entre las intenciones del alma y de la personalidad, allí la frecuencia de la vibración en el campo energético se distorsiona de una manera no armónica y se retarda. Esta distorsión influye sobre todo en el campo energético humano, o mejor dicho afecta al estado anímico total del individuo. Según palabras de Edward Bach, se produce un estado de ánimo o estado afectivo negativo. 

Sobre el efecto de sus esencias de flores Bach escribió en 1934: 

“A través de su alta vibración, determinadas flores, arbustos y árboles silvestres de un orden superior, tienen el poder de aumentar nuestras vibraciones humanas y dejar expeditos nuestros canales a los mensajes de nuestro Yo espiritual, inundar nuestra personalidad con las virtudes que nos son necesarias y de este modo lavar los defectos (de carácter) que causan nuestros males. Como la buena música u otras cosas grandiosas, capaces de inspirarnos, están en condiciones de elevar nuestra personalidad y acercamos más a nuestra alma. De este modo nos brindan paz y nos liberan de nuestros padecimientos. No curan atacando directamente la enfermedad, sino invadiendo nuestro cuerpo con las bellas vibraciones de nuestro Yo Superior, ante cuya presencia la enfermedad se derrite como nieve al sol. 

No hay una auténtica curación sin un cambio en la orientación de vida, sin paz en el alma y la sensación interior de felicidad.”

¿Cómo actúa según esta idea una esencia floral de Bach? 

Dado que vibra en la misma frecuencia energética armónica que el correspondiente dictado del alma humana, sin su distorsión no armónica y su retardación, la esencia de flores puede tomar contacto con este dictado del alma humana y hacerlo retomar a su armonía mediante su propia frecuencia de vibración armónica a través de la resonancia de vibración. 

Expresado en otros términos: la esencia de flores de Bach restablece, como si fuese un catalizador, el contacto entre el alma y la personalidad, bloqueado en este punto. El alma puede hacerse escuchar de nuevo por la personalidad. Allí donde reinaba la falta de armonía y el entorpecimiento, vuelve a fluir la vida. O como dice Bach: "allí donde el hombre ya no era del todo él mismo, vuelve a serlo enteramente". 

Desde la confusión y limitación propias del ser humano, la personalidad encuentra otra vez el camino de vuelta a los potenciales del alma o a las virtudes que dan sentido a nuestra existencia en este planeta y le brindan armonía.


Resumen sinóptico de las flores


Edward Bach dividió los 38 remedios en siete clasificaciones que a continuación señalamos y que pueden servir al lector como orientación:

Para los que sienten temor: *Rock Rose, *Mimulus, *Cherry Plum, Aspen, Red Chesnut.

Para quienes sufren de incertidumbre: *Cerato, *Scleranthus, *Gentian, Gorse, Hornbean, Wild Oat

Para la falta de interés por las circunstancias actuales: *Clematis, Honeysuckle, Wild Rose, Olive, White Chestnut, Mustard, Chestnut Bud

Para la soledad: *Water Violet, *Impatiens, Heather

Para la hipersensibilidad a influencias y opiniones: *Agrimony, *Centaury, Walnut, Holly

Para el abatimiento o la desesperación: Larch, Pine, Elm, Sweet Chestnut, Star of Bethlehem, Willow, Oak, Crab Apple

Para la excesiva preocupación por los demás: *Chicory, Vervain, Vine, Beech, Rock Water


* Las flores señalas con un asterico corresponden a los 12 primeros remedios descubiertos por Bach y que corresponde con las que se publicarán en webislam a modo de monográficos.
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/28497-terapia_floral.html