webislam

Jueves 19 Septiembre 2019 | Al-Jamis 19 Muharram 1441
1806 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=4265

Bursatilización del terrorismo financiero-petrolero

03/06/2004 - Autor: Alfredo Jalife-Rahme - Fuente: jornada.unam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Mercado bursátil. Wall Street
Mercado bursátil. Wall Street

Es una lástima que el Pentágono haya desmontado su oficina de bursatilización de asuntos terroristas, por medio de la cual se consideraba cotizar los previsibles atentados. La oficina bursátil estaba a cargo del almirante John Poindexter, un tránsfuga del grupo criminal Irán-contras, quien fue obligado a renunciar cuando se expuso la magnitud de su proyecto macabro, con el que los megaespeculadores del planeado terror planetario se hubieran hecho inmensamente ricos con sus pronósticos tan acertados. Pero nunca es tarde para resarcir las proyectadas pérdidas y ahora parece que los muy anunciados atentados terroristas -en los multimedia de Estados Unidos-, con exquisita dedicatoria bursátil, se han trasladado al mercado petrolero.

Stratfor (30 de Mayo), el centro de pensamiento conectado con los intereses petroleros texanos, se da hasta el lujo de localizar en tiempo y espacio el próximo golpe de Al Qaeda: "antes de las elecciones presidenciales" en las instalaciones del puerto de Houston, por medio de una bomba sucia; "la lógica dicta que Houston se encuentre en el primer lugar de la lista". Pero, ¿por qué Houston? Stratfor nos ilustra generosamente que "Houston no solamente es el hogar de gran parte de la infraestructura petrolera de Estados Unidos, lo que acarrea implicaciones económicas significativas, sino que también es una ciudad de 5 millones de personas y el hogar del presidente George W. Bush".

Queda claro que "alguien", con el cómodo disfraz de Al Qaeda, cocina "otro 11 de septiembre", que constituiría el entorno ideal para la relección del comandante supremo. Con tal disposición ambiental todo parece alentar la especulación bursátil en los futuros de la cotización del oro negro. ¿Se tragará de nueva cuenta la ciudadanía estadunidense, muy intoxicada y condicionada por el mediático método skinneriano/pavloviano, un nuevo montaje hollywoodense? La muy seria encuestadora Zogby International pronostica que un atentado terrorista antes de las elecciones del 2 de noviembre favorecería a Bush.

Tal parece que los autoatentados se han puesto de moda, desde Oaxaca, pasando por el Medio Oriente, hasta Estados Unidos. Bueno, hasta José María Aznar, el ex presidente español repudiado en las urnas por su flagrante manipulación electorera de los atentados terroristas de Madrid, se atrevió a pronosticar un atentado selectivo a mediados de junio en suelo estadunidense de parte de Al Qaeda. Al decir de la prensa española, Aznar había ocultado con un año de antelación las grabaciones de uno de los instigadores de los atentados del 11 de marzo porque no habían encontrado en la península ibérica a un traductor de un "dialecto árabe" que hablaba el terrorista que luego se suicidó.

En forma interesante, Faiza Saleh Ambah, corresponsal de The Christian Science Monitor ("Al Qaeda pone en la mira el abastecimiento del petróleo de EU", 1º de junio), refiere que el más reciente ataque en Arabia Saudita "podrá representar una nueva táctica dirigida a frenar la economía de Estados Unidos". Se trata de "alejar a los trabajadores petroleros occidentales, dañar la infraestructura de Arabia Saudita y disminuir el crecimiento económico de Estados Unidos". Por su parte, Ali Dakkak, profesor de economía del petróleo en la Universidad Rey Abdul-Aziz, afirma que los ataques recientes en el reino wahabita, en mayo otorgan un premio de seguridad de entre 5 y 10 dólares por barril, por lo que "un precio de entre 30 y 35 dólares es más realista sin los costos extra de seguridad y de combate al terrorismo". Nada menos que Abdul Aziz al-Miqrin, el líder de la franquicia saudita de Al-Qaeda y nueva estrella ascendente del terrorismo trasnacional, quien hasta parece "experto en economía petrolera", criticó severamente al gobierno saudita por "abastecer a Estados Unidos con un muy barato precio del petróleo, con el fin de impedir el colapso de la economía de sus amos".

Como que el aumento a la producción de parte del reino wahabita que se espera en la próxima reunión de la OPEP en Beirut se antoja insuficiente frente a la escalada previsible de los atentados terroristas en instalaciones petroleras de todo el mundo. Sin necesidad de atentados terroristas, por el método del terror fiscal, Petróleos Mexicanos eliminó a más de 5 mil empleados de alto nivel. Curiosamente, a finales del año pasado Gordon Thomas (extrañamente invitado por autoridades foxianas del más alto nivel a presentar su nuevo libro y quien, por cierto, había escrito un volumen clásico sobre los célebres servicios secretos del Mossad israelí), advirtió que Al Qaeda se encontraba en México.

David Ignatius, columnista del establishment ("¿Por qué los precios de la gasolina son muy bajos?", The Washington Post, 1º de junio), arremete contra las camionetas devoradoras de gasolina, que han elevado los precios antes de las vacaciones de verano, cuando el consumo aumenta 12 por ciento. No dice nada nuevo al proclamar que el aumento del precio del petróleo tiene dos nombres: "China e India", pero cita a un consultor de Denver quien asevera que "los recientes movimientos en precios y valuaciones de las megafusiones sugieren un incremento de más de 50 por ciento en los precios del gas natural en los próximos tres a cinco años. Los precios del gas licuado podrían ser atemperados solamente si se realizan inmensas inversiones para su almacenamiento y transporte".

Ni más ni menos que la tesis de Bajo la Lupa sobre el "desplazamiento de la era del petróleo" a la "nueva era del gas" (mucho más barato y menos contaminante), además de la nueva revolución copernicana en ciernes en el ámbito de la energía con el desarrollo de plantas procesadoras de gas licuado en la costa oeste de Estados Unidos, como arguyó Alan Greenspan en su famosa conferencia del 27 de abril pasado, en la que pronosticó una alza pronunciada del gas en los "próximos seis años".

Ignatius cita a Danny Hakim, quien aduce que el modelo a seguir sería el europeo, donde el aumento del precio de la gasolina obligó a los automovilistas a optar por vehículos pequeños, más ahorrativos. Para Ignatius, el economista Philip Verleger es quien posee el mejor plan para reducir la dependencia de Estados Unidos respecto de la gasolina y el petróleo del Medio Oriente, basado en un "plan prospectivo de gasolina" con una contribución de 2 dólares el galón (¡eso es lo que vale en la actualidad!), que empezaría a cobrar efecto en enero de 2009 y sumaría un dólar adicional cada año, durante tres años (es decir, un total de 5 dólares el galón), y "para amortiguar el golpe, la Secretaría del Tesoro pediría prestado con base en los ingresos esperados del impuesto para recomprar los vehículos a su precio del año 2004", lo que ahorraría un consumo de 2 millones de barriles diarios (MBD) el primer año, y hasta 10 MBD en 2020.

En la Casa Blanca no se inmutan por el alza del petróleo y los circuitos petroleros texanos, como Stratfor (28 de mayo), no parecen para nada perturbados: "la economía de Estados Unidos prosigue su marcha a su mayor tasa de crecimiento de los más recientes 20 años. No existen apagones, ni racionamiento de gasolina, ni señales de cierres industriales inminentes". A juicio de Stratfor, Estados Unidos se encuentra lejos del choque petrolero de la década de los 70, que provocó una severa recesión: por el contrario, se ha vuelto "más eficiente en el consumo de energía y, realizados los ajustes económicos pertinentes, el impacto en la economía sería negligente"; incluso "para ocasionar un efecto pertubador como en la década de los 80, cuando el precio del petróleo alcanzó su tope histórico en términos de ajuste inflacionario, el precio necesitaría alcanzar 124 dólares el barril". Totalmente de acuerdo: así que de los 42 dólares en los que se cotiza en la actualidad, y aun en los vaticinados 50 dólares en fechas próximas, parecería que el equipo Bush estaría dispuesto a absorber una alza todavía mayor, que acabará por beneficiar a los tiburones de la petrocracia texana.

La Federación de Consumidores de Estados Unidos y el Sindicato de Consumidores publicaron el pasado 12 de mayo un estudio en el que inculpan a las grandes petroleras de los altos precios en la gasolina, debido a toda la restructuración en sus megafusiones, al haber pasado de 34 a 15 empresas petroleras, y de 15 a siete las refinadoras, lo cual ha tenido como resultado "retener el crudo sin refinar en el mercado para inflar artificialmente los precios y generar inmensas ganancias al oligopolio petrolero (The big oil).

En los recientes cuatro años, la petrocracia ha realizado incrementos por 250 mil millones de dólares, con ganancias de 80 mil millones. Joe Dunn, senador estatal de California, fustigó a Shell por tener una "estrategia deliberada" para elevar los precios por medio del proyectado cierre de su refinería en Bakersfield, California (Los Angeles Times, 18 de mayo). Esta es un visión parcial del alza y las ganancias cuantiosas que están generando por medio de la especulación financiera. George White alerta que los especuladores "se están desprendiendo de los Bonos del Tesoro para comprar futuros de petróleo" ("Debajo de las arenas del desierto", The Daily Reckoning, 25 de mayo).

Mike Rothman, especialista en energéticos de la correduría Merrill Lynch, admite que existe una burbuja especulativa del orden de 10 dólares por barril (Le Monde, 1º de junio). Según PFC Energy, el número de contratos petroleros en la Bolsa Mercantil de Nueva York duplicó su valor en un año para alcanzar 26 mil millones solamente en el mes de abril; los volúmenes intercambiados desafían la imaginación y se han dado días de 150 millones de barriles de intercambio, casi el doble de la producción mundial cotidiana. Le Monde (1º de junio) señala que los megabancos trasnacionales -Goldman Sachs, Bank of America, Deutsche Bank, Société Genérale- realizan las apuestas financieras sobre el alza del petróleo desde finales de 2002. Las apuestas de los hedge funds se han centrado en la interrupción de los flujos petroleros en Irak, Arabia Saudita, Nigeria y Venezuela. ¡Qué previsores! En forma coincidente, Debka (31 de mayo), presunto brazo informativo del Mossad israelí, apuesta todo al derrocamiento del régimen wahabita. ¿No será que Osama Bin Laden esté asesorando sotto voce y en lo oscurito a los megabancos trasnacionales, que parecen sumamente confiados sobre las "futuras" operaciones terroristas susceptibles de descarrilar la extracción del oro negro a escala global?

David Hale en The Financial Times ("Alerta al estallido del dinero", 30 de mayo) que "los mercados financieros han sido golpeados por choques provenientes del Medio Oriente en las pasadas semanas. Pero el riesgo real para los mercados mundiales lo representan las burbujas especulativas que se han desarrollado como consecuencia de la política monetaria del año pasado, que se desenmarañará cuando la Reserva Federal decrete el alza de las tasas de interés". Es justamente el "dinero barato" diseñado por Alan Greenspan para engrosar las arcas de los megabancos trasnacionales lo que permite la especulación financiera, la cual, a su vez, ha propiciado la frenética especulación con "papel-petróleo" y la concomitante creación de un sinfín de burbujas, entre ellas la más reciente "burbuja energética": el peor de todos los terrorismos financieros jamás visto hasta ahora y que en forma sinergética se ha conjugado de la sapiencia geopolítica de Osama Bin Laden.

Anuncios
Relacionados

Divide y vencerás

Artículos - 26/08/2005

Guerras Legales e Ilegales

Artículos - 15/09/2001

El terrorismo es una enfermedad esencial del sistema

Artículos - 05/11/2001



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/27241-bursatilizacion_del_terrorismo_financieropetrolero.html