webislam

Miercoles 16 Octubre 2019 | Al-Arbia 16 Safar 1441
897 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=99

Sobre el incremento de la fe y otras cuestiones

15/11/2004 - Autor: Sheikh Tosun Baba - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Jutba del sheij Tosum Baba
Jutba del sheij Tosum Baba

(Le preguntan a Baba que es lo que se puede hacer para incrementar la fe).

Muy simple, muy simple. El otro día yo le dije a alguien ¿No te parece un milagro que haya pensamientos que no puedas ver, que se traduzcan a un lenguaje, que después la lengua y la garganta produzcan ciertos sonidos – que también son invisibles –, que con todos esos huesitos que tienes en el oído, cuando entran las ondas, las traduzcan a un significado que entra en tu cabeza... no te parece esto un milagro.

Tomamos todo lo anterior como algo normal. Tú tomas este vaso de agua y es cuando no tienes agua que te das cuenta, o con la comida o con el aire,.... el otro día me ocurrió en Puerto Rico que no podía respirar, esto nos va a suceder a todos, tarde o temprano, llegará el momento que no vas a poder inhalar o exhalar y ahí vamos a saber cuan milagroso es poder respirar. Cuando logras ver estas cosas y no las tomas en forma automática, como algo gratis, sin valor, cuando logras ver cada experiencia que tienes en esta vida.... Tú has estudiado física y biología, lo que se refleja atrás en tu ojo, está al revés, como la fotografía, algo lo endereza,.... algo tan simple como la capacidad de poder hablar, de poder entender, la creación del sonido, algunas personas cantan y te llega al corazón, y es más hermoso que cualquier instrumento u orquesta. Todas estas cosas tan increíbles que se te dan.... deberíamos preguntarnos ¡Me las merezco? ¿Qué he hecho para ser capaz de oír, de ver, de oler, de entender? Solo entiendes el valor de las cosas cuando las pierdes. Cuando te vuelves ciego, te das cuenta de lo importante que es ver, cuando te quedas sordo, te das cuenta lo importante que es oír, o esos dientes... cuando los perdí, me di cuenta lo importante que eran, mi hija me dijo que para reparar la dentadura de mi yerno, tuvo que gastar U$S 5000. Allah no te pide dinero por los dientes que te puso en la boca. Mi Sheij solía decirme "¿Cuántos dólares querrías dar por una uña, o por tus dientes".

La cosa es preguntarse por estas bendiciones continuas e increíbles que se vierten sobre mi.

Olvidémonos por un momento de quién es quien nos lo da, quien nos dio la mente, los oídos, o me vas a decir que te los dio tu madre..., por favor. Pero lo más importante es preguntarse ¿Qué he hecho yo? Recibimos cosas y pagamos por ello, ¿qué has pagado tú para recibir todo este tesoro que tienes?

Cuando realmente te das cuenta que no has hecho nada, es muy importante para la fe, tener una sensación de vergüenza por ser desagradecidos, al no darnos cuenta de todos estos regalos. Esto es lo que se llama Hayya, esta vergüenza, este dolor por recibir todos estos regalos y ser absolutamente inconsciente de ello. Esto fortalece tu fe, me entienden.

(Le preguntan a Baba como puede enseñarse esto a los más jóvenes)

Yo fumo y no puedo pedirle a nadie que no fume, sería absurdo. Por eso los que me conocen acá, saben que yo no les pediría algo que yo mismo no soy capaz de hacer. Tú puedes decir lo que sea, el Islam se está esparciendo mucho y cuando miras los musulmanes, te preguntas ¿cómo es esto que la gente se está volcando al Islam?, pero hay algo, incluso en los peores de nosotros, una pequeña decencia, algo pequeño en nosotros, aunque no sea uno consciente, está el deseo de volverse una persona decente. La Iglesia Católica gasta millones, son muy ricos, los misioneros que conozco tienen todos sus doctorados y se les enseña como hablar y pueden disponer de dinero, pero igual no tienen éxito, porque el ejemplo no es bueno. Con tus hijos igual, puedes decirles lo que quieras, pero el efecto será cero si no está el ejemplo, el ejemplo. Créanme, todos nosotros somos un producto de nuestros padres, aunque lo negamos, somos un producto de nuestros padres. El barro, la greda con la que estamos hechos, a veces es más dura o más suave, a veces es más blanca o más oscura, pero la mano que moldea la greda es la que conforma el producto. El peor padre es el ausente, pero el peor de los peores es el que está presente y está ausente realmente, mejor que estuvieran muertos, porque por lo menos estaría la memoria, peor que un mal padre, porque las palabras nada significan. El significado de la palabra tiene un sentido, pero una imagen es mucho más significativa que las palabras, porque es físico. La acción, las emociones son lo que realmente tienen valor. Las emociones se muestran, una sonrisa, una hermosa sonrisa a veces es mucho más importante que decir "te amo", al estilo Hollywood... una sonrisa gentil, mirándonos a los ojos.

Si soy un ladrón y pretendo buscar trabajo en un banco, por supuesto no voy a decirle que soy un ladrón, voy a pretender que soy una persona honesta, aunque se que soy un ladrón, pero si soy un ladrón y me miento a mi mismo, diciéndome que soy una persona honesta, eso es horrible, me entienden.

Si te conoces a ti mismo, puedes pretender ciertas cosas en ciertas condiciones, por ejemplo muchos de ustedes han tenido entrevistas laborales, imagínense que le dicen la verdad de lo que ustedes son, sería un desastre (risas), sería un desastre, nadie los tomaría y nadie se casaría... lo importante es saber quien es uno y entonces si es necesario, en una situación puedes ponerte un maquillaje, y te lo sacas cuando llegas a tu casa. Por ejemplo, en el Islam, mentir es un pecado, es un gran pecado; el Profeta no dijo que el que roba o el que no hace sus oraciones, no son musulmanes, incluso un asesino, no dijo que no era musulmán, son musulmanes en pecado, pero "el que miente, no es uno de nosotros".
Una vez mi Sheij estaba hablando y para probarme me dijo "Puedes no conocer la razón, pero puedes sospechar lo peor, llega la policía a tu casa, golpeando la puerta, tú la abres y preguntan ¿Está Muzzaffer Effendi aquí? Y tú que contestas? Recién dijimos que el Profeta decía que el que miente no es uno de los nuestros... "No sé" contesté yo. "¿Eres estúpido?, lo que haces es poner tu mano en el bolsillo y decir: no, aquí no está"... mirando tu bolsillo.

En el Islam, no solamente no es pecado, sino que se recomienda mentir en determinadas situaciones. Por ejemplo, el marido viene y te habla mal de su esposa, luego viene la esposa y hace lo mismo, entonces vas al esposo y le dices que su esposa habló bien de él, y con la esposa haces lo mismo: es una mentira completa, pero es permitido. En la guerra tienes que mentir, o en dificultades, tienes que meter la mano en el bolsillo... y decir: no está aquí.

Mentir es un pecado, pero la peor mentira es mentirte a ti mismo, eso es hipocresía: atribuirte ciertas cosas que no eres. Puedes ser hipócrita con otras personas y por dentro te puedes estar riendo, porque te estás haciendo el inteligente para lograr el negocio, pero tú sabes que no lo eres. Este mundo es una prueba, cada minuto es una prueba, y lo que es más importante es cuando les conté la historia de nuestro padre Adam con los regalos que le envió Allah, cuando le perdonó. Él tenía que elegir uno de los regalos, estaban la Inteligencia, la Conciencia y la Fe y el arcángel Gabriel le indicó que tenía que elegir uno. Cuando Adam eligió la Inteligencia, entraron atrás la Conciencia y la Fe y Gabriel, impresionado, porque tenía el deber de entregar un solo regalo, se volvió a Allah Hu Ta´ala, que le dijo: "¿Acaso no sabes que donde está la Inteligencia, están también la Conciencia y la Fe?". RasulAllah (saws) dijo que el que no tiene inteligencia, no tiene religión.

La ciencia nos dice... ¿Qué porcentaje de nuestra mente usamos?

Es mínimo, mínimo, tenemos esta cosa inmensa acá dentro y nos negamos a usarla, pero como musulmán, se supone que tienes que usarla. Los musulmanes tienen que ser especialmente limpios y son sucios, se supone que no tienen que mentir y mienten.... Rasul Allah dice "Un musulmán ni engaña ni es engañado", .... pero como engañamos, verdad.

Lo interesante es que esto no daña al Islam. Uno no mira a un musulmán y dice "Oh, Dios mío", pero uno ve el Islam y dice "¡Oh Dios mío!". Gracias a Dios.

Si quieres ser musulmán, está ahí al alcance de la mano, no tienes que ir a Meca o Medina, está en cualquier lado, en todas partes.

(Le preguntan a Baba cual es la característica de las personas que han llegado a ser Insan al Kamil).

Insan al Kamil es alguien que no está presente, pero su presencia es tan beneficiosa para el que respira el mismo aire que él respira, te beneficias, y a pesar que es invisible, cuando lo miras, quedas iluminado con él, él no puede dañar, nada dañino sale de él. Hay personas que no son hombres perfectos, pero están cerca de llegar a serlo, ves esa fotografía de ese hombre que vivió 140 años, un Sheij Qadirí, el Sheij Muhiddin, era una hermosísima persona. No podía caminar, tenía ciento y tantos años y cocinaba para toda su gente, se sentaba en la cama y le daba de comer a toda su gente, los amaba, los cuidaba a cada uno de ellos y no pedía nada. Miren la fotografía, él no tenía arrugas, miren sus manos, las manos más hermosas, como las de una niña de quince años. La hermosura también se refleja exteriormente, él es lo más cercano que conozco de un hombre perfecto. A pesar de todo lo que le brindó a su gente, no sé la verdad si es que estaban ciegos, pero bueno, Allah también es "Ya Settar", (El que Oculta), oculta tanto lo malo como lo perfecto. Los sufis, se supone que tienen que pensar que si no los otros hombres no son perfectos, ciertamente son mejor que yo, eso es lo que hay que pensar y a tener ese temor en el corazón de pensar que tal vez aquí entre los que están sentados, se encuentre un hombre perfecto, porque Allah oculte a ellos mismos el hecho de ser hombres perfectos.

(Le preguntan a Baba : Pierdo el tiempo pensando en las cosas que me sucedieron en la vida y en las cosas que me pueden pasar en el futuro. Sé con cada fibra mía, que la mejor fe está en disfrutar del momento que estoy viviendo... Baba interrumpe):

No hace falta decir disfrutando, sino viviendo... pero hay tanta distracción en el mundo... (Baba dice):

Ese es el problema de todos, no el tuyo solo. El sufí dicen es el hijo del momento, el dueño del tiempo, el ayer ya pasó y no volverá, el momento que ya pasó, si quisieras comprarlo con un millón de dólares, no podrías. La memoria del ayer es tan vaga, yo fui artista y se supone que tengo que ser una persona con una visión muy refinada. Un artista tiene que estudiar que es la imagen, memoria visual. Sabes que la memoria visual de una línea recta de 2 cm. se distorsiona en segundo, imagínate si estoy mirándote la cara, si una línea en blanco y negro, no sabes si es larga, corta, delgada o gruesa, lo que se fue y lo que quedó en tu memoria es totalmente irreal, es tu imaginación... y sobre lo que va a venir, bueno, eso es total imaginación, no tienes la más mínima idea, la vida es esta y desafortunadamente estamos ciegos a eso, es correcto lo que dices. Tú usaste la palabra disfrutar, es correcto disfrutar en el sentido de "usar el momento", no lo dejes pasar. Estábamos hablando de grandes tesoros que Dios nos da a esta creación, pero el regalo más inmenso y lamentablemente limitado, es éste: el tiempo. Cada uno tiene asignada una determinada cantidad de respiraciones, mi Sheij solía decir que en cada respiración tienes que dar gracias a Dios, dos veces, gracias cuando inhalas y gracias cuando exhalas, así recuerdas lo que el tiempo es. Pero, lo agotamos, lo perdemos, pero Dios sabe lo estúpido que somos, y es por eso que al menos cinco veces al día nos llama al rezo como un reloj despertador, ya que no podemos recordarlo por nosotros mismos, cinco veces al día somos llamados por una hermosa voz a Su Presencia, este es uno de los regalos del Islam, que se nos recuerda cinco veces al Día que Dios existe, que tú eres Su creación y que te pones en Su Presencia, aunque aquí también la embarramos, lo hacemos automáticamente, arriba, abajo, arriba, abajo. Tenemos que aprender otra cosa, es a aceptar. Somos inconscientes, desagradecidos, no tenemos paciencia, tenemos una mente que no usamos. Si no aceptamos esto, no nos daremos cuenta de la situación, si lo aceptamos, entonces lo admitimos y tal vez podamos hacer algo al respecto. Hay personas que están locas pero se rehúsan a tomar la medicación, y están cada vez más locos, todos estamos locos en algún sentido, estamos todos enfermos, somos todos enfermos terminales y el nombre de esa enfermedad es haber nacido. No nos damos cuenta, pensamos que vamos a estar aquí para siempre, todo el mundo muere, yo tengo 80 años, se supone que en cualquier momento me puedo morir, debería recordarlo, hablando de perder el tiempo, uno debería recordar la muerte porque así uno valoraría el tiempo...¡ah, pero son otros los que mueren, no yo!

El recuerdo de la muerte es uno de los grandes maestros. El Profeta (saws) cuando se iba a ir de este mundo, le dijo a su gente que les dejaba dos grandes maestros, uno silencioso y el otro parlante. ¿Oh Profeta de Allah, cual es el que habla? El que está en el Corán, la Biblia o en la Torah. ¿Cuál es el maestro silencioso? Él contestó: "El recuerdo de la muerte", y...¿quién recuerda la muerte?

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/27384-sobre_el_incremento_de_la_fe_y_otras_cuestiones.html