webislam

Martes 26 Mayo 2020 | Az-Zulaza 03 Shawwal 1441
2763 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=381

La plegaria de Los Más Hermosos Nombres

27/11/2003 - Autor: Xavier Casassas Canals - Fuente: arabismo.com
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

En este trabajo se editan dos versiones aljamiadas de la plegaria mística escrita por Ibn `Abbâd de Ronda (s.XIV), las que se recogen en los manuscrito 5.223 y 5.380 de la Biblioteca Nacional de Madrid. Además se ofrece al lector el texto árabe original (según la edición que en su día P.Nwyia hizo del mismo), y dos versiones en caracteres latinos de los textos aljamiados editados, la realizada por P.Longás para su obra Vida religiosa de los Moriscos (Madrid, 1915) y la que el autor de esta edición, X.Casassas, ha realizado para la misma.

El texto aljamiado - Criterios de edición

Introducción

El presente trabajo al publicar dos versiones aljamiadas de la obra "La plegaria de Los Más Hermosos Nombres de Dios" de Ibn `Abbâd de Ronda (733/1333 Ronda - 792/1390 Fez) pretende, entre otras cosas:

a) Aportar dos documentos fundamentales para la vía de investigación iniciada por M.Asín Palacios con la publicación de su artículo "Un precursor hispanomusulmán de San Juan de la Cruz",Al-Andalus I (1933), pp.1-79 en la que propone la hipótesis de la posibilidad de la pervivencia y transmisión de de textos islámicos de carácter místico entre los musulmanes de la Península Ibérica hasta el siglo XVI, especialmente de los textos de Ibn `Abbâd de Ronda o de otros representantes de la escuela Xadilí y su posible influencia en la obra de San Juan de la Cruz. Los textos que ahora publicamos confirman que los autores de los manuscritos aljamiado-moriscos, tal como intuía M.Asín Palacios tuvieron en sus manos al menos uno de los textos de Ibn `Abbâd de Ronda y que se esforzaron en comprenderlo, traducirlo y transmitirlo.

b) Hacer una pequeña colaboración en la tarea enorme, que en su mayor parte está aún por realizar, de encontrar y determinar las fuentes árabes de los textos aljamiado-moriscos. La mayoría de los textos aljamiados que componen los manuscritos aljamiado-moriscos no son más que la traducción o interpretación de obras escritas en lengua árabe y forman parte de un legado islámico que los los "mudéjares-moriscos" intentaron mantener vivo vertiéndolo en los moldes de las lenguas románicas.

c) Colaborar en el proceso de difusión de los manuscritos aljamiado-moriscos más allá de los reducidos círculos académico-eruditos.

d) Al ofrecer la versión que en su día hizo P. Longás del texto del manuscrito 5.223 de la Biblioteca Nacional de Madrid que ahora publicamos, en su obra La vida religiosa de los moriscos, Madrid, 1915, ponemos en evidencia que dicho autor en su afán de dar versiones de los textos aljamiados en un castellano moderno y elegante, llega incluso a tergiversar y el significado y texto original de los mismos. Por lo cual consideramos que sería necesario hacer una revisión crítica de su obra.

Ibn `Abbâd de Ronda

Ibn `Abbâd de Ronda (733/1333 Ronda - 792/1390 Fez) es uno de los máximos representes de la escuela xadilí (una de las vías -tarîqa- de la mística islámica).

"Nació en Ronda en 1333/733. Su familia era de las más conspicuas y pías de la ciudad, y su educación fue esmerada. Abandonó pronto Ronda y pasó a Tremecén y Fez, donde hizo estudios que, al parecer, no fueron muy profundos, pues el mismo nos dirá que no es faqih ni `alim, ni alfaquí ni ulema. Se daba a conocimientos que le parecían más importantes y le bastaba lo adquirido para dar la suficiente solidez a sus escritos. Entró en el sufismo como por pendiente natural a su temperamento, y sin duda, como a todo sufí, le llegó el momento de la iniciación, pero no queda de ella noticia. Más tarde escribiría que el sufismo no le parecía algo de supererogación, sino el camino normal de una conducta ajustada al islam; así, había vivido, desde Ronda, en castidad y continencia. Sólo para cumplir con la sunna, entrado ya en años, contrae matrimonio. Al-Hadramî se refiere al Ibn `Abbâd como al murîd más sincero, reservado, aplicado a la soledad y a leer obras de los doctores más virtuosos. Vivía de su trabajode copista. De Salé pasó a Tánger y a Fez, donde en los últimos quince años de su vida fue imâm, prefecto, de la mezquita al-Qarawiiyûn. En tal cargo, el ejemplo de su vida le granjeó la veneración del sultán y de todo el pueblo, manifestada especialmente en su sepelio, 1390/792, al que concurrió toda la corte y la población en masa. La opinión de los doctos le tuvo por sufí sin par en su siglo. Su libro principal es el comentario de las sentencias, Hikam, de Ibn `Atâ Allâh de Alejandría, completo manual de sufismo, útil para principiantes y proficientes, y también para los que han logrado llegar a las alturas de la contemplación. No deja en él de tocarse tema alguno de interés, desde los referentes a la purificación preliminar hasta los que atañen a los carismas más perfectos. Tiene además sus Rasâil, epístolas: al-kubrà, la mayor con 38 misivas, y al-sugrà, la menor, con 16; documento como pocos, para darnos a conocer la personalidad de su vida íntima, de su espiritualidad, de sus cualidades de guía y consejero."  F.M.Pareja, La religiosidad musulmán, Madrid 1975, pp.427-428

Sobre Ibn `Abbâd de Ronda, su vida y sus obras, ver M.Asín Palacios, "Un precursor hispanomusulmán de San Juan de la Cruz", Al-Andalus I (1933), pp.1-79; P.Nwyia, Ibn `Abbâd de Ronda (1332-1390), Beirut, 1961; L.Gardet, "Quelques aperçus sur lenseignement spirituel dIbn `Abbâd de Ronda", Actas del Congreso de Córdoba, 1962.

Todo y que pasó la mayor parte de su vida en Marruecos, nunca perdió el contacto con su tierra de origen, Al-Andalus, como se puede comprobar en el hecho de que Al-Xâtibí (m.790/1388) le enviara una carta desde Granada pidiéndloe su opinión sobre una cuestión que preocupaba a la comunidad sufí de dicha ciudad (1). Es de suponer, por tanto, que las obras de Ibn `Abbâd eran leidas y apreciadas en Al-Andalus y por tanto no es extraño que llegaran a manos de los "mudéjares-moriscos". Por otro lado hay que tener en cuenta que así como hay obras de autores pertenecientes a la escuela xadilí como los Dalail al hairat de Al-Jazûlî, los Hikam de Ibn `Atâ Allâh de Alejandría (m. 1309), o el Hizb al-Bahr y el Hizb al-Barr de Abû al-Hasan al-Xâdilí (n. 593/1196 en una aldea cerca de Ceuta) han gozado siempre de una gran difusión desde el momento de su redacción hasta la actualidad (2). La plegaria de los Más Hermosos Nombres de Dios de Ibn `Abbâd ha tenido una difusión más discreta y de ella se conservan muy pocos ejemplares manuscritos (3) y P.Nwyia en su edición del texto de esta obra no menciona ninguna edición moderna de la misma.

El Du`a bi al-Asmâ al-Husnà

Tal como su nombre indica se trata de un du`a (plegaria de tipo deprecativo que el musulmán puede dirigir a Dios en cualquier momento y lugar sin que sea estrictamente necesaria la realización de un ritual determinado, todo y que algunos autores consideran conveniente tener en cuenta una serie de prescripciones, como por ejemplo la purificación previa y el estar orientado hacia la Meca, para que el du`a sea correcto y efectivo, que se caracteriza por la utilización del listado completo de los Más Hermosos Nombres de Dios propio y característico de la tradición musulmana. A cada uno de los nombres de Dios le corresponde una invocación en la que el creyente pide un enriquecimiento de su fe y de su vida espiritual, es decir un afianzamiento y progresión en la vía mística. Se trata, como decimos, de un du`a de carácter místico, pero que en ningún momento resulta incompatible con la ortodoxia sunní. Ibn `Abbâd se esforzó siempre en mantener su misticismo dentro del marco de la ortodoxia, si no hubiera sido así, sería incomprensible, entre otras cosas, su nombramiento como imâm y predicador de la mezquita al-Qarawiyyûn en la ciudad de Fez.

Ibn `Abbâd deebió escribir esta obra, según P.Nwyia, en los últimos años de su vida, en una fecha incierta entre el año 1375 y la fecha de su muerte en 1390 (ver P.Nwyia, Ibn `Abbâd de Ronda (1332-1390), 1961, p.86).

Este texto de Ibn Àbbad es difícil de interpretar y traducir. Por una parte está el problema de como interpretar cada uno de los diferentes nombres de Dios. Incluso entre los propios exegetas musulmanes no hay un acuerdo sobre le contenido semántico que hay que otorgar a cada un o de los epítetos divinos. De un mismo nombres se pueden econtrar interpretaciones diferentes, a veces muy diferentes, según los distintos autores y según desde que perspectiva enfocan su interpretación, ya sea lexicológica, exegética o mística. Esto hace que la comprensión del significado último de algunos de los nombres de Dios resulte difícil incluso para los musulmanes, dificultad que aumenta cuando se quieren traducir estos nombres a otras lenguas y dificultad con las que se tuvieron que enfrentar los autores de los manuscritos aljamiado-moriscos cuando se propusieron hacer la versión castellana del texto de Ibn Àbbad.

La otra dificultad que se presenta a quien se proponga trasvasar en una lengua diferente al árabe el contenido de La plegaria de los Más Hermosos Nombres de Dios de Ibn `Abbâd, es la de las resonancias y contenidos místicos del texto original que facilmente se pierden en el proceso de traducción. Por ejemplo, las palabras maqâm y hâl pueden ser traducidas respectivamente como "lugar donde se está; estación" y "estado", traducción correcta, pero que no refleja el denso y complejo contenido semántico de estas palabras dentro de la terminología sufí utilizada refinadamente por Ibn `Abad.

Una interrogante que queda de momento abierta y a la que se debería dar respuesta, y que nosotros de momento sólo planteamos, es la de saber si los autores de las versiones aljamiadas del texto de Ibn `Abbâd fueron conscientes del sentido místico de esta plegaria y si llegaron a comprender su significado último.

Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/27066-la_plegaria_de_los_mas_hermosos_nombres.html