webislam

Miercoles 26 Julio 2017 | Al-Arbia 02 Dhul-Qaadah 1438
882 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?idt=681

Al- Ándalus en la Sunna

25/03/2003 - Autor: musulmanesandaluces.org - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Al Ándalus
Al Ándalus

La primera referencia árabe del nombre de al-Andalus se remonta cronológicamente a un hadiz del Profeta Muhammad (s.a.s.), cuya autenticidad es muy dudosa, pues ha sido transmitido por tradicionistas hispano-musulmanes de los siglos IX y X:

"Cuenta Jalid ibn Sa’id que Nuhammad ibn ‘Umar ibn Lubaba transmitía de ‘Ubaid Allah ibn Jalid, quien a su vez lo transmitía de quien se lo contó de Abu Zayd al-Misri. Este remontaba el hadiz a Ibn ‘Abbas (Allah esté satisfecho con él) quien oyó decir a Abu Ayyub al-Ansari: -Cuando el Enviado de Allah (s.a.s.) estaba parado, he aquí que de pronto se dirigió hacia Poniente (al-Magrib) saludó e hizo señas con la mano. Yo le pregunté: ¿A quien saludas, oh rasûlullâh? y él me contestó: A unos hombres de mi comunidad que estarán en este Occidente, en una isla llamada al-Andalus. En ella el que esté con vida será un defensor del Islam (murabit) y el muerto será un mártir (shahîd). A todos ellos los ha distinguido o exceptuado Allah en su Libro:

"Serán fulminados los que estén en los cielos y los que estén en la tierra excepto aquellos que Allah quiera".

El autor de Una descripción anónima de al-Andalus recoge distintas versiones de este mismo hadiz, en las cuales son citados como transmisores ‘Abd al-Malik ibn Habib, Abu ‘Umar ibn ‘Abd al-Barr, Ibn al-Talla, los citados Ibn ‘Abbas y Abu Ayyub al-Ansari, Muhammad ibn Waddah, Yahyaa ibn Yahya, Malik, Baqi ibn Majlaq y Ahmad ibn Hanbal.

En una de las versiones de este hadiz, ‘Abd al-Malik ibn Habib pone en boca del profeta Muhammad (s.a.s.):

"Después de mí será conquistada en Occidente (al-Magrib) una isla llamada al-Andalus. Los que vivan en ella serán felices y los muertos serán mártires. Cada día tendrán con el enemigo batallas y algaras, pues la poblarán a pesar del enemigo y aunque sean muy pocos y estén aislados. Delante de ellos hay un mar que causa la muerte y detrás enemigos innumerables, pues éstos son muchos y están junto a sus países.

En al-Andalus no se ve sino al que vela por las cosas de Allah, al combatiente por el Islam o al vecino del enemigo y obediente de Allah".

Y en otra tradición del Profeta Muhammad (s.a.s.), se dice que dijo:

"Me comunicó Yibril (Gabriel), sobre él sea la paz, que en los confines de Occidente (al-Magrib) hay una isla llamada al-Andalus. Mi comunidad la conquistará después de mí y en ella los hombres que mueran serán mártires y los vivos serán combatientes felices. Las nubes los llevarán al lugar de la reunión el día del Juicio"

El geógrafo andalusí az-Zuhri comenta este hadiz con las siguientes palabras: "y si este hadiz es auténtico, ya tiene al-Andalus motivo suficiente para enorgullecerse. Pero, si no se puede confirmar su autenticidad, al menos está conforme con el libro de Allah y su ley".

El nombre de al-Andalus aparece también en varia tradiciones atribuidas a Ka’b al-Ahbar, judío del Yemen convertido al Islam hacia el año 17/638 y considerado como la autoridad más antigua en tradiciones judeo-islámicas. La exégesis musulmana acepta sin discusión los hadices que se le atribuyen y los historiadores musulmanes consideran como auténticos los hadices o tradiciones que se refieren al segundo califa de Medina, ‘Umar ibn al-Jattab.

En el Kitâb al-Imâma wa l-siyâsa, atribuido a Ibn Qutaiba (213-276/828-889), se cuenta que el Profeta Muhammad (s.a.s.) pidió tres cosas, pero Allah solo le concedió dos:

«Pedí a nuestro Señor que me concediese tres cosas y me dio dos y me negó una. Le pedí que no muriese de hambre mi comunidad y me lo concedió. Le pedí que no se matasen unos a otros y me lo negó. y le pedí que el enemigo de fuera no la dominase y lo aceptó, excepto para unos hombres de mi comunidad que llegarán a estar tras este Mar Negro (al-bahr al-aswad). Esto era conocido entre los Compañeros (Sahaba), ¡Allah esté satisfecho de ellos! Y cuando gobernó Umar ibn al-Jattab, ¡Allah esté satisfecho de él!, fue conquistado Egipto durante su califato por medio de Amr ibn al-Asi; entonces dijo Umar , Emir de los Creyentes: Este es el país del que nos habló el Enviado de Allah, ¡Allah le bendiga y salve! ; y llegó esto a oídos de Kab al-Ahbar y fue a él diciéndole: ¡Oh Emir de los Creyentes!, éste no es el país del que habló el Enviado de Allah, ¡Allah lo bendiga y salve! , ni es éste el mar. Entonces le preguntó Umar: "¿Qué país es?, ¿de qué mar se trata?". Respondió (Ahbar): "¡Oh Emir de los Creyentes! , esta isla, llamada al-Andalus, está más allá del Mar Negro, Tenebroso (kafir), de la que se apoderará su enemigo al final de los tiempos". Y le preguntó Umar: "¿Cuándo será conquistada esta isla?".

Dijo Kab: "No será conquistada al final de los tiempos, sino en el año 92 de la hégira (= 711), en el reinado de un fundador de mezquitas y campeón de los Omeyas. Con él y con su hermano, que es mejor que él mismo, se sucederán maravillosas conquistas. Después de él accederá un califa de la gente del Paraíso, cuyo rango en el Paraíso está por debajo del rango de los Profetas. Después morirá ese califa y cuando muera no dejará la gente de difamar a los Omeyas hasta que los expulsen del reino de Oriente y no les quedará el poder sino en Yazirat al-Andalus (la isla de al-Andalus»>.

Sobre este extenso relato hay que precisar que al-Imama wa-l-Siyasa es una obra apócrifa, falsamente atribuida a Ibn Qutayba de Küfa (213-276 h./828-887), una de las figuras más importantes de la literatura árabe y eminente erudito. Se ha atribuido al historiador sevillano y descendiente de Witiza, Ibn al-Qütiyya (m. 977). Evidentemente el autor de este relato, tal como se presenta, pudiera ser muy bien el mismo Ibn al-Qütiyya o cualquier autor andalusí de la época omeya. Entra en el género de las profecías, inconcebible en el siglo I de la hégira, al poner en boca de Kab al-Ahbar la conquista de al-Andalus durante los reinados de los califas al-Walid y Sulayman, la alusiَn a ‘Umar II, a la caída de la dinastía omeya en Oriente ya la restauración de la misma por Abd al-Rahman I en al- Andalus.

Si en este hadiz atribuido a Kab al-Ahbar eliminamos estos elementos evidentemente apócrifos, queda solamente la frase atribuida al Profeta Muhammad (s.a.s.): "unos hombres de mi comunidad llegarán hasta más allá de este Mar Negro» y la contestación de Kab al califa ‘Umar: «Esta isla, llamada al-Andalus, está más allá del Mar Negro, tenebroso, de la que se apoderará el enemigo al final de los tiempos».

Y estas frases sí pueden ser auténticas. No se puede tachar de apócrifa o legendaria cualquier tradición, hadiz o noticia sin un análisis riguroso. Por muy fantástica que parezca una leyenda, no hay que olvidar que en toda leyenda siempre hay un fondo de verdad. Si el Islam aparece desde el primer momento como una tradición espiritual universal, su difusión lógicamente debería llegar a los confines del mundo conocido: por Occidente alcanzaría las costas del Atlántico y por el Extremo Oriente a las tierras de Gog y Magog.

Algunos de estos hadices, en los que aparece el nombre de Yazirat al-Andalus (isla de al-Andalus) o Bahr al-Andalus (Mar de al-Andalus), pudieron incluso aparecer en la misma época del Profeta Muhammad (s.a.s.) y de los primeros califas, cuando los eruditos del Corán intentaron explicar algunos pasajes geográficos del texto revelado.

Al comentar la Sura XVIII del Corán en la que dice Moisés: «No dejaré de andar hasta que llegue a la confluencia de los dos mares (maÿma’ al-bahrayn), aunque tenga que marchar 80 años», muchos eruditos musulmanes situarán dicho lugar en el Estrecho de Gibraltar.

Cuando en esa misma Sura se recoge la leyenda de Alejandro (Dzu-l-Qarnayn) recorriendo el mundo conocido hasta llegar al Extremo Occidente, esos mismos eruditos musulmanes, de acuerdo con la tradición grecolatina, volverán a hablar de las Columnas de Hércules y de al-Andalus. Ya Flavio Arriano (95-175 de C.), autor de una historia de las campañas de Alejandro (Alexandri Anábasis), describe en el capítulo VII, 1, 2 que Alejandro Magno, al final de su vida, intentó dar la vuelta a Arabia y África, regresando vía Cádiz (Gadeira) al Mediterráneo.

Los cronistas árabes, los eruditos musulmanes del Corán y los autores de las "Historias de los Profetas" (Qisas al-anbiya) han recurrido a tradiciones y leyendas atribuidas a judíos conversos de la primera época del Islam como Kab al-Ahbar y Wahb ibn Munabbih (34 h-110 ó َ 114h. = 654-728 ó 732). Todas estas tradiciones entrarán en el hadiz musulmán bajo el nombre de Isra’iliyyat. También Una descripción anónima de al-Andalus recoge una tradición sobre al-Andalus atribuida a Salomón: Y en las Israiliyyat (se dice): Cuando Salomón, sobre él sea la paz, estaba sentado en su trono, pasó una nube. Cuando ella le saludó, él le preguntó:

-¿؟De dónde vienes?. Dijo ella:

-De una de las puertas del Paraíso, llamada al-Andalus y que está en el Extremo Occidente (al-Magrib al-aqsa).

-¿Y a dónde vas?.

-A Abbadan, otra de las puertas del Paraíso.

Volvió a preguntar (Salomón): ¿Y en qué supera el lugar hacia el que te diriges al lugar del que vienes?.

Dijo ella:

-¡Oh Profeta de Allah!, todo lo contrario. El lugar del que vengo es mejor que cualquier otro, como el cielo es superior a la tierra.

Estos hadices se relacionan con otro más genérico y de autenticidad segura, pues lo transmiten al-Bujari, Muslim y otros grandes recopiladores de hadices:

«Sobre la superioridad de Occidente (al-Magrib) se trata en más de un hadiz; de ellos es el que recoge Muslim ibn al-Haÿÿaÿ en su Sahih. Lo transmite de Yahya ibn Yahya, de Husaym ibn Basir al-Wasiti, de Daüd ibn Abi Hind, de Abü Uzman al-Nahdi y de Sad ibn Abi Waqqas: El enviado de Dios, ¡Allah lo bendiga y salve!, dijo: No cesará de manifestar la verdad la gente del Occidente (al-Magrib) hasta el día del Juicio Final. Y esta palabra al-Magrib=Occidente, aunque contiene un sentido muy amplio y general, una buena parte de él corresponde a al-Andalus por entrar en él y una situación privilegiada por estar en Occidente y estar al final del mundo habitado, pues parte de sus costas occidentales están en el Océano Atlántico (al-Bahr al- Muhit), tras el cual no hay camino.

Por otra parte, no hay que olvidar que muchas ciudades y lugares del Norte de África y de la Península Ibérica, una vez islamizados, se enorgullecían de haber sido los primeros en abrazar el Islam. Para confirmar este privilegio y comprobar la presencia de héroes de la primera época como Uqba y Musa ibn Nusayr, comenzaron a circular por todas partes una serie de leyendas y tradiciones. Mayor motivo de orgullo se alcanzaba si se remontaba una tradición o hadiz al mismo Profeta Muhammad (s.a.s.) o a sus próximos allegados.

En el hadiz citado en primer lugar, el segundo transmisor es Ibn Abbas, primo del Profeta Muhammad (s.a.s.) y muerto en el año 68 de la hégira (687-688). A este Ibn Abbas se atribuyen numerosísimas tradiciones, entre las cuales cabe citar la que se refiere a la duración del viaje por todas las tierras y mares del mundo.

Estos hadices son un reflejo exacto de los conocimientos geográficos de la época. Si, para los bizantinos, Cádiz era el término del mundo habitado y ser conocido en Gades era el mejor elogio que se podía dedicar a un hombre de aquellos tiempos, no resulta extraño que los árabes, sus herederos, repitan las mismas ideas y que el Profeta Muhammad (s.a.s.) profetice la implantación del Islam en los confines occidentales del mundo habitado.

Anuncios
Relacionados

Al-Ándalus según Blas Infante

Artículos - 14/02/1999

El resurgir de Al-Ándalus (II)

Artículos - 27/12/2000

El resurgir de Al-Ándalus (III)

Artículos - 05/01/2001



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/26746-al_andalus_en_la_sunna.html