webislam

Jueves 14 Noviembre 2019 | Al-Jamis 16 Rabi al-Auwal 1441
823 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=3259

Segunda carta de los andalusíes marroquíes al Rey Juan Carlos I

Mohamed ibn Azzuz Hakim dirigió en 2005 una segunda carta al Rey de España

10/12/2005 - Autor: Mehdi Flores - Fuente: Websialm
  • 2me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Juan Carlos I Rey de España
Juan Carlos I Rey de España

Majestad:

Con su venia; tengo el honor de dirigirle esta carta abierta, motivada por el júbilo que el anuncio de la próxima visita de V. M. y de la Reina consorte doña Sofía a nuestra patria ha producido en el ánimo del pueblo marroquí en general y de los habitantes del norte del Reino que durante medio siglo estuvo bajo protectorado español y donde convivieron fraternalmente españoles y marroquíes y fueron capaces de obrar por un renacimiento de la cultura hispano-árabe.

Y es que no podía ser de otro modo ya que para un sector importante del pueblo marroquí, especialmente los que somos de origen andalusí, lo "español" constituye una segunda esencia de Marruecos, donde se tiene de los españoles un concepto que está por encima de toda ponderación, habida cuenta de que muchos de nosotros nos hemos formado en colegios españoles y en las aulas de las universidades españolas hemos convivido codo con codo con juventudes españolas, hemos aprendido de ellas, con ellas y como ellas, a amar la cultura española; intelectualmente estamos compenetrados con el espíritu de la civilización española; mentalmente nos sentimos vinculados a las instituciones, las costumbres y las tradiciones españolas, que son las nuestras.

Nosotros los marroquíes a quienes el estudio de la historia -la verdadera historia- de nuestros dos pueblos, unidos más que separados por el "estrechísimo" de Gibraltar, impuso a los dos pueblos vecinos y hermanos -pese a algunos- un contacto ininterrumpido a través de los siglos, pródigo en manifestaciones de orden vario: pacíficas unas, bélicas otras.

Nosotros los marroquíes sabemos que durante siglos, íberos y beréberes, cristianos y musulmanes, españoles y marroquíes, pudieron ser en algún momento enemigos inveterados, adversarios obstinados, incluso distanciados por un ideal antagónico. Pero no podemos negar que también fueron, las más de las veces, amigos cordiales,sinceros y leales, cual correspondía a dos razas que tienen el mismo origen y que através de los siglos supieron fusionarse y convivir juntas para sentar las bases de una civilización, hoy llamada occidental, cuando realmente es hispano-marroquí.

Nosotros los marroquíes no podemos olvidar que Iberia y Berbería, Al-Andalus y Al-Magrib o España y Marrruecos constituyeron durante las épocas gloriosas de su historia el eslabón entre Oriente y Occidente, entre Europa y África, entre el Islam y el Cristianismo; por lo que hoy como ayer y como lo será irremisiblemente mañana, están llamados a ser cordiales colaboradores en una empresa de interés común.

También sabemos que la historia de nuestras relaciones, de nuestra convivencia,de nuestra vecindad es larga y accidentada,pero fecunda, porque ha creado toda una literatura que trata de nuestras gloriosas gestas y de nuestras trágicas desventuras.

Nosotros los marroquíes, que pensamos de este modo, no alcanzamos a comprender por qué algunos sectores de la sociedad española se han dedicado durante las últimas décadas a envenenar la opinión pública española con una campaña de denigración injustificada, falsa, irracional e irresponsable que si sirve a algún interés, este no es, desde luego, el de España, ya que el tiempo ha demostrado que en nada beneficia a los españoles y, si aparentemente perjudica a los marroquíes, a la larga perjudicará también a España.

Sinceramente, creemos que no existe razón alguna que justifique el que las relaciones de vecindad, de convivencia, de amistad, de fraternidad, de hermandad entre dos pueblos se deterioren de vez en cuando.

Ahora bien, todos sabemos que las causas de dicho deterioro son varias y tienen su origen en el Edicto de Expulsión de los musulmanes andalusíes dictado por los Reyes Católicos el 14 de febrero de 1502; este Edicto acerca del cual,en mi condición de historiador, decano de los hispanistas marroquíes y descendiente de una familia originaria de la villa de Cariatiz (provincia de Almería) que emigró a Marruecos en 1502 y cuyo árbol genealógico comprende catorce apellidos genuinamente españoles, me permití con la venia de S.M. dirigirle en enero de 2002 una carta abierta en la que le suplicaba humildemente que, con motivo de cumplirse el V centenario del Edicto en cuestión, tuviera S.M. a bien revocarlo, habida cuenta de que V. M. ha tenido a bien repasar públicamente el agravio hecho a los judíos sefardíes expulsados de España por otro Edicto de los Reyes Católicos del 31 de marzo de 1492.

Por ello, Majestad, sería de desear, por considerarlo de justicia, que V. M. tuviera a bien aprovechar su visita a este País vecino y hermano para tener con los musulmanes andalusíes el mismo gesto que tuvo V. M. con los judíos sefardíes.

Otra causa del deterioro de las relaciones hispano-marroquíes es el tristemente famoso testamento de Isabel la Católica del 12 de octubre de 1504 en el que se expresó su deseo de perseguir a los musulmanes andalusíes en este país con pretexto de que la Reconquista no había tocado fin con la toma de Granada, sino que debía proseguirse en tierra marroquí.

Y la historia nos habla, Majestad, de la nefasta influencia que tuvo dicho testamento sobre las relaciones hispano-marroquíes durante más de cinco siglos que fueron de latente hostilidad y sus efectos continuaron siendo causa de tensión, desconfianza y recelo entre Marruecos y España: en 1958 por el asunto de Tarfaya; en 1969 por el de Ifni y en 1975 por el del Sáhara. Y es de esperar que continúen siéndolo por lo que se refiere a las plazas de Ceuta y Melilla y las islas adyacentes; a propósito de las cuales S.M. el Rey Hasán II propuso a V. M. el día 21 de enero de 1987 la constitución de una "celúla de reflexión" mixta, encargada de hallar una solución a este último contencioso territorial hispano-marroquí; proposición que ha sido reiterada por S.M. el Rey Mohamed VI el 30 de julio de 2002 y que pudiera ser similar a la que España e Inglaterra acordaron acerca del Peñón de Gibraltar en diciembre último.

Y es el caso, Majestad, de que en pleno siglo XX, el gobierno español, al redactar la ley de extranjería del año 1985 otorgó un trato preferencial a los judíos sefardíes equiparándolos con los portugueses, gibraltareños, andorranos, ibero-americanos, ecuatoguineanos e incluso filipinos; pero no se acordó de los musulmanes andalusíes, actitud que consideramos injusta, por lo que el primero de mayo de 1999 hice gestiones cerca de la Presidencia de las Cortes Españolas a fin de que sea reparada esta nueva injusticia por considerar que no somos menos españoles que los judíos sefardíes ya que conservamos celosamente nuestra cultura vernácula heredada de nuestros antepasados que eran españoles cien por cien y por lo tanto, nosotros sus descenciente tenemos el derecho moral a recuperar nuestra identidad histórica en el Estado de Derecho de la España plural, donde deseamos tener, por lo menos, el mismo trato preferencial otorgado a los judíos en la nueva ley de extranjería.

Es gracia que eperamos merecer de V.M. Tetúan, 1 de enero de 2005

Mohammed Ibn Azzuz Hakim

Historiador, decano de los hispanistas marroquíes.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/28182-segunda_carta_de_los_andalusies_marroquies_al_rey_juan_carlos_i.html