webislam

Domingo 16 Febrero 2020 | Al-Ajad 21 Jumada al-Zani 1441
731 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=3853

El Profeta Muhammad (saws): Sus Actos de Remembranza

30/01/2006 - Autor: Imam Birgivi - Fuente: Orden Sufi Yerrahi al Halveti
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Bismillahir Rahmanir Rahim
Cuando encontraba algo que le agradaba decía Al-hamdu li-Llah illadhi bi-ni’matihi tatimmus-salihat: “Las alabanzas se deben a Allâh a través de cuya gracia son enviadas a la tierra las buenas noticias”.
Cuando encontraba algo que le desagradaba decía Al-hamdu li-Llahi ‘ala kulli hal: “Las alabanzas se deben a Allâh bajo todas las circunstancias”.
Cuando hacía un juramento frecuentemente decía: La-wallahi nafsu Abil Qasimi bi-yadihi: “Por Aquél que sostiene la vida de Abu al-Qasim en Sus manos.”
Cuando se acostaba para dormir decía: Bismika Allahumma ahya’wa bismika amut: “En Tu nombre O Allâh, vivo y en Tu nombre muero”.
Cuando se levantaba, decía: Bismi Llahi wada’tu janbi. Allahumm ighfir li-dhanbi wa akhsi shaytani wa fukka rihani wa thaqqil mizani waj’alni fin-nadiyy il-a’la: “En el nombre de Allâh me acuesto de costado. O Allâh, perdona mis pecados, y echa a mi diablo personal. Redime mi promesa y haz que mis buenos actos pesen más en la balanza, y colócame en la Asamblea Más Elevada”.
Cuando mandaba a alguien a trabajar y luchar por Allâh, decía: Istawda ‘ Allahu dinakum wa amanatakum wa khawatima ‘amalikum: “A Allâh encomiendo tu religión, tu confianza, y la terminación de tu trabajo”.
Al comenzar un viaje decía: Allahumma bika asulu wa bika ahulu wa bika asiru: “O Allâh, Contigo voy a la batalla, Contigo parto, y Contigo viajo”.
Cuando rezaba por lluvia, decía: Allahummasqi ‘ibadaka wanshur rahmataka wa ahyi baladakal mayyit; Allahumma anzil fi ardina barakataha wa zinataha wa sakanaha warzuqna wa anta khayr ur-raziqin: “O Allâ, dale bebida a Tus siervos, rocía a todos con Tu misericordia, y dale vida a Tu tierra muerta,” y “O Allâh, otorga bendiciones, adornos, y viviendas en esta tierra, y provee nuestro sustento, Tú eres el mejor de los sustentadores”.
Cuando soplaba fuerte el viento norte, decía: Allahumma inni a’udhu bika min sharri ma arsalta fiha: “O Allâh, busco refugio en Ti por el mal de lo que Has enviado allí”.
Cuando se enfermaba, el Arcángel Gabriel llegaba a él y rezaba diciendo: Bismi Llahi yabrika min kulli da’in yushfika min sharri hasidin idha hasad wa sharri kulli dhi ‘ayn: “En el nombre de Allâh. Él te recupera de todo mal. Te cura desde el mal del envidioso cuando te envidia, y del mal de aquellos que te arrojan una mala mirada”.
Cuando se entristecía, decía: Hasbi ar-rabbu min ‘ibadah. Hasbi al-khaliqu min al-makhluqin. Hasbi ar-raziqu min al-marzuqin. Hasbi allahi huwa hasbi. Hasbi Allahu wa ni’m al-wakil. Hasbi Allahu la ilaha illa huwa ‘alayhi tawakkaltu wa huwa rabb ul-‘arsh il-‘azim:  “El Señor no necesita la adoración. El Creador no necesita la creación. El Sustentador no necesita el sustento. Para mí es suficiente Aquél que le soy suficiente. Allâh es suficiente para mí, ¡y qué guardián excelente es! Allâh es suficiente para mí; no hay más dios que Él. En Él confío, y Es el Señor del Trono Glorioso”.
Cada mañana y cada noche rezaba: Allahumma inni as’aluka min faj’at il-khayri wa ‘udhu bika min faj’at ish sharr. Fa innal-‘abda la yadri ma yafja’ahu idha asbaha wa idha amsa: “O Allâh, Te pido que me sorprendas con buenas noticias, y busco refugio en Ti por el mal repentino, por el siervo que no tiene conocimiento de lo que puede ocurrir inesperadamente en la mañana o al noche”.
Mientras se despertaba en las mañanas y el sol se ponía decía: Asbahna ‘ala fitrat il-islami wa kalimat il-ikhlasi wa dini nabiyyina Muhammad sallallahu ‘alayhi wa sallam wa ‘ala millati abina Ibrahima hanifan musliman wa ma kana min al-mushrikin: “Entramos en la mañana como seguidores de la religión del Islam, de la doctrina de la unidad de Allâh, de la religión de nuestro Profeta Muhammad (s.a.w.s), y el credo de nuestro padre Abraham, que era honrado y quien no se encontraba entre los que establecieron iguales a Dios”.
Cuando rompía el ayuno decía: Allahumma laka sumtu wa ‘ala riziqa afartu wa taqabbal mini innaka antas sami ‘ul-‘alim: “Mi Señor, es por amor a Ti que ayuné, y con Tu sustento rompí el ayuno. Acepta este ayuno mío; Eres el que Todo lo Oye, el Omnisapiente,” y al-hamdu li-Llahi lladhi a’anani fa-sumtu wa razaqani fa-iftart: “Alabado sea Allâh Quien me ayudó a ayunar, y me proveyó el sustento para poder romper el ayuno”.
Cuando rompía el ayuno en la casa de alguien, decía: Afara ‘indakum us-sa’imu wa sallat ‘alaykum ul-mala’ika: “Una persona que ayunó ha roto su ayuno en tu casa, y de esta manera, los ángeles han invocado las bendiciones para ti”.
Cuando comía o bebía decía: Al-hamdu li-Llah illahi at’amana wa saqa wa sawwaghahu wa ja’ala lahu makhrajan: “Alabado sea Allâh Quien nos alimentó y nos dio de beber, lo hizo agradable para tragar, y por ende creó una salida”.
Mientras entraba a su habitación decía: Al-hamdu li-Llah illadhi at’amana wa saqana wa kafana wa ‘awana faqam mimman la kafiya lahu wa la mua’wi: “Alabado sea Allâh, que nos dio comida y bebida, nos proveyó suficientemente, y nos dio protección. ¡Cuántas veces no hay ni proveedor ni protector!”
Mientras se daba vuelta en la cama decía: La ilaha illa Llah ul-wahid ul-qahhar rabb us-samawati wal-ard wa ma baynahum ul-‘aziz ul-jabbar: “No hay dios más que Allâh, el Único, el Dominante, el Señor de los cielos y la tierra y lo que entre ellos hay, el Victorioso, el Indulgente”.
Cuando algún asunto lo molestaba decía: La ilaha illa Llah ul-halim ul-karim subhan Allahi rabb il-‘arsh il-‘azim al-hamdu li-Llah rabb il-‘alamin: “No hay dios más que Allâh, el Clemente, el Generoso. Gloria a Allâh, el Señor del Trono Glorioso. Alabado sea Allâh, el Señor del Universo”.
Cuando aguardaba un mal de parte de sus enemigos, rezaba: Allahumma inna naj’aluka fi nuhurihim wa na’udhu bika min shururihim: “Allâh, te colocamos a Ti enfrente de ellos y buscamos refugio en Ti por su maldad”.
Cuando el sospechaba un daño dirigido a él, el rezaba: Allahumma barik lahu wa la tadurrhu: “O Allâh otorga Tus Bendiciones sobre esto y que no cause daño”.
Cuando dejaba su casa, rezaba: Bismi Llah. It-tikaluna ‘ala Llah. La hawla wa la qwwata illa bi-Llah: “En el nombre de Allâh. La confianza está en Allâh. No hay poder ni fuerza salvo en Allâh”. O rezaba: Bismi Llah. Tawakkaltu ‘ala Llah. Allahumma inna na’udhu bika min an nazilla aw nazlima aw nuzlama aw najhala aw yujhala ‘alayna: “En el nombre de Allâh. En Allâh deposito mi confianza. O Allâh, buscamos refugio en Ti por temor a equivocarnos, o que guíemos a alguien por el mal camino, o que actuemos tontamente o que alguien actúe tontamente con nosotros”. O rezaba: Bismi Llah rabbi. A‘udhu bika min an azilla aw adilla aw azlima aw uzlama aw ajhala aw ujhala aw yujhala ‘alayya: “En el nombre de Allâh. Mi Señor. busco refugio en Ti por temor a que Yo me equivoque, o que guíe a alguien por el mal camino, o que actúe tontamente o que alguien actúe tontamente conmigo”. O rezaba: Bismi Llah. Tawakkaltu ‘ala Llah. La hawla wa la quwwata illa billah. Allahumma inni a’udhu bika min an udilla aw udalla aw uzilla awq uzalla aw azlima aw uzlama aw ajhala aw uhjala aw yujhala ‘alayya aw abghiya aw yubgha ‘alayya: “En el nombre de Allâh. Deposito mi confianza en Allâh. No hay poder ni fuerza, excepto en Allâh. O Allâh, yo busco refugio en Ti por temor a desviar a alguien, o que yo me desvie, o me equivoque o que yo provoque que alguien se equivoque, o haga daño o sea dañado, o actue tontamente o que alguien actue tontamente conmigo, o oprima o que sea oprimido”.
Cuando entraba a una mezquita rezaba: A’udhu bi-Llah il-‘Azimi wa bi-wajhih il-karimi wa sultanih il-qadimi min ash-shaytan ir-rajim: “Busco refugio en Allâh el Magnífico, en Su Glorioso Ser, y en Su Dominio Eterno del Diablo maldito”. (También decía que quien recitara esto estaría a salvo del Diablo maldito en cualquier parte). Algunas veces al entrar a una mezquita rezaba: Bismi Llah was-salamu ‘ala rasulillah. Allahumm ighfir li dhunubi waftah li abwaba rahmatik: “En el nombre de Allâh. Paz sobre el Mensajero de Allâh. O Allâh, perdona mis pecados y abre ante mi las Puertas de Tu Misericordia”. Algunas veces el rezaba: Bismi Llah. Was-salamu ‘ala rasuli Llah. Allahumm ighfir li dhunubi waftah li abwaba fadlik: “En el nombre de Allâh. Paz sobre el Mensajero de Allâh. O Allâh, perdona mis pecados y abre ante mi las Puertas de Tu Gracia y favor”.  
Cuando dejaba el excusado, decía: Ghufranak: “Perdón.”
Cuando entraba a un mercado rezaba: Bismi Llah. Allahumma inni as’aluka min khayri hadhihis-suqi wa khayri ma fiha wa a’udhu bika min sharriha wa sharri ma fiha; Allahumma inni a’udhu bika an usiba fiha yaminan fajiratan aw saqatan khasira: “En el nombre de Allâh. O Allâh, Te pido el bien de este mercado, y el bien de lo que hay aquí; y busco refugio en Ti por el mal, y el mal de lo que hay aquí. O Allâh, busco refugio en Ti por miedo a hacer un negocio aquí e incurrir en una pérdida, o que me encuentre con un juramento falso”.
Cuando visitaba las tumbas decía: As-salamu ‘alaykum ayyatuhal-arwah ul-faniyah wal-abdan ul-baliyah wal-‘izam in-nakhir allati kharajat min ad-dunya wahiya mu’mina. Allahumma adkhil ‘alayhim ruhan minka wa salaman minna: “Que la paz sea con ustedes, O almas mortales con carne en descomposición y huesos podridos, que partieron de este mundo creyendo en Allâh. O Allâh, imparte sobre ellas Tu espíritu y la paz de nosotros”.
Cuando llovía rezaba: Allahumma sayyiban nafi’an: “O Allâh, haz este aguacero beneficioso”.
Cuando veía la luna nueva rezaba: Allahumma ahillhu ‘alayna bil yumni wal-amanati was-salamati wal islami. Rabbi wa rabbuk Allah: “O Allâh, deja que esta luna nueva aparezca ante nosotros con paz y fe, con seguridad e Islam. Mi Señor y tu Señor es Allâh”.
Cuando algo le molestaba decía: Allah Allah rabbiy. La sharika lahu: “Allâh, Allâh es mi Sustentador. No tiene asociados”.
El felicitaba a los hombres recién casados, diciendo: Baraka Llahu laka wa baraka ‘alayka wa jama’a baynakuma bi-khayr: “Que Allâh los Bendiga y haga feliz la unión de ambos”.
El solía elevar sus ojos la cielo y decir: Ya musarrif al-qulub thabbit qalbi ‘ala ta-atik: “O Guiador de corazones, mantén mi corazón en un estado de obediencia a Ti”.
Después de las comidas el solía rezar: Al-hamdu li Llahi kathiran tayyiban mubarakan fihi. Al-hamdu li Llah illadhi kaffani wa ‘awani ghayri makfiyyin wa la makfurin wa la muwadda’in wa la mustaghnin ‘anhu rabbana: “Mucha Alabanza sea con Allâh, alabanza en la cual hay muchas benciciones. Toda alabanza sea con Allâh Quien me provee y me ampara. El es el Señor sin fin, irremplazable e indispensable”.
Cuando veía un relámpago u oía un trueno decía: Allahumma la tuqtulna bi-ghadabika wa tuhlikna bi ‘adhabika wa ‘afina qabla dhalik: “O Allâh, no nos castigues con Tu ira, y no nos destruyas con Tu castigo, presérvanos ante eso”.
Cuando el bebía decía: Al-hamdu li Llah illadhi saqana ‘adhban furatan bi-rahmatihi wa lam yaj’alhu milhan ujajan bi dhunubina: “Toda Alabanza es a Allâh Quien sacía nuestra sed a través de Su misericordia, con fresca agua dulce. Toda Alabanza es con El por no hacerla salada con nuestros pecados”.
Solía, antes de comenzar sus rezos, acariciar su cabeza con su mano derecha y decir: Bismi Llah illadhi la ilah ghayruk ur-rahman ir-rahim. Allahumma adhhib ‘annil-hamma wal-huzn: “En el nombre de Allâh; no hay dios sino El, el Todo Compasivo, Todo Misericordioso. O Allâh remueve la ansiedad y el orgullo de mi”.
Cuando amenazaba una tormenta rezaba: Allahumma inni as’aluka khayraha wa hayra ma fiha wa khayra ma ursilat bihi. Wa a’udhu bika min shar-riha wa min sharri ma ursilat bihi: “O Allâh, te pido el bien sobre esto, y el bien de lo que ha sido enviado allí. Busco refugio en Ti por el mal de esta tormenta y el mal de lo que ha sido enviado”.
Cuando estornudaba decía: Al-hamdu li Llah: “Alabado sea Allâh”.
Cuando volvía de la peregrinación o de la batalla, se paraba en un lugar alto y decía tres veces: Allahu akbar. “Allâh es el más grande”. Luego decía: La ilaha illa Llah...“No hay más dios que Allâh...”
Cuando miraba un espejo decía: Al-hamdu li-Llah illadhi sawwa khalqi fa ‘addalahu wa karrama surata wajhi fa hassanaha wa ja’alani min al muslimin: “Alabado sea Allâh Que ha formado bien mi persona, la hizo simétrica, la moldeó en mi figura, la terminó bien, y me puso entre los Musulmanes”.
Cuando hacía un juramento decía: La wa musarrif al-qulub: “¡No, por el Guiador de los corazones!”
Comenzaba todas sus plegarias recitando: Subhana rabbiy al-‘aliyy il-a’la al-wahhab: ”Gloria a mi Señor, el Exaltado, el Más Alto, el Dador”.
Dejó este mundo a la edad de 63 años, en la ciudad de Medina, a la que había emigrado diez años antes. Sus últimas palabras fueron: Jalalu rabbir-rafi.’ Faqad bal-laght: “¡La sublime majestad de mi Señor! Pues he cumplido mi misión”, y luego cedió su humilde alma.
Su último consejo para nosotros fue:
Jamás abandonen la plegaria. Jamás abandonen la plegaria. Jamás abandonen la plegaria. Y témanle a Allâh en vuestro trato con aquellos que dependen de vosotros”.
Que el verdadero y deseado significado de estas palabras encuentren su lugar en sus corazones. Que puedan pintar una imagen en el ojo de sus corazones que sea de la mejor forma y prototipo imaginables. Que puedan sentir tan cerca esa imagen como un niño para el más benéfico de los padres.
Aún así que esta intimidad no nos haga suponer que él es como nosotros.¿Un trocito de piedra es igual a un diamante, aunque sean rocas las dos? ¿El sol y una vela son iguales porque ambas derraman luz?
Que podamos ver la forma verdadera en esta vida, cuando nuestras almas se vuelvan luz y remonten vuelo hacia los cielos en nuestros sueños. Que al seguir su sendero, e imitar su carácter, podamos ser dignos de reunirnos bajo su estandarte el Día del Juicio. Que podamos recibir la intercesión de aquél a quien Allâh envió como Su misericordia al universo. Que podamos ser bendecidos para amarlo a él y a Allâh más que cualquier otra cosa. Que podamos encontrar el placer y la gracia de Allâh y entremos al Paraíso.
Que todas las bendiciones y saludos de Allâh estén con Su amado Profeta Muhammad (saws) cuya alma Ha creado desde la divina luz de Su esencia, a quien Ha hecho un espejo de Sus hermoso atributos, y a quien Ha enviado como Su misericordia. Y que la paz y las bendiciones estén con los miembros de su gente, su familia y descendientes, sus compañeros y ayudantes, y los santos de todos los tiempos que llevan su luz.
“El Sendero de Muhammad”, del Imam Birgivi (ks) Pág. 21-29
Traducción al Castellano: Ali Hassan al Yerrahi
Orden Sufi Yerrahi al Halveti – Asociación Islámica Yerrahi
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/28398-el_profeta_muhammad_saws_sus_actos_de_remembranza.html