webislam

Sabado 23 Noviembre 2019 | As-Sabat 25 Rabi al-Auwal 1441
550 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=107

El Ramadan asume forma corporal en la Resurrección

06/11/2004 - Autor: Sheikh Muzaffer Ozak al Yerrahi al Halveti - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Muzaffer Ozak al Yerrahi al Halveti
Muzaffer Ozak al Yerrahi al Halveti

En el Día de la Resurrección, Allâh corporizará el mes de Ramadán con una hermosa forma y la llevará ante Su presencia. Todo lo significativo tiene un cuerpo. No lo olviden, sea una palabra o un acto, cualquier cosa que asume sentido encontrará la personificación y ascenderá en la Resurrección ante la presencia de Allâh.

El mes del Ramadán asumirá una forma hermosa, entrará ante la presencia del Todopoderoso y se prosternará. Cuando el Señor Dios diga: "Vengan, ¡declaren su necesidad!" la forma dirá: "Oh Señor, déjame interceder por aquellos que me respetan; ¡concédeme el derecho de la intercesión!" Luego esta orden surgirá del Señor de todos los mundos: "Sé un intercesor para aquellos que te respetan, obsérvate y conoce lo que te mereces." El Ramadán dará vueltas en ‘Arafat, trayendo ante la presencia del Todopoderoso a los que lo respetan. "¡Ve, Señor!" dirá, "Estos son los que me dieron lo que merezco. Me tuvieran una gran estima. Corona sus cabezas con dignidad." Aquellos que han respetado el Ramadán serán coronados para marcar su rango y se les permitirá interceder por setenta mil pecadores. Se les darán las huríes del Paraíso y se les asignarán siervos. Luego se traerá el corcel celestial llamado Buraq, y mientras uno de estos seres benditos lo monta, el Ramadán dirá: "Oh Señor, mi petición es esta: que Tú albergues a este ser cerca de Tu amado en el Jardín del Paraíso." Cuando se le pregunte al noble Ramadán: "¿Tienes otra petición, Oh Ramadán?" este dirá: "Mi Señor, ¿qué favor más grande Le concederías a este bendito ser?" Entonces Alá, Gloriosa es Su Majestad, le regalará a ese bendito ser un palacio de rubíes rojos y crisolitos verdes, cerca del Profeta Elegido en el Paraíso más elevado.

Vean qué generosidad se le dará a los que respetan el Ramadán.
Allâh describe a las huríes, los palacios y pabellones del Paraíso en Su Corán: "Doncellas de ojos oscuros, protegidas en los pabellones" (55:72). Según Ibn ‘Abbas, el Profeta dijo: "En el primer día del Ramadán, una brisa sopla desde abajo del Trono divino. El crujido de las hojas del Paraíso produce un sonido musical más armonioso que cualquiera haya oído." Sabemos de estos melodiosos sonidos sólo por nuestro Maestro el Mensajero (saws), que los oyó por las hojas del Paraíso durante su Ascensión.

Nos dice que las huríes rezan, oyendo estas escalas musicales: "¡Oh Señor, haznos las compañeras de Tus siervos que obtienen Tu placer ayunando en este bendito mes!" Estas son las generosidades del Paraíso conferidas a los que obtienen la aprobación divina ayunando en el Ramadán. Estas generosidades llevan capas de ropa, el material que se asemeja a la seda de la tierra. Los tronos han sido preparados, se hicieron con rubíes rojos y se forjaron con perlas. Se han amontonado almohadas del Paraíso en cada lecho. Setenta clases de comida se han puesto en las mesas. Estos platos no son difíciles para que los humanos los digieran, diferente a la comida de este mundo. Cada uno tiene su propio y único sabor y color. Estas son las generosidades que se les da a los que ayunan en este bendito mes para agradar a su Señor, y los que realizan otras buenas obras.

Lo que es necesario para los creyentes es no pasar sus vidas desenfrenadamente, sino dedicarlas enteramente a la causa de Alá. Debemos mostrar respeto por el mes de Ramadán a través de la adoración y la obediencia. Debemos evitar las cosas malas, vivificar estos días benditos con el ayuno, las plegarias, las glorificaciones y la recitación del Corán. Debemos merecer esta recompensa de nuestro Señor. Debemos iluminar las noches del Ramadán con las plegarias tarawih y la recitación del Corán.

El Glorioso Señor le mencionó al venerable Moisés algunas de las generosidades que Le había concedido a la Comunidad de Muhammad: "Moisés, le he dado a la Comunidad de Muhammad dos luces, para que la oscuridad no pueda dañarlos." El venerable Conversador de Alá luego preguntó: "¿Cuáles son estas luces que Les has dado a la Comunidad de Muhammad, Oh mi Señor?" Alá, Glorificado Sea, respondió: "Una es la oscuridad de la tumba, mientras que la segunda es la oscuridad del Día de la Resurrección." La tumba de aquél que recita el Corán está iluminado con la luz del Corán, así que no ve la oscuridad de la sepultura. La luz del Ramadán no dejará a una persona en la oscuridad en el Lugar de la Resurrección.

Por lo tanto, reciten el Corán, para que no se queden en la oscuridad de la tumba. Dejen que el Corán sea su guía en esa oscuridad. Respeten el Ramadán, para que no puedan ver la oscuridad del Lugar de la Resurrección...

Mi Señor, ¡presérvanos del tormento y la oscuridad de la tumba! ¡Presérvanos de la confusión en el Día en el que lo que solíamos ver ya no está más, y lo que solíamos no ver es traído a la luz!

Anas ibn Malik informa por parte del bendito Mensajero, que si una persona acude a una reunión de eruditos en el mes de Ramadán, por cada paso que da se le acreditará la recompensa de un año de adoración. "Ese siervo estará conmigo bajo el Trono de las alturas," dice el Profeta, que la paz sea con él. "Si una persona reza constantemente en la congregación durante este mes bendito, Alá le dará una ciudad del Paraíso el Día de la Resurrección por cada ciclo de plegaria que haya realizado. Esa ciudad estará colmada de las generosidades de Alá."

Las generosidades que se darán serán como ningún ojo mortal haya visto, ningún oído haya escuchado contar, ningún corazón humano haya disfrutado o conocido su sabor. Si una persona es buena con sus parientes en el Ramadán, Alá la mira con compasión. Dios, Glorioso sea, dice: ‘Le garantizo albergue en Mi Paraíso."

Si una mujer obtiene la aprobación de su marido en el Ramadán, esa mujer creyente recibe la recompensa de María y Asiya. Si alguien ayuda en la necesidad de su hermano creyente durante el Ramadán, dicen que Alá satisfacerá siete necesidades de esa persona en la Resurrección.

Según Abu Hurayra, nuestro Maestro dijo: "Si alguien toma una lámpara para iluminar una de las mezquitas de Alá durante el Ramadán, Alá iluminará su tumba. Se le dará una recompensa igual a la que adquieren todos los creyentes que rezan en esa mezquita, pero mientras arda su lámpara. Los ángeles lo bendecirán y los Portadores del Trono buscarán el perdón para él."

Esto se aplica a las velas, las lámparas, las bombitas eléctricas y otras clases de iluminación. Lo mismo pasa con las donaciones a las nobles mezquitas, sean esterillas, alfombrillas o alfombras. Aquellos que no puedan leer el Corán se lo deben enseñar y deben aprenderlo. Los que memorizan el Corán deberían mantener la recitación en las mezquitas, esto debe ser instruido por los maestros y predicadores que se lo enseñarán a la Comunidad de Muhammad en la religión, la fe, la ablución y la plegaria, y traerán a la gente ante Alá. Todas estas cosas conquistan la misma recompensa. Con respecto a la recompensa que se le dará a los que sirven al conocimiento del Corán, esto no lo sabe nadie más que Allâh.

De nuevo, según Abu Hurayra, nuestro Maestro dijo: "En el primer día del Ramadán, Satanás y los genios infieles son golpeados con hierros. Las puertas del Infierno son cerradas. (Sin duda un regalo especial para los Musulmanes). Alá no vuelve a abrir esa puerta del Infierno, pero para el creyente que cumple con el ayuno, la puerta del Paraíso está abierta, y no se cerrará otra vez para él. Cada noche del Ramadán, la llamada suena tres veces: ‘¿Nadie tiene un deseo, para que pueda concederlo? ¿Nadie se arrepiente, para que pueda aceptar su arrepentimiento? ¿Nadie busca el perdón, para que pueda concedérselo?’ Cada día del Ramadán, un millón de personas que merecen el tormento son liberadas del Fuego. Esto continúa hasta el primer Viernes. Cuando llega este día, un millón de personas que merecen el tormento son perdonadas cada hora. En el último día del Ramadán, un millón de personas más obtienen el perdón divino por cada individuo perdonado en hasta ese momento."

Creyente en Allâh, que les ha dado tu corazón a Muhammad, ¡que la paz sea con él! ¡Benefíciate de esta oportunidad! El divino tesoro ha sido abierto; aprovéchalo. Obtiene la aprobación de Alá. Dirígete a todas las buenas obras, mientras todavía tengas la oportunidad antes de que el pájaro del alma se vuele de la jaula del cuerpo. Alimenta al hambriento, viste al que está desnudo, da agua al sediento y llévale alegría al huérfano, ¡para que Alá pueda estar complacido contigo! Cuando sea el momento para orar, ¡haz la plegaria correctamente! Si eres rico, ¡da toda la limosna que debes! ¡Haz la peregrinación una vez en tu vida! Ayuna un mes durante el Ramadán. Pues estas cosas son los pilares de la fe y del Islam. Aquellos que los descuidan están sentenciados a la frustración y el remordimiento.

Mi Dios, Nos has traído desde la no existencia a la existencia. Éramos una gota de líquido y Nos ataviaste con la dignidad de la forma humana. Estábamos desnudos y Nos vestiste. Teníamos hambre y Nos diste comida. Éramos 9ignorantes y Nos diste conocimiento. Nos adornaste con la fe. ¡No nos hagas volver desde la dignidad hasta la degradación, desde la saciedad al hambre, desde el ser vestido a la desnudez, desde el conocimiento a la ignorancia, desde la fe a la falta de fe y el error!

Para Ti que sean todas las alabanzas y la gloria. Que sean las bendiciones y la paz para Tu amado, su familia, casa, sus compañeros, sus ayudantes y sus amigos.

¡Concédenos la intercesión del Ramadán! Asegúranos ante la perversidad. Convierte la inmoralidad en la moralidad del Corán y de Muhammad. Déjanos obtener el favor de la consideración del Mensajero. No nos hagas los esclavos de nuestra naturaleza inferior. Transforma nuestro dolor en alegría, nuestra tristeza en felicidad. Bendice nuestra tierra natal... Ten misericordia de nuestros muertos!.

¡Concede que con nuestro último suspiro pronunciemos la profesión de la fe. Haz inseparables a nuestras almas con el alma de Muhammad. Alégranos con Tu perdón en ambos mundos!.

¡Gloria a tu Señor, el Señor de la Majestad más allá de toda descripción; paz a los Mensajeros, y alabanza agradecida para Alá, el Señor de todos los Mundos...!

Anuncios
Relacionados

Acerca del bendito mes de Ramadan

Artículos - 06/11/2004

Introducción al mes de Ramadán

Vídeos - 01/08/2012

Sobre el ayuno

Artículos - 16/06/2015



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/27371-el_ramadan_asume_forma_corporal_en_la_resurreccion.html