webislam

Jueves 9 Abril 2020 | Al-Jamis 15 Shaban 1441
1599 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=3706

La aceptacion del peregrinaje por parte de Allah

13/01/2006 - Autor: Sheikh Muzaffer Ozak al Yerrahi al Halveti - Fuente: Orden Sufi Yerrahi al Halveti
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Bismillahir Rahmanir Rahim
En el Nombre de Allâh Clemente Misericordioso
Hace muchos años, un gran maestro Sufí partió en peregrinaje hacia la Meca. Una vez terminado, se enteró de que, aquél año, todos los peregrinos habían sido aceptados por Dios debido al peregrinaje perfecto de un hombre, un mercader de Bagdad llamado Abdullah ibn Ibrahim. Este era un logro extraordinario.
Las reglas que rigen el Peregrinaje son extremadamente numerosas y complejas. Es virtualmente imposible para la mayoría de la gente realizar todo a la perfección. Así que cada peregrino pide a Dios Misericordioso y Compasivo que acepte su peregrinaje imperfecto.
El sheikh decidió ir a Bagdad para conocer a este Abdullah ibn Ibrahim cuyo peregrinaje había sido tan maravilloso que había hecho que todos los demás fuesen aceptados.
Tan sólo unos meses antes, en Bagdad, un hijo se quejaba a su padre de que un día en que estaba en casa de su mejor amigo, habían servido la cena a todos menos a él. El padre se sorprendió sobremanera. Uno de los principios fundamentales de la hospitalidad en el Islam es que nunca se debe comer y dejar a un huésped hambriento. Tal falta de hospitalidad puede incluso ser considerada un pecado.
Al día siguiente el padre fue a ver a su vecino y le preguntó sobre lo que había ocurrido. “Por favor, perdóneme por sacar el tema. Yo sé que usted es un hombre devoto y de buen carácter. Estoy seguro de que usted no violaría una obligación moral tan importante sin tener una buena razón”.
El padre tenía toda la razón. Si vemos que alguien comete una falta, es nuestro deber indicárselo e intentar detenerlo para que no siga errando, así como ver si le podemos ayudar. Si ves a un ciego andando hacia una fosa, tu deber como ser humano es gritar: “¡Detente!”, y, si esto no basta, agarrar al hombre e impedir el desastre.
El vecino respondió: “Ya que me lo ha preguntado, se lo diré. No le he dicho nada a nadie, pero los negocios me han ido muy mal este año pasado. Durante semanas, mi familia ha tenido poco o nada que comer”.
“Ayer encontré un camello muerto en la carretera. Corté un trozo de una pata y lo traje a casa. Como usted sabe, esta clase de carne está prohibida para los musulmanes. La única excepción es si hay un verdadero peligro de inanición o mala nutrición. Así que esa carne era lícita para mi familia pero no para su hijo, y, no podía servirle a él”.
El padre respondió: “Me gustaría que hubiese acudido antes de mí. Tengo bastante dinero. Por favor, permítame que le ayude”.
“No”, dijo el vecino. “Dios conoce mi situación aunque la gente no lo sepa. Confío en Dios para nuestro sustento. Nunca se lo hubiera dicho a usted ni a nadie, pero tenía que explicarle lo de su hijo”.
El padre insistió: “Por el amor de Dios, acepte mi ayuda. Dios ha querido que yo le pregunte y ha querido que usted me cuente. ¿Cómo puede saber usted que Dios no me ha elegido como un instrumento para su Misericordia? Además tengo ahorrada una cantidad considerable de dinero para ir al Peregrinaje este año que viene. Ya he estado antes en la Peregrinación, así que ya he cumplido con mi deber religioso. No necesito ir otra vez e insisto en que acepte el dinero para usted y para su familia”
Cuando el sheikh llegó finalmente a Bagdad y encontró a Abdullah ibn Ibrahim, el mercader se quedó atónito al escuchar su sueño. Al fin dijo: “Pues no he ido a la peregrinación este año. Quería ir, pero usé todo el dinero para ayudar a mi vecino”.
Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/28318-la_aceptacion_del_peregrinaje_por_parte_de_allah.html