webislam

Martes 26 Mayo 2020 | Az-Zulaza 03 Shawwal 1441
2748 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=3914

Acerca de la humildad (Khushu) y la obediencia (Tawadu)

08/02/2006 - Autor: Abul Qasim Abd al Karim Ibn Hawazin - Fuente: Orden Sufi Yerrahi al Halveti
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Bismillahir Rahmanir Rahim
En el Nombre de Allâh Clemente Misericordioso
Dios Elevado Sea ha dicho:
“¡Bienaventurados los creyentes, que hacen su azalá con humildad” (23:1-2) 
Abu-l Hasan Abd al-Rahim bin Ibrahim bin Muhammad bin Yahya al-Mazaki no relató...a través de Abd Allah bin Masud que el Profeta (saws) dijo: “Ninguno en cuyo corazón exista un grano de orgullo entrará en el jardín y ningún en cuyo corazón exista un grano de fe entrará en el fuego”.
Un hombre preguntó: “O Mensajero de Dios (saws), ¿qué hay acerca de aquel que gusta de vestir ropas finas?” El (saws) respondió: “Dios Elevado Sea es hermoso y ama la belleza. Orgullo es rechazar la verdad y mostrar desprecio hacia la gente”.
Ali bin Ahmad al-Ahwazi nos relató...que Anas bin Malik dijo: “El Mensajero de Dios (saws) solía visitar al enfermo, atender los funerales, montar un burro, y responder a las invitaciones de los esclavos. El día de la conquista de Qurayzah y de al-Nadir el montaba sobre un burro cuyas riendas y silla de montar eran de cordel muy común”.
Kushu, humildad, es sucumbir a la verdad. Tawadu, obediencia, modestia en la sumisión, es el abandonarse uno mismo a la verdad y dejar de lado la oposición a lo decretos de Dios. Hudhayfah dijo: “La primera cosa que tu perderás fuera de la religión es tu humildad”.
Preguntado acerca de la humildad, un Sufi dijo: “Humildad es pararse frente a la verdad con total atención”. Sahl bin Abd Allah dijo: “Satanás no se acercara a aquel cuyo corazón es humilde”. Uno de los signos de la presencia de la humildad en el siervo es aquel que cuando esta con ira, oposición o rechazo, el la toma sobre si mismo para encontrarse con eso con aceptación”.
Un Sufi dijo: “Humildad es el refrenar los ojos de mirar”. Muhammad bin Ali al-Tirmidhi dijo: “El hombre de humildad es aquel en quien los fuegos de la codicia (atracción hacia el placer) han sido extinguidos y el humo de su pecho abatido, mientras que la luz de la glorificación ha asomado en su corazón. Desde que su codicia ha muerto y su corazón ha revivido, sus miembros son humildes”.
Hasan al-Basri dijo: “Humildad se perpetuo temor apegado al corazón”. Junayd fue preguntado acerca de la humildad y dijo: “Es al abatimiento de los corazones ante los signos de lo desconocido”.
Dios Elevado Sea ha dicho:
“Los siervos del Compasivo son los que van por la tierra humildemente” (25:63) 
He oído a Abu Ali al-Daqqaq decir el significado de ello era (el actuar) con sumisión y humildad. Y le he oído decir que estos siervos son gente quienes, cuando caminan, no cuentan a las suelas de sus zapatos de ser buenas”.
Los Sheikhs han coincidido que el lugar de la humildad es el corazón. Uno de ellos vio un hombre de apariencia depresiva y abatida cuyos hombros estaban contraídos y tensos. “O tal y tal” dijo el. “El lugar de la humildad es acá” –apuntando a su corazón- “no ahí!”-apuntando a sus hombros. Y se relata que el Mensajero de Dios (saws) vio a un hombre distraído jugando con su barba durante sus rezos. “Si el corazón poseería humildad”, dijo el (saws), “entonces sus miembros lo manifestarían”.
Se dice que la definida condición de humildad en los rezos prescritos se tal que uno no sabe quien esta a su derecha o a su izquierda. Esto implica, como se dice, que humildad es inclinar la cabeza para presenciar el propio estado interior en concordancia con la adecuada conducta de dar testimonio a la Verdad.
Se dice que humildad se una perdida que viene sobre el corazón cuando este se vuelve temeroso de su Señor, o también que es la fusión del corazón y su retroceso ante el poder de la realidad. O, se dice, que humildad es conquistar la vanguardia del temor o un estremecimiento que sobreviene sobre el corazón súbitamente junto con el shock de la revelación de la realidad.
Fudayl bin Iyad dijo que solía detestar ver a un hombre comportarse como si tuviera una humildad mas grande de la que en realidad había en su corazón. Abu Sulayman al-Darani dijo: “Si todo el mundo se juntase para ser humilde ante mi como Yo soy humilde cuando estoy Solo, no serian capaces de hacerlo”. Se dice que cuando un hombre no posee humildad cuando esta solo tampoco la tiene cuando esta con otros. Umar bin al-Aziz (uno de los gobernantes del mundo Islámico entero) nunca hizo una postración excepto sobre el polvo de la tierra.
Ali bin Ahmad al-Ahwazi nos relato...de Ibn Abbas que el Mensajero de Dios (saws) dijo: “Nadie cuyo corazón posea orgullo del tamaño de la semilla de mostaza entrara en el jardín”. Mujahid dijo: “Cuando Dios, Glorioso Sea, ahogo a la gente de Noe, todas las montañas relucieron, mientras que el Monte Judi se mantuvo humilde, por ello Dios hizo que allí reposase el arca de Noe”.
Umar ibn al-Khattab solía apurarse cuando caminaba. El solía decir que se apuraba en su trabajo para alejarse el mismo de la arrogancia.
Umar bin Abd al-Aziz estaba una noche escribiendo algo mientras tenia un huésped con el. La lámpara estaba casi apagándose. El huésped dijo: “Tomare la lámpara y la volveré a encender”. “No”, dijo Umar. “No es de la hospitalidad que el huésped trabaje!”. “Entonces despertare al esclavo”, propuso el. “No, el esta durmiendo en la mejor parte de su sueño”, dijo Umar. El tomo el frasco de aceite y le puso aceite a la lámpara. “Tu sueles hacer esto, Comandante de los Creyentes?” exclamo el huésped. “Yo vine como Umar y me iré como Umar”, le dijo Umar a el.
Abu Said al-Khudri ha relatado que el Mensajero de Dios (saws) solía alimentar a su burro, limpiar la casa, remendar sus sandalias, coser sus ropas, y ordeñar las ovejas. solía comer con su sirviente y trabajar junto a el cuando este se cansaba. No se avergonzaba de acarrear mercancías a su casa desde el mercado para su familia. solía estrechar las manos de ricos y pobres y era el primero en saludar. No despreciaba nada que le era ofrecido para comer, incluso dátales inmaduros. Hacia las cosas fáciles. El era de gentil disposición y poseía una generosidad natural. Era maravilloso el tenerlo como compañía. El tenia un abierto, alegre rostro. El sonreía sin reírse mucho, estaba triste sin volverse melancólico, humilde sin humillarse el mismo, y liberal sin ser extravagante. Era de corazón abierto y compasivo con todo Musulmán. El jamás eructó por saciedad o estrecho su mano detrás de un objeto por interés personal.
He oído a Abu Abd al-Rahman al-Sulami decir...que Fudayl bin Iyad dijo: “Los recitadores del Qur’an de Dios son humildes y sumisos. Los recitadores del Qur’an de los magistrados son orgullosos y arrogantes”. El también dijo: “Aquel que ve algo de valor en si mismo no posee porción en la modestia de la obediencia (tawadu)”. Preguntado acerca de la sumisión, Fudayl dijo: “Es humildad ante la verdad, ser condescendiente a ella, y aceptarla de quien sea que la mencione”. El dijo: “Dios Glorioso y Exaltado Sea revelo a la montañas: “Yo le hablare a un profeta desde una de ustedes (las montañas)!” Entonces las montañas sobresalieron todas. Pero el Monte Sinai se mantuvo pequeña, por lo que Dios, Gloria a El, en ella le hablo a Moisés”.
He oído a Muhammad bin al-Husayn decir...que Junayd fue preguntado acerca de la humildad y dijo: “Es tomar a los demás sobre una de tus costados y comportarte alegremente para con ellos”. Wahb dijo: “Esta escrito en uno de los libros revelados por Dios Elevado Sea: “Saque los átomos (de las futuras generaciones) de los lomos de Adán y no encontré un corazón mas vehementemente modesto que el corazón de Moisés, y por esa razón lo elegí y Le hable”.
Ibn al-Mubarak digo: “La arrogancia hacia el rico y la humildad hacia el pobre es parte de la modestia de la sumisión”. Abu Yazid al-Bistami fue preguntado: “Cuando es un hombre poseedor de la humildad?” El respondió: “Cuando el ya no siente que posee un estado o una estación y no ve entre la gente a nadie peor que el”.
Se dice que la humildad es una bendición que nadie envidia, mientras que el orgullo es una desgracia por la que nadie tiene compasión”. La grandeza se encuentra en la humildad, y nadie que la busque en el orgullo podrá hallarla. He oído a Abu Abd al-Rahman al-Sulami decir...que Ibrahim bin Shayban dijo: “Nobleza se encuentra en la humildad, la grandeza en el temor de Dios y la libertad en el contentamiento”. Y también le he oído decir...que Ibn al-Arabi dijo: “Se me ha dicho que Sufyan al-Thawri dijo que los grandes hombres son de 5 clases: un erudito renunciante, un jurista Sufi, un humilde hombre rico, un hombre pobre contento, y un descendiente del Profeta (saws) quien sigue su practica y no clama ningún prestigio por ello”.
Yahya bin Muadh dijo: “La humildad embellece a cualquiera, pero es mas hermosa en el rico; el orgullo hace a cualquiera repulsivo, pero es aun mas repulsivo en el pobre!”. Ibn Ata dijo: “Humildad es el aceptar la verdad de cualquier otro”.
Se ha dicho que Zayd bin Thabit estaba cabalgando. Ibn Abbas bajo y se tomo fuerte de su estribo. “Tío del Mensajero de Dios (saws), para con eso!” exclamo Zayd. “Esta es la manera que se nos ha ordenado que tratemos a los eruditos entre nosotros”, fue la respuesta. Entonces Zayd tomo la mano de Ibn Abbas y la beso. “Esta es la manera que se nos ha ordenado que tratemos a la familia del Mensajero de Dios (saws)!”, dijo el.
Urwah bin al-Zubayr dijo: “Vi a Umar ibn al-Khattab con un barril de agua sobre sus hombros. “Comandante de los Creyentes! Esto no es adecuado para ti!” exclame. “Delegaciones de obedientes individuos se me acercaron. Un sentimiento de superioridad entro en mi ego. Yo deseo quebrarlo”, respondió el. El fue con el barril a los cuartos de una mujer quien era uno de los primeros Musulmanes de Medina y lo vació dentro de su cisterna”.
He oído a Abu Hatim al-Sijistani decir que Abu Nasr al-Sarraj al-Tusi dijo que Abu Hurayrah, mientras era el gobernador de Medina, fue visto con un atado de leña sobre sus espaldas, diciendo: “Abran paso al príncipe!” Abd Allah bin al-Razi dijo: “Humildad es dejar de lado el hacer distinción en el servicio”.
He oído a Muhammad bin al-Husayn decir...que Abu Sulayman al-Darani dijo: “Quienquiera que vea cierto valor en si mismo aun no ha probado la dulzura del servicio”. Pero Yahya bin Muadh dijo: “El mostrar avaricia hacia alguien quien, a cuenta de lo que posee, te muestra avaricia es humildad”.
Shibli dijo: “Mi humillación hace inútil la humillación de los Judíos”. Un hombre vino a Shibli, quien pregunto: “Que eres tu?” “Maestro, yo soy el punto debajo de la letra “b”, respondió el. “Quiera que tu seas mi ejemplo”, dijo Shibli, “en vista de que tu no te asignas a ti mismo ningún estado!”. Ibn Abbas dijo: “Es parte de la humildad que un hombre beba de los de los heces de su hermano”. Bishr dijo: “Dar saludos a los hijos de este mundo al dejar de lado el saludarlos”.
Shuayb bin al-Harb dijo: “Estaba circunvalando la Kaa’ba cuando súbitamente un hombre me empujo con su codo. Me di vuelta para verlo. Era Fudayl bin Iyad. “Si tu piensas que alguien peor que nosotros dos puede atender la sagrada época, Abu Salih”, dijo el, “cuan malo es lo que has pensado!”
Un Sufi dijo: “Me encontraba circunvalando la Kaa’ba. Y vi a un hombre precedido por gente que le agradecía y le alababa cosa que provocaba que otros pudiesen continuar la circunvalación. Un tiempo después lo volví a ver en el dique de Bagdad pidiendo. Me quede asombrado. El me dijo: “Hice mucho por mi mismo en un lugar donde la gente se humilla axial mismo, entonces Dios, Gloria a El, me ha tratado con humillación en un lugar donde la gente de da a si mismo ostentación”.
Umar bin Abd al-Aziz oyó que uno de sus hijos había comprado un anillo por 1000 dirhams. Umar le escribió: “Se me ha dicho que tu has comprado un anillo por 1000 dirhams”. Cuando esta carta te llegue, vende el anillo y alimenta a 1000 estómagos. Obtén un anillo por 2 dirhams y hacedlo grabar con hierro Chino, y escribe allí: “Dios tiene misericordia sobre un hombre que conoce su propia dignidad”.
Un esclavo fue ofrecido a un príncipe por 1000 dirhams. Cuando le precio fue mencionado, el príncipe pensó que era mas de lo que era correcto pagar por la compra y volvió a guardar el dinero en su cofre. El esclavo dijo: “O mi amo, cómprame. En mi hay una cualidad que vale 1000 dirhams por cada uno de esos dirhams que guardas allí!”. “Cual es esa?”, pregunto el comprador. “La mas pequeña y mínima de ella es que si tu me compras y me colocas sobre todos tus esclavos esta no me volverá burdo. Yo sabré que yo soy tu sirviente”. Entonces el hombre lo compro.
Raja bin Haya ha relatado que las ropas usadas por Umar bin Abd al-Aziz mientras estaba en publico valían todas juntas 12 dirhams, incluyendo el manto, turbante, camisa, pantalones y zapatos.
Se dice que Abd Allah bin Muhammad bin Wasi paseaba de una manera que invitaba a la desaprobación. Su padre le dijo: “Tu estas enterado que yo he comprado a tu madre por 300 dirhams y tu padre –quiera Dios no hacer muchos mas padres como los tuyos entre los Musulmanes! ¿Aun axial continuas caminando de esa manera?”.
He oído a Muhammad bin al-Husayn decir...que Hamdun al-Qassar dijo: “Humildad es que veas a nadie en necesidad de ti tanto en este como el otro mundo”. Ibrahim bin Adham dijo: “Solo me regocije en mi sumisión a Dios en 3 ocasiones: Una vez estaba en un barco donde había un hombre que se reía y ridiculizaba. El solía decir: “Tomaban a los infieles en la Tierra de los Turcos axial: los tomábamos de los pelos de su cabeza y los sacudíamos. Eso me complació porque no había en el barco nadie mas despreciable en sus ojos que yo mismo. En otra ocasión estaba en la mezquita, enfermo. El muecín entro y dijo: “Vete!” Yo no estaba en condiciones, de manera que me tomo de los pies y me arrastro fuera de la mezquita. En una tercera ocasión me encontraba en Siria. Yo vestía unas pieles y cuando las observaba no podía decir si había mas pelos o piojos sobre ellas, y eso me hizo feliz”.
En otro relato Ibrahim bin Adham dijo: “Nada me había deleitado jamás como cuando me deleite un DIA en que estando yo sentado vino un hombre a mi y me orino encima”. Se cuenta que Abu Dharr y Bilal tuvieron una disputa. Abu Dharr insulto a Bilal por su color de piel negra. Bilal se quejo al Mensajero de Dios (saws) quien dijo: “Abu Dharr, algo del orgullo de los tiempos de la ignorancia aun permanece en tu corazón”. Abu Dharr se arrojo axial mismo al suelo y juro que no se iba a levantar hasta que Bilal pisase sobre su cuello con su pie. Y no se levanto hasta que Bilal lo hubo hecho.
Hassan bin Ali paso al lado de dos muchachos que tenían algunos pedazos de pan. Ellos le invitaron a ser su huésped. El de detuvo y comió con ellos. Luego lo llevaron a su casa, lo alimentaron y lo vistieron. El dijo: “Ellos son de aquellos generosos porque ellos no teniendo nada me alimentaron, y yo poseo mas que eso”.
Se cuenta que Umar ibn al-Khattab estaba distribuyendo ropa, tomadas como botín de guerra, entre los Compañeros. El envió una prenda Yemeni a Muadh. El la vendió y compro seis esclavos a los cuales libero. Umar oyó esto mientras continuaba dividiendo las ropas que aun quedaban, entonces le envió una prenda menor que la primera. Muadh le regaño. Umar dijo: “No me regañes! Esto es porque tu vendiste la primera!” “A quien le importa?”, dijo Muadh. “Dame mi parte –juro que te golpeare la cabeza con ella!” “Esta cabeza mía esta en frente tuyo”, respondió Umar. “Quizás un hombre viejo tratara a otro hombre viejo gentilmente”. 

Risalah, Los Principios del Sufismo – Capitulo 12 Pág. 173-179
Abu-l-Qasim ‘Abd-al-Karim Bin Hawazin al-Qushayri (ks)
Traducción: Suleiman al Yerrahi
Anuncios
Relacionados

Sobre la alegria (qanaah)

Artículos - 28/01/2007

El gran Mufti que lavaba retretes

Artículos - 15/04/2001

La enseñanza espiritual de Dhû-l-Nûn el Egipcio (7)

Artículos - 19/08/2003



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/28449-acerca_de_la_humildad_khushu_y_la_obediencia_tawadu.html