webislam

Martes 26 Mayo 2020 | Az-Zulaza 03 Shawwal 1441
2544 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=2918

La calumnia al wali

24/10/2003 - Autor: Yalaluddin Rumi - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Rumi meditando
Rumi meditando

Cómo un extranjero calumnió al wali y cómo el murid le respondió

Cierto hombre acusaba al wali y decía: “No está en la buena vía. Bebe vino, es un hipócrita, un don nadie miserable, ¿cómo un hombre así podría ayudar a sus alumnos?

El discípulo le dijo: “Sé respetuoso, no es poca cosa pensar tan mal de los grandes. Lejos está la posibilidad de que él y sus cualidades, que son puro hálito divino, sean ensuciados por una oleada de faltas. ¡No profieras tales calumnias contra los íntimos de Al-lâh! Esto son imaginaciones tuyas. ¡Da la vuelta a la página!

No es cierto e incluso si lo fuera, ¡oh pájaro de suelo! ¿Qué mal puede causar una carroña en el Mar Rojo? El no es menos que el agua limpia, a la que una gota impura no puede descalificar para la ablución.

El fuego no hizo daño a Ibrahim, pero ¡ponte en guardia con aquél que es un Nemrod!

Estas señales sobre la Vía son para el viajero que, a cada momento se pierde en el desierto.

Aquellos que han llegado a la intimidad con Al-lâh (wilaya) no necesitan mas que el ojo y la lámpara: ya no se preocupan de las indicaciones o de la ruta.

Si un wali menciona algunos indicios, es para que los dialécticos lo comprendan. Para el recién nacido, el padre balbucea sonidos, aunque su inteligencia domine el mundo entero.

La dignidad de la ciencia del maestro no es disminuida si dice que el alif 1 no posee nada. Para enseñar al niño ignorante, hay que partir de su propio lenguaje y adoptarlo para que pueda aprender de ti el conocimiento y la ciencia.

Todos los seres humanos son como los niños (del wali): es necesario que el maestro reflexione sobre ello cuando les dispensa la enseñanza.

El kufar tiene un límite y alcance determinados; pero que sepas que el wali y su luz no los tienen. Ante lo infinito lo efímero es nada: Todo perece excepto la Faz de Al-lâh 2.

Allí donde el wali se encuentra no existen ni la incertidumbre ni la certeza, porque él es el lubb 3, y estas dos cosas no son mas que el color y la cáscara.

Estas cosas efímeras se han convertido en un velo sobre la Faz, como una linterna escondida bajo un bol. Así como, la cabeza corporal es una pantalla para la cabeza espiritual: ante la última, la primera es kufar.

¿Quién es kufar? Aquel que olvida el ‘imân del wali. ¿Quién es la muerte? Aquel que ignora la vida del wali.

La Vía no es nada más que el conocimiento en el tiempo de la prueba: a cuanto más conocimiento, más vida.

El hálito divino sobre nosotros es más fuerte que el de los animales. ¿Por qué? Porque hay más conocimiento. También el hálito de los malâ’ika es más grande que el nuestro, pues sobrepasa el sentido común. Y el de los íntimos es superior al de los malâ’ika. ¡Deja de sorprenderte!

Es por esta razón, que se postran ante Adam: su rûh es más grande que su nâfs. Si no fuera así, no sería conveniente ordenar al que está por encima a que se postre al que está por debajo. ¿Cómo la justicia y la beneficencia del Creador permitirían que una rosa se postrara ante una espina?

Dado que el rûh del wali se ha hecho sublime y que ha ido más allá del último límite, la nâfs de toda cosa se inclina ante él.

Los pájaros y los peces y los ÿinn y los hombres, porque esto les sobrepasa y no se pueden comparar.

El wali se rebaja y se va, desolado y llorando. Se vuelve loco de amor, por que se abra la puerta de la Unión.

Y tú, ¿qué haces mancillando su rostro? ¿A quién envidias y combates?

Juegas con la cola de un león, atacas a los ángeles. ¿Por qué hablas mal de aquel que es un beneficio? ¡Ten cuidado!

Observas los defectos sobre la cara de la luna: recoges las espinas de un jardín y no encontrarás más zarza que tú mismo. Tapas un sol con un poco de barro. Buscas huecos en la luna llena. ¿Cómo sería ocultado por un murciélago, un sol que brilla en el mundo entero?

Las faltas se han vuelto culpables por la condena del wali. Los secretos se han vuelto secretos por la celosía del wali.

Interpretas las circunstancias como una autorización a quedarte en el lodo, dado que tú no quieres limpiar tu corazón.

Con la esperanza de que una brisa pueda soplar hacia ti a partir de aquí, ¿por qué secas la rahma del agua con tu envidia?”.


Notas:
1 La letra alif es una línea perpendicular desprovista de signo diacrítico.
Simboliza la Esencia divina desprovista de calificativos.
2 Corán, (28:88).
3 En su origen: corazón; también: semilla (oculta del fruto). Núcleo;
en sentido figurado: el sentido oculto, la esencia de una cosa.
Anuncios
Relacionados

La iluminación del wali

Artículos - 28/08/2003

La iluminación del wali (2)

Artículos - 25/09/2003

El gran Mufti que lavaba retretes

Artículos - 15/04/2001



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/27025-la_calumnia_al_wali.html