webislam

Jueves 20 Febrero 2020 | Al-Jamis 25 Jumada al-Zani 1441
621 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=4187

Iraq: año 2004

13/05/2004 - Autor: Maribel Ortega Fuentenebro - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

irak2004
irak2004

Introducción

“La sujeción de los pueblos a la dominación extranjera, constituye una negación de los derechos fundamentales, es contraria a la Carta de Naciones Unidas y compromete la causa de la paz y la cooperación mundiales” (Art. 1 Resolución 1514 Asamblea General Naciones Unidas)

Un año después de aquel desdichado 20 de Marzo del 2003, ya nadie duda que la guerra contra Irak, desgarradora e inmoral, pretendía “apropiarse” de la economía de un país soberano, rico en recursos petrolíferos indispensables para el mundo entero. La explotación de las riquezas naturales, por parte de quienes legítimamente son su dueños, habría contribuido, a no muy largo plazo, al desarrollo de una gran potencia económica, política e incluso militar, que EE.UU. y otros países poderosos no deseaban irrumpiese en el escenario mundial.

En 1994, Irán e Irak avanzaban a la reconciliación, de este modo se estaban dando los primeros pasos de ese predominio futuro, ni que decir tiene que Irak, en el momento de la invasión, no representaba ningún peligro a nivel global ni tan siquiera para la zona. España, que siempre ha mantenido relaciones cordiales con el mundo árabe, tampoco estaba amenazada por Sadam Husein, dándose la paradoja que ahora si lo está por el terror mundial, cuyas consecuencia hemos sufrido el 11-M. Es cierto que existe terrorismo a nivel planetario, pero la guerra preventiva se ha demostrado inútil para erradicarlo; a todas luces no es el modo de luchar contra esta lacra que no se sabe que rostro tiene, donde se esconde y no tiene estado como tal. Muchos, entre los que me encuentro, preveíamos que el conflicto armado traería más violencia al mundo entero. Desafortunadamente, lo digo con mucha tristeza, no nos equivocamos: hoy asistimos a nuevos episodios brutales que se recrudecen con los días.

Webislam publicó hace un año un artículo del que soy autora en que manifestaba mi opinión en el sentido de que no estaba demostrado que Sadam Husesin poseyese armas de destrucción masiva y que estuviese relacionado con Al Qaeda; lógicamente, los bombardeos durante 12 años de embargo habían destruido los arsenales. Hoy tenemos certeza de ello, incluso Colin Powel lo ha afirmado, diciendo que las informaciones de que disponían en Marzo de 2003, eran incorrectas. Hoy se habla menos de los supuestos en que se basaron para declarar la guerra, que irremediablemente han dejado en entredicho a sus autores, porque lo urgente es la solución pacífica del conflicto.

Hace tiempo me hago una pregunta ¿Es fácil salir de Irak? Hay varias circunstancias por las que EE.UU. no quiere abandonar el país: 1º) no es previsible que quiera dejar en manos del gobierno autóctono el acceso y control del petróleo, precisamente por el avance en la economía de Asia; 2º) Sadam Husein firmó contratos petrolíferos con Francia, Rusia y China que conservan su vigencia; 3º) el embargo impuesto por la ONU a Irak en 1991 todavía no se ha levantado porque para ello es necesaria la votación a favor de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas; 4º) no es predecible que Francia y China firmen el fin de las sanciones hasta tanto no se solucione la continuidad de sus contratos, ya que se pondrían en riesgo su economía y abastecimiento.

Así las cosas EE.UU. no puede hacerse dueño del crudo iraquí, hasta tanto no se firme el fin del embargo. China con gran aumento demográfico y un crecimiento estipulado para este año de un 8% consume cada día más petróleo y sus reservas se terminan; EE.UU. dilapida grandes cantidades de crudo, y hasta el momento no ha hecho planes de austeridad como en Europa, así sus pozos están próximos a agotarse, los países de la OPEP anuncian la subida del barril del crudo, lo que, indudablemente supondrá un freno al desarrollo. Con este panorama las soluciones son engorrosas y difíciles.

Recientemente la ONU, a través de su secretario Kofi Annan, se ha dirigido al Consejo de Seguridad, al Consejo de Gobierno de Irak y a la Autoridad Provisional de la Coalición, manifestándoles su intención de que un equipo de personal de la ONU regrese a Irak para ayudar a establecer la transición política; en la misiva subraya la necesidad de establecer un diálogo con los iraquíes para estabilizar el país, liderar la transición y ayudarles a preparar elecciones; Ali Al-Sistani, el ayatola chiita, que en muchas ocasiones se ha opuesto a la intervención de la ONU, hace pocos días ha dirigido un mensaje al Sr. Annan en el que pide que la ONU participe en la cambio; igualmente se ha expresado Adnan Pachachi miembro del Consejo iraquí cuyos miembros tras la firma de la Constitución el 8 de Marzo pasado, están de acuerdo en la necesidad de transferir el Gobierno de la Coalición a Naciones Unidas, pero me permito dudar que la población iraquí, en su mayoría, sea sensible a esta nueva autoridad, ya que la ONU, que si bien no ha legitimado el guerra, tampoco la ha condenado.

Un año después

Transcurrido un año desde que se desencadenó la conflagración, la situación ha empeorado sustancialmente: cada día mueren niños y mujeres, civiles y soldados y según las ONG ya suman 25.000 los víctimas mortales iraquíes; a pesar de que Bush declaró en Mayo pasado el fin de las hostilidades, la guerra no ha terminado; el paro y la pobreza aumentan; no existe un Ministerio de Defensa y se encuentran dificultades para establecerlo; EE.UU. a través de su Gobernador (Bremer) se permite cerrar un periódico no se en nombre de que autoridad; Sadam no era un peligro mundial cuando entraron las tropas de la coalición, e Irak era un país vulnerable, sin alimentos, medicinas, ni armas, por causa del embargo y de los bombardeos de baja intensidad que destruyeron alcantarillados, redes eléctricas, escuelas u hospitales; no se han emprendido tareas de reconstrucción; el mundo entero sigue oponiéndose a esta y otras guerras y pide la paz globalmente; Hans Blix, inspector de la ONU, ha afirmado, que no había armas químicas en Irak; un año después el mundo vivió conmocionado la masacre de Madrid y tenemos la certeza de que Sadam Huseim no había comprado uranio en Niger; han muerto en atentados lideres chiitas pacíficos; se dispara indiscriminadamente y sin piedad contra grupos de parados; sunnitas y chiitas, olvidan sus diferencias y luchan en un frente común para expulsar a los ocupantes; se ordena la búsqueda, por parte de la autoridad de la coalición de Muqtadar Al Sader, vivo o muerto, lo que ha incrementado la violencia; la actividad económica se ha paralizado a no ser la que se refiere, exclusivamente, a la explotación de pozos; un año después, desde todas las partes del mundo, se reclama la intervención de la ONU y desde muchos países se demanda el regreso de sus hombres; un año después no hay en el mundo más seguridad, sino más terror, más violencia y menos tolerancia como vemos horrorizados cada día; un año después los paladines de la libertad y el orden se han convertido en torturadores. decididamente lo que ocurre en Irak no se corresponde con la paz y liberación anunciada en Las Azores.

En esta situación, EE.UU. tiene la obligación de transferir a Naciones Unidas el lugar que le corresponde. Es cierto que en muchas ocasiones ha prescindido de su autoridad, pero ahora no hay otra alternativa: o la ONU, como organización legal de los Estados, entra en Irak como fuerza de pacificación, de defensa de los derechos humanos, reconstrucción y desarrollo, de mantenimiento de la paz y el orden o su territorio y como consecuencia el mundo entero, se verá abocado a un futuro incierto y nada esperanzador. Los países se ha dado esta institución con autoridad moral que dirime cuestiones entre estados, por ello, inapelablemente, hay que fortalecer la ONU, que es elemento legitimador indispensable de la paz. No se puede encarcelar a la ONU en intereses propios. Respetemos su autoridad y dejémosla el sitio que le corresponde en el entendimiento de todas la naciones.

Irak en particular y el mundo árabe en general sufren desde mucho tiempo atrás la política de los países occidentales: reparto de tierras a la caída del Imperio Otomano, colonización, desprecio de su cultura, humillación, se está tratando de imponer al mundo árabe la democracia por decreto o modos de ser occidentales. Tanta acumulación de agravios ha originado, lógicamente, una cultura de resentimiento e ira contra occidente, que se materializan en lucha para defender la propia civilización, a la que, si la menor duda, tienen derecho. Es cierto que hemos visto morir injusta y violentamente a nuestros compatriotas, también en Irak sufren la pérdida injusta y cruel de hijos, padres, hermanos y conciudadanos. Asia se ha modernizado, quiero decir se ha industrializado, urbanizado, alfabetizado, sin occidentalizarse, esto es, sin perder su cultura y propias señas de identidad, porque el progreso y el bienestar no es incompatible con el Islam.

La paz como exigencia

Ahora quiero mirar al futuro y lo hago con mucha preocupación, no obstante espero, pido, clamo para que se imponga la razón, la compasión el perdón... porque no puede ganar el odio, ni el resentimiento ni las armas, todos, musulmanes y cristianos, taoístas o budistas, creyentes o ateos, tenemos que luchar juntos ante las injusticias porque pertenecemos a la gran familia humana; seres dotados de inteligencia no somos ni diferentes ni desiguales, amamos, sentimos, padecemos y espero que pronto dejemos de odiar, porque el odio, que hace tantas víctimas como las armas, perjudica tanto a quien odia como al odiado. Por favor señores del poder ¡hagan el mundo más humano!, escuchen las voces que desde el anonimato y desde todos los lugares de la aldea global, rechazan la guerra y piden la paz, que es una demanda justa y legal. No puede haber más guerras porque son inmorales y van en contra todas la religiones. No tomemos la religión como pretexto y denunciemos al Islam, porque el Islam es religión de paz como lo es el cristianismo.

A las víctimas se les debe consideración y ayuda, los que quedamos debemos perdonar, si es difícil, pero lo necesitamos para vivir, no podemos sufrir más destrucciones sino alimentarnos y renacer en la fraternidad global.

Por favor no más guerras, no más divisiones... exigimos la PAZ, la humanidad no puede seguir así o nos aniquilaremos.

Salam malekun

Pax vobis

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/27203-iraq_ano_2004.html