webislam

Jueves 17 Octubre 2019 | Al-Jamis 17 Safar 1441
917 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=198

Lo que ignora el informe de la comisión 9/11: la conexión CIA-AlQaida

26/07/2004 - Autor: Desconocido - Fuente: Editorial WSW
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

CIA Al Qaida
CIA Al Qaida

Articulo publicado en el sitio Web de la 4ta. Internacional (troskystas de USA) WSWS, que ideologías aparte, mantiene siempre una remarcable calidad periodística. El interés de éste radica, en que desmenuza los aspectos claves del caso, que por poner en jaque la versión que el imperio intenta instalar, han sido amañosamente soslayados por los medios del establishment, tanto criollos, como del exterior y especialmente de USA. Para nosotros los argentinos, resulta especialmente pertinente por los muchos puntos de contacto con todo lo relacionado con los ataques en Buenos Aires 1992 y 1994 y sus "investigaciones".

El informe de la Comisión Nacional de Investigación de los ataques del 9/11, emitido el 22 de julio es un largo documento que merece un estudio cuidadoso. Será motivo de un extenso análisis en el sitio Web WSWS. Pero ahora es ya posible, sobre las bases de la composición de la Comisión, el alcance de la investigación y la cobertura de los medios alrededor de la emisión del informe, extraer ciertas conclusiones definidas.

En el nivel más básico, el informe 9/11 es un blanqueo. El documento de 567 páginas está lleno de críticas a las administraciones de Bush y Clinton y al desempeño de las agencias gubernamentales responsables de la inteligencia, de la seguridad nacional y de la respuesta ante emergencias. Pero la comisión atribuye todos estas fallas a incompetencia, mal gerenciamiento, o falta de imaginación. La premisa fundamental de la investigación es que la CIA, el FBI, las fuerzas armadas de USA y la Casa Blanca de Bush, han actuado de buena fe.

El informe 9/11 excluye de esta manera la cuestión más importante generada por los eventos del 11 de setiembre 2001: ¿las agencias del gobierno permitieron deliberadamente - o asistieron activamente - la perpetración de esas atrocidades, para proveer a la administración Bush con el pretexto necesario para llevar adelante su programa de guerras en Asia Centras y Medio Oriente y una gran construcción de fuerzas represivas en casa.

La Comisión acepta, como está bien documentado, que la administración Bush llegó al gobierno enfocado en deponer a Saddan Hussein, y que los planes operacionales para la invasión de Irak comenzaron pocos días después del 9/11, a pesar de la inexistencia de alguna conexión entre el régimen de Bagdad y los ataques terroristas, y la vieja enemistad entre Saddan y AlQaida.

La Comisión escuchó del testimonio del ex-jefe de contraterrorismo de Clinton y Bush, Richard Clarke, que declaró que la administración Bush se "atascó" durante sus 8 primeros meses al tener que tomar acciones contra AlQaida, a pesar de los avisos estridentes de él, del director de la CIA, George Tenet, y otros funcionarios de inteligencia, de que un gran golpe de AlQaida contra los EU se estaba gestando. Bush mismo recibió, el ahora conocido, Informe Diario de Inteligencia del 6 de agosto del 2001, que era titulado "Ben Laden está determinado a atacar dentro de USA". Pero el presidente le dijo a la Comisión que el no tomó ninguna acción como consecuencia de éste (continuó sus vacaciones en su rancho de Texas por 4 semanas más).

El informe 9/11 lista 10 distintas ocasiones donde las agencias gubernamentales estadounidenses dejaron deslizar lo que se llama "oportunidades operacionales" para detectar y potencialmente destruir el complot 9/11. Esto ha involucrado mucho más que una falla en "conectar puntos". En realidad, funcionarios de inteligencia tomaron acciones que contribuyeron a facilitar el complot 9/11. Creando interferencias que favorecieron a AlQaida.

Por ejemplo. la CIA fracasó en notificar a la policía doméstica después que 2 conocidos AlQaida asociados - y futuros secuestradores - llegaron a Los Angeles. Los 2 hombres, Khalid al-Midhar y Nawaf al-Hazmi, quienes estaban en una lista de vigilancia de la CIA, fueron listados con sus nombres en la guía telefónica de San Diego. Ellos viajaron libremente durante el verano del 2001, cuando los avisos de inteligencia de posibles ataques de AlQaida dentro de USA fueron máximos. Uno de ellos dejo USA y retornó sin inconvenientes y el otro renovó su visa.

El informe de la Comisión sugiere que los 2 hombres tenían asociados en sud-California que no han sido jamás nombrados, y mucho menos, detenidos. "Nosotros creemos de que es poco probable", dice el informe, que Khalid al-Midhar y Nawaf al-Hazmi "hayan venido a USA sin tener arreglado recibir asistencia de uno o más individuos, informados anticipadamente de su llegada". Es conocido que al menos un informante del FBI estuvo involucrado en proveerles vivienda a ambos.

El FBI ha jugado un rol clave en ocultar una serie de avisos sobre el riesgo potencial de terroristas de AlQaida enrolados en escuelas de vuelo, el más notable fue Zacarias Moussaoui. Quien admitió pertenecer a AlQaida y que estuvo tratando de obtener enseñanza de vuelo en una escuela de Minnesota. Moussaoui despertó las sospechas de sus instructores que dieron aviso a las autoridades. Moussaoui fue detenido en agosto de 2001 por cargos de inmigración(visa vencida), y el agente local del FBI demandó autorización para investigarlo - lo cual fue denegado por los altos rangos del FBI en Washington, a pesar de haber recibido información del gobierno francés de que Moussaoui tenía vínculos con terroristas islámicos.

El informe de la Comisión critica el fracaso de actuar sobre Moussaoui, sugiriendo que si su arresto hubiera sido ampliamente publicitado los secuestradores deberían haber cancelado el ataque, por el temor que éste fuera comprometido. Pero el panel rechazó nombrar alguno de los funcionarios del FBI involucrados. "No es nuestro propósito to asignar culpas", declaró el jefe Thomas Kean, agregando, "No hay un individuo solo que sea responsable de nuestros fracasos".

El rechazo a dar nombres y asignar responsabilidades tiene una significación definida. Nombrar individuos dentro del aparato de inteligencia sería más vale defenderlos al derivar la responsabilidad a los altos rangos de la cadena de comando, direccionando de esta manera la investigación hacia los más altos niveles del aparato de seguridad y de la Casa Blanca. La Comisión 9/11 ha buscado a cualquier costo evitar tal opción, y salvaguardar esas instituciones claves del estado.

Mientras, numerosas y documentadas acciones de la CIA y FBI efectivamente previnieron tomar conocimiento de la conspiración 9/11, el informe de la Comisión nunca hace la crucial y obvia cuestión. ¿fueron alguno de los operativos de AlQaida, especialmente los jefes y organizadores de los secuestros suicidas, en alguna medida, agentes o adscriptos de los servicios de inteligencia de USA?.

Esta omisión es la más conmocionante porque AlQaida tuvo su origen en la guerrilla mujahedin de Afganistan financiada por USA, donde figuras como Osama ben Laden gozaron del apoyo de USA y recibieron entrenamiento de la CIA en armas, sabotaje y construcción de bombas. Khalid Sheikh Muhammed, el reputado cerebro de los ataques del 9/11, fue un asociado por largo tiempo de Abdul Rasul Sayyaf, un lídr de la Alianza del Norte afgana, y un actual aliado del presidente afgano Hamid Karzai, respaldado por los EEUU.

El desarrollo de la conspiración 9/11 sugiere fuertemente que ha tenido alguna forma subterránea de protección oficial. Ellos han hecho muy poco esfuerzo para ocultarse, moviéndose por todo lados como han querido, tanto dentro de USA como a través de sus fronteras. Han usado tarjetas de crédito y teléfonos fácilmente rastreables. Se han anotado abiertamente con sus nombres en las escuelas de vuelo, y han hecho repetidos viajes transcontinentales para verificar las medidas de seguridad y familiarizarse ellos mismos con el interior de los aviones.

Una anmistía política

La asunción de responsabilidades generalizadas - todos son culpable, por lo tanto nadie es culpable - tiene un claro propósito político: provee una anmistía política a la administración Bush hasta las elecciones del 2 de Noviembre. Bush se opuso fieramente a la creación de una Comisón que investigara del 9/11 - el más sangriento ataque de una vez a ciudadanos estadounidenses en el suelo de USA. Esto por si sólo indica que su gobierno tiene algo que ocultar.

Con la conclusión de los casi 2 años de investigaciones, sin embargo, la Casa Blanca y la campaña de la reelección de Bush están respirando más tranquilos, y Bush hizo una muy publicitada aparición con Kean y el vice jefe, el demócrata Lee Hamilton para recibir el informe de la Comisión. Bush declaró que el panel ha hecho un "magnífico trabajo" y elogió las "muy sólidas, sensatas recomendaciones sobre como moverse de ahoro en más" del informe.

Los medios estadounidenses han abrazado el informe 9/11 como definitivo, objetivo y un crítico resumen de los eventos que llevaron a los ataques del 9/11, sin ninguna referencia a que la acusación del informe de "falta de imaginación" representan un encubrimiento de algo más siniestro.

El Washington Post borbotea "El informe de la Comisión 9/11 deja la sustanciosa sensación de una historia que durará, gracias a la presión política, y a la aceptación del poder, que abrió más de 2,5 millones de páginas de información y el testimonio de 1200 entrevistados. Aunque extenso, el histórico juzgamiento luce conclusivo: que el liderazgo estadounidense fracasó a lo largo y a lo ancho".

El análisis del NYTimes comienza: "Meses de meticulosos estudios por la Comisión 11/9 y el Comité de Inteligencia del Senado han producido ahora un amplio consenso sobre 2 colosales fracasos de inteligencia: las oportunidades perdidas que dejaron a USA a merced de un ataque de AlQaida y la inadecuada lectura de los indicios sobre armas no convencionales, que llevaron tropas estadounidenses a Irak".

Hablar de las mentiras de la administración Bush sobre las armas de destrucción masiva de Irak como "mala lectura de indicios" es un insulto a la inteligencia de ambos, al pueblo estadounidense y la opinión pública mundial. Es aceptado ampliamente en USA, y casi universalmente en el exterior, como hecho indiscutido que la administración Bush deliberadamente urdió "inteligencia" sobre las armas de destrucción masiva, la cual sabía que era falsa, e hicieron declaraciones extremas sin ninguna evidencia sólida, para proyectar una invasión sin que mediara provocación alguna, como una cuestión de "auto-defensa". Aún parte de la prensa burguesa estadounidense a sugerido otro tanto.

El informe de la Comisión 9/11 mismo documenta el hecho que personal de dirección de la administración Bush empujaron a las pocas horas de los ataques del 9/11 para ir a la guerra para remover el régimen de Saddan Hussein. El informe señala por ejemplo, que Bush ordenó al Pentágono el 17 de setiembre de 2001 estar listos para ocupar los pozos petroleros si Bagdad "actuaba contra los intereses de Estados Unidos".

Si el gobierno de USA estaba preparado para usar deliberadamente mentiras para proveer un pretexto para una guerra en la cual cientos de miles han perdido sus vidas, ¿porqué deberíamos pensar que es incapaz de un método similar en relación a los ataques terroristas en Nueva York y Washington?

Es altamente plausible - y sobre las bases de la evidencia disponible, más posible que sea, que que no - que las agencias de inteligencia hayan identificado los principales leaders de los secuestros del 9/11 mucho antes que ellos abordaran los vuelos malditos. Mohamed Atta por ejemplo, el presunto jefe del operativo, estuvo bajo vigilancia en Europa por cerca de 2 años antes del 11 de setiembre, de acuerdo a informes en la prensa alemana. Aún así a este sospechoso terrorista le fue permitido entrar y vivir en USA, asistir a una escuela de vuelo y viajar repetidamente en vuelos transcontinentales.

Preparando las bases para una política de estado

Tan significante como el blanqueo del role del gobierno estadounidense en el "9/11" son la recomendaciones de la Comisión, las cuales conducen a formular 2 mandatos: una más agresiva acción militar en el exterior contra presuntas amenazas terrorista, y un enorme fortalecimiento del poder represivo del gobierno federal en casa.

Las mayores críticas del panel a la administración Clinton es que fue demasiado cautelosa en sus ataques militares contra Osama ben Laden y otros blancos de AlQaida en 1988 y 1999, y que fracasó en responder al ataque de octubre de 2000 al destructor Cole en Yemen.

Con relación a la administración Bush. la Comisión saluda la invasión a Afganistan y el derrocamiento del régimen Taliban, pero hizo conspicuo silencio sobre los méritos de la guerra con Irak, la cual muchos de los miembros de la Comisión claramente consideran que era una diversión de la atención. Fueran cuales fueran sus reservas sobre la guerra, sin embargo, la Comisión - repitiendo la campaña del candidato presidencial demócrata, John Kerry - observan que una victoria de USA sobre la insurgencia irakí era una necesidad vital para prevenir la emergencia de un "estado fallido" que serviría de refugio a grupos terroristas.

El informe 9/11 fuertemente sugiere una conexión entre AlQaida e Irán, proveyendo apoyo político para una eventual acción militar contra el 2do. de los 3 países incluidos en el conocido "eje del mal" de Bush. Extremistas de la guerra como el columnista Charles Krauthammer y el editorialista de el Wall Street Journal, quien previamente había sido muy crítico de la Comisión 9/11, saluda este aspecto del informe. Krauthammer señala en una columna del 23 de julio en el Washington Post, que habiendo conquistado Irak y colocado 140.000 soldados en las fronteras de Irán, la administración Bush estaba bien preparado para otra guerra preventiva.

El grueso de las 41 recomendaciones de la Comisión conciernen al fortalecimiento y consolidación del aparato de inteligencia de USA, incluyendo el establecimiento de un Zar de la inteligencia con autoridad sobre la CIA, las agencias de inteligencia de Defensa y la unidad de contraterrorismo del FBI, dándole a un sólo individuo un sin precedente poder político y de espionaje. Esto pondría un fin a la vieja prohibición para la CIA y el espionaje militar de operar dentro de las fronteras de USA, y abre el camino a la sistemática vigilancia y represión contra todos los oponentes domésticos del gobierno norteamericano.

El panel también reclama codificar información biométrica en pasaportes y la standarización de los requerimientos de la licencia de conducir a través de 50 estados de USA. Estos son pasos para el establecimiento de una carta de identidad nacional y un banco federal centralizado de datos en el cual será almacenada información personal clave de cada residente en USA.

El Partido Demócrata y su nominado candidato presidencial, John Kerry, tomó la delantera en saludar el trabajo del panel 9/11. Kerry reiteró su prolongado apoyo por un director nacional de inteligencia, diciendo: "Esto es más que necesario, y cuando yo sea presidente, será hecho".

Este bipartidista apoyo para desarrollar nuevos ataques sobre los derechos democráticos, sobrepasa la realidad de la campaña presidencial del 2004: ambos dos mayores partidos burgueses están de acuerdo en la guerra de Irak y en la "guerra al terror", ellos están de acuerdo en escalonar ataques a los derechos democráticos en casa, y están de acuerdo en defender los intereses de uno por ciento de super ricos que dominan la sociedad americana. Difieren sólo en los mejores métodos para lograr estos objetivos.

Anuncios
Relacionados

Los atentados, ¿obra de Al Qaeda?

Artículos - 03/03/2002

Confesiones de un terrorista

Artículos - 20/01/2003

La psicosis del terror

Artículos - 24/06/2004



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/27296-lo_que_ignora_el_informe_de_la_comision_911_la_conexion_ciaalqaida.html