webislam

Domingo 19 Agosto 2018 | Al-Ajad 07 Dhul-Hiyyah 1439
927 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=3959

El subcomandante Marcos y los visires del Mehdi

14/02/2006 - Autor: Abdennur Prado - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El subcomandante Marcos
El subcomandante Marcos

La tierra cae soñando de las estrellas,
pero despierta en las que fueron montañas…

Miguel Ángel Asturias, "Los hombres de maíz"


Fausto Giudice nos ha regalado un artículo en Rebelión con un sugerente título: ¿Y si el subcomandante Marcos fuese la encarnación del Mehdi?, donde se hace un llamamiento a los musulmanes a sumarse a la causa zapatista. Desde ahora mismo considérenme sumado, como lo estamos hace tiempo muchos musulmanes conscientes del significado (¿espiritual?) de la insurgencia (¿yihad?) contra ese proceso de depredación planetaria llamado globalización, la destrucción del planeta concebida para saciar la avaricia de la gente rota.

El artículo en cuestión fue reproducido en Webislam (portal de los musulmanes a los que hago referencia), lo cual ha causado estupor entre algunos lectores. En efecto, sugerir toda equiparación entre el Subcomandante Marcos y el Mehdi parece descabellado. Un lector nos recuerda que, según la tradición islámica, el Mehdi será uno de los musulmanes, y esto invalidaría de entrada la pregunta. Claro que en este punto cabe preguntarse, ¿Quién puede afirmar que el Subcomandante Marcos no es verdaderamente musulmán? Que yo sepa, él nunca lo ha negado, y Fausto Giudice da buenos argumentos sobre el islam de Marcos: apego a las decisiones tomadas en shura (concertación), resistencia a la opresión, defensa de las tradiciones primigenias, entrega a una tarea que le sobrepasa, por el restablecimiento de un orden justo entre las criaturas, por el reestablecimiento del islam o condiciones eternas de la vida…

Sin forzar demasiado las cosas, estas pueden pasar por evidencias de su islam, del mismo modo que la ausencia de estos principios son evidencias de la falta de islam de muchos musulmanes… Claro que aquí estamos calificando al Subcomandante Marcos como musulmán no en un sentido estrictamente religioso, sino en el sentido prístino del término: alguien que reconoce su sometimiento a la Realidad Única, y que actúa en consecuencia.

Hablando en serio, la pretensión de que el Subcomandante Marcos sea el Mehdi carece de todo fundamento. Más bien, creo que hay que tomarse la pregunta con sentido del humor, como una provocación que anhela una respuesta. La tradición nos dice que el Mehdi surgirá de entre los árabes, y aquí creo que no hay interpretación posible, a no ser que el Subcomandante Marcos sea descendiente de los árabes que (según la Duquesa de Medina Sidonia) llegaron a América antes de Colón. Pero esta hipótesis resulta demasiado rebuscada. Además, hoy en día parece lógico que el Mehdi surja entre los árabes, ya que son los árabes los pueblos más alejados del islam sobre la tierra.

Consciente de las dificultades que suscita la pregunta, Fausto Giudice sugiere otra posibilidad: “¿Y si Marcos, portavoz e ‘intelectual orgánico’ de los ‘hombres verdaderos’, fuese el Mehdi? ¿O, por lo menos, el subMehdi?”.

El Subcomandante Marcos, ¿un subMehdi…? ¡Esto es otra cosa! Aquí nos hemos acordado de las consideraciones de ibn ‘Arabi de Murcia sobre los visires del Mehdi, sus consejeros o lugartenientes. Según el más grande de los maestros, si bien el Mehdi será de procedencia árabe, sus visires serán todos no árabes. Esto también tiene una explicación hoy día. Sugiero que los visires serán miembros de los pueblos primigenios, en su lucha final por la supervivencia ante el terror absoluto que representa la globalización capitalista. Uno de estos pueblos (¿musulmanes?) es sin duda el representado por el movimiento zapatista, haciéndolo extensivo a todas las poblaciones aborígenes de México: tzotzilos, tzeltales, tojolabales, cholos y chamulas.

Al margen de estas especulaciones, que no son sino pura fantasía, lo que llama la atención del escrito de Fausto Giudice es la vinculación entre un principio escatológico como es la llegada del Mehdi con el movimiento indígena insurgente.

Que el zapatismo es un movimiento con connotaciones escatológicas y espirituales salta a la vista. El respeto a los indios es el respeto a sus culturas ancestrales, a su islam. Marcos fue consagrado como líder del Ejército Zapatista en un rito religioso: durante una ceremonia maya llamada el “caracol”, en la que se le hizo entrega de las siete insignias simbólicas del poder, a empezar por una espiga de maíz. A esta emergencia de las tradiciones ancestrales en Latinoamérica se suma el aimara Evo Morales, quien fue proclamado como máxima autoridad india de Bolivia en una ceremonia dirigida por sacerdotes de las distintas etnias del país en el santuario de Tiahuanaco. En la ceremonia, Evo Morales anunció el fin de quinientos años de colonización, palabra que pasa a ser sinónima de evangelización. Sin duda, algo esta pasando. Se cierra un ciclo y vamos camino de retorno.

Estas ceremonias no son vistas desde la izquierda como supersticiones, como hubiese sucedido en los viejos tiempos del Partido único. Gracias a Dios, la izquierda global va dejando atrás su eurocentrismo, con todas esas chácharas sobre el materialismo histórico y la idea de progreso. Existe una amplia consciencia de que el movimiento anti-globalización debe orientarse espiritualmente, es decir: superar un materialismo superficial y enraizarse en la dimensión más honda del ser humano. Despertar a los hombres de maíz, los hombres verdaderos, conectados con la tierra como espigas que recoge la salvia del sol y la devuelve como alimento para la tierra compartida. Tomar consciencia de nuestra conexión con lo anterior a nosotros mismos, que nos unifica y ha dado la existencia. En términos tradicionales: todos somos hijos de Adán, la tierra es nuestra matria, pacha mama. La recuperación de nuestra verdadera naturaleza (fitra en el islam) es el único medio de lograr la justicia entre los hombres, una justicia inherente a la creación y a cada una de las criaturas, y que por tanto no puede ser impuesta desde fuera, sino recordada, recuperada a través de nuestra vinculación consciente con la tradición. De nada pueden servirnos ya las doctrinas y las ideologías. Nada puede frenar esta dimensión espiritual de los movimientos de liberación. Ciertamente, la religión es el opio del pueblo, como también lo fue el marxismo: hay que ir a lo anterior a ella.

Hace años en Webislam iniciamos una sección dedicada a las religiones pre-colombinas, llamada El Quinto Sol. Muchos fueron los sorprendidos de que una página islámica se dedicará a la divulgación de los textos sagrados de América. Todavía recuerdo las palabras de Abdelmumin Aya para justificar esta inclusión: “los pueblos latinoamericanos solo llegarán al islam a través de la recuperación de sus religiones ancestrales”. En Webislam todavía puede leerse la siguiente frase: “Vosotros llamáis al que ha de venir el Mehdi; nosotros, el Quinto Sol. Pero son la misma persona”.


Anuncios
Relacionados

¿Artículo blasfemo de Mehdi Flores?

Artículos - 01/12/2005

El islam en Europa, derechos y responsabilidades mutuos

Artículos - 13/04/2000

Sobre el golpear a la mujer en el Islam

Artículos - 28/08/2000



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/28488-el_subcomandante_marcos_y_los_visires_del_mehdi.html