webislam

Viernes 3 Julio 2020 | Al-Yuma 12 Dhul-Qaadah 1441
2694 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=2909

El Vaticano y el sida: ¿homicidio culpable?

24/10/2003 - Autor: Marcelo Colussi - Fuente: La insignia
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Sida y Vaticano
Sida y Vaticano

Cada día tres mil personas en el mundo contraen el VIH/SIDA; personas que, inexorablemente, caminarán hacia una muerte anticipada. Estamos, sin lugar a duda, ante un problema sanitario de enorme envergadura, una pandemia extendida que aparece como una importantísima causa de mortalidad de la población planetaria, y que tiende a aumentar.

Tangencialmente podríamos decir que su origen -reciente, por cierto- queda aún en la nebulosa; se barajan varias hipótesis, llegándose a pensar que podría ser producto de un experimento con armas bacteriológicas salido de control, o también, lisa y llanamente, de una estrategia de control político-militar en sí misma, implementada por los centros de poder mundial y destinada a eliminar "población sobrante". Más allá de su génesis real, lo que queda claro es que, efectivamente, -vaya casualidad- donde mayores estragos produce es en las poblaciones más golpeadas, marginalizadas y que "sobran" para la lógica del mercado global (los pobres del continente africano, por ejemplo).

Tanto la tecnología sanitaria como la planificación socioepidemiológica ya han aportado importantes avances en el ámbito del VIH/SIDA: si bien no existe aún una cura radical, se sabe bastante de su etiopatogenia, de su evolución clínica, de sus tratamientos paliativos, de su prevención. Como en todo atinado y responsable abordaje sanitario, lo más importante es precisamente esto último: la prevención. Hoy por hoy, la más efectiva que se conoce al respecto es la utilización de preservativos, que impidiendo el paso del virus, evita el contagio entre una persona infectada y una sana. Una política pública de salud responsable debe, como mínimo, promover su uso adecuado y racional.

En cualquier relación humana en que una de las partes hace las veces de protectora/orientadora/curadora de la otra (padre respecto al hijo, maestro respecto al alumno, médico respecto al paciente, etc.) existe el compromiso -dictado no sólo por las normas éticas de convivencia sino también por la jurisprudencia representada por el Estado- por el que el polo "protector" debe velar por el "protegido". La tradición y las leyes lo establecen.

En esta lógica se inscribe igualmente la relación entre pastor de almas y feligrés, entre sacerdote y creyente. Pero lo curioso (¿alarmante?) es que, en lo tocante a la prevención del contagio del VIH y la posibilidad de desarrollar un SIDA, la relación establecida entre iglesia católica y devoto que busca orientación en ella, nos enfrenta a una situación que, en vez de sano y prudente consejo, es de invitación a la muerte.

En la doctrina jurídica se habla de "homicidio culposo o imprudente": es la muerte no premeditada de una persona que se verifica como consecuencia de una conducta negligente, imprudente o inexperta, o bien por inobservancia de las leyes, reglamentos, órdenes o disposiciones. Se comete cuando no se previene una muerte previsible, violando así un deber de cuidado. Dicho en otros términos: cuando no se actúa atinada y responsablemente descuidando las propias obligaciones.

El Vaticano, por razones de conservadurismo retrógrado, por anquilosamiento en su modo de pensar, por un enorme desfase histórico, continúa viendo la sexualidad como algo "pecaminoso", ligada sólo al orden de la reproducción biológica. Por tanto, no está en condiciones de entender -mucho menos de actuar- con tino y responsabilidad en este ámbito. Su posición enfermizamente reaccionaria al respecto no le permite estar a la altura de las circunstancias en un tema tan delicado y con aristas tan complejas como el de la pandemia de VIH/SIDA; de ahí que su machacona insistencia con respecto al no uso de ningún método de prevención sexual lo coloca, quiera que no, en la perspectiva de homicidio culposo.

Dada su capacidad de convocatoria, de convencimiento sobre amplias poblaciones, de penetración cultural; es decir: teniendo en sus manos la enorme capacidad de actuar con buen tino y responsabilidad atendiendo a su deber de ser una guía para sus seguidores, la iglesia católica termina condenando al contagio del VIH -a la muerte en definitiva- con su postura ultra conservadora en vez de obrar como agente preventivo.

Si dios es puro amor, ¿por qué sus representantes en este sufrido planeta condenan a la muerte con una conducta negligente, imprudente, inexperta, cuando el saber científico en el campo del salubrismo -que se ha mostrado eficaz- recomienda a los cuatro vientos el uso del preservativo como medida de control de la epidemia? ¿Se podría entonces promover un juicio contra el Vaticano por homicidio culposo?

Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/27016-el_vaticano_y_el_sida_homicidio_culpable.html