webislam

Martes 17 Septiembre 2019 | Az-Zulaza 17 Muharram 1441
1096 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=1627

Islam y poderes públicos en Francia: el caso del «Consejo Francés del Culto Musulmán»

09/05/2003 - Autor: Antonio Pelé - Fuente: Instituto de Derechos Humanos Bartolomé de las Casas Univer
  • 2me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Comunicación presentada en las XIX Jornadas de la Sociedad Española de Filosofía Jurídica y Política, Las Palmas de Gran Canaria (6 y 7 de marzo de 2003)

El objetivo de este trabajo es analizar los potenciales problemas que pueden originarse a raíz de la próxima creación del Conseil Français du Culte Musulman ("Consejo Francés del Culto Musulmán") Con la creación de este consejo se daría por fin reconocimiento político a una religión que es la segunda en número de fíeles en Francia 1. Sin embargo dicho reconocimiento podría afectar los principios de laicismo de la República. Antes de estudiar el caso concreto del Islam en Francia (mediante el análisis del proyectado Consejo), nos interesaremos brevemente en la situación de los otros países occidentales, con una especial referencia a la especificidad norte americana.

Panorama de las relaciones entre el Islam y los poderes públicos en Europa

Más de once millones de musulmanes viven en los principales países europeos, y más de veinte millones si tomamos en cuenta a los países de Europa central y oriental 2. Su presencia deriva de los flujos migratorios provenientes de los antiguos imperios coloniales de Asia, África, el Caribe. Desde 1945, hubo varías olas migratorias: la de la reconstrucción económica de la post-guerra, la del crecimiento económico de los años’ 60 y 70 con la interrupción oficial, en 1974, de la inmigración con fines laborales. A partir de la mitad de los años 80’ la inmigración toma la forma del asilo político y de la clandestinidad. El asentamiento definitivo de la población musulmana se volvió irreversible y tuvo como consecuencia una gran visibilidad del Islam en las ciudades occidentales, como lo notó el profesor Felice Dassetto en su libro La constrution de l’Islam européen 3. Dicha visibilidad refleja una realidad sociológica: el Islam tiene una de las más grandes expansiones en términos demográficos. Es en este contexto que la expresión de la identidad islámica emergerá como un elemento relevante de arraigo y con la manifestación de este fenómeno se cristalizaran las interrogaciones y las oposiciones que a veces, asumirán un carácter violento.

Debemos apuntar que la población musulmana no puede ser considerada como un todo homogéneo, sino que tiene una gran diversidad derivando de los países de origen (Turquía, países del Magreb, Pakistán, etc.) y de las escuelas de interpretación del Islam sunnita 4: hanefismo (Turcos, musulmanes de los Balcanes), malekismo (Países del Magreb), hambalismo (Arabia Saudita) y chaafismo (Kurdos, Egipcianos).

La gran mayoría de los musulmanes inmigrantes en Europa y Estados Unidos proceden de países donde el Islam ostenta el papel de religión de Estado o de la mayoría de la población. La transferencia de esta cultura a un entorno no musulmán, pluralista y secularizado facilita nuevas formas de vivir la tradición islámica, debido sobretodo a la gran variedad de culturas de origen, pero también a las tradiciones y lógicas de cada sociedad de acogida. Ello requiere por parte de los musulmanes una cierta síntesis entre el Islam y la modernidad occidental.

En los países donde existe el reconocimiento jurídico de todas las religiones (Bélgica, Italia, Alemania y España), se ve favorecida la legitimación institucional del Islam. Así, por ejemplo, la ley española del 26 de enero de 1992 reconoce el culto musulmán a través de la Comisión Islámica de España (CIE) que aglutina a la mayoría de las asociaciones y federaciones musulmanas 5. Se considera que vivían en el año 2000 en España más de 250.000 musulmanes, en mayoría clandestinos 6. En 1974, el Estado belga fue el precursor en otorgar reconocimiento institucional al culto musulmán (300.000 fíeles), aunque fue recién en 1998, cuando tuvieron lugar las primeras elecciones del Ejecutivo de los Musulmanes de Bélgica.

La resistencia al reconocimiento del Islam tiene sus orígenes en mayor medida en la ausencia de apertura de las mentalidades que en la existencia de obstáculos institucionales. En Alemania, vivirían tres millones de musulmanes (dos millones serían turcos). La reivindicación de las principales asociaciones islámicas – ser reconocidas como organizaciones religiosas de derecho público (köperschaften öffentliechen)– se encuentra en pugna con el hecho de que la sociedad no está dispuesta a respectar el Islam como religión reconocida. Un rechazo que tuvo su colmo con la publicación en 1997, del libro de Wilhelm Heitmeyer, que vinculaba directamente los actos de violencia en Alemania con los jóvenes musulmanes de origen turco 7. Sin embargo, la Islamische Föderation, tiene derecho a organizar clases de árabe en las escuelas públicas. En Austria, por el contrario, los musulmanes, lograron un reconocimiento oficial desde 1979.

En países donde existe una religión de Estado (Gran-Bretaña, Dinamarca, Grecia, Noruega) o una religión profesada por un gran mayoría, se otorgan los mismos derechos a la religión minoritaria, con un cierto retraso más o menos prolongado. Los dos millones de musulmanes británicos (la mayoría de los musulmanes en Gran Bretaña tienen en efecto la nacionalidad británica) militan hace desde tiempo para que las escuelas islámicas sean reconocidas por el Estado inglés, de El reconocimiento de las escuelas patrocinadas por Yusuf Islam8 constituye un ejemplo de progreso limitado. También, se habló en este país de una "islamofobia", según el informe de Runnymede Trust en 19979.

Sin embargo, en los países de estricta separación Iglesias-Estado como Francia, la cuestión de la legitimidad institucional del Islam está aún pendiente 10. Desde 1989, el reconocimiento de esta legitimidad se ha vuelto un asunto de Estado. En el caso francés, las dificultades derivan principalmente de una concepción muy rígida de la laicismo, según la cual se deberían proscribir los signos religiosos del espacio público. Esta rigidez en la noción de laicismo se observa mayoritariamente en el mundo educativo, a propóstio del uso del velo islamico. No obstante, desde 1989, el Consejo de Estado no continúa afirmando que llevar signos religiosos no es incompatible con la laicismo 11.

Por fin, si existe en Europa un cierto ocaso de la práctica religiosa entre los jóvenes musulmanes (solamente 12 % rezan cada día y casi 80 % no saben hablar su idioma de origen12) ellos mismos impulsaron asociaciones promoviendo la religión musulmana, tales los Young Muslims, la Islamic Society of Britain en Gran Bretaña, la Union des Jeunes Musulmans, la Association des Etudiants Islamiques de France, en Francia.

El caso de los Estados Unidos

Otra vez, es muy difícil evaluar el número de musulmanes en los Estados Unidos. Según la Muslim American Society serían 7 millones mientras que para el Council on American Muslim Relation la cifra sería de 11 millones. También, 30 a 40% de los musulmanes son Africano-Americanos autóctonos 13, a la diferencia de Europa donde las comunidades musulmanes proceden de olas migratorias por distintos motivos, tanto laborales, sociales como políticos. 18 % de los esclavos procedentes de África eran musulmanes y fueron convertido al catolicismo 14.La cuestión de la organización y legitimidad del Islam no se plantea tradicionalmente en este país15. Los asuntos religiosos están considerados como parte de la sociedad civil y sería inconveniente, incluso incongruente, que intervenga el Estado federal o los Estados federados.

De todas formas, lo dicho anteriormente no nos permite concluir que el Islam llega sido aceptado por la sociedad americana. Los prejudicios y discriminaciones, símbolos de la paradoja americana, continúan. Esta característica se evidencia , por ejemplo en los medios de comunicación: las noticias, las ficciones de Hollywood, todo participa en la presentación de un Islam como sinónimo del terrorismo. Numerosas películas taquilleras como True Lies, 2000s Rules of Engagement, The Rock o The Siege, han sido criticadas por su representación estereotipada del terrorista musulmán16 y dicha visión afecta a los musulmanes en su vida cotidiana como lo apunta el American-Arab Anti-Discrimination Comittee 17. Después de los atentados del World Trade Center, los musulmanes americanos han sido víctimas de distintas formas de intimidación y amenaza. En la semana siguiente al 11 de septiembre, fueron detectados 80 actos de vandalismo en contra de las mezquitas o centros musulmanes en el único Estado de New-Jersey por ejemplo 18. Tal situación ocurrió también en Francia durante la guerra civil argelina y particularmente después de los atentados de París en 1995.

A diferencia de Europa, los musulmanes norte americanos disponen de numerosos recursos para defenderse. Mientras que Europa los musulmanes tendrían dificultades en participar efectivamente en los asuntos políticos, los Estados Unidos presentarían mejor condiciones para que pudieran defender sus posturas 19. Las libertades de conciencia y de expresión constituyen las piedras angulares de la sociedad civil y se encuentran garantizadas mediante importantes recursos jurídicos. Los musulmanes disponen así de una capacidad de expresión considerable a través de periódicos, institutos y organizaciones que tratan de minimizar y contrarrestar el discurso dominante acusador del Islam.

La primera organización musulmana, la Federation of Islamic Associations fue creada en 1954 y aglutinaba ya a 52 mezquitas y centros islámicos en Canadá y Estados Unidos. Hoy, la actividad del Council on American-Islamic Relations (Consejo sobre las relaciones americano-islámicas, CAIR) es particularmente significativa. Dicha asociación, pone en conocimiento público todas las discriminaciones que sufren los musulmanes y el Islam e intenta demandar reparaciones. Podemos citar como ejemplos, los procedimientos victoriosos contra empresas tan prestigiosas como Nike o Budweiser, que tuvieron condenadas por haberse referido atentatoriamente a la religión islámica y haber discriminado a sus empleados musulmanes en razón de su fe 20.

Cabe destacar que otras numerosas asociaciones de lobbying han nacido desde la última década. En 1990 un núcleo de intelectuales y militantes musulmanes, fundió el American Muslim Council (Consejo Americano Musulmán, AMC) 21 que interviene en la Casa Blanca con el fin de proteger la identidad y los derechos de la comunidad musulmana y también sirve de intermediario entre esta última y las instancias del poder. Uno de los principales caballos de batalla es la obtención del reconocimiento político de la comunidad musulmana en un pie de igualdad con las otras comunidades religiosas. Se trata de cambiar en particular la famosa fórmula social «judeo-cristiana» en «judeo-cristiana-islámica», para que se reconozca que el Islam comunica los mismos valores que las otras religiones.

La aparición de una sola voz musulmana americana deriva también de las especificidades sociales y económicas de las poblaciones inmigrantes. La concentración mayoritaria de la elite musulmana se encuentra precisamente en los Estados-Unidos: médicos, universitarios, ingenieros, empresarios, etc., radican allí más numerosamente que en los países musulmanes. Su presencia en la universidad es significativamente superior a la de los países europeos. Ello también explica la vitalidad y el dinamismo del pensamiento musulmán americano. Así, al final de los años 70, los musulmanes de Estados Unidos tenían (en proporción) más títulos de estudios superiores que la mayoría de la población norte-americana 22.

Se debe constatar que tal elite no se ha podido desarrollarse con tan amplitud en los países europeos, donde la inmigración se vincula con el empobrecimiento de los países magrebí, India, Pakistán y continente africano. En efecto, los candidatos al exilio hacía Europa eran generalmente los elementos más vulnerables económicamente y los menos educados en el seno de su sociedad de origen. En las sociedades europeas, persisten las diferencias sociales, a pesar de ciertas mejorías: la aparición de clases medias y figuras intelectuales formadas en Europa 23.

En este contexto, aparecerá en Francia un Consejo Francés del Culto Musulmán, órgano representativo y organizador del Islam. Estudiaremos a continuación los problemas que quiere solucionar y las dificultades que pueden derivarse de su propia creación.

El Consejo Francés del Culto Musulmán

«Tenemos que ayudar a los musulmanes a recuperar su retraso histórico, es menester que el Islam se integre a nuestro sistema laico»24. En aras del reconocimiento institucional, se ha explicado la necesidad de la creación del Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM). De la misma manera, el Sr. Chevènement – antiguo ministro del Interior del gobierno de Lionel Jospin - justificaba su iniciativa: «Urge que encontremos un remedio a la situación en la que se encuentra el Islam en Francia debido a las dificultades que tiene para organizarse correctamente como culto, es decir, teniendo sus propias instancias de representación».

El Consejo Francés del Culto Musulmán se presenta entonces como un espacio de diálogo entre el Estado y los musulmanes para resolver en su seno todos los problemas que afectan la práctica social y pública del Islam: el ramadán, les capellanías en las cárceles, los hospitales, los establecimientos escolares y las escuelas privada 25. El Estado francés revindica su voluntad de integrar una religión que sería independiente de su país de origen, mientras que durante décadas, ha dejado la "gestión" del Islam en Francia a Marruecos, Argelia, Túnez y más recientemente, a algunos países africanos y a Turquía 26.

Pretendiendo romper con esta política, los sucesivos ministros del interior, Pierre Joxe en 1990, Charles Pasqua en 1995, Jean-Pierre Chevènement en 1999 y el actual primer ministro Nicolas Sarkozy, han tratado establecer una instancia representativa de los musulmanes en Francia. Así, el primero de ellos creó un Conseil de Reflexión sur l’Islam en France (Consejo de Reflexión sobre el Islam en Francia, CORIF), compuesto de quince miembros elegidos por el ministro. El Corif era un organismo encargado de hacer proposiciones al gobierno. Examinó temas tales como los espacios musulmanes en los cementerios, la comida halal 27 en el ejército. Pero no ha ido más lejos. El ministro del Interior, Charles Pasqua puso fin al CORIF, escogiendo apoyarse exclusivamente en la Mezquita de París, institución controlada por Argelia desde 1982 28. En 1995, el que era el nuevo rector de la mezquita, Dalil Boubakeur (y futuro presidente del CFCM) promulgó solemnemente una carta del culto musulmán. A partir de 1996 no obstante, se dislocó la frágil coalición formada entorno de la mezquita de París. El Instituto de teología abierto en 1993, nunca ha podido formar imanes: la Mezquita de Paris sigue importándoles desde Argelia y tampoco supo promover bajo su nombre, un sello de carne halal.

En 1999, el ministerio del Interior, Jean-Pierre Chevènement invitó a las seis grandes mezquitas «independientes", seis federaciones culturales y seis personalidades musulmanes a participar en el proyecto de un Consejo Representativo del Islam a nivel estatal 29. Para poder participar de esta "consulta", era obligatorio firmar un documento que recopilaba los principios laicos de la República. Algunos, hablaban entonces de «discriminación», «infantilización» o de «neocolonialismo»: «¿Se exige de los ciudadanos de confesión cristiana o judía "reafirmar" su reconocimiento de los principios de la República?» 30. Por fin, el texto ha sido cambiado con un nuevo título 31 y colectivamente firmado el 28 de enero de 2001. La asamblea, denominada Al Istichâra en referencia a la noción tradicional de consulta a los fíeles antes de un aviso religioso podía empezar su labor, en el ministerio del interior.

¿Acompañamiento o ingerencia?

La voluntad de control aparece en la futura composición del Consejo Francés del Culto Musulmán, en la medida en que consagra la influencia de las tres más grandes federaciones: la Federación nacional de los musulmanes de Francia (FNMF), la Unión de las Organizaciones Islámicas de Francia (UOIF) y la Mezquita de París. El Ministerio del Interior había justificado su elección, explicando que ese conjunto representaba casi 70 % de las mezquitas y aulas de oraciones, aunque ese porcentaje era ciertamente inferior32. En realidad esta terna encarna las tres fuerzas ideológicas y nacionales que cuentan en el Islam de Francia: Argelia, para la mezquita de París, Marruecos para la FNMF y "l’Ecole des Frères Musulmans" (Escuela de Pensamiento de los Hermanos Musulmanes) para la UOIF.

Se podría pensar que detrás de la voluntad de "organizar la organización" del Islam, se escondiese una preocupación de orden público. Además tal organización podría chocar contra la ausencia de jerarquía que caracteriza el culto musulmán y la diversidad de escuelas de pensamientos, como lo hemos apuntado anteriormente. Con la revolución iraniana en 1979, los atentados del 11 de septiembre de 2001, la guerra civil en Argelia, los secuestros en Filipinas, la situación en Israel y Palestina, la actualidad internacional tiene necesariamente unas repercusiones indirectas en la comunidad musulmana tanto en Francia como en los restantes países. En este contexto, el Estado podría valerse de unos interlocutores que "representen" y al mismo tiempo "controlen" a los fíeles, para dialogar en tiempos de tensiones internas o de crisis internacionales. La actualidad nos puede servir de buen ejemplo puesto que ya emergen dificultades en el seno de la Comisión encargada de la organización las elecciones del futuro Consejo33. En efecto, en el contexto de una guerra contra Irak, el gobierno francés considera que la UOIF es la más capaz de controlar las banlieues y la estaría confiriendo una representación superior. Tal intromisión del gobierno francés puede contradecir los principios de separación Iglesias-Estado y ha provocado las recientes demisiones de ciertas personalidades de dicha Comisión 34.

La mesa del Consejo estaré así compuesta por dieciséis miembros: un puesto de presidente y dos puestos de vice-presientes; sietes puestos para las grandes federaciones, un puesto para cada una de las cinco grandes mezquitas y dos puestos para dos personalidades calificadas 35. Conviene por fin destacar que dicho Consejo tendrá una voluntad descentralizadora en la medida que se prevé también la creación de Conseils Régionaux du Culte Musulman (Consejos Regionales del Culto Musulmán), que serán elegidos desde las mezquitas por "grandes electores". Algunos consideran que tal organización territorial podría generar una "balkanización" del Islam en Francia.

Siguiendo esos objetivos, se podría considerar que el Gobierno trata de unificar a la comunidad musulmana y romper ciertas influencias: «La anarquía facilita la influencia de las estructuras mejor organizadas, cercas del fundamentalismo» 36, comentaba Sr. Billón. Ahora bien, el motivo del problema es precisamente éste: ¿con qué legitimidad religiosa el Estado se inmiscuye en las corrientes o en las escuelas de pensamiento musulmanas? Si las interpretaciones del dogma religioso no generan ningún descarrío y respetan el marco de las leyes republicanas, el Estado no puede fundar teóricamente su intervención, aunque ya lo ha hecho en la práctica. Así, por ejemplo, al principio del siglo XIX, el emperador Napoleón logró una solución mucho más autoritaria, para unificar la comunidad judía de Francia.

En 1806, Napoleón, durante la reunión de los rabinos (llamada la Sanedrín), planteó doce preguntas a una asamblea constituida por notables judíos: «La ley judía autoriza o no la poligamia y el divorcio? ¿Los franceses son hermanos de los judíos o extranjeros? ¿Los judíos nacidos en Francia y tratados como ciudadanos franceses por la ley, consideran a Francia como su patria? etc.» Napoleón convocó a continuación una asamblea de rabinos para que confirmasen la supremacía de la pertenencia nacional sobre la fidelidad a las leyes judías 37.

Volviendo a nuestra época, nos podemos plantear cómo un Estado laico puede justificar su implicación en la elección de una doctrina religiosa o, en otras palabras: «¿Cómo legitimar la elaboración a largo plazo, de lo que podría volverse un Islam oficial de Francia, incluso un Islam francés? Ya aparece la idea que más vale "apoyar" a un Islam francés que dejar el Islam en las manos de unos fundamentalistas Sin embargo, dicha implicación del Gobierno podría violar la ley llamada «de separación de la Iglesia y el Estado», del 12 de diciembre de 1905. Su artículo 2 estipula en efecto que «el Estado no reconoce, no financia y no subvenciona ningún culto» y que «los establecimientos públicos de culto están suprimidos» pasando las practicas religiosas a un ámbito estrictamente privado 38. ¿Se trataría entonces de pensar y fundar otra vez , las relaciones entre la religión y la República, es decir, configurar la ley de 1905 a las nuevas exigencias del contexto social francés? 39

Si la organización del Consejo Francés del Culto Musulmán deja demasiado espacio al Estado, podría perder su esencia: la oportunidad de demostrar que los principios del Islam son perfectamente compatibles con un Estado laico. Desde otra perspectiva, se podría ver con la figura de dicho Consejo, una tentativa por parte de la República, de disminuir la influencia del Islam en Francia como lo ha buscado antes... con la religión católica.

ANEXO

1. Texto de los Principios y fundamentos jurídicos regulando las relaciones entre los poderes públicos y el culto musulmán en Francia. (en francés)

2. Presentación de la estructura del futuro Consejo del Culto Musulmán Francés. (en francés)

1. PRINCIPES ET FONDEMENTS JURIDIQUES REGISSANT LES RAPPORTS ENTRE LES POUVOIRS PUBLICS ET LE CULTE MUSULMAN EN FRANCE

Introduction

Article 1: Des asociacións culturelles

Article 2: Des mosquées et lieux de prières

Article 3: Des Ministres du culte (ex Iman) et cadres religieux

Article 4: Des Aumôneries

Article 5: Des établissements d’enseignement privé

Article 6: Des prescriptions vestimentaires et alimentaires

Article 7: Des lieux de sépultures

Article 8: Des fêtes religieuses

Introduction

Les groupements et associations de musulmans adhérant à lensemble des principes juridiques rassemblés dans le présent texte confirment solennellement leur attachement aux principes fondamentaux de la République française et notamment les articles 10 et 11 de la déclaration des droits de lhomme et du citoyen relatifs à la liberté de pensée et à la liberté de religion, à larticle 1er de la Constitution affirmant le caractère laïque de la République et le respect par celle-ci de toutes les croyances, et enfin aux dispositions de la loi du 9 décembre 1905 concernant la séparation des Eglises et de lEtat.

Ils adhèrent également au principe rappelé par le préambule de la Constitution et défini par larticle 1er de la déclaration des droits de lhomme et du citoyen selon lequel tous les hommes naissent et demeurent libres et égaux en droit. Cest pourquoi, toute discrimination fondée sur le sexe, la religion, lappartenance ethnique, les mœurs, létat de santé ou le handicap est contraire à ce principe et pénalement répréhensible.

Ces dispositions relatives à la liberté de pensée, de conscience et de religion ont par ailleurs été confirmées par la convention européenne de sauvegarde des droits de lhomme et des libertés fondamentales du 4 novembre 1950, ratifiée par la France le 31 décembre 1973. Ces dispositions sont également reconnues sans restriction par les groupements et associations adhérant au présent texte.

Ceux-ci se reconnaissent dans les principes et règles ci-après énoncés, qui assurent aux Musulmans la jouissance en France des mêmes droits et les soumettent aux mêmes obligations que les fidèles des autres cultes, pourvu que soit respecté lordre public et préservée la neutralité religieuse de la République, de ses institutions et de tous les lieux publics.

I. DES ASSOCIATIONS CULTURELLES

Au nombre de ces droits figure dabord celui de créer des associations cultuelles conformément aux dispositions du titre IV de la loi du 9 décembre 1905. Ces associations doivent avoir exclusivement pour objet lexercice du culte, cest-à-dire laccomplissement des cérémonies, lacquisition et lentretien des édifices du culte, lentretien et la formation des ministres du culte.

Ces associations peuvent, en outre, conformément aux dispositions de larticle 20 de la loi du 9 décembre 1905, créer des unions dassociations cultuelles, elles-mêmes cultuelles, fédérant et dirigeant lensemble des associations qui la composent.

Ces unions peuvent statutairement décider de se rassembler et de constituer un organe unique de représentation nationale du culte musulman, à linstar dautres cultes présents en France.

Les associations culturelles qui se conforment à ces prescriptions peuvent bénéficier des avantages, notamment fiscaux, prévus en faveur de cette catégorie de groupements. Elles doivent, en revanche, respecter les règles dorganisation et de fonctionnement prévues par les dispositions légales précitées, disposer des ressources limitativement énumérées et dresser les documents comptables et financiers exigés.

Rien ninterdit bien au contraire que des fidèles du culte musulman se constituent par ailleurs en associations à vocation culturelle, sociale, éducative, sportive etc… à condition que les personnes morales ainsi créées aient un objet statutaire et une activité distincte de celles des associations cultuelles.

II. DES MOSQUEES ET LIEUX DE PRIERE

Les mosquées et lieux de prière, comme tous les édifices du culte, constituent la condition même de lexpression religieuse des fidèles. Cest pourquoi leur acquisition et leur utilisation font partie intégrante du libre exercice du culte pourvu que, conformément aux dispositions du titre V de la loi du 9 décembre 1905 relatif à la police des cultes, ces édifices du culte soient uniquement réservés à lexercice public du culte, donc librement ouverts, à lexclusion de toute activité qui y est étrangère et notamment à caractère politique.

Il est admis que peuvent bénéficier du statut attaché à lédifice du culte les accessoires indispensables tels que les locaux destinés à lenseignement religieux.

Si les pouvoirs publics ne peuvent directement financer la construction ou lacquisition de mosquées, comme de tout édifice du culte, certaines garanties et avantages doivent néanmoins être rappelés :

Seules sappliquent à légard de la construction de mosquées ou de la transformation à cet usage de bâtiments déjà existants, les règles durbanisme nationales et locales. Aucune autre considération nest fondée à justifier une décision administrative de refus qui serait, dans ces conditions, irrégulière.

En outre, les collectivités locales peuvent, conformément à larticle 11 de la loi de finances du 29 juillet 1961 garantir les emprunts contractés pour la construction des édifices du culte dans les agglomérations nouvelles, mettre à disposition par bail emphytéotique des terrains communaux pour y construire des édifices du culte et enfin accorder par contrat de location et moyennant paiement dun loyer, des locaux communaux que les conseils municipaux décident de mettre à disposition des partis politiques, syndicats et associations dans les conditions prévues par larticle 2143-3 du code général des collectivités territoriales.

Enfin, en application du dernier alinéa de larticle 19 de la loi du 9 décembre 1905, lEtat, les départements et les communes peuvent, sans que cela contrevienne à la prohibition des subventions publiques en faveur des cultes, participer financièrement à la réparation des édifices affectés au culte public et appartenant à des personnes privées.

III. DES MINISTRES DU CULTE ET AUTRES CADRES RELIGIEUX

Il revient aux musulmans eux-mêmes et à leurs associations de fixer et de préciser la notion de ministre des cultes correspondant à la pratique de leur religion et aux règles quils simposent, et dindiquer, au sein de la collectivité religieuse musulmane, les membres auxquels ce titre est conféré.

Sauf exception dûment motivée, ceux-ci devront à lavenir être recrutés et rémunérés par les associations cultuelles (ou autres) qui les emploient. Il serait souhaitable quils soient majoritairement de nationalité française et disposent dun niveau culturel et religieux approprié à leurs fonctions. A raison de la définition de leurs fonctions, les ministres du culte et autres cadres religieux musulmans sont soumis aux mêmes obligations et disposent des mêmes droits que tous les autres ministres des cultes présents en France, notamment au regard de la neutralité politique que doivent respecter les allocutions et prêches tenus dans les édifices du culte, conformément aux dispositions du titre V de la loi du 9 décembre 1905.

IV. DES AUMONERIES

Les aumôneries constituent, en application de larticle 2 de la loi du 9 décembre 1905 et en conformité avec les textes les régissant, un droit pour tous les fidèles du culte musulman qui, pour des raisons indépendantes de leur volonté, se trouvent retenus dans tout service ou établissement publics, national ou local. Désignés par lunion des associations cultuelles musulmanes, les aumôniers se trouvent soumis à la double hiérarchie des autorités administratives de tutelle et des autorités religieuses dont ils relèvent. Ces autorités administratives de tutelle qui peuvent éventuellement rémunérer ces aumôniers, organisent elles-mêmes les conditions dans lesquelles ceux-ci exercent leur ministère dans les services ou établissements publics concernés.

V. DES ETABLISSEMENTS D’ENSEIGNEMENT PRIVÉS

Les établissements denseignement privés qui auront conclu avec lEtat les contrats que la loi permet (contrats simples ou contrats dassociation) devront respecter les règles administratives, financières et pédagogiques de lEducation Nationale, en particulier lenseignement des matières conformément aux programmes et aux horaires fixés.

VI. DES PRESCRIPTIONS VESTIMENTAIRES ET ALIMENTAIRES

1) Les pouvoirs publics nont pas à connaître des emblèmes religieux vestimentaires que les fidèles dun culte estiment devoir porter en privé. En revanche, les usagers de certains services publics, et notamment ceux de lenseignement public, doivent se conformer à certaines règles. Ils doivent sabstenir darborer des signes dappartenance religieuse, dans les conditions rappelées par la jurisprudence du Conseil dEtat. En effet, la conception française de la laïcité implique la reconnaissance dun espace de formation au débat public, commun à tous les citoyens français exerçant leur raison naturelle pour déterminer le meilleur intérêt général.

2) La République nintervient pas dans les pratiques alimentaires quimposent certaines prescriptions rituelles, sauf en faveur des usagers des établissements publics auxquels les nécessités de leur état ne permettent pas de choisir librement les aliments quils consomment. Cest ainsi que les administrations gérant les établissements denseignement, pénitentiaires, hospitaliers et militaires peuvent offrir à leurs usagers qui le souhaitent, des repas conformes aux prescriptions rituelles quils estiment devoir respecter.

Sagissant de labattage rituel des animaux dont la viande est destinée à la consommation humaine, il doit respecter, dans les conditions fixées par la loi, la protection animale, lhygiène publique et la sauvegarde de lenvironnement.

VII. DES LIEUX DE SEPULTURE

Les cimetières doivent respecter la neutralité qui simpose dans tous les lieux publics, à lexception des sépultures qui, conformément à larticle 28 de la loi du 9 décembre 1905, peuvent comporter des signes ou emblèmes religieux pourvu que lappartenance confessionnelle du défunt ny soit pas mentionnée.

Toutefois, il a été admis que les maires, seuls compétents en ce domaine, peuvent autoriser le regroupement des sépultures de défunts de confession musulmane à condition que cet ensemble ne soit pas matériellement isolé du reste du cimetière, et que soient respectées les dispositions relatives à lhygiène et la santé publiques. Linhumation au sein de ce regroupement de sépultures doit résulter de la volonté du défunt.

VIII. DES FETES RELIGIEUSES

Outre les fêtes légales qui simposent dans tous les secteurs dactivité, les agents publics peuvent bénéficier dautorisations dabsence, sous réserve des nécessités du service, pour participer aux cérémonies célébrées à loccasion des principales fêtes propres à leur confession. En ce qui concerne les musulmans, ces autorisations dabsence peuvent être accordées à loccasion de trois fêtes : lAïd el Seghir (Aïd el Fitr), lAïd el Kebir (Aïd el Adha) et le Mouloud (Al Mawlid Annabawi).

Les principes ainsi énoncés à lintention des fidèles du culte musulman en France reprennent et constituent lensemble des normes juridiques régissant les rapports entre la République et tous les cultes.

Ladhésion pleine et entière de groupements et associations de musulmans à ces principes, atteste de leur volonté de rejoindre et dintégrer le cadre juridique qui organise et garantit en France, à la fois le libre exercice des cultes, et le caractère laïque des institutions.

Bibliografía

Boyer, A., L’Islam en France, PUF, col. Politique d’Aujourd’hui, París, 1998.

Cohen, M., « Lintégration de lislam et des musulmans en France : modèles du passé et pratiques actuelles », in La laïcité, une valeur daujourdhui ?, dir. de Jean Baudouin y Philippe Portier, Presses universitaires de Rennes, 2001.

Dassetto, F., La construction de lislam européen. Approche socio-anthropologique, ed. L’ Harmattan, París, 1996.

Douf, S., Servants of Allah: African Muslims Enslaved in the Americas, New-York University Press, New- York, 1998.

Heitmeyer, W., Verlockender Fundamentalismus Türkische Jugenliche in Deutschland, Suhrkamp, Frankfurt 1997.

Hunter T, Shireen, Islam as a Western Phenomenon, en Islam in Europe and the United-States: a comparative perspective, Luso-American Foundation, Washington D.C, 2002

Naïr S., «Los inmigrantes y el Islam europeo», Claves, nº 105, pp. 7-11.

Artículos sobre el Consejo Francés del Culto Musulmán

«Une décennie de tâtonnements, trois ans de polémiques, sept mois de négociations», Le Monde, 22-23/12/02.

«Ce savant dosage qui a mis d’accord l’islam de France», Le Monde, 22-23/12/02.

«Revoir la loi de 1905», Le Monde, 18/02/03.

«Faut-il réviser la loi de séparation des Eglises et de lEtat ?», Le Monde, 18/01/03.

«Clash au sein du futur Conseil du Culte Musulman», Libération, 07/02/03

«L’unique femme de la Comor abandonne», Libération, 08/02/03

«L’Etat n’a pas le goût de sacrifice», Libération, 11/02/03.
2. PRESENTACIÓN DE LA ESTRUCTURA DEL CONSEJO FRANCÉS DEL CULTO MUSULMÁN


Notas:
1 Entre 4 y 5 millones de fíeles, según las estimaciones. La mitad serían ciudadanos franceses. Ver, Boyer. A., L’Islam en France, PUF, col. Politique d’Aujourd’hui, París, 1998.
2 Las estadísticas precisas faltan, puesto que tanto en los países europeos como en Estados Unidos, no existe el empadronamiento de la población en función de la religión. Para Europa, ver Felice Dassetto, La construction de lislam européen. Approche socio-anthropologique, ed. L’ Harmattan, París, 1996.
4 La representación del Islam chiíta es muy escasa en Europa. Recordamos que los sunitas (que componen alrededor del 90% de los musulmanes) toman su nombre del hecho de que se fijan tanto en el Corán como en el «sunna» para determinar la conducta musulmana correcta. El «sunna» es el comportamiento o ejemplo de Mahoma y de la primitiva comunidad musulmana. Los chiítas forman alrededor del 10% de todos los musulmanes, y residen principalmente en Irak y en Irán. La palabra chiíta significa «partidario» y se refiere al hecho que los chiítas son «partidarios de Alí.» Alí era el yerno y primo de Mahoma y uno de los primeros califas o sucesores de Mahoma como líder del pueblo musulmán. Un tercer grupo que debería mencionarse son los sufíes-aquellos musulmanes (tanto entre los sunitas como los chiítas) que buscan una experiencia mística con Dios, antes que simplemente un conocimiento intelectual de Él, y que también se entregan a una cantidad de prácticas supersticiosas.
5 Su página en internet: www.webislam.com. Contiene también el texto de la ley: http://www.webislam.com/numeros/0_articulos_raiz/AC_97_01.HTM
6 126.000 serían marroquí. Ver: http://www.peacelink.it/anb-bia/nr389/f08.html.
7 Verlockender Fundamentalismus Türkische Jugenliche in Deutschland, Suhrkamp, Frankfurt 1997.
8 Nombre musulmán de Cat Stevens, cantante pop de los años 70, convertido al Islam.
9 "Islamophobia : Fact Not Fiction": http://www.runnymedetrust.org/publications/online.html.
10 Ver, «Faut-il réviser la loi de séparation des Eglises et de lEtat ?», Le Monde, 18/01/03.
11 Ver "El informe Fauroux sobre el Islam en la República » 14 de diciembre de 2000.
12 "To Be a European Muslim", Islamic Foundation, Leicester, avril 1998
13 Sobre la conversión de los Africano Americano al Islam, ver: Nyang, S., The Experience of African American Muslims, en Islam in Europe and the United-States…, op.cit., pp.38-43.
14 Douf. S., Servants of Allah: African Muslims Enslaved in the Americas, New-York University Press, New- York, 1998.
15 Sin embargo, después del 11 de septiembre, aparece una cierta voluntad de controlar el Islam por parte del Estado federal.
16 Ver el artículo (en inglés): http://slate.msn.com/id/2066272
17 Ver su excelente página en internet: http://www.adc.org
18 Islam in Europe and the United-States: a comparative perspective, Shiren T. Hunter, Luso-American Foundation, Washington D.C, 2002, p. 6.
19 Ver, Esposito,J., op.cit., p. 4. Entrevistando a un musulmán británico sobre la capacidad de los musulmanes de influir la sociedad británica, éste hubiea contestado: «It is not like the United States, we do not have the same human resources», op.cit., p. 5
20 El informe de las actividades de CAIR se puede encontrar en la siguiente página de internet: http://www.cair-net.org/civilrights/
21 Su página en internet: www.amconline.org/
22 Islam in Europe and the United-States: a comparative perspective, op.cit., p. 42.
23 La reciente creación de revistas islámicas – como por ejemplo en Francia, Islam de France, la Médina ou Hawa – es uno de los signos de esta emergencia de intelectuales musulmanes europeos. Podemos apuntar también, en Gran-Bretaña, el trabajo de publicación y educación llevado a cabo por el Islamic Foundation en Leicester.
24 Sr. Alain Billon, consejero de los ministros del interior, Sr. Jean-Pierre Chevènement y Sr. Daniel Vaillant.
25 Sobre la defensa del Consejo Francés del Culto Musulman, ver Naïr S., «Los inmigrantes y el Islam europeo», Claves, nº 105, pp. 7-11.
26 Se podría añadir también a Arabia Saudí, que financiaría las mezquitas francesas. (Ver, «Faut-il réviser la loi de séparation des Eglises et de l’Etat?», Le Monde, 18/02/03).
27 Se dice de la carne de un animal sacrificado según el rito musulmán
28 «Une décennie de tâtonnements, trois ans de polémiques, sept mois de négociations», Le Monde, 22-23 dec. 2002, p. 10.
29 El Centro Cultural Islámico dEvry, la mezquita de Mantes-la-jolie, las grandes mezquitas de París, Lyón, del sur de Francia (Marsella), de Saint-Denis de la Reunión; la Unión de las Organizaciones Islámicas de Francia, la Federación Nacional de los musulmanes de Francia, Invitación et Misión para la fe y la práctica, "Tabligh Daoua il Allah". Se sumarán a esas organizaciones la Federación Francesa de las Asociaciones Islámicas de África, de los Comores y de las Antillas, la Unión turco-islámica de asuntos teológicos en Francia; Sr. Saada Mamadou Ba, Sr. Soheib Bencheikh, Cheikh Khaled Bentounes, Sr. Michel Chodkiewicz, Sra. Bétoule Fekkar-Lambiotte Sr. Mohsen Ismail.
30 Ver, «L’Etat n’a pas le goût de sacrifice», Libération, 11/02/03.
31 «La Declaración de intención relativa a los derechos y deberes de los fíeles del culto musulmán de Francia» se ha vuelto en « Principios y fundamentos jurídicos regulando las relaciones entre los poderes públicos y el culto musulmán. (ver anexo).
32 «Ce savant dosage qui a mis d’accord l’islam de France», Le Monde, 22-23 dec. 2002, p. 10. Este artículo es particularmente interesante si se quiere entender el funcionamiento del Consejo, tanto en su organización como en el modo de selección de sus miembros, que mezcla elección y cooptación.
33 Commission Chargée de lElection du Futur Conseil français du Culte Musulman (COMOR).
34 Ver,«Clash au sein du futur Conseil du Culte Musulman», Libération, 07/02/03, «L’unique femme de la Comor abandonne», Libération, 08/02/03.
35 Ver Anexo sobre la composición del Consejo
36 Ver, Le Monde, 13 mars 2001.
37 Martine Cohen, « Lintégration de lislam et des musulmans en France : modèles du passé et pratiques actuelles », in La laïcité, une valeur daujourdhui ?, sous la direction de Jean Baudouin et Philippe Portier, Presses universitaires de Rennes, 2001, p. 318.
38 Dicha ley está disponible en formato pdf en la siguiente página web: http://www.unepi.org/telechargements/loi1905.pdf
39 Ver, «Revoir la loi de 1905», Le Monde, 18/02/03.
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/26786-islam_y_poderes_publicos_en_francia_el_caso_del_consejo_frances_del_culto_musulm.html